domingo, 9 de septiembre de 2018

Pic de Lustou ( Desde Frédancon en el Valle de Rioumajou )

Enclavado al Norte de la provincia de Huesca, en pleno cordal fronterizo, Culfreda, también conocido como Batoua, es un macizo que se eleva entre los valles de la Pez, al Sur, en tierras oscenses, y Rioumajou, al Norte, en territorio “ galo “.
En el citado macizo de Culfreda destaca un atractivo “ cresterío “ en el que llamarán nuestra atención la “ estilizada “ silueta de numerosas cimas aunque, sin lugar a dudas, las más “ atrayentes “, como es habitual, resultarán las cuatro cumbres que superan la siempre “ seductora “ cifra de los 3000 metros.
Los conocidos como “ Culfredas “, con un perfil “ bonachón “ de suaves y redondeadas formas, de ahí que no nos extrañe su catalogación de “ tresmil fácil “, son los más “ visitados “.
Desde mi modesto punto de vista, creo, sin temor a equivocarme, que puede considerarse como unos de los “ tresmiles “ más sencillos del macizo pirenaico. Destacan sus tres cotas que, como he dicho, superan los “ tresmil “ metros. La más elevada es la cima sudoccidental con 3034 metros, mientras que la de menor altitud es la central con 3028 metros. La cota nororiental mide 3032 metros. 
Culfreda está situado al Norte del macizo de Bachimala, el cual acoge montañas de mayor entidad y quizá mayor “ renombre “, motivo por el que en cierto modo queda relegado a un “ segundo plano “.
La primera ascensión a la cumbre de Culfreda queda atribuida al capitán Loupot y fue realizada en el año 1848. El abrupto cresterío que en dirección NE. enlaza con el Pic de Lustou ( 3023 m ) parece ser que fue recorrido por primera vez el 29/07/1884 por Brulle y C. Passet.
Al SW. del cordal cimero, en el que destacan las tres cotas anteriormente citadas, debemos reseñar la presencia del Pic de Cauarère o Punta Cabalera ( 2901 m ), cumbre más occidental del macizo de Culfreda. Su ascensión resulta obligada para los montañeros que, ascendiendo desde el Puerto de la Madera o Port de Cauarère ( 2562 m ), buscan la cumbre de estos “ cómodos tresmiles “. 
Son variados los puntos de acceso habitualmente utilizados para la ascensión a las tres cumbres que conforman el macizo de Culfreda aunque dos son los más empleados.
Desde la vertiente “ gala “ el itinerario más utilizado es que parte desde el Valle de Rioumajou mientras que en la vertiente oscense es habitual comenzar la ruta en el Refugio de Tabernés ( 1740 m ) para continuar por el Valle de la Pez. Ambas rutas confluyen el Puerto de la Madera o Port de Cauarère ( 2562 m ), estratégico paso que se abre bajo la vertiente sudoccidental del cresterío cimero.
El “ afilado “ y abrupto cresterío que se extiende bajo la vertiente septentrional de la montaña, enlazando con el Pic de Lustou ( 3023 m ), junto a las acusadas laderas de roca rota que caen bajo las vertientes oriental y occidental, hacen de esta ruta que busca el Puerto de la Madera o Port de Cauarère ( 2562 m ), la vía más “ cómoda “ para encaramarnos a estos “ sencillos tresmiles “.

En el extremo más septentrional del macizo de Culfreda destaca el Pic de Lustou ( 3023 m ), “ tresmil solitario “ enclavado íntegramente en territorio “ galo “ y al que por lo tanto las “ vías de acceso “ habituales parten desde dicha vertiente. La primera ascensión a esta cima data del año 1868 y la “ gesta “ la realizó, no podía ser otro, H. Russell ( 1834-1909 ).
El anteriormente citado Refugio de Tabernés ( 1740 m ) fue el lugar elegido el pasado año para “ encaramarnos “ a los Culfredas, dejando “ pendiente “ para otra ocasión la cima de Lustou ( 3023 m ).
Llegó la hora y buscando “ evitar “ el abrupto cresterío que enlaza o separa, según se mire, las cimas de los “ Culfredas “ con el Pic de Lustou ( 3023 m ), decidimos tomar el bucólico Valle de Rioumajou  como punto de partida para nuestra ascensión. Un itinerario “ clásico “ pero no por ello menos interesante.


Itinerario

Clásica ascensión en la que partiremos desde el aparcamiento de Frédancon ( 1380 m ), enclavado en el Valle de Rioumajou a 12 kilómetros aproximadamente de Saint Lary ( 830 m ), con la intención de “ coronar “ la cima del Pic de Lustou ( 3023 m ).
Comenzaremos a caminar atravesando el puente que salva el cauce del Neste de Rioumajou para continuar por la amplia pista que en paulatino ascenso da alcance al, Pont de Florence ( 1495 m ),  puente de hormigón que salva el Ruisseau de Péguère.
Sin atravesarlo tomaremos por la izquierda ( E ), una baliza lo señaliza, el sendero que en breve da alcance al Ruisseau de la Piarre, el cual cruzaremos para continuar en acusado ascenso acompañados en todo momento por los hitos que balizan “ escrupulosamente “ el camino a seguir. 
El Ruisseau de la Piarre se bifurca para, dejando al frente ( N ) una espectacular cascada, continuar por la derecha ( SE ). Nuestro sendero continúa en fuerte ascenso por encima de su cauce para atravesarlo en breve.
Abandonamos definitivamente el cauce del Ruisseau de la Piarre para seguir ganando altura en fuerte pendiente. Damos alcance a la “ mimetizada “ Cabaña de Thou para continuar ascendiendo por encima de esta.
El piso herboso da paso a una marcada senda que, en todo momento balizada con numerosos hitos, termina por alcanzar la loma noroccidental del Pic de Lustou ( 3023 m ). Continuamos ganando altura por nuestra derecha ( SE ) para, sin excesivas dificultades, desembocar en la tan ansiada cima.
El mismo camino de ascenso nos servirá para un “ rápido “ y acusado descenso que nos devolverá al punto de partida, el aparcamiento de Frédancon ( 1380 m ), no sin que nuestras rodillas sufran un severo “ castigo “.


Desnivel: 1642 m.
Tiempo: 7 h a 9 h
Distancia: 13´7 km aprox.
Inicio: Aparcamiento de Frédancon ( Valle de Rioumajou-Saint Lary )
Epoca recomendada: Verano y Otoño
Cimas: Pic de Lustou ( 3023 m ) 


Podemos estacionar nuestro vehículo en el amplio aparcamiento de Frédancon ( 1380 m ), situado a unos 12 kilómetros aproximadamente de la localidad de Saint Lary ( 830 m ) y enclavado en el bucólico paraje del Valle de Rioumajou. Desde la citada población de Saint Lary ( 830 m ) tomaremos la carretera D-118 que se encamina hacia el túnel de Bielsa para, en breve, abandonarla por la izquierda ( S ). De inmediato dejaremos a nuestro paso la pequeña aldea de Tramezaïgues ( 950 m ) para continuar por el estrecho carretil asfaltado que termina por “ morir “ en el citado aparcamiento de Frédancon ( 1380 m ).  
Haciendo caso omiso del amplio camino-pista que se dirige hacia el Hospice de Rioumajou ( 1560 m ), desde el mismo aparcamiento atravesaremos el puente que salva el Neste de Rioumajou para tomar la amplia pista que de inmediato deja a su paso una gran borda con refugio anexo.
Ganamos altura paulatinamente dejando a nuestro paso bonitas praderas en las que pastan algunos rebaños de ovejas aunque rápidamente penetramos bajo un bosque de enormes pinos.
La pista alcanza el Pont de Florence ( 1495 m ), puente de hormigón que salva el Ruisseau de Péguère, el cual no debemos atravesar. A su izquierda destaca un poste indicador que señaliza el inicio de un estrecho pero marcado sendero, el cual discurre paralelo al cauce del citado riachuelo. Junto a su margen derecha gana altura paulatinamente hasta “ tropezar con el Ruisseau de la Piarre, curso de agua que, a escasos metros bajo nosotros, desemboca en el anteriormente citado Ruisseau de Péguère.
Los hitos nos “ invitan “ a atravesar el cauce del  Ruisseau de la Piarre para continuar ganando altura por la orilla contraria penetrando bajo el bosque de pinos. El sendero se torna herboso para ganar notoriedad paulatinamente y salir a terreno despejado.
Ganamos altura paralelos al cauce del Ruisseau de la Piarre, el cual se va encajonando paulatinamente. Damos alcance al punto en que este se bifurca, momento en que, al frente ( N ), llama nuestra atención una gran cascada. Nuestro sendero continúa por la derecha ( SE ) paralelo en todo momento al cauce del citado riachuelo.
Alcanzamos a un pequeño “ rellano “, momento en que aprovechamos para atravesar su, hoy prácticamente seco, cauce.
Los hitos siguen balizando “ escrupulosamente “ el estrecho pero marcado sendero que definitivamente se separa del cauce del Ruisseau de la Piarre. La pendiente nuevamente se acentúa para ganar altura por herbosas praderas hasta dar alcance a una borda de pastores ( 2055 m ), Cabaña de Thou. Poco antes de alcanzar esta, a escasos metros de nuestro camino, habremos dejado a nuestro paso una pequeña fuente.
Por encima de la Cabaña de Thou ( 2055 m ) la senda continúa ganando altura por las herbosas laderas hasta que paulatinamente iremos situándonos bajo la pedregosa vertiente occidental del Pic de Lustou ( 3023 m ).
Ya por terreno “ sembrado “ de piedras, aunque en todo momento “ acompañados “ por los numerosos hitos que balizan nuestro camino, ganaremos altura hacia el cresterío que se alza bajo la vertiente noroccidental de la airosa cumbre.
Una vez alcanzada la loma continuaremos por nuestra derecha ( SE ) en dirección a la ya cercana e “ intuible “ cima. Por terreno “ cómodo “ damos alcance a un gran vivac, lugar a partir del cual la cresta se torna algo más “ afilada “ aunque en todo momento “ caminable “.
Sin dificultad reseñable, intentando evitar los pasos más “ delicados “ por nuestra izquierda ( E ), ganaremos altura para terminar desembocando en la alarga, estrecha, a la vez que pequeña cima. Lustou ( 3023 m ), pedregosa cumbre señalizada por un gran hito de piedras. Bella y abierta panorámica en todas las direcciones..
El camino que emplearemos para el descenso va a ser el mismo que hemos utilizado para nuestro ascenso, así que no me voy a extender con los detalles.
La primera parte de dicho descenso, el de la cresta, lo haremos con sumo cuidado, evitando el filo al igual que en el ascenso aunque ahora será por nuestra derecha ( E ).
Una vez alcanzado el vivac el terreno se torna más “ amable “ aunque la pendiente se acentúa.
Paulatinamente la pedregosa ladera irá dando paso a las herbosas praderas aunque esa “ mutación “ irá acompañada de una todavía más acentuada pendiente.
Volveremos a pasar junto a la Cabaña de Thou ( 2055 m ) y unos metros más abajo junto a la fuente anteriormente citada.
El descenso es rápido aunque la pendiente no da “ tregua “. Atravesamos nuevamente el cauce del Ruisseau de la Piarre para continuar perdiendo altura paralelos a este.
Damos alcance al punto en el que, a nuestro ascenso, lo atravesamos. Obviamente lo volveremos a hacer para continuar caminando paralelos al Ruisseau de Péguère y así desembocar junto al Pont de Florence, lugar en el que tomaremos la amplia pista que nos devolverá al punto de partida, el aparcamiento de Frédancon ( 1380 m ).


Track del Itinerario


Fotos del Itinerario


Hacemos noche " plantando " nuestra tienda ( está permitido en zonas señalizadas ) unos metroa antes del amplio aparcamiento de Frédancon. La niebla, elemento " habitual " en este Valle de Rioumajou, lo cubre todo

Desayunamos para ponernos en marcha con las primeras luces del día

Unos pocos metros de asfalto y damos alcance, de inmediato, al aparcamiento de Frédancon

Bifurcación. Hacemos caso omiso de la pista que, al frente, continúa hacia el Hospice du Rioumajou para descender por la izquierda hacia el aparcamiento

Panel informativo en el aparcamiento. Continuamos hacia el puente que asoma al fondo que salva el cauce del Neste de Rioumajou

Neste de Rioumajou

Una vez dejado atrás el puente que salva el cauce del Neste de Rioumajou continuaremos caminando por una amplia pista

Dejamos a nuestro paso esta borda

Nuestro marcado y amplio camino gana altura en paulatino ascenso

Nos encontramos con un rebaño de ovejas que pasta plácidamente a la orilla del camino

rebaño de ovejas pastando en las praderas aledañas a nuestro camino

Continuamos caminando en " cómodo " ascenso

Panel informativo situado a la orilla de nuestro camino. Se describe la explotacíon forestal en el Valle de Rioumajou

Estratégica bifurcación. Alcanzamos el Pont de Florence, puente que salva el Ruisseau de Péguère para, sin atravesarlo, tomar por la izquierda un estrecho pero marcado sendero que, " señalizado ", asciende junto a su margen derecha

Baliza señalizando el estrecho sendero que debemos tomar

Baliza señalizando el camino hacia Lustou

Continuaremos ascendiendo junto a la margen derecha del Ruisseau de Péguère

El estrecho sendero aparece muy marcado en el terreno y es fácil de seguir

Damos alcance al Ruissau de la Piarre, riachuelo que desemboca, a escasos metros, en el Ruisseau de Péguère

Ruissau de la Piarre, lo atravesamos para continuar al frenet por camino balizado con hitos

Un marcado sendero asciende en fuerte pendiente hacia el pinar

Numerosos hitos balizan el herboso sendero que asciende entre los pinos

Con el Ruisseau de La Piarre asomando al fondo en forma de cascada, el sendero, en algunos tramos, amenaza con desaparecer

De inmediato nuestro sendero gana en notoriedad para ganar altura paralelo al cauce del Ruisseau de la Piarre

La niebla parece querer difuminarse dejando ver el cielo despejado

Cascada en el Ruisseau de la Piarre

El marcado sendero acentúa su pendiente

Continuaremos caminando paralelos al cauce del Ruisseau de la Piarre mientras que la niebla parece querer cubrirlo todo

Al fondo, entre la niebla, asoma nuestro objetvo, el Pic de Lustou ( izda )

Restos de las avalanchas invernales

Los hitos nos " invitan " a atravesar el cauce del Ruisseau de la Piarre

Una vez atravesado el Ruisseau de la Piarre abandonamos definitivamente su " encajonado " cauce

En todo momento, " guiados " por los hitos, continuaremos ganando altura ahora por la margen derecha del Ruisseau de la Piarre

El nítido sendero vuelve a acentuar su pendiente

Entre la niebla aparece un despejado cielo azul

sobre nuestras cabezas ya asoma un cielo despejado, era lo previsto

A escasos metros del camino aparece una pequeña fuente

Mi compañero Joxerra aprovecha para coger agua

Estamos a punto de salir de entre la niebla. Al fondo asoma el Pic d´Aret

Los Culfreda asoman cercanos

Pic d´Aret, una " mole " que llama nuestra atención

Parece que definitivamente salimos de entre la niebla

Junto a nuestro camino daremos alcance a una chabola de pastores, es la Cabaña de Thou

En una de las piedras de la Cabaña de Thou se aprecia esta indicación

La Cabaña de Thou con los Culfreda ( izda ) asomando al fondo

La Cabaña de Thou, vista desde su parte trasera, aparece " camuflada " en el entorno

Una vez dejada atrás la Cabaña de Thou, continuaremos ganando altura en fuerte pendiente

Los Culfreda ( izda ) asoman sobre la niebla

Disfrutamos de la abierta panorámica hacia las diferentes cumbres que asoman cercanas

Definitivamente dejamos por debajo el grueso manto de nubes que cubre el Valle de Rioumajou

La silueta del Pic d´Aret ( dcha ) destaca sobre el manto de nubes que cubre el Valle de Rioumajou

Sobre nuestras cabezas asoma la cima del Pic de Lustou ( centro )

Cada vez queda más abajo el manto de nubes que cubre el Valle de Rioumajou

Los hitos balizan el herboso sendero que gana altura bajo la visible cima del Pic de Lustou

Marmota

La niebla comienza a difuminarse paulatinamente

Los Culfreda ( centro ) y el Pico Baliner ( izda ) asoman en primer término

El herboso sendero ha quedado atrás mientras que continuamos ganando altura, ahora entre grandes piedras

En primer término asoman el Pic de Bocou ( dcha ) y el Pic de Thou ( centro ) mientras que al fondo asoma el Pic d´Aret ( izda )

Pic de Bocou ( dcha ) y el Pic de Thou ( izda )

El Midi de Bigorre asoma sobre el collado que separa las cimas del Pic de Bocou y el Pic de Thou

Caminando bajo la vertiente occidental del Pic de Lustou nos encaminamos hacia la visible loma que asoma en primer término ( centro )

los numerosos hitos nos ayudan en nuestro caminar hacia la cresta

Las nubes que cubren el Valle de Rioumajou prácticamente se han difuminado

Ganamos altura bajo la cresta hacia la que nos encaminamos

El Pic de Tour asoma sobre nuestras cabezas

Los hitos y la marcada senda por la que vamos ascendiendo buscan la cercana cresta

En primer término asoma el Valle de Rioumajou, sobre el que se resisten a desaparecer algunas nubes, mierntras que el Pic d´Aret ( dcha ) llama nuestra atención. Al fondo se aprecia el Macizo de Monte Perdido, el macizo de Vignemale y el macizo de Néouvielle ( dcha )

El Macizo de Monte Perdido, Astazus y Vignemale asoman en el horizonte 

Vignemale

 De izquierda a derecha: Pico Añisclo, Monte Perdido, Cilindro de Marboré, Marboré y Astazus

En primer término asoma el cresterío del Pic de Lustou y el Pic de Tour ( dcha )

Ganamos altura por terreno pedregoso pero sin dificultades

Una discreta senda se " dibuja " por la pedregosa ladera

El Pic de Bocou, en primer término, el Pic de Thou ( izda ) y el Pic de Berdalade ( dcha ) asoman cercanos vistos desde la cresta noroccidental del Pic de Lustou

Mirada hacia el Valle de Rioumajou, encajonado entre montañas

Una vez alcanzado el cresterío deberemos continuar por nuestra derecha

El Pic de Parraouis aparece en primer término con el Pic Sarrouyes ( izda ) y el Pic d´Arrouyette ( dcha ) asomando detrás

El Lac de Lustou asoma en primer término bajo el Pic de Berdalade ( izda ) y el Pic de Parraouis ( dcha )

Vivac en la loma cimera del Pic de Lustou con el cresterío hacia la cumbre destacando en primer término

Nos cruamos con unos montañeros que alcanzan el vivac que acabamos de dejar atrás mientras que al fondo asoma el macizo de Néouvielle ( izda ), el Midi de Bigorre ( centro ) y Arbizon ( dcha ). En primer término destacan El Pic de Bocou, el Pic de Thou ( centro ) y el Pic de Berdalade ( dcha )

Con la cima del Pic de Lustou asomando cercana continuaremos ascendiendo por la cresta hacia ella

Últimos metros hacia la ya cercana cima del Pic de Lustou

Salida a la cima del Pic de Lustou

Mirada hacia el valle desde la cima del Pic de Lustou. Las nubes dejan ver algunas de las numerosas localidades que se extienden en el valle

Cima del Pic de Lustou

Desde la cima del Pic de Lustou vemos el afilado cresterío que continúa hacia los Culfreda ( dcha ). En dicha cresta destacan el Pic de Guerreys o de Bacou, Punteta Peguera y el Pico Baliner  

El Bachimala ( centro ) asoma cercano con el Posets detrás

Mirada hacia el macizo de Perdiguero

Mi compañero Joxerra en la cima del Pic de Lustou

Aafilado cresterío que, desde el Pic de Lustou, continúa hacia los Culfreda ( dcha ) con el Pic de Guerreys o de Bacou ( izda ), Punteta Peguera ( detrás ) y el Pico Baliner ( centro ) asomando cercanos 

Cima del Pic de Lustou con el Pic de Parraouis ( dcha ) en primer término

Junto a mi compañero Joxerra en la cima del Pic de Lustou

Disfrutando de una espectacular panorámica comenzamos el descenso perdiendo altura por el afilado cresterío del Pic de Lustou.

Dejamos atrás la cima del Pic de Lustou.

Damos nuevamente alcance al vivac enclavado en la cresta del Pic de Lustou mientras que al fondo destaca el macizo de Monte Perdido ( izda ), Vignemale ( centro ) y Néouvielle ( dcha )

Desde el cresterío del Pic de Lustou miramos hacia el fondo del Valle de Rioumajou. Nos quedan muchos metros por descender

Descendemos nuevamente hacia la vertiente occidental del Pic de Lustou mientras al fondo aparecen el Pico Baliner ( centro ) y los Culfreda

Sobre nuestras cabezas asoma el Pic de Lustou ( centro ) y el Pic de Tour ( dcha )

Escabrosa vertiente occidental del Pic de Lustou

Nuevamente alcanzaremos los hitos que, escrupulosamente situados, nos ayudarán en nuestro descenso hacia el Valle de Rioumajou

Perdemos altura por pedregoso terreno dando vista al Pico Baliner y los Culfreda

Dejamos atrás el terreno pedregoso para dar alcance a las herbosas praderas que ya nos acompañarán hasta el fondo del valle

Mirada atrás hacia el escabroso cresterío del Pic de Lustou

Nos espera un fuerte descenso hacia el fondo del " encajonado " valle que se " esconde " entre montañas

Retomamos el marcado sendero por el que ascendimos anteriormente

Los hitos balizan el sendero a seguir

La pendiente es brutal

Conforme perdemos altura el sendero aparece más marcado en el terreno

De nuevo alcanzamos la Cabaña de Thou junto a la que ya pasamos a nuestro ascenso

La Cabaña de Thou aparece perfectamente " mimetizada " con el entorno

Dejamos atrás la Cabaña de Thou con los Culfreda asomando sobre esta

Continuamos perdiendo altura en fuerte pendiente hacia el fondo del valle

Los hitos nos acompañan en todo momento en este " brutal " descenso

Como a nuestro ascenso, volveremos a atravesar el cauce del Ruisseau de la Piarre

Dejamos a nuestro paso el " encajonado " cauce del Ruisseau de la Piarre

Con el Pic d´Aret asomando al fondo, nuestro sendero desciende paralelo a la margen izquierda del Ruisseau de la Piarre

El sendero pierde algo de inclinación dándonos una pequeña " tregua " en nuestro fuerte descenso

El cauce del Ruisseau de la Piarre " recoge " numerosos troncos, restos de las avalanchas invernales

El Ruisseau de la Piarre se " encajona " en algunos tramos formando pequeñas cascadas

El sendero vuelve a ganar en inclinación

Cascada en el Ruisseau de la Piarre

Cascada en el Ruisseau de la Piarre

Grandes montañas " encajonan " bajo sus faldas el Valle de Rioumajou

El terreno se torna herboso mientras que la gran cascada junto a la que acabamos de pasar va quedando atrás

Nuestro camino alcanza el bosque de pinos para ganar en notoriedad

El Pic de Cauarère o Punta Cabalera asoma entre los pinos

Los Culfreda ( izda ) y el Pic de Cauarère o Punta Cabalera ( centro ) asoman entre los pinos

Precioso y cómodo tramo de sendero entre los pinos

El sendero nos encamina hacia el cauce del Ruisseau de la Piarre

Al igual que en el ascenso deberemos atravesar el cauce del Ruisseau de la Piarre

Mi comapñero Joxerra atraviesa el cauce del Ruisseau de la Piarre

Encajonado cauce el cauce del Ruisseau de la Piarre

Una vez dejado atrás el cauce del Ruisseau de la Piarre ahora nuestro sendero discurre paralelo al Ruisseau de Péguère

Divisamos el Pont de Florence, puente que salva el Ruisseau de Péguère, lugar junto al que muere nuestro sendero para desembocar en la amplia pista

Desde el sendero que discurre paralelo al Ruisseau de Péguère damos vista a los Culfreda

El cauce del Ruisseau de Péguère parece que ha sido " limpiado " de los restos de pinos arrastrados por el agua. Al fondo asoma el Pico Baliner ( centro ) y los Culfreda ( dcha )

Un poste indicador destaca en el punto en que nuestro sendero desemboca en la amplia pista

Baliza junto al puente señalizando el camino hacia Lustou

Nuestro sendero desemboca en la amplia pista para, haciendo caso omiso del camino que continúa en ascenso, seguir por esta en descenso

Sobre el Pont de Florence, puente que salva el Ruisseau de Péguère, asoman al fondo el Pico Baliner ( centro ) y los Culfreda ( dcha )

Alguno se ha " entretenido " tallando un hongo

Las pista desciende " plácidamente " entre pinos

La pendiente de la pista por la que descendemos resulta muy tendida

Volveremos a dejar a nuestro paso el panel informativo junto al que ya pasamos al comienzo del itinerario

Vamos dejando a nuestro paso los pastos que cubren el fondo del valle

Tendido discurrir por el fondo del Valle

Divisamos la borda-refugio junto a la que ya pasamos al comienzo del itinerario

Borda-refugio en el Valle de Rioumajou

Borda-refugio en el Valle de Rioumajou

Poste indicador junto a la borda-refugio del Valle de Rioumajou

Dejamos atrás, junto a nuestro camino, la borda-refugio del Valle de Rioumajou

Damos alcance al puente que salva el cauce del Neste de Rioumajou. Al otro lado del puente asoma el aparcamiento de Frédancon

Neste de Rioumajou

Neste de Rioumajou

El lugar invita al descanso

Aparcamiento de Frédancon

Panel informativo en el aparcamiento de Frédancon

Panel informativo en el aparcamiento de Frédancon
Paneles informativos en el aparcamiento de Frédancon
Poste indicador en el aparcamiento de Frédancon
Dejamos atrás en el aparcamiento de Frédancon
Los Culfreda asoman sobre los pinos


Los Culfreda vistos desde el Valle de Rioumajou

Alcanzamos el lugar donde tenemos estacionado nuestro vehículo. Con vista a los Culfreda, en este bucólico paraje del Valle de Rioumajou, recuperamos fuerzas en el lugar en el que dio comienzo este itinerario. Nos espera un largo regreso a casa


2 comentarios:

  1. Hola Óscar.

    No conocía está zona pero tiene una pinta estupenda. Veo que este tres mil tiene un buen desnivel a superar pero es fácil técnicamente así que me lo apunto en la agenda

    Lo malo que tienen estos valles franceses, es que es facil que tengan niebla o se agarren las nubes, estropeando el día, pero al final tuvisteis suerte y se despejo, pudiendo disfrutar de un bonito mar de nubes y una amplia panorámica desde la cima.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. ¿ Qué tal Eduardo ?

    En efecto y como bien comentas, este valle aparece frecuentemente " tomado " por las nieblas pero esta vez la " meteo " la teníamos de " nuestro lado " ya que nos encontramos con el tiempo que estaba anunciado, cielos completamente despejados y buena temperatura. Ante la mínima duda no nos habríamos " metido " 600 kilómetros ( ida y vuelta ).

    Sinceramente merece la pena la " kilometrada ", un valle precioso que sirve de acceso a este " cómodo tresmil ", eso sí, con un desnivel a tener en cuenta.

    Desde mi modesto punto de vista, una montaña muy " recomendable ". Cuando la visites espero que la disfrutes.

    Muchas gracias por tu comentario.

    Saludos

    ResponderEliminar