jueves, 14 de enero de 2021

San Miguel-Santa Ágata-Azterain-Juandelusaiets-Santa Bárbara ( Desde Ayesa con regreso por Eslava )

Enclavado al SE. de la capital navarra y desprendido bajo la vertiente sudoriental de la Sierra de Alaiz, los Altos de Lerga es un pequeño “ macizo “ que se extiende “ paralelo “ al Sur de la más “ notable “ Sierra de Izco.

Extendiéndose de Noroeste a Sureste hasta “ morir “ a orillas del río Aragón en las inmediaciones de Sangüesa ( 404 m ), esta más que discreta “ cordillera “ queda conformada por un numeroso conjunto de discretas cimas de “ modesta “ altitud y más que “ discreta “ prominencia que pasan “ desapercibidas “ desde el punto de vista “ montañero “.

En el extremo más oriental de este discreto “ cordal “, despuntando entre los pinos que tapizan buena parte de las cumbres que lo conforman, asoma tímidamente una antena que llama nuestra atención. Esta antena queda enclavada en la cima de Santa Ágata ( 858 m ), cumbre que pudiera “ catalogarse “ como la “ principal “ del macizo y que, a pesar de no ser la más elevada, aparece en el Catálogo de Cimas de Euskal Herria. Esto la convierte en la cima más visitada de la “ cordillera “ y una de las más “ conocidas “ del entorno.

Bajo el extremo oriental de los Altos de Lerga y bajo su vertiente meridional quedan enclavados los municipios de Ayesa y Eslava, localidades habitualmente utilizadas para las “ incursiones “ montañeras hacia esta parte de este pequeño “ macizo “.

A pesar del escaso interés “ montañero “ que pueden “ despertar “ estos montes, la “ benévola “ meteorología de la que gozan “ habitualmente “ al estar enclavados en la Zona Media de Navarra, resulta una “ socorrida alternativa “ para esos días en los que por otros valles situados más al Norte, la “ meteo “ no nos permite muchas “ opciones “.

Teniendo como “ referencia “ Santa Ágata ( 858 m ), cumbre “ señera “ de este discreto “ macizo “, y tomando como punto de partida para la “ excursión “ la localidad de Ayesa ( 565 m ), la “ idea “ de este itinerario es realizar una ruta “ circular “ en la que, además de la “ visita “ a tan “ emblemática “ cima, buscaremos “ coronar “ varias de las más “ modestas “ cotas que encontramos en sus inmediaciones. Esta es mi propuesta, espero la disfrutéis.

 

 

Resumen del Itinerario

 

En este itinerario vamos a tomar como punto de partida la pequeña localidad de Ayesa ( 565 m ), población que alcanzaremos tras discurrir apenas 2 kilómetro por la carreterita NA-5141, vial asfaltado que nace desde la carretera NA-132 Sangüesa-Tafalla-Estella.

Estacionaremos nuestro vehículo en una pequeña “ explanada “ situada a las afueras de la población, frente a las primeras casas de la localidad, y comenzamos a caminar por la carretera que da acceso al casco urbano de la villa para “ callejear “ por esta buscando alcanzar su parte alta, lugar en el que destaca la iglesia erigida en honor a San Andrés.

Desde esta nace un amplio camino, el cual, tras dejar a su paso el cementerio, continúa ganando altura hasta alcanzar una bifurcación, lugar en el que destaca una pequeña construcción de piedra. Obviamos el camino que nace por su izquierda ( N ) para continuar al frente ( E ) por un difuminado sendero que termina por “ desaparecer “ entre los pinos. Con un poco de “ intuición “ alcanzaremos la parte alta de la loma, lugar en el que volvemos a toparnos con la nítida senda por la que terminaremos desembocando en la ermita que “ corona “ la cima de San Miguel ( 738 m ).

En dirección opuesta a la de ascenso continuaremos caminando por la loma que aparece cubierta por pinos. Un amplio camino-pista, el cual posteriormente se termina convirtiendo en senda, nos facilitará el acceso a la cima de Santa Ágata ( 858 m ), en la que destaca una antena.

Descendemos por el  carretil cementado que le da acceso para abandonarlo en la primera curva, lugar en el que tomaremos una amplia pista desde la que, una vez alcanzada su parte más elevada, nos desviaremos por la derecha ( N ) hacia la cercana “ cimita “ de Azterarin ( 874 m ).

Volvemos a retomar la pista para iniciar el descenso hacia la localidad de Eslava ( 545 m ) aunque antes, a la altura de una cerrada curva, nos “ desviaremos “ hacia la cercana cumbre de Juandelusaiets ( 779 m ).

De nuevo en la pista, ahora sí, sin dificultad reseñable terminamos desembocando en Eslava ( 545 m ), población en la que visitaremos la cima bajo la que se asienta la localidad. La ermita de Santa Bárbara, que da nombre al cerro, destaca en su cumbre.

Desde Eslava ( 545 m ) tomaremos la amplia pista, Camino de Eslava, que discurriendo entre extensos campos de labor nos devolverá al punto de partida, Ayesa ( 565 m ).

 

 

Datos del Itinerario

 

Desnivel: 492 m.  

Tiempo: De 4 h a 6 h

Distancia: 15´3 km aprox.

Inicio: Ayesa ( Navarra )

Fecha de realización: Octubre 2020

Época recomendada: Todo el año 

Cimas: San Miguel ( 738 m ); Santa Ágata ( 858 m ); Azterain ( 874 m ), Juandelusaiets ( 779 m ); Santa Bárbara ( 575 m )

 

 

Descripción del Itinerario

 

Estacionamos nuestro vehículo a las afueras de Ayesa ( 565 m ), localidad que alcanzaremos tras discurrir apenas 2 kilómetro por la carreterita NA-5141, vial asfaltado que nace desde la carretera NA-132 Sangüesa-Tafalla-Estella. Frente a las primeras casas de la población, a la derecha ( E ) de la citada carretera, encontramos una amplia explanada en la que aparcamos.

Comenzamos a caminar por la carretera que no tarda en alcanzar el casco urbano de Ayesa  ( 565 m ), población por la que “ callejearemos “ buscando alcanzar la iglesia enclavada en su parte más alta, erigida en honor a San Andrés.

Desde el edificio religioso, obviando el camino que nace por la izquierda ( N ), continuamos de frente ( SE ) por el carretil cementado que da acceso al cementerio de la localidad.

El amplio camino cambia su piso cementado por tierra y va dejando a su paso varios puestos para la caza de malviz. No tardamos en volver a alcanzar una nueva bifurcación, punto en el que haremos caso omiso del camino que nace por la izquierda ( NW ) mientras continuamos de frente ( NE ) por el Camino de Sada.

Amplio y muy marcado en el terreno, el camino discurre en plácido ascenso hasta alcanzar una explanada, lugar en el que llama nuestra atención una pequeña construcción de piedra. Junto a esta, por nuestra izquierda ( N ), nace una camino que penetra en el pinar, el cual obviaremos para seguir de frente ( E ).

El camino “ muere “ de inmediato para convertirse en un inapreciable sendero que “ desaparece entre los pinos. Sin camino definido, intuitivamente continuaremos ganando altura buscando los tramos menos “ cerrados “.

El camino va ganando notoriedad paulatinamente hasta terminar desembocando, ya por terreno despejado, en el extremo sudoriental de la alargada “ cordillera “ por la que nos disponemos a continuar ascendiendo.

Alcanzada la parte alta de la loma nuestro camino continúa por la izquierda ( NW ) para, de inmediato, bifurcarse. Colocamos un hito en dicho cruce para señalizar la senda que tomamos por la derecha ( NE ), la cual alcanza de inmediato una nueva bifurcación.

Obviamos el sendero que nace por nuestra derecha ( N ) mientras continuamos ganando altura por el más notorio que asciende de frente ( NW ) hasta desembocar en loa alto de la loma.

El marcado sendero discurre cómodamente entre pinos por la loma mientras va dejando a su paso varias palomeras. De manera “ plácida “ nuestra senda termina dando alcance a la ermita de San Miguel, cuidado edificio religioso enclavado en la cima del monte al que da nombre, San Miguel ( 738 m ). Cumbre despejada que nos permite una abierta panorámica.

En dirección opuesta a la de ascenso continuamos en agradable descenso por el amplio camino que da acceso a la ermita que acabamos de dejar atrás.

No tardaremos en abandonar el citado camino para tomar otro menos notorio que, por la izquierda ( SW ), penetra en el pinar. Ganamos altura plácidamente hasta desembocar en lo alto de una pequeña cota ( 737 m ), lugar en el que recibimos por la izquierda ( S ) un amplio camino al que haremos caso omiso.

Continuamos perdiendo altura en dirección opuesta a la de ascenso y no tardamos en desembocar en un discreto “ colladito “ ( 717 m ), lugar en el que recibimos por nuestra derecha ( NE ) el camino abandonado anteriormente que da acceso a la ermita de San Miguel ( 738 m ). Obviamos este para seguir de frente ( W ) por una notoria pista, la cual no tarda en dar alcance a un nuevo cruce.

Recibimos por la izquierda ( E ) un camino, el cual obviaremos, mientras continuamos de frente ( NW ) en agradable ascenso.

Desembocamos en una amplia pista que atraviesa perpendicularmente, la cual tomaremos por la izquierda ( W ) aunque solamente caminaremos por ella unos pocos metros ya que, de inmediato, la abandonaremos tomando el camino que nace por nuestra derecha ( NW ).

El camino, amplio y notorio, asciende entre pinos hasta desembocar en un discreto collado ( 751 m ), lugar en el que obviaremos el camino que sigue de frente ( NW ) para desviarnos por la izquierda ( SW ) tomando el “ empinado “ cortafuegos que asciende entre pinos en brutal pendiente.

Paulatinamente este irá perdiendo notoriedad para convertirse en sendero, el cual en algún tramo “ amenaza “ con cerrarse entre la vegetación de monte bajo. La pendiente nos da una pequeña “ tregua “ y la senda nuevamente gana notoriedad, momento en el que traza una marcada curva de 90º hacia la izquierda ( S ), encarando en fuerte ascenso los últimos metros hacia la cima de Santa Ágata ( 858 m ). Una gran antena la “ engalana “ y junto a esta un pequeño edificio que le da servicio y en cuyo tejado destaca un vértice geodésico. Adosado a la valla que “ defiende “ el pequeño edificio llama nuestra atención un buzón montañero. Nula panorámica ya que la cima aparece cubierta por pinos.

Descendemos en dirección opuesta a la de ascenso por el carretil cementado que da acceso a la antena cimera. No tardamos en alcanzar una cerrada curva, lugar en el que lo abandonaremos por la derecha ( NW ) tomando un amplio camino.

Este gana altura en plácido ascenso entre vegetación de monte bajo hasta salir a terreno “ abierto “, momento en el que alcanza el punto más elevado. Es en este lugar donde nos desviaremos “ momentáneamente “ por la derecha ( N ) hacia la cercana cima de Azterain ( 874 m ). Una estrecha senda, a cuyo inicio colocamos un hito, le da acceso y desemboca en ella sin dificultad reseñable. Azterain ( 874 m ), un pequeño hito la señaliza y junto a este un pequeño “ nacimiento “. Limitada panorámica.

La senda utilizada en nuestro ascenso nos devuelve nuevamente a la pista para continuar por esta, ahora en tendido descenso, hasta desembocar en un discreto collado ( 837 m ).

Abandonamos el camino que de frente ( W ) continúa por la loma para tomar el que desciende por nuestra izquierda ( SW ), es el Camino de Moriones.

Perdemos altura en agradable ascenso encaminándonos hacia la localidad de Eslava ( 545 m )  aunque antes, a la altura de una cerrada curva, nos volveremos a “ desviar “, ahora hacia la cima de Juandelusaiets ( 779 m ).

En el punto en el que el amplio camino por el que descendemos hacia Eslava ( 545 m ) traza una cerrada curva de 90º hacia la derecha ( W ), la abandonaremos de frente ( S ) adentrándonos en el cerrado bosquete.

Por difusas sendas de ganado y sin apenas pendiente terminaremos desembocando en la despejada cima de Juandelusaiets ( 779 m ). Un hito la señaliza. Bella panorámica hacia la localidad de Eslava ( 545 m ).

La senda por la que hemos accedido a la citada cima nos devuelve nuevamente a la pista, por la que continuamos nuestro descenso hacia Eslava ( 545 m ).

Perdemos altura en agradable descenso para alcanzar la parte baja del valle, lugar en el que caminaremos entre extensos campos de cultivo.

Terminamos desembocando en una pista más amplia y notoria que atraviesa perpendicularmente, por la que continuaremos hacia la izquierda ( S ) y por la que, tras dejar a nuestro paso un trujal, desembocaremos en Eslava ( 545 m ).

Callejeamos por la población buscando alcanzar la iglesia, erigida en honor a San Miguel, por encima de la cual tomaremos unas escaleras que dan acceso a la ermita de Santa Bárbara, enclavada en lo alto del cerro al que da nombre y bajo el que se asienta la localidad. Santa Bárbara ( 575 m ), discreta “ cimita “ coronada por la citada ermita y rodeada de pinos. Nula panorámica.

Las escaleras por las que hemos accedido a la ermita de Santa Bárbara nos sirven para el descenso. Sin necesidad de volver a alcanzar el casco urbano de Eslava ( 545 m ) y obviando el carretil cementado que da acceso al cercano cementerio de la localidad, el cual cruzaremos, tomamos un camino de tierra que tras dejar a su paso unos corrales, termina por desembocar nuevamente en las inmediaciones del trujal junto la que pasamos anteriormente.

Una amplia pista, el Camino de Zabalzigar, nace por la derecha ( NE ) para discurrir entre extensos campos de cultivo. La tomamos.

Alcanzamos un primer cruce, lugar en el que obviando el camino que recibimos por la izquierda ( N ), continuamos por la derecha ( SE ) para poco más adelante hacer caso omiso de sendos caminos que nacen, por nuestra izquierda ( N ) primero, y a escasos metros otro por la derecha ( SW ).

No tardamos en toparnos con una nueva bifurcación, en la que torceremos decididamente a nuestra izquierda ( N ) abandonando el que sigue de frente ( S ).

La pista discurre entre extensos campos de cultivo sin apenas ganar altura y vuelve a desembocar en un nuevo cruce, lugar en el que nuevamente tomaremos a la izquierda ( NE ).

Continuamos por la pista “ principal “ haciendo caso omiso a posibles caminos que nazcan por nuestra izquierda ( N ) hasta que nos topamos con una nueva pista que atraviesa perpendicularmente. Continuamos por la izquierda ( NE ) para, poco más adelante, desembocar en el carretil cementado que da acceso a la antena que corona la cima de Santa Ágata ( 858 m ).

Obviando el citado “ carretil “ que asciende por la izquierda ( NW ) continuamos de frente ( E ), también por piso cementado, para desembocar en breve en las primeras casas de Ayesa ( 565 m ), justo a la altura de la explanada en la que tenemos estacionado nuestro vehículo, punto de partida de este itinerario.



Track del Itinerario



Fotos del Itinerario


Sale el sol en Ayesa

Estacionamos nuestro vehículo en una explanada situada a la entrada de Ayesa

Sobre la explanada en la que hemos estacionado nuestro vehículo destaca el monte San Miguel, primero de nuestros objetivos

Nos preparamos para iniciar la ruta

Panel informativo sobre itinerarios de Nordic Walking que encontramos en la explanada en la que hemos estacionado nuestro vehículo

El aparcamiento en el que hemos estacionado nuestro vehículo está situado a orillas de la carretera NA-5141 que da acceso a Ayesa. Iniciamos nuestra ruta por dicha carretera en dirección a la cercana localidad

A la entrada de Ayesa destaca, a la orilla de la carretera, un museo

Fachada del museo situado a la entrada de Ayesa

Entramos en Ayesa

Casas a la entrada de Ayesa

Talla de madera sobre la puerta de entrada de la " Casa El Herrero " en Ayesa

Callejeamos por Ayesa. Tomamos la calle de la izquierda que busca alcanzar la parte alta de la localidad 

En nuestro callejear por Ayesa obviaremos el carretil cementado que da acceso a la antena que " corona " la cima de Santa Ágata, uno de nuestro objetivos

A nuestro paso dejaremos el ayuntamiento de la localidad

Junto al ayuntamiento de Ayesa destaca el frontón 
 
Dejamos atrás la localidad de Ayesa tomando la " empinada " calle que asciende hacia la iglesia de la población

Santa Ágata, cima " coronada " por una antena y uno de nuestros objetivos, destaca sobre Ayesa 

Conforme ascendemos hacia la iglesia de Ayesa la panorámica se amplía. Los tejados de la localidad aparecen bajo nosotros mientras que en el horizonte se extiende el macizo Zaldinaga-Andiaga

Mientras buena parte del valle aparece cubierto por la niebla, al fondo despuntan San Pedro y Jarés, cumbres visitadas recientemente

La iglesia de Ayesa, erigida en honor a San Andrés, asoma sobre nuestro camino

La cementada calle asciende en brutal ascenso

Iglesia de Ayesa

Estela a la orilla de nuestro camino

Iglesia de Ayesa

Pórtico de entrada a la iglesia de Ayesa

Detalle del dintel del pórtico de entrada a la iglesia de Ayesa

Atrio de entrada a la iglesia de Ayesa 

Dejamos atrás la iglesia de Ayesa, erigida en honor a San Andrés

Nada más dejar atrás la iglesia de Ayesa nuestro camino se bifurca. Seguimos de frente haciendo caso omiso del camino que asciende por la izquierda

A la orilla de nuestro camino dejamos a nuestro paso una nueva estela

De inmediato nos topamos con el cementerio de Ayesa, asentado a la orilla de nuestro camino 

El cementerio de Ayesa está enclavado en un pequeño " alto ", lo que nos permite disfrutar de una abierta panorámica

Cementerio de Ayesa

Cementerio de Ayesa

Dejado atrás el cementerio de Ayesa continuaremos ascendiendo por una amplio camino de tierra

Nuestro camino deja a su paso varios " puestos de caza " 

No tardamos en toparnos con una bifurcación, lugar en el que obviaremos el camino que nace por nuestra izquierda mientras seguimos de frente

El valle continúa cubierto por la niebla

El camino discurre en plácido ascenso mientras que nuestro primer objetivo asoma sobre nosotros, la alargada loma de San Miguel

Cruce en el camino. Hacemos caso omiso del que asciende por la izquierda mientras seguimos de frente

El camino pierde notoriedad de inmediato para convertirse en un estrecho sendero  

La senda se " encajona " entre los pinos y la vegetación de monte bajo

Mientras ganamos altura entre los pinos echamos una mirada atrás hacia el camino por el que hemos ascendido desde Ayesa

La senda se termina difuminando entre los pinos. Continuaremos ascendiendo procurando buscar los lugares menos " cerrados "

La senda no tarda en volver a ganar notoriedad

En nuestro camino nos topamos con esporádicos obstáculos

La senda, algo difusa en algunos tramos, continúa su ascenso

Terminamos dando alcance a la parte alta de la loma, momento en el que salimos a terreno " abierto " 

Desde lo alto de la loma la panorámica se " abre ". En primer término destaca la pequeña localidad de Sada ( izda ) mientras que al fondo asoma tímidamente Aibar y sobre esta la Sierra de Leire ( dcha )

En lo alto de la loma nuestra senda gira decididamente hacia la izquierda para continuar por la parte alta 

Bifurcación. La senda gira hacia la derecha mientras obviamos un camino, en principio más ancho, que continúa al frente 

Colocamos un hito en la bifurcación, punto en el que tomamos la notoria senda que asciende por la derecha

La senda no tarda en volver a bifurcarse. Obviamos la senda que continúa por la derecha mientras nosotros ascendemos de frente ( izda ). Colocamos un hito ( centro ) señalizando el camino a seguir

De inmediato alcanzamos la parte alta de la loma, lugar en el que destacan varias palomeras

Un estrecho pero notorio sendero discurre por la parte alta de la loma

La ermita de San Miguel ya asoma cercana entre los pinos

La senda desemboca en la ermita de San Miguel

Ermita de San Miguel

La senda discurre junto a la ermita de San Miguel

La ermita de San Miguel " corona " la cima del monte al que da nombre

Con Peña ( izda ) y San Pedro y Jarés ( dcha ) asomando en el horizonte, el valle sigue cubierto por la niebla  

Palomera en la explanada cimera de San Miguel. Un amplio y notorio camino le da acceso por la vertiente opuesta a la que nosotros hemos ascendido. Continuaremos por este

Dejamos atrás la cima de San Miguel, en la que destaca la ermita homónima

Desde la cima de San Miguel continuaremos por una amplio camino que desciende en dirección opuesta a la de ascenso

Nuestro camino no tarda en bifurcarse, momento en el que lo abandonaremos por la izquierda para tomar uno menos notorio

El camino discurre entre los pinos muy marcado en el terreno

Alcanzamos una pequeña " cota ", lugar desde el que divisamos nuestro próximo objetivo, Santa Ágata

La antena que " corona " la cima de Santa Ágata la hace fácilmente identificable

En lo alto de la pequeña " cota " alcanzada recibiremos por la izquierda un notorio camino al que haremos caso omiso

Desde la " cota " alcanzada perdemos altura en dirección opuesta a la de ascenso para desembocar en el camino más notorio que abandonamos anteriormente y que desciende desde la cima de San Miguel. Continuamos pos la izquierda 

A nuestro paso iremos dejando numerosas palomeras

El camino pierde altura " encajonado " entre pinos

Desembocamos en una notoria bifurcación, lugar en el que optaremos por continuar por la derecha

Ganamos altura en plácido ascenso mientras que sobre nuestro camino despunta Santa Ágata

Desembocamos en una amplia pista y continuamos por esta hacia la izquierda pero tan solamente unos pocos metros 

No tardamos en abandonar la pista por nuestra derecha ( frente en la foto )

La pista, algo menos notoria pero muy marcada, continúa ascendiendo entre pinos 

Desembocamos en una especie de " colladito ", lugar en el que abandonamos la ya más amplia pista que continúa al frente para desviarnos por la izquierda 

Continuamos ascendiendo en fuerte pendiente por un notorio " cortafuegos "

El " cortafuegos " gana altura en brutal pendiente 

Paulatinamente el cortafuegos se va cerrando para transformarse en una estrecha senda 

La senda vuelve a transformarse en un notorio camino que busca discurrir bajo la vertiente septentrional de la cima de Santa Ágata 

El camino se va " cerrando " paulatinamente

Situados bajo la vertiente septentrional de la cima de Santa Ágata, en el punto en el que el camino traza una cerrada curva, abandonaremos este tomando una notoria senda que continúa ascendiendo por la izquierda  

La senda, en brutal ascenso, gana altura en dirección a la visible antena que " corona " la cima de Santa Ágata

Antena en la cima de Santa Ágata. El vértice geodésico destaca en el tejado de la caseta que le da servicio 

El buzón montañero situado en la cima de Santa Ágata apenas destaca junto al vallado que " defiende " las instalaciones de la antena

Buzón en la cima de Santa Ágata

Detalle del buzón montañero situado en la cima de Santa Ágata

Abandonamos la cima de Santa Ágata por el carretil cementado que le da acceso

Perdemos altura plácidamente por la estrecha carreterita cementada que da acceso a la cima de Santa Ágata

En el momento en el que el carretil cementado traza una cerrada curva hacia la izquierda lo abandonaremos por la derecha tomando un marcado camino

El amplio camino tomado discurre entre pinos en plácido ascenso

Nuestro camino no tarda en atravesar un portillo, lugar desde el que ya divisamos nuestro próximo objetivo, Azterain ( izda )  

El camino discurre en tendido ascenso entre vegetación de monte bajo

Desde nuestro camino echamos una mirada atrás hacia la cima de Santa Ágata ( dcha ) , fácilmente reconocible por la antena que la " corona "

Nuestro camino alcanza un pequeño " alto ", momento a partir del cual inicia un tendido descenso y lugar en el que deberemos desviarnos por la derecha ( centro en la foto ) camino de la cercana cima de Azterain 

Colocamos un pequeño hito a la orilla de la pista, junto a la marcada senda que se encamina hacia la cima de Azterain

A pesar de lo que pueda parecer, caminamos por una notoria senda

La senda parece " difuminarse " entre la vegetación de monte bajo pero en todo momento discurre notoria

Un pequeño hito " camuflado " entre la vegetación de monte bajo, señaliza la cima de Azterain 

Un pequeño " nacimiento o belén " destaca en el hito que señaliza la cima de Azterain

La senda utilizada en el ascenso hacia la cima de Azterain nos servirá para retornar nuevamente hacia el camino que abandonamos con la intención de " coronar " esta discreta cumbre  

Junto al hito que hemos colocado para señalizar el " desvío " hacia la cima de Azterain, desembocamos nuevamente en el amplio camino-pista. Continuamos por la derecha

Entre el arbolado divisamos, en primer término, nuestro próximo objetivo, la arbolada cima de Juandelusaiets, mientras que en el valle destaca la localidad de Eslava 
 
Continuamos caminando por una marcada pista con piso de tierra

Alcanzamos un discreto " colladito " en el que nuestro camino se bifurca. Descendemos por la izquierda

El camino tomado en el " colladito " aparece " balizado " con esporádicos hitos

La arbolada cima de Juandelusaiets ( centro ) asoma cercana

El camino por el que vamos descendiendo parece ir perdiendo notoriedad 

En el punto en el que la pista traza una cerrada curva hacia la derecha es el momento de abandonarla para, bien de frente o ligeramente por la izquierda, tomar la marcada senda que busca alcanzar la cima de Juandelusaiets 

Tan solamente unos pocos metros antes de alcanzar la citada curva, por la izquierda y bajo la pista, junto a una pequeña construcción de piedra nace un marcado sendero. Lo tomamos

Estrecho pero marcado sendero que, bajo la pista, tomamos junto a la pequeña construcción de piedra

La senda se adentra en el frondoso bosque

Utilizamos difusas sendas de ganado para caminar por el " bosquecillo "

Terminamos desembocando en la amplia " terraza " cimera de Juandelusaiets

Mi compañero Joxerra junto al hito que señaliza la cima de Juandelusaiets

Aprovechamos lo resguardado del lugar y la privilegiada panorámica que nos permite esta discreta cima para " recuperar fuerzas ". Eslava ( dcha ) asoma en el valle 
 
Inscripción en una de las losas que destacan en el piso de este privilegiado " mirador "

Inscripción en una de las losas que destacan en el piso de este privilegiado " mirador "

Inscripción en una de las losas que destacan en el piso de este privilegiado " mirador "

Mirada hacia el valle desde la cima de Juandelusaiets, lugar en el que destaca en primer término la localidad de Eslava, mientras que en el horizonte aparece la alargada " sierra " de Zaldinaga-Andiaga

Eslava, localidad enclavada bajo la discreta " cimita " de Santa Bárbara, visto desde la cima de Juandelusaiets

Bajo la rocosa " terraza " destaca una pequeña construcción

Mirada desde la cima de Juandelusaiets hacia Santa Ágata ( dcha )

San Pedro y Jarés ( centro ) despuntan en el horizonte

San Pedro y Jarés con Gallipienzo, prácticamente inapreciable, bajo esta última cima 

Nos despedimos de la cima de Juandelusaiets, un bonito " mirador " al que merece la pena acercarse

Desde el hito cimero que señaliza la cima de Juandelusaiets nos " adentraremos " nuevamente en el frondoso bosque

Caminamos por la senda utilizada anteriormente para el acceso a la cima de Juandelusaiets

El sendero, a pesar de que en varias ocasiones " amenaza " con desaparecer, en todo momento discurre notorio

Terminamos desembocando en el camino que anteriormente abandonamos para " desviarnos " hacia la cima de Juandelusaiets 

Una vez en el camino, continuamos con nuestro descenso

El camino gana notoriedad para convertirse en una amplia pista de tierra

Conforme perdemos altura, a nuestra izquierda, destaca la cima recién visitada de Juandelusaiets

La pista por la que descendemos pierde altura en agradable pendiente

Con Eslava ( izda ) asomando en el valle divisamos la pista por la que deberemos descender hacia la citada localidad

Nuestro camino, el Camino del Monte, atraviesa un portillo que aparece abierto

Sobre los extensos campos labrados que vamos dejando a nuestro paso despunta la cima de Juandelusaiets

Caminamos plácidamente entre extensos campos de cultivo

Cercana asoma la " cimita " de Santa Bárbara, última de las cumbres a visitar en este itinerario y tras la que se " esconde " la localidad de Eslava 

A nuestro paso vamos dejando extensos campos de olivos

Olivos 

Nuestro camino, el Camino del Monte, desemboca en una pista, más notoria si cabe, que atraviesa perpendicularmente. Continuaremos por la izquierda 

De inmediato dejaremos a nuestro paso un corral

La pista no tarda en cambiar su piso de tierra por cemento

La pista cementada se encamina hacia la ya visible localidad de Eslava, sobre la que destaca la arbolada " cimita " de Santa Bárbara

Bajo la pista por la que nos encaminamos hacia Eslava dejaremos a nuestro paso un trujal

Depósitos del trujal que dejamos a nuestro paso junto al camino

El trujal queda a nuestro paso junto al camino

Entramos en Eslava y tomamos la calle ( izda ) que asciende hacia su parte alta

Callejeamos por Eslava

En la parte alta de Eslava destaca la iglesia de la localidad

Detalle del edificio anexo a la iglesia de Eslava

Unas escaleras de piedra nos dan acceso a la plaza de Eslava

Iglesia de Eslava, erigida en honor a San Miguel

Pórtico de entrada a la iglesia de Eslava

Callejeamos por Eslava

Bajo la iglesia de Eslava dejaremos a nuestro paso el frontón de la localidad

Callejeamos por Eslava 

Escudo en la fachada de una casa en Eslava

Mientras callejeamos por Eslava, sin darnos cuenta, alcanzamos las afueras de la localidad. Antes de abandonarla ascenderemos por la izquierda buscando alcanzar la " cimita " del cerro bajo el que se asienta la población  

A nuestro paso dejaremos unos corrales

Otro corral que dejamos a nuestro paso camino del cerro bajo el que se asienta la localidad de Eslava

Atravesamos el carretil cementado proveniente del casco urbano de Eslava para tomar la escalera que asciende hacia la ermita de Santa Bárbara, edificio que " corona " en cerro del mismo nombre 

Ascendemos por una amplia escalera hacia la ermita de Santa Bárbara

La ermita de Santa Bárbara asoma sobre nuestras cabezas

Alcanzamos la ermita de Santa Bárbara, erigida en lo alto del cerro del mismo nombre

Cruz de piedra en una de las paredes de la ermita de Santa Bárbara

En la parte trasera de la ermita de Santa Bárbara está situado el depósito de agua que abastece a la localidad de Eslava

Área de esparcimiento en la parte trasera de la ermita de Santa Bárbara. Una piedra con un cruz labrada destaca en el lugar

Adosada a la fachada trasera de la ermita de Santa Bárbara llama nuestra atención una piedra con tres cruces labradas en ella

Dejamos atrás la ermita de Santa Bárbara para iniciar el descenso

Las mismas escaleras utilizadas anteriormente para acceder a la ermita de Santa Bárbara ahora las empleamos para el descenso 

Alcanzamos nuevamente el carretil cementado proveniente de Eslava que da acceso al cercano cementerio de la localidad que vemos asomar al fondo

Cementerio de Eslava

Nuevamente dejaremos a  nuestro paso el corral junto al que anteriormente pasamos en nuestro ascenso hacia la ermita de Santa Bárbara

Alcanzamos de nuevo el camino por el que anteriormente abandonamos Eslava. Continuamos por la izquierda  

Desembocamos en las inmediaciones de los depósitos del trujal junto a los que ya pasamos anteriormente 

Junto a los depósitos del trujal nuestro camino se bifurca, momento en el que optamos por continuar por la derecha 

Caminamos por una amplia y polvorienta pista, es el Camino de Zabalzigar

El Camino de Zabalzigar discurre entre extensos campos de cultivo

Atrás queda Santa Bárbara, cerro bajo el que se asienta la localidad de Eslava

Nuestro camino se bifurca. Continuamos por la derecha 

  En los campos entre los que caminamos vamos dejando a nuestro paso extensos viñedos  

La pista por la que caminamos es muya amplia 

Nuevamente la pista se bifurca. Obviamos el camino que nace por la izquierda para continuar de frente

A escasos metros del cruce anterior nos topamos con una nueva bifurcación, punto en el que haremos caso omiso del camino que nace por la derecha para seguir de frente  

En breve " tropezamos " con una nueva bifurcación, en la que torcemos decididamente a la izquierda 

Caminamos plácidamente entre campos de cultivo 

A la orilla del camino dejamos uno de los numerosos campos de cultivo que aparecen a nuestro paso

Sobre los extensos campos que dejamos a nuestra izquierda destaca la cima de Juandelusaiets

La antena que " corona " la cima de Santa Ágata ( centro ) apenas asoma entre los pinos que la cubren 

Nuevamente nuestro camino se bifurca. Continuamos por la izquierda 

La pista, algo menos ancha ahora, continúa muy notoria 

Sobre el campo de olivos que tenemos a nuestra izquierda despunta Juandelusaiets

Obviando el camino que nace por nuestra izquierda continuaremos por la pista " principal " 

La pista continúa su " monótono " discurrir entre campos

Nueva bifurcación. Seguimos por la izquierda 

La antena que " corona " la cima de Santa Ágata ( izda ) despunta sobre nuestro camino

Bifurcación. Seguimos por la derecha 

De inmediato damos alcance a la pista cementada proveniente de las afueras de Ayesa, carretil que da acceso a la antena que corona la cima de Santa Ágata

Ahora caminamos por el carretil cementado en dirección a Ayesa, localidad que ya vemos asomar cercana

Alcanzamos Ayesa

Viviendas situadas a las afueras de Ayesa

Nuestro camino desemboca en la carretera NA-5141 que da acceso a la localidad de Ayesa

No tenemos más que cruzar la carretera NA-5141 que da acceso a Ayesa para desembocar en el aparcamiento desde el que dio comienzo este itinerario

Con Ayesa asomando en primer término bajo la cima de San Miguel ( dcha ), damos por finalizada la ruta en el lugar en el que dio comienzo, el aparcamiento situado a las afueras de la localidad