sábado, 16 de noviembre de 2019

Irubelakaskoa y Ezkieta o Kastilla ( Desde Bassassagar por la Cresta NE. y descenso por Urritzate )

En la vertiente septentrional de la provincia de Navarra, en los confines del eternamente verde Valle de Baztán, se alza uno de los macizos más emblemáticos y a la vez más olvidados de la Comunidad Foral. El macizo de Gorramendi se alza con elegancia sobre los recónditos parajes de Aritzakun y Urritzate/Urrizate, allá donde confluyen las tierras baztanesas con los territorios de Lapurdi y la Baja-Navarra.
En dirección SW-NE este macizo se eleva airosamente como una pequeña “ meseta “ sobre el bucólico Valle de Aritzakun, escondido paraje situado bajo su vertiente occidental por el que se extiende la regata del mismo nombre y en el que parece ser, los romanos ya hicieron las primeras prospecciones mineras en busca de oro. Los numerosos caseríos, hoy prácticamente casi todos deshabitados, el frontón y la escuela dan fe de una época no tan lejana en la que este recóndito lugar moraban numerosas familias. En la vertiente opuesta, el no menos escondido paraje de Urrizate/Urritzate, por el que discurre la regata homónima, se extiende encajonado sirviendo de límite natural entre el macizo de Gorramendi y el de Iparla, macizos paralelos que se elevan en el extremo nororiental del Valle de Baztán. El paraje de Urrizate/Urritzate permanece aún hoy prácticamente “ incomunicado “ con la civilización ya que a este “ perdido “ rincón que se “ esconde “ bajo la vertiente oriental del macizo, tan solo se puede acceder a pie. Tanto Aritzakun como Urritzate son dos de los parajes naturales más “ salvajes “ y desconocidos del Valle de Baztán, destacando sobremanera la inaccesibilidad de este último.
Aritzakungo erreka y Urritzateko erreka son dos regatas paralelas que discurren por el extremo nororiental del Valle de Baztán y que separadas entre sí por el macizo de Gorramendi, confluyen bajo la vertiente septentrional del mismo en el paraje de Urbakura, en cuyos alrededores destaca el caserío Sumutsuko Borda ( 166 m ), para desaguar unidas en el río La Nive, en las inmediaciones de Bidarray/Bidarrai ( 74 m ).
Tres son las cumbres más “ señaladas “ entre las numerosas cimas que conforman este macizo: Gorramakil ( 1088 m ) es la cima más elevada del macizo y la situada más al norte de esta “ trilogía “, Gorramendi ( 1071 m ), siendo la más meridional de ellas es la cumbre que da nombre a este macizo y  Otanarte ( 1071 m ), situada entre las dos cotas citadas anteriormente. Cabe destacar que estas tres cumbres son las únicas cimas de este macizo que superan los 1000 metros de altitud.  
En el extremo meridional de la meseta cimera destaca la cima de Aizpitza ( 959 m ), coronada por una gran antena que “ afea “ su cumbre, motivo por el que quizás reste interés desde el punto de vista “ montañero “.
De menor altitud pero de estilizado y atractivo perfil, “ colgada “ sobre estos bucólicos rincones olvidados de Aritzakun y Urrizate/Urritzate, Irubelakaskoa o Alkaxuri ( 965 m ) está situada en el extremo septentrional del macizo, siendo una de las cumbres más conocidas y visitadas de este. Espectacular montaña de piramidal silueta que eleva su airosa cumbre, si la miramos desde su vertiente Norte, contrastando con su más “ cómoda “ y alomada vertiente meridional, la más accesible y utilizada por la mayoría de aquellos visitantes que buscan alcanzar su cima realizando un menor esfuerzo.
Son variados los itinerarios “ clásicos “ utilizados para alcanzar la tan ansiada cumbre de Irubelakaskoa o Alkaxuri ( 965 m ). Entre los más habituales, para los que buscan un itinerario no muy largo y de escaso desnivel, los puntos de partida más “ recomendados “ pudieran ser el collado de Itzulegi ( 705 m ), el más sencillo y cómodo de los tradicionalmente utilizados. Para los más andarines, particularmente recomendaría partir desde la bella localidad de Amaiur/Maya ( 281 m ), tomando el camino que alcanza el citado collado ( 705 m ), a partir del cual coincidiríamos con la ruta anterior. Aunque cabe reseñar que esta última opción es bastante larga. Ver en: " Irubelakaskoa-Gorramendi ( Desde Amaiur ) "
Opción más cómoda si cabe es la que parte desde la cima de Gorramakil ( 1088 m ), cumbre que se puede alcanzar con vehículo tomando la antigua carretera NA-2655, vial asfaltado que nace en el Puerto de Otsondo ( 574 m ) y tras 12 kilómetros de discurrir entre suaves y verdes colinas, accede a la parte alta del macizo de Gorramendi, lugar en que se ubica la citada cima de Gorramakil ( 1088 m ). A día de hoy, dicha carretera ha sido descatalogada como tal, pasando a ser “ camino/bidea “. Desde este punto de partida descenderíamos a Burdingurutzeko lepoa ( 899 m ), marcado cuello donde enlazaríamos con el camino proveniente del collado de Itzulegi ( 705 m ), para posteriormente y tras pasar por Gorostiko lepoa ( 821 m ), alcanzar la cumbre sin excesiva dificultad. El único inconveniente a tener en cuenta es que el retorno sería en ascenso.
Pero sin lugar a dudas, de entre las rutas más “ habituales “, la vía más “ salvaje “ y modestamente pienso que más exigente, en gran medida debido al desnivel a salvar pero sobre todo a lo frondoso y “ cerrado “ de la ruta, es la que asciende por el conocido como “ Circo de los Asfódelos “. De espectacular belleza, es de las rutas menos frecuentadas, uno de los motivos por los que a pesar de estar excelentemente balizada con marcas de pintura de color azul, paulatinamente se está “ cerrando “. Ver en: " Irubelakaskoa o Alkatxuri ( Por la Vía del Circo de los Asfódelos ) "
Para aquellos que quieren “ emociones más fuertes “ y “ castigar “ un poco el cuerpo sin importarles realizar un mayor esfuerzo, sin duda recomendaría la ruta que partiendo desde Sumutsuko Borda ( 166 m ) asciende por la abrupta, a la vez que bella, cresta nororiental.

Hay quien en su día catalogó está montaña, Irubelakaskoa o Alkaxuri ( 965 m ), como la más bella de Euskal Herria. A lo mejor es mucho decir, ya que “ para gustos, los colores “, pero desde luego modestamente opino que bien merece una visita, no saldremos defraudados.

De entre las rutas anteriormente mencionadas que buscan alcanzar la cima de Irubelakaskoa o Alkaxuri ( 965 m ) hoy nos decantamos por la que, partiendo desde Sumutsuko Borda ( 166 m ), asciende por la abrupta, a la vez que bella, cresta nororiental.
A la hora “ cumplimentar “ este ascenso y realizar un itinerario “ circular “, habitualmente se utiliza el collado de Gorosti o Gorostiko lepoa ( 819 m ) para descender hacia Okokako lepoa ( 677 m ) y, desde aquí, al Valle de Aritzakun, bucólico paraje desde el que retornar al punto de partida, Sumutsuko Borda ( 166 m ).
Buscando ser un poco “ originales “, en nuestro itinerario vamos a buscar un descenso “ poco habitual “ y para ello perderemos altura hacia la vertiente opuesta, es decir, hacia el recóndito Valle de Urritzate, uno de los rincones más bellos y olvidados del Valle de Baztán. Esta es mi propuesta, espero la disfrutéis.


Itinerario

Este itinerario parte desde el pequeño aparcamiento ( 244 m ) situado en las inmediaciones del caserío Bassassagar ( 230 m ), paraje que alcanzaremos por un estrecho y sinuoso carretil asfaltado que nace en la localidad bajonavarra de Bidarray/Bidarrai ( 74 m ).
Nada más dejar atrás dicho aparcamiento ( 244 m ) abandonaremos la carreterita que desciende hacia Sumutsuko Borda ( 166 m ) para tomar un amplio camino herboso que tan solamente la evita en un primer tramo ya que termina por desembocar nuevamente en ella.
Dicho carretil asfaltado se convierte en pista, Bidarrariko bidea, para dar acceso a la anteriormente citada Sumutsuko Borda ( 166 m ), caserío que alcanzaremos tras atravesar Sumutsuko Bordako Zubia, puente que salva Urritzateko Erreka.
Dejaremos atrás Sumutsuko Borda ( 166 m ) para, de inmediato, abandonar por la izquierda ( SW ) la amplia pista, Urbakurako bidea, que remonta el Valle de Aritzakun. 
Un estrecho pero notorio sendero asciende en fuerte pendiente camino del collado de Ezkieta ( 584 m ) aunque antes nos desviaremos por la izquierda ( S ), sin camino definido, hacia las altivas Peñas de Ezkieta o Kastilla ( 636 m ).
Una vez en el citado collado de Ezkieta ( 584 m ), remontaremos, primeramente bajo el arbolado y posteriormente por terreno abierto, la bella cresta que termina por desembocar en la cima de Irubelakaskoa o Alkaxuri ( 965 m ).
Desde la cumbre comenzamos a descender por la vertiente opuesta a la de ascenso por un estrecho y rocoso cresterío hasta alcanzar su extremo meridional, lugar en el que nos desviamos por la izquierda para descender por la herbosa ladera SE. de Irubelakaskoa o Alkaxuri ( 965 m ).
Perdemos altura por un estrecho pero notorio sendero que en época estival aparece completamente “ cerrado “ por los helechos, senda por la que terminaremos alcanzado Urritzateko Erreka, riachuelo que salvaremos por un “ estratégico “ puente.
Desde dicho puente tomamos Urritzateko bidea, marcado camino por el que descenderemos el Valle de Urritzate y, tras convertirse en pista, termina por desembocar en el lugar en el que dio comienzo este itinerario, el pequeño aparcamiento ( 244 m ) situado en las inmediaciones del caserío Bassassagar ( 230 m ).


Desnivel: 965 m
Tiempo: De 5 h a 7 h
Distancia: 12 km
Inicio: Bassassagar ( Bidarray/Bidarrai en Baja-Navarra )
Fecha de realización: Agosto 2019
Epoca recomendada: Todo el año
Cimas: Ezkieta o Kastilla ( 636 m ); Irubelakaskoa o Alkaxuri ( 965 m )


Comenzaremos a caminar desde las inmediaciones del caserío Bassassagar ( 230 m ), concretamente desde el pequeño aparcamiento ( 244 m ) situado a orillas de la estrecha y sinuosa carreterita que, partiendo desde la localidad bajonavarra de Bidarray/Bidarrai ( 74 m ),  le da acceso.
El estrecho carretil asfaltado, Bidarraiko bidea, desciende desde el aparcamiento trazando de inmediato una cerrada curva. Será en dicha curva el lugar en el que abandonamos la carretera por la izquierda ( SW ) para tomar el herboso camino por el que comenzamos a perder altura. En breve alcanzamos una marcada bifurcación, punto en el que haciendo caso omiso del camino que continúa al frente ( S ), trazaremos una cerrada curva de 180 º para terminar desembocando rápidamente en el carretil asfaltado, Bidarraiko bidea, abandonado al comienzo del itinerario.
Ya por este, el asfalto rápidamente da paso al piso de tierra para continuar perdiendo altura en fuerte pendiente hasta alcanzar una bifurcación. Abandonamos la pista que de frente ( SW ) da acceso al caserío Bidegorrieta, camino que utilizaremos a nuestro regreso, para atravesar por la derecha ( W ) el puente, Sumutsuko Bordako Zubia, que salva Urritzateko Erreka.
Tras cruzar el citado puente y dejar a nuestro paso un pequeño aparcamiento, lugar en el que también hubiéramos podido estacionar nuestro vehículo, continuaremos por la amplia pista que de frente ( NW ) da acceso a Sumutsuko Borda ( 166 m ).
Dejaremos atrás el mencionado caserío para, de inmediato, abandonar la pista, Urbakurako bidea, yendo a tomar el marcado camino que nace por la izquierda ( NW ). Un hito lo señaliza.
Dicho camino comienza a ganar altura bajo el arbolado aunque, en breve, también lo abandonaremos a la altura de un discreto cruce. Un poco perceptible hito señaliza el sendero que tomamos por la izquierda ( SW ).
Ganamos altura en fortísimo ascenso mientras que el notorio sendero se “ encajona “ entre los helechos. En algunos momentos la senda amenaza con desaparecer aunque en todo momento continúa notablemente marcada mientras asciende por la despejada ladera nororiental de las Peñas de Ezkieta ( 636 m ), escabroso roquedo que destaca sobre nuestras cabezas.
Nuestro sendero asciende camino del collado de Ezkieta ( 584 m ) aunque antes de desembocar en este, a la altura de una discreta “ explanada herbosa “ situada bajo la vertiente septentrional de las citadas “ peñas “, lo abandonaremos por la izquierda ( SE ) para, sin camino definido y, dependiendo de la época del año, entre helechos, ganar altura en dirección al roquedo.
Evitamos las “ peñas “ por la derecha ( W ) para, en acusado ascenso aunque sin dificultad reseñable, desembocar en la herbosa y estrecha cumbre de las Peñas de Ezkieta o Kastilla ( 636 m ). Bella y abierta panorámica.
El “ camino “ utilizado en el ascenso nos devuelve al sendero por el que, ahora sí, continuaremos hasta terminar desembocando en el collado de Ezkieta ( 584 m ), cuello “ escondido “ bajo un frondoso hayedo.
La senda atraviesa el citado collado ( 584 m ) para nuevamente acentuar su pendiente y ganar altura a la sombra de las hayas. En algunos tramos el hayedo se “ abre “, momento en el que atravesamos pequeños claros en los que el helecho nuevamente amenaza con hacer desaparecer la senda.
No sin poco esfuerzo terminamos por desembocar en la base de la rocosa cresta nororiental de Irubelakaskoa ( 965 m ), sencilla loma que remontaremos en fuerte pendiente hasta terminar desembocando en la pequeña explanada herbosa que corona su cumbre. Irubelakaskoa o Alkaxuri ( 965 m ), un hito de piedras la señaliza. Bella y espectacular panorámica la que se puede disfrutar desde esta bonita cima que se alza sobre las regatas de Aritzakun y Urritzate, recónditos parajes del Valle de Baztán.
Tras un pequeño descanso continuaremos en dirección opuesta a la de ascenso para iniciar el descenso por la “ entretenida “ cresta meridional, rocosa y en algunos momentos estrecha loma que en algunos tramos abandonaremos para tomar el estrecho sendero que, balizado con hitos, discurre por la vertiente occidental.
En el momento en el que el marcado sendero por el que venimos perdiendo altura comienza a abandonar definitivamente el cresterío, nos desviaremos por la izquierda ( SE ) yendo a alcanzar el discreto collado ( 901 m ) que se abre bajo su extremo meridional, lugar en el que destaca una pequeña borda en ruinoso estado.
Desde este lugar tomaremos el marcado sendero que, cerrado por los helechos, inicia un acusado descenso en dirección a la visible Unalarko Bordako Etxola, pequeña borda aledaña a la prácticamente desaparecida Unalarko Borda, en ruinas.
El sendero continúa su descenso paralelo al viejo muro de piedra que cierra un antiguo prado. Bajo este, penetramos a la sobra de las hayas para atravesar Zokoko Belagiko Erreka, pequeño riachuelo que en época estival baja con muy poco caudal.
Nuevamente salimos del arbolado para continuar por la marcada senda, “ desaparecida “ entre los helechos. Damos alcance al muro de piedra que cierra el prado aledaño a Egizabalgo Borda, lugar en el que nuestra senda abandona el “ helechal “ para alcanzar la herbosa y despejada ladera.
Trazamos un giro de 180 º y ayudados del GPS, a duras penas conseguimos “ descubrir “ la continuidad de nuestro sendero, “ desaparecido “ entre los helechos. Resulta complicado seguir perdiendo altura “ encerrados “ entre los helechos y no podemos dejar de recordar una reciente ascensión por este mismo sendero, sin dificultad reseñable, apenas tres meses antes, cuando dicha senda era perfectamente visible sin helecho.
Tras dejar a nuestro paso otra ruinosa borda, Saukadiko Borda, no sin poca dificultad, conseguimos alcanzar el frondoso arbolado, bajo el cual, nuestra senda ganará notoriedad para terminar desembocando a orillas de Urritzateko Erreka. Atravesamos la citada regata por el “ estratégico “ puente construido para tal efecto.
Ya en la orilla opuesta, deberemos dar alcance a Urritzateko bidea, marcado camino con bellos tramos de calzada por el que continuaremos descendiendo hacia la izquierda ( NE ).
Caminamos plácidamente junto a la margen derecha de Urritzateko Erreka mientras a nuestro paso van quedando viejos prados, prácticamente desaparecidos, así como primeramente el “ cauce seco “ de Errekafaltsu y posteriormente Zanzizuko Erreka, terminando por desembocar en una amplia pista de tierra.
Continuamos por la pista hacia la izquierda ( NE ) en plácido descenso camino de Bidegorrieta, visible caserío que asoma cercano. No llegaremos a alcanzarlo ya que deberemos estar atentos al lugar en el que un herboso camino, Urritzateko bidea, abandona la pista, Bidegorrietako bidea, por nuestra izquierda ( N ).
Este camino desciende para salvar un rústico portillo y poco más adelante atravesar la pequeña regata de Errekagorri, tras la que continuaremos discurriendo paralelos a la pista, Bidegorrietako bidea, que da acceso al caserío homónimo y que zigzaguea por encima nuestra. Nosotros evitamos el paso por dicho caserío mientras que nuestro camino, Urritzateko bidea, termina por desembocar nuevamente en la siempre monótona pista, la que nos devolverá a las inmediaciones de Sumutsuko Borda ( 166 m ).
La pista alcanza Sumutsuko Bordako Zubia, puente que ahora no atravesaremos ya que nos toca remontar la pista por la que, al comienzo de la ruta, descendimos del aparcamiento.
Un fuerte ascenso, en el que ahora dejaremos a nuestro paso el caserío Bassassagar ( 230 m ), nos devuelve al punto de partida, el pequeño aparcamiento ( 244 m ) enclavado en sus inmediaciones.


Track del Itinerario

  


Fotos del Itinerario


Bajo las Peñas de Itsusi, tapadas por las nieblas matinales, estacionaremos nuestro vehículo en un pequeño aparcamiento situado en las inmediaciones de la casa Bassassagar 

Las Peñas de Itsusi se " esconden " entre la niebla 

Abandonamos el pequeño aparcamiento para tomar la carreterita asfaltada que continúa en descenso

Apenas caminamos unos pocos metros por asfalto ya que de inmediato, en el momento que la carretera traza una cerrada curva, la abandonamos por la izquierda 

Dejamos atrás el asfalto para tomar un marcado y herboso camino que continúa en descenso mientras que, en primer término, asoma Ezkieta o Kastilla entre nieblas

Comenzamos a perder altura hacia el ya visible, Sumutsuko Borda, caserío que asoma cecano, enclavado bajo las agrestes laderas de Ezkieta o Kastilla, cima tras la que ya se intuye Irubelakaskoa

El camino por el que descendemos hacia Sumutsuko Borda es amplio y notorio

Nuestro camino traza una cerrada curva de 180º. Continuaremos por nuestra derecha ( izquierda en la foto ) 

Descendemos hacia la pista que, procedente del aparcamiento desde el que hemos iniciado este itinerario, da acceso a Sumutsuko Borda y sobre la que destacan Ezkieta e Irubelakaskoa, nuestros objetivos 

Las Peñas de Itsusi destacan en primer término

Nuestro herboso camino parece dirigirse hacia las Peñas de Itsusi

Desembocamos en la amplia pista, Bidarraiko bidea, por la que continuaremos nuestro camino hacia Sumutsuko Borda

Eskieta o Kastilla destaca sobre la pista por la que continuaremos descendiendo

El Valle de Aritzakun se abre ante nosotros

Las Peñas de Ezkieta asoman sobre nuestras cabezas

Peñas de Ezkieta

Nuestra pista, Bidarraiko bidea, alcanza una marcada bifurcación. Continuaremos por la derecha atravesando Sumutsuko Bordako Zubia

Desde Sumutsuko Bordako Zubia, puente que salva Urritzateko Erreka, divisamos Sumutsuko Borda, caserío que asoma cercano  

Urritzateko Erreka

Sobre Sumutsuko Borda despuntan las Peñas de Itsusi

Las Peñas de Ezkieta destacan sobre Sumutsuko Borda

Tomamos la amplia pista, Urbakurako Bidea, que da acceso a Sumutsuko Borda 

Sumutsuko Borda, caserío " aparentemente " deshabitado

Urbakurako Bidea deja rápidamente atrás Sumutsuko Borda

Nada más dejara atrás Sumutsuko Borda abandonaremos al amplia pista, Urbakurako Bidea, para tomar el notorio camino que nace por la izquierda perfectamente señalizado con un hito ( izda ) 

El amplio y herboso camino, de inmediato vuelve a bifurcarse. Un nítido sendero nace por nuestra izquierda. La pareja de montañeros que va delante nuestra se lo " salta "

Punto en el que abandonamos nuestro camino para tomar por la izquierda un estrecho pero notorio sendero. Un hito, " camuflado " entre la frondosa vegetación ( tras la mochila de mi compañero Joxerra ), lo señaliza 

El sendero se " encierra " entre helechos para continuar ganando altura en fuerte pendiente

Caminamos entre grandes helechos mientras que sobre nuestras cabezas asoman las Peñas de Ezkieta

No podemos dejar de admirar las cercanas Peñas de Itsusi

Nuestro camino continúa ganando altura en fuerte pendiente

Ascendemos por las laderas que, cubiertas de helechos, tapizan la vertiente septentrional de Ezkieta o Kastilla

Mirada hacia el Valle de Aritzakun, abierto bajo las Peñas de Itsusi ( dcha ) 

Nuestra senda zigzaguea entre grandes helechos

La senda por la que venimos ascendiendo es fácil de seguir y no ofrece lugar a duda aunque aparentemente " desaparece " entre los helechos

Nuestro sendero salva un " escalonado " tramo rocoso

Los helechos, ya de menor tamaño, cubren las laderas de Ezkieta o Kastilla

La senda amenaza con desaparecer entre los helechos aunque, en todo momento, continúa perfectamente notoria

 Peñas de Ezkieta

Mirada hacia las Peñas de Itsusi ( dcha ), tras las que asoman Iguzkimendi ( centro ) y Artzamendi ( dcha ) detrás

La senda gana notoriedad mientas que al fondo asoma Irubelakaskoa

En el momento en el que, con Irubelakaskoa en el horizonte, nuestra senda alcanza una pequeña terraza herbosa, la abandonaremos por la izquierda

Ganamos altura entre helechos y sin camino definido

En principio nos encaminamos hacia la visible " peña " que asoma ante nosotros. Irubelakaskoa ( dcha ) asoma al fondo

Bajo la " peña " cimera de Ezkieta un buitre ( izda ) nos observa

Buitre

Nos situamos bajo la " peña " cimera de Ezkieta. La evitaremos por la derecha

Entre helechos, y en todo momento sin camino definido, evitamos la rocosa " peña " cimera de Ezkieta por la derecha

Este buitre sigue sin inmutarse

Alcanzamos la parte alta de la airosa cima de Ezkieta

Cima de Ezkieta o Kastilla con Irubelakaskoa, nuestro próximo objetivo, asomando en primer término. Auza ( izda ) asoma en el horizonte 

Desde la cima de Ezkieta echamos una mirada hacia Bidegorrieta, caserío enclavado en el Valle de Urritzate junto al que pasaremos a nuestro regreso

Bidegorrieta

Mi compañero Joxerra en la cima de Ezkieta o Kastilla con Irubelakaskoa despuntando detrás

Dando vista a las Peñas de Itsusi, tras las que asoman Iguzkimendi y Artzamendi, descendemos entre helechos y nuevamente sin camino definido en " busca " del sendero por el que veníamos ascendiendo  

A la altura de la " terraza herbosa " anteriormente mencionada retomamos el nítido sendero, vía de ascenso habitual hacia Irubelakaskoa 

Con Irubelakaskoa ante nosotros, la senda discurre bajo la vertiente occidental de Ezkieta o Kastilla

La senda se encamina hacia el ya visible collado de Ezkieta ( dcha )

Irubelakaskoa se erige ante el ya cercano collado de Ezkieta

  Alcanzamos el frondoso hayedo

Nuestro sendero penetra en el hayedo

Entre las hayas, echando una mirada atrás, divisamos Ezkieta

A la sombra de las hayas, nuestro sendero atraviesa el collado de Ezkieta

El sendero deja atrás el collado de Ezkieta para iniciar un acusado ascenso  

La senda alcanza un " paso " entre rocas, momento en el que la pendiente nos da un pequeño respiro

Nuevamente nuestro sendero se " encierra " entre grandes helechos

El bosque se " aclara " mientras que la nítida senda nuevamente acentúa su inclinación

Las edificaciones que " afean " la cima de Artzamendi la hacen " inconfundible "  

Artzamendi

La senda gana notoriedad para alcanzar la parte alta del hayedo

Alcanzamos la loma, momento en el que salimos a terreno despejado

Desde la loma divisamos, en primer término, Ezkieta o Kastilla

Ante nosotros aparece la vertiente NE. de Irubelakaskoa, por la que ascenderemos hacia su cima

Bajo las Peñas de Ezkieta destaca Bidegorrieta ( dcha ), caserío enclavado en las laderas de Iparla junto al que pasaremos en breve

Por lo alto de la loma comenzamos a remontar camino de la cima de Irubelakaskoa

Superamos algunos tramos rocosos sin excesivas dificultades 

Ganamos altura en agradable ascenso por lo alto de la loma

La herbosa senda evita en algunos tramos lo alto de la loma bajo cualquiera de sus vertientes

Conforme ganamos altura hacia la cima de Irubelakaskoa ya divisamos la loma por la que posteriormente descenderemos hacia el Valle de Urritzate

En brutal ascenso buscamos alcanzar nuevamente lo alto de la loma

Desde la cima de Irubelakaskoa nos observan 

De nuevo en lo alto de la loma, con la vista puesta en la cercana cumbre, remontamos los pocos metros que nos separan de esta 

Mirada atrás hacia la loma por la que venimos ascendiendo. En primer término asoma Ezkieta o Kastilla, cima recién visitada, y bajo esta Bidegorrieta ( dcha )  

Buitre

Escasos metros nos separan de la cima de Irubelakaskoa

A nuestra derecha divisamos la loma NW. por la que asciende la Vía de los Asfódelos, bajo la que se abre el valle de Aritzakun

Artzamendi ( centro ) destaca sobre Iguzkimendi ( izda ) y las Peñas de Itsusi ( dcha ) 

Salida a la cima de Irubelakaskoa 

Última mirada hacia la loma NW., por la que hemos alcanzado la cima de Irubelakaskoa

Hito en la herbosa cima de Irubelakaskoa con Gorramakil ( dcha ) y Auza ( izda ) asomando al fondo

Mi compañero Joxerra en la cima de Irubelakaskoa

Okoka ( centro ) destaca en primer término con el cordal Antsestegi-Lizarzu asomando detrás mientras que Alkurrunz ( izda ) despunta en el horizonte 

Larhun apenas se aprecia entre la bruma costera

En la cima de Irubelakaskoa

Mientras " recuperamos fuerzas " disfrutamos de la panorámica hacia la loma NE., por la que acabamos de ascender y que asoma en primer término

Abandonamos la cima de Irubelakaskoa tomando el herboso sendero que desciende en dirección opuesta a la de ascenso mientras que Gorramakil ( dcha ) y Auza ( centro ) asoman al fondo 

Atrás queda la cima de Irubelakaskoa

Caminamos por la amplia y rocosa cresta meridional de Irubelakaskoa con Gorramakil ( dcha ) y Auza ( centro ) asomando al fondo. En primer término, por la izquierda, asoma la herbosa loma por la que vamos a descender hacia el Valle de Urritzate 

La herbosa senda por la que descendemos de Irubelakaskoa en algunos tramos evita lo alto de la loma para discurrir por la ladera occidental

El sendero aparece muy marcado en la herbosa ladera

Alcanzamos el extremo meridional de la alargada loma de Irubelakaskoa, lugar en el que, junto a las ruinas de una vieja borda, abandonaremos la citada loma por la izquierda ( derecha en la foto )  

Un marcado sendero, en época estival " desaparecido " entre los helechos, pierde altura por la ladera SE. de Irubelakaskoa

Atrás queda la rocosa cresta meridional de Irubelakaskoa

Entre los helechos asoma cercana Unalarko Bordako Etxola, hacia ella nos encaminamos

Unalarko Bordako Etxola

Desde Unalarko Bordako Etxola, con las ruinas de Unalarko Borda asomando en primer término, echamos una mirada hacia la ladera SE. de Irubelakaskoa, en época estival totalmente cubierta de helechos

Dejamos atrás Unalarko Bordako Etxola

La senda continúa perdiendo altura, ahora junto al viejo muro de piedra que cierra un antiguo prado 

El sendero discurre bajo el muro de piedra que cierra el prado aledaño a Unalarko Borda

Nuestro sendero atraviesa Zokoko Belagiko Erreka, pequeña regata que, en época estival, aparece prácticamente seca y que discurre bajo un frondoso bosque de hayas

Una vez salvada Zokoko Belagiko Erreka la senda nuevamente abandona el hayedo

Con Gorramakil asomando sobre nuestras cabezas, la senda queda " engullida " por los helechos

Mirada atrás hacia Unalarko Borda y la aledaña Unalarko Bordako Etxola

La senda desemboca en una amplia y abierta terraza herbosa, nos tomamos un pequeño descanso

Desde la terraza herbosa la senda traza un giro de 180º para volver a " desaparecer " entre los helechos

Nuestro sendero nuevamente atraviesa Zokoko Belagiko Erreka, regata con muy poca agua

Entre los helechos cuesta encontrar la senda por la que debemos continuar descendiendo hacia el Valle de Urritzate que se abre en primer término

Perdemos altura entre grandes helechos

Vertiente NE. de Gorramakil

Mirada hacia el frondoso Valle de Urritzate 

Ante nosotros, engullida por los helechos, aparece Saukadiko Borda

A nuestro paso queda Saukadiko Borda, en ruinoso estado

Dejamos atrás Saukadiko Borda para continuar nuestro descenso, en todo momento entre helechos 

Mirada atrás hacia la " frondosa " ladera por la que venimos descendiendo de Irubelakaskoa 

Finalmente, nuestra senda " por fin " alcanza el arbolado, momento en el que la senda comienza a aparecer más nítida 

Astate y Buztanzelhay ( centro ) asoman al fondo

Conforme perdemos altura nuestro camino parece ganar notoriedad

Ya bajo el frondoso bosque, el sendero aparece más marcado

Nuestra senda traza una cerrada curva, lugar en el que aparece un hito de piedras

En algunos tramos la senda se transforma en un amplio camino

A la sombra del bosque perdemos altura plácidamente 

Nuestro sendero zigzaguea bajo el frondoso hayedo

Acabamos alcanzando un puente, el cual nos ayuda a salvar Urritzateko Erreka

Mi compañero Joxerra atraviesa el puente que salva sobre Urritzateko Erreka

Una vez en la orilla opuesta de Urritzateko Erreka, después de un brutal descenso, por fin pisamos suelo " horizontal "

Un corto ascenso y alcanzamos Urritzateko bidea. Un hito ( izda ) señaliza el lugar 

Urritzateko bidea

Urritzateko bidea discurre paralelo a viejos muros de piedra

Bello, aunque algo roto, tramo de calzada en Urritzateko bidea

Atravesamos el cauce seco de Errekafaltsu

Urritzateko Erreka discurre notoriamente 

Entre el frondoso bosque asoman las Peñas de Ezkieta, primera de las cimas " conquistadas " en este itinerario

El camino, Urritzateko Bidea, no ofrece lugar a dudas ya que resulta muy notorio

Urritzateko Bidea termina alcanzando una amplia pista de tierra, lugar en el que tomaremos por la izquierda

Continuamos por la amplia pista de tierra dando vista a Bidegorrieta, caserío que asoma cercano

Las Peñas de Ezkieta destacan sobre nuestras cabezas

Irubelakaskoa también asoma sobre nuestras cabezas

Caminamos plácidamente por Urritzateko bidea, camino ahora convertido en pista

Nuestro camino, Urritzateko bidea, abandona la pista, que pasa a denominarse Bidegorrietako Bidea, por la izquierda 

Dejamos atrás la pista para descender por un herboso sendero

Nuestro camino, Urritzateko bidea, evita el paso por Bidegorrieta, cercano caserío que asoma entre el arbolado

 Bidegorrieta

Un rústico portillo nos cierra el paso. Lo atravesamos 

Urritzateko bidea discurre muy notorio 

Nuestro camino, Urritzateko bidea, atraviesa Errekagorri, riachuelo que en esta época del año discurre con escaso caudal

Las Peñas de Ezkieta destacan sobre Urritzateko Bidea

Urritzateko Bidea se transforma nuevamente en un estrecho pero notorio sendero

Salimos a terreno abierto para en corto ascenso .....................

.................. desembocar nuevamente en la amplia y notoria pista, cementada en este tramo de fuerte pendiente

La pista atraviesa el puente que salva Zokoko Belagiko Erreka

Urritzateko Bidea discurre bajo la vertiente oriental de las Peñas de Ezkieta

Al fondo, sobre Urritzateko Bidea, destacan las Peñas de Itsusi

A nuestro paso, a la derecha del camino, asoma una pequeña cascada

Pequeña cascada

Las Peñas de Itsusi asoman sobre nuestro camino

Nuestro camino se bifurca. Continuaremos por la derecha haciendo caso omiso de la pista que por la izquierda da acceso a Sumutsuko Borda

Alcanzamos la pista, Bidarraiko bidea, por la que al comienzo de este itinerario descendimos desde Bassassagar, lugar en el que estacionamos nuestro vehículo

A nuestra izquierda dejaremos el puente, Sumutsuko Bordako Zubia, por el que al comienzo de la ruta accedimos a Sumutsuko Borda

En fuerte pendiente ascendemos por Bidarraiko bidea  

Las Peñas de Itsusi asoman cercanas

Mientras ascendemos por Bidarraiko bidea echamos una mirada hacia las Peñas de Ezkieta 

Es mediodía y el sol ya calienta. Mientras ascendemos por Bidarraiko bidea procuramos buscar la sombra

Bassassagar, caserío que destaca a la orilla de Bidarraiko bidea

Bidarraiko bidea gana altura en fuerte pendiente dando vista a las Peñas de Ezkieta, tras las que asoma Irubelakaskoa

  Iturburuko Borda destaca bajo las Peñas de Itsusi

Peñas de Ezkieta con Irubelakaskoa asomando detrás

Alcanzamos el lugar en el que dio comienzo este itinerario, el pequeño aparcamiento situado en las inmediaciones de la casa Bassassagar, lugar sobre el que destacan las eternamente bellas Peñas de Itsusi