sábado, 9 de junio de 2018

Bardakomendi-Gorramakil-Otanarte-Munoa-Uniz-Olaintzingo Harria ( Desde Itzulegi )

En el extremo septentrional de “ nuestra “ tierra navarra, allá donde los territorios baztaneses y bajonavarros se unen en las inmediaciones de Sumutsuko Benta ( 166 m ), se encuentra uno de los parajes naturales más “ salvajes “ y desconocidos del Valle de Baztán.
El pequeño y encajonado Valle de Aritzakun se encuentra  “ cerrado “ bajo las abruptas laderas del macizo de Gorramendi, conjunto de cumbres que lo cierra por el Este. En dirección SW-NE este macizo se eleva airosamente como una pequeña “ meseta “ sobre este bucólico valle, escondido paraje situado bajo su vertiente occidental por el que se extiende la regata del mismo nombre y en el que parece ser, los romanos ya hicieron las primeras prospecciones mineras en busca de oro. Los numerosos caseríos, hoy prácticamente casi todos deshabitados, el frontón y la escuela dan fe de una época no tan lejana en la que este recóndito lugar moraban numerosas familias. En la vertiente opuesta, es decir, bajo la vertiente oriental, el no menos escondido paraje de Urrizate/Urritzate, por el que discurre la regata homónima, se extiende encajonado sirviendo de límite natural entre el macizo de Gorramendi y el de Iparla, macizos paralelos que se elevan en el extremo nororiental del Valle de Baztán. El paraje de Urrizate/Urritzate permanece aún hoy prácticamente “ incomunicado “ con la civilización ya que a este “ perdido “ rincón tan solo se puede acceder a pie. Tanto Aritzakun como Urritzate son dos de los parajes naturales más “ salvajes “ y desconocidos del Valle de Baztán, destacando sobremanera la inaccesibilidad de este último.
Aritzakungo erreka y Urritzateko erreka son dos regatas paralelas que discurren por el extremo nororiental del Valle de Baztán y que separadas entre sí por el macizo de Gorramendi, confluyen bajo la vertiente septentrional del mismo en el paraje de Urbakura, en cuyos alrededores destaca el caserío Sumutsuko Borda ( 166 m ), para desaguar unidas en el río La Nive, en las inmediaciones de Bidarray/Bidarrai ( 74 m ).
Tres son las cumbres más “ señaladas “ entre las numerosas cimas que conforman este macizo: Gorramakil ( 1088 m ) es la cima más elevada del macizo y la situada más al norte de esta “ trilogía “, Gorramendi ( 1071 m ), siendo la más meridional de ellas es la cumbre que da nombre a este macizo y  Otanarte ( 1071 m ) que está situada entre las dos cotas citadas anteriormente. Cabe destacar que estas tres cumbres son las únicas cimas de este macizo que superan los 1000 metros de altitud.  
En el extremo meridional de la meseta cimera destaca la cima de Aizpitza ( 959 m ), coronada por una gran antena que “ afea “ su cumbre, motivo por el que quizás reste interés desde el punto de vista “ montañero “.
Entre esta cima de Aizpitza ( 959 m ) y la de Gorramendi ( 1071 m ) se abre el collado de Maistrugain ( 946 m ), amplio cuello en el que se aprecia la necrópolis que toma el nombre del mismo y en el que destacan varios cromlechs, además de un menhir.
De menor altitud pero de estilizado y atractivo perfil, “ colgada “ sobre estos bucólicos rincones olvidados de Aritzakun y Urrizate/Urritzate, Irubelakaskoa o Alkaxuri ( 965 m ) está situada en el extremo septentrional del macizo, siendo una de las cumbres más conocidas y visitadas de este. Espectacular montaña de piramidal silueta que eleva su airosa cumbre, si la miramos desde su vertiente Norte, contrastando con su más “ cómoda “ y alomada vertiente meridional, la más accesible y utilizada por la mayoría de aquellos visitantes que buscan alcanzar su cima realizando un menor esfuerzo.
Hay quien en su día catalogó está montaña como la más bella de Euskal Herria, a lo mejor es mucho decir ya que “ para gustos los colores “ pero desde luego modestamente opino que bien merece una visita, no saldremos defraudados.

Desde el macizo de Gorramendi, en dirección NW., una alargada loma pierde altura paulatinamente para acabar muriendo en el Puerto de Otsondo ( 574 m ), viniendo a ser una frontera natural que cierra por el norte el Valle de Baztán, separándolo de las tierras de Xareta y del país vecino, La Galia. Desde esta alargada loma y a la altura de Luruko Atekak ( 673 m ), conocido en la zona como “ Paso de Napoleón “ ya que según cuenta la leyenda por aquí pasó el famoso emperador francés Napoleón Bonaparte ( 1769-1821 ), nace un largo cordal conformado por pequeños oteros que en dirección norte y alzándose sobre la vertiente occidental del Valle de Aritzakun alcanza la “ muga “ con el país vecino para continuar un paulatino descenso yendo a ir a morir a orillas del río Errobi ( La Nive ) en las inmediaciones del conocido “ Pas de Roland “, en tierras de Lapurdi. En dicho cordal  destacan, entre otras, las cimas de Antsestegi/Ansestegi ( 806 m ) y Lizartzu o Lizarzu ( 793 m ), además de un numeroso conjunto de herbosos y redondeados oteros de menor entidad.

Por el Sur, el collado de Itzulegi ( 705 m ), además de cerrarlo por dicha vertiente, se convierte en uno de los principales puntos de acceso a este intrincado paraje que es el Valle de Aritzakun.
El Valle de Aritzakun se abre en dirección Sur a Norte para poco a poco tomar dirección de Oeste a Este, quedando encerrado en este último tramo bajo las abruptas laderas de las bellas y espectaculares Peñas de Itsusi/Itxusi, Reserva Natural en la que cabe mencionar la presencia de una importante colonia de buitre leonado. Por el Sur, la impresionante mole piramidal de Alkaxuri o Irubelakaskoa ( 965 m ) se alza encerrando bajo su vertiente septentrional la Reserva Natural que lleva su nombre y en la que destaca una aliseda singular  
Un importante número de regatas fluyen por las laderas que “ cierran “ este encajonado vallecito, dando lugar todas unidas a la regata que toma o da nombre a este valle, Aritzakungo erreka, la cual tras unirse a Urritzateko erreka en las inmediaciones del paraje de Urbakura, en cuyos alrededores destaca el caserío Sumutsuko Benta ( 166 m ), desaguan unidas en el río La Nive, en las inmediaciones de Bidarray/Bidarrai ( 74 m ).
Monumentos megalíticos, minas de oro “ supuestamente “ de la época romana, minas de cobre ( siglos XVII y XVIII ), el Camino de Napoleón, utilizado por ejércitos, una base americana, Aritzakun y su entorno cuenta con un pasado histórico verdaderamente interesante. Hasta un pasado reciente, Aritzakun contaba con frontón, calera, lavadero y una escuela a la que acudían los numerosos niños que habitaban en los caseríos del entorno, a día de hoy prácticamente deshabitados y abandonados.
Este ajetreado pasado contrasta con el sosiego, la calma y silencio que gracias a su aislamiento geográfico, actualmente reinan en este recóndito paraje del Valle de Baztán.

Son variados los itinerarios “ clásicos “ empleados para alcanzar las cumbres más elevadas del macizo de Gorramendi. Entre los más habituales, para los que buscan un itinerario no muy largo y de escaso desnivel, uno de los puntos de partida más “ recomendados “ pudiera ser el collado de Itzulegi ( 705 m ), el más sencillo y cómodo de los tradicionalmente utilizados. 
La parte alta de este macizo de Gorramendi está muy “ humanizada “ ya que varias de las cumbres que ocupan esa zona superior aparecen “ ornamentadas “ con feas antenas hasta las que alcanza la antigua carretera NA-2655, vial asfaltado que nace en el Puerto de Otsondo ( 574 m ) y tras 12 kilómetros de discurrir entre suaves y verdes colinas, alcanza la “ meseta “ cimera.  A día de hoy, dicha carretera ha sido descatalogada como tal, pasando a ser “ camino/bidea “.
Este “ cómodo “ acceso a la parte alta del macizo hace que incluso haya quien busque opciones muchísimo “ menos sufridas “ si cabe, tomando como punto de partida cualquier lugar de esta carreterita para así coronar “ plácidamente “ las diferentes cumbres que encontramos en la “ meseta cimera “. Hay incluso quien, estacionando el vehículo en el final del carretil asfaltado, opta por descender a Burdingurutzeko lepoa ( 899 m ), marcado cuello donde enlazaríamos con el camino proveniente del collado de Itzulegi ( 705 m ) para, tras pasar por Gorostiko lepoa ( 821 m ), “ buscar “ la cumbre de Irubelakaskoa o Alkaxuri ( 965 m ) sin excesiva dificultad. El único inconveniente a tener en cuenta sería que el retorno sería en ascenso.

Cabe reseñar que este macizo y concretamente estas cimas situadas en su parte más elevada, son uno de los lugares habitualmente más castigados por el fuerte viento, habiéndose medido ráfagas cercanas a los 250 km/h. Gorramendi es uno de los macizos más emblemáticos del Valle, tanto desde el punto de vista geográfico, montañero como histórico porque como cabe recordar, en este lugar se construyó hace algo más de 50 años, una base militar.


La Base americana de Gorramendi

En el año 1953, en el conocido como Pacto de Madrid, a cambio de las ayudas del Plan Marshall, España accede a albergar varias bases militares estadounidenses. Esta de Gorramendi era una estación de “ alerta y control “ y el nombre que recibió este destacamento fue el de 877 Squadron Warning Control W-6. En el año 1954 comenzaron las obras con la construcción de una carretera de 12 kilómetros y que partiendo desde el Puerto de Otsondo ( 574 m ) moría en la cima de Gorramakil ( 1088 m ). Se expropiaron 56 hectáreas para la construcción de numerosos edificios, junto a los que destacaban radares y antenas. Este terreno expropiado eran tierras del valle de Baztán y de Amaiur/Maya, localidad que cabe recordar, en aquellos años vivía segregada del Valle al que se agregó en el año 1969.  En el año 1974 las instalaciones fueron dinamitadas, dándose por finalizada la “ incursión “ norteamericana.
El principal asentamiento se construyó en el collado de Itzulegi ( 705 m ), mientras que las pantallas de control y antenas de comunicaciones, la Troposcatter Comm Sistem, popularmente conocida como “ la tropo “, se ubicaban en la cima de Gorramakil ( 1088 m ).
A día de hoy apenas quedan indicios de esta base, asomando esporádicos restos en el collado de Itzulegi ( 705 m ), así como en la parte más alta del macizo, en las cumbres de Gorramendi ( 1071 m ) y Gorramakil ( 1088 m ).

Para los días que como hoy, no disponemos de mucho tiempo o para aquellos que como he mencionado anteriormente, busquen un itinerario no muy largo y de escaso desnivel, uno de los puntos de partida más “ recomendados “ pudiera ser el collado de Itzulegi ( 705 m ), el más sencillo y cómodo de los tradicionalmente utilizados.
Sin embargo en esta ruta vamos a “ endurecer “ un “ pelín “ el habitual acceso que, partiendo desde el collado de Itzulegi ( 705 m ), busca las cimas del macizo de Gorramendi ya que primeramente descenderemos a la cabecera del Valle de Aritzakun para desde aquí buscar un ascenso “ menos habitual “ pero no por ello menos interesante.

Este itinerario se lo he “ robado “ a Isabel Alemán Irungarai ( Otsondo Landetxeak-Casas Rurales ), con su permiso por supuesto, aunque he incluido alguna pequeña variante. Esta montañera baztanesa, “ amaiurtarra “ para más señas, es una gran conocedora de los montes que rodean su localidad natal y tiene publicados numerosos recorridos en su página ( Otsondo Landetxeak-Casas Rurales ) .


Itinerario

Itinerario circular en el que partiendo desde el collado de Itzulegi ( 705 m ) tomaremos un no muy conocido camino que en cómodo discurrir termina por desembocar en Otzagazteluko bidea, camino que desciende desde el paraje conocido como Washington ( 747 m ), dando acceso a Otzagazteluko Borda. Balizado como PR NA-6, este camino pasa a convertirse en sendero para terminar alcanzando la pista, Itzulegiko bidea, que desde el collado de Itzulegi ( 705 m ) desciende dando un “ cómodo “ acceso al bucólico paraje de Aritzakun.
Tan solamente caminaremos unos pocos metros por esta ya que de inmediato alcanzaremos Kantaneko Borda, el primer caserío, a día de hoy deshabitado, que encontraremos en el descenso desde el collado de Itzulegi ( 705 m ). Sobre este destaca la más que discreta “ cimita “ de Munoa ( 588 m ), otero que no dudo en visitar.
Nuevamente en Kantoneko Borda, ahora por nuestra derecha ( S ) tomaremos el herboso camino, Unizko bidea, que asciende buscando la cumbre del mismo nombre, Uniz ( 779 m ).
Desde la cima de Uniz ( 779 m ) descendemos hacia el discreto collado ( 754 m ) sobre el que atraviesa el marcado sendero proveniente de Olaintzingo lepoa ( 824 m ), el cual tomaremos para, por bellos tramos de calzada, desembocar rápidamente en el collado de Burdingurutz ( 899 m ), amplio cuello desde el que no nos supondrá mucho esfuerzo alcanzar la cercana cima de Akomendi o Bardakomendi ( 954 m ).
Descendemos por la herbosa ladera SE. para visitar el dolmen de Bardaxilo y desde este, tomando el marcado sendero que enlaza Gorostiko lepoa ( 819 m ) con el collado de Burdingurutz ( 899 m ), retornar a este último.
Desde el collado de Burdingurutz ( 899 m ) tomaremos Napoleonen bidea, camino que gana altura por la vertiente septentrional de Gorramakil ( 1088 m ) yendo a desembocar en su cima.
En dirección opuesta a la de ascenso, corto descenso hasta el collado ( 1032 m ) que nos separa de la cima de Otanarte ( 1071 m ), la cual ganaremos sin apenas esfuerzo.
Nuevamente en dirección opuesta a la de subida, perderemos altura hacia el collado ( 1033 m ) que nos separa de Gorramendi ( 1071 m ) para una vez alcanzado este tomar el “ hitado “ sendero que desemboca en Olaintzingo lepoa ( 824 m ), cuello sobre el que destaca la rocosa “ cimita “ de Olaintzingo Harria ( 841 m ) la cual no dudo en visitar.
De nuevo en Olaintzingo lepoa ( 824 m ) tomaremos Ehizlarien Etxolako Bidea, marcado camino por el que desembocaremos “ cómodamente “ en el punto de partida, el collado de Itzulegi ( 705 m ). 


Desnivel: 790 m
Tiempo: De 4 h a 5 h
Distancia: 13 km
Inicio: Collado de Itzulegi ( Valle de Baztán )
Fecha de realización: Mayo 2018
Epoca recomendada: Todo el año 
Cimas: Munoa ( 588 m ); Uniz ( 779 m ); Akomendi o Bardakomendi ( 954 m ); Gorramakil ( 1088 m ); Otanarte o Gereztegi ( 1071 m ); Olaintzingo Harria ( 841 m )


El amplio collado de Itzulegi ( 705 m ), atravesado por la hoy “ descatalogada “ carreterita NA-2655 en su ascenso hacia las cumbres más elevadas del macizo de Gorramendi, es el punto de acceso más cómodo para la ascensión hacia las cumbres que lo conforman.
Desde el collado de Itzulegi ( 705 m ) comenzaremos a caminar en dirección Norte, hacia el Puerto de Otsondo ( 574 m ), por el carretil asfaltado que lo atraviesa y por el que de inmediato nos situaremos bajo la base de Bagoiko Kaskoa ( 802 m ), cima que se eleva sobre nuestras cabezas, al NW.
Una vez en el extremo septentrional del mencionado collado ( 705 m ), alcanzaremos la cerrada curva que, hacia la derecha ( NE ), traza la carreterita que comienza a ascender ligeramente en dirección al Puerto de Otsondo ( 574 m ). Ni siquiera terminaremos de trazar la citada curva ya que en esta abandonaremos el asfalto también por la derecha ( NE ), continuando junto a la alambrada que tenemos al frente ( NE ).
Descendemos a una amplia explanada herbosa, lugar en el que daremos la espalda a la citada alambrada, para torcer a la izquierda ( N ), bajo la carretera, en dirección al hayedo. En principio no se aprecia un camino claro pero un pequeño hito indica la dirección a seguir. Una vez bajo el frondoso hayedo, un discreto sendero parece ir ganando notoriedad conforme avanzamos por él.
A los pocos metros, ya convertido en camino, trazaremos una cerrada curva de 180º hacia nuestra derecha ( E ) y poco más abajo otra, aunque esta vez a nuestra izquierda ( NW ).
Nuestro camino se hace cada vez más notorio mientras vamos dejando a nuestro paso pequeños riachuelos que lo atraviesan.
En agradable discurrir nuestro camino termina por desembocar en Otzagazteluko bidea, camino que desciende desde el paraje de Washington ( 747 m ), lugar asentado a orillas de la carretera NA-2655, en el que todavía hoy podemos ver algún resto de la estación de radar norteamericana ubicada aquí en los años en que la base estuvo en funcionamiento.
Continuamos por Otzagazteluko bidea tomando a nuestra derecha ( NE ) para, poco más adelante, dar alcance a Otzagazteluko Borda, edificación que dejaremos a nuestro paso para discurrir por el camino en el que comenzaremos a encontrar las balizas amarillas y blancas del PR-NA 6.  Amenazando con desaparecer entre los helechos, discurre junto al muro de piedra que cierra el prado aledaño a la citada borda, hasta alcanzar el portillo que le da acceso.
Desde este y convertido en sendero, el ahora ya nítido camino, desciende balizado hasta alcanzar Errekagorri, curso de agua que atravesaremos para continuar por la otra orilla en suave ascenso, yendo a desembocar en la pista, Aritzakungo bidea, que desciende desde el collado de Itzulegi ( 705 m ). Seguiremos por esta hacia la izquierda ( N ), junto al muro de piedra que cierra el prado aledaño a Kantaneko Borda, caserío sobre el que destaca la discreta cima de Munoa ( 588 m ), primer objetivo del día.
De inmediato damos alcance al citado caserío, facilmente reconocible por el llamativo color rojo de sus puertas y ventanas. Por la izquierda ( NW ) abandonaremos la pista cementada, Aritzakungo bidea, para atravesar el portillo que da acceso a Kantaneko Borda. Por la derecha ( N ) del edificio tomaremos el amplio y marcado camino que, en cómodo discurrir, da alcance a otro portillo, el que da acceso al prado en cuyo interior destaca Iriarteko Borda.
Sin entrar en el citado prado continuaremos por la izquierda ( NW ) junto a la alambrada que lo delimita hasta situarnos bajo la despejada vertiente septentrional de Munoa ( 588 m ).
No tenemos más que superar en paulatino ascenso la limpia ladera, aunque dependiendo de la época del año pudiera estar cubierta de helechos, para desembocar en la herbosa cima. Munoa ( 588 m ), pequeña cumbre que aparece “ coronada “ por una “ fea “ antena. Limitada panorámica ya que estamos “ rodeados “ de montañas de mayor altitud. Tan solamente disfrutaremos de algo de visión hacia el Norte.


Con la idea de no repetir el camino de subida, el descenso lo podemos hacer continuando al frente ( S ), en dirección opuesta a la de ascenso. Por terreno despejado terminaremos “ tropezando “ con un discreto sendero que tuerce hacia la izquierda ( E ), para sin excesivas dificultades, devolvernos a Kantaneko Borda.
Dejamos atrás el citado caserío para volver a atravesar el portillo que le da acceso y así alcanzar nuevamente el carretil cementado que da acceso al Valle de Aritzakun.
No caminaremos por este ya que tan solamente lo atravesamos para continuar al frente ( S ) por el nítido camino herboso, Unizko bidea, que asciende en acusada pendiente bajo la despejada ladera NW. del monte del mismo nombre, Uniz ( 779 m ).
A los pocos metros de caminar por Unizko bidea dejaremos a nuestro paso, junto a este, un registro de agua. Aunque en algunos momentos el camino amenaza con desaparecer, en cuanto alcanza el frondoso hayedo vuelve a ganar notoriedad.
Cómodo ascenso a la “ sombra “ de las hayas para trazar varias “ lazadas “ y dar alcance a una marcada bifurcación en la que abandonaremos el camino que sigue al frente ( NE ) para continuar por la derecha ( S ) tras efectuar un giro de 180 º. El camino va perdiendo notoriedad paulatinamente hasta situarnos bajo la despejada ladera SW. de Uniz ( 779 m ), por la cual ascenderemos sin camino definido y sin dificultad reseñable para terminar alcanzado su cumbre. Uniz ( 779 m ), amplia y herbosa cumbre tapizada de helechos hasta la que ligeramente alcanzan algunas hayas que trepan por su ladera occidental limitando ligeramente la panorámica.
Perdemos altura hacia el discreto collado ( 754 m ) abierto bajo la vertiente sudoriental y sobre el que vemos como cercana atraviesa la marcada senda que por la derecha ( S ) proviene del collado de Itzulegi ( 705 m ) tras pasar por  Olaintzingo lepoa ( 824 m ), hacia la cual deberemos ascender una vez dejado atrás el, prácticamente inapreciable, cuello ( 754 m ).
Tomamos por la izquierda ( NE ) el nítido sendero que paulatinamente se convierte en un marcado camino en el que irán aflorando bellos tramos de calzada para ganar altura paulatinamente yendo a desembocar en el collado de Burdingurutz o Burdimotx ( 899 m ), amplio cuello que separa las cimas de Gorramakil ( 1082 m ) y Akomendi o Bardakomendi ( 949 m ). Un hito lo señaliza.
Alcanzar esta última cumbre es sencillo y rápido, no revistiendo dificultad alguna. Para ello ascenderemos tomando dirección Norte desde el collado ( 899 m ) por la despejada y suave ladera meridional para culminar en esta bonita cima, Akomendi o Bardakomendi ( 949 m ). Un precioso buzón montañero destaca en esta cumbre desde la que podemos disfrutar de una bella panorámica.
Perdemos altura en acusada pendiente por la despejada vertiente sudoriental yendo a buscar el dolmen de Bardaxilo, grupo de numerosas “ lajas “ perfectamente apreciable en la herbosa ladera. Bajo este discurre Gorostiko bidea, nítida senda que enlaza el collado del mismo nombre, Gorostiko lepoa ( 819 m ), y el collado de Burdingurutz o Burdimotx ( 899 m ). Hacia este último nos dirigimos y por lo tanto, una vez alcanzado el citado sendero, Gorostiko bidea, deberemos tomar a la derecha ( SW ) para rápidamente desembocar en él.
Burdingurutzetako lepoa ( 899 m ), amplio cuello por el que pasamos anteriormente y desde donde encararemos la empinada ladera septentrional de Gorramakil ( 1082 m ), próximo objetivo. Salpicada de diferentes monumentos megalíticos, ganamos altura en acusada pendiente dejando a nuestro paso una losa “ obituaria “ colocada en un bonito balcón panorámico. Desde este bello lugar tan solo nos queda superar el corto repecho que nos hará desembocar en la amplia cima. Gorramakil ( 1088 m ), un buzón montañero señaliza la cima. Bella panorámica en la que abarcamos desde el cercano Mar Cantábrico hasta las lejanas cumbres pirenaicas.  
Perdemos altura en dirección Sur para dar alcance a la estrecha carreterita que da acceso al lugar. Junto a esta caminaremos hasta que traza una marcada curva a la izquierda ( E ), lugar en el que la abandonamos para seguir de frente ( S ) iniciando un rápido descenso. Rápidamente desembocamos en el collado ( 1031 m ) que separa Gorramakil ( 1082 m ) de la cercana cumbre de Otanarte ( 1064 m ), " adornada " con antenas y próximo objetivo. Tras corto ascenso alcanzamos la amplia cumbre, Otanarte ( 1071 m ), en ella destaca un gran edificio que da servicio a una gran antena. Un pequeño hito señaliza la cima.
Visitamos la citada antena para, por detrás de esta, descender hacia el collado ( 1015 m ) que la separa de la cercana cumbre de Gorramendi ( 1071 m ). En este amplio cuello ( 1015 m ) que nace un sendero, perfectamente balizado con hitos, que trazando sucesivas lazadas penetra en el bosque para posteriormente, y por terreno despejado, desembocar en Olaintzingo lepoa ( 824 m ). Sobre este abierto collado ( 824 m ), en el que se ubican Urtsuko Borda y Ehizlarien Etxola, asoma la cercana y rocosa cimita de Olaintzingo Harria ( 841 m ), la cual apenas supone esfuerzo alcanzar.
Para ello, por encima de Ehizlarien Etxola, sin camino definido pero sin dificultad reseñable, en suave ascenso desembocaremos en la amplia cumbre. Olaintzingo Harria ( 841 m ), amplia terraza herbosa salpicada de tramos de roca. Preciosa panorámica sobre el vallecito de Aritzakun y sobre el conjunto de cimas que asoman sobre este, así como hacia el resto de cumbres situadas en el entorno del Puerto de Otsondo ( 574 m ).
Por el mismo camino utilizado en este ascenso retornaremos a Olaintzingo lepoa ( 824 m ), desde donde tomaremos Ehizlarien Etxolako Bidea, marcado camino que en dirección suroeste busca el collado de Itzulegi ( 705 m ). En paulatino descenso, con algunos tramos de calzada, nuestro camino salva un pequeño riachuelo, Errekagorri, para desembocar junto al pequeño refugio situado en las inmediaciones de la carreterita que desde el Puerto de Otsondo ( 574 m ) asciende hacia la parte más elevada del macizo de Gorramendi.
Dejamos a nuestro paso una “ piscina “ construida para almacenamiento de agua cuya utilidad es la lucha contra incendios y poco más adelante los restos de unos antiguos barracones, desde donde en suave descenso y por terreno herboso terminamos por alcanzar el cercano collado de Itzulegi ( 705 m ), punto de partida de este itinerario.


Track del Itinerario

Fotos del Itinerario


El collado de Itzulegi se abre bajo las cimas de Otanarte ( izda ) y Gorramendi ( dcha )

Dejamos atrás el collado de Itzulegi " dando la espalda " a Gorramendi, cumbre que asoma al fondo

Por carretera asfaltada comenzaremos a caminar en dirección a Bagoiko Kaskoa, herbosa cumbre que vemos en primer término

Azpilkueta visto desde el collado de Itzulegi

Alcanzamos el extremo septentrional del collado de Itzulegi, momento en que la carretera traza una cerrada curva a la derecha

En la cerrada curva que traza la carretera abandonaremos el asfalto al frente para continuar junto a la alambrada ( dcha )

Iniciamos un corto descenso para alcanzar de inmediato una herbosa explanada, momento en que abandonamos el muro de piedra y la alambrada ( dcha ) para dándoles la espalda torcer a nuestra izquierda

Un hito señaliza una, en principio, poco apreciable senda

En cuanto entramos bajo el hayedo la senda se hace más notoria

Frondoso hayedo

El sendero gana en notoriedad y se convierte en amplio camino. Trazaremos una cerrada curva de 180º a nuestra derecha mientras que al fondo asoma un pequeño poste que baliza nuestro camino

Poste balizando nuestro camino. Junto a este trazaremos una cerrada curva, esta vez a la izquierda

Dejaremos a nuestro paso, sobre el camino, una pequeña regata

El camino gana en notoriedad

Una nueva regata vuelve a atravesar nuestro camino

Nuestro camino, en algunos tramos, sale a terreno despejado

Nuestro camino pierde altura paulatinamente en cómodo discurrir

Las abundantes lluvias de esta primavera hacen que manen regatas por cualquier lado

Riachuelo

Otanarte, en primer término, y Gorramendi, al fondo, asoman sobre el frondoso hayedo

Uniz ( centro ), asoma en primer término, con Akomendi ( izda ) y Gorramakil al fondo

Esporádicamente nuestro camino se transforma en un herboso sendero

Desde nuestro camino vemos asomar al fondo la inconfundible silueta de Mondarrain

En primer término aparece nuestro objetivo, Munoa ( dcha ) mientras que alfondo asoman Mondarrain ( centro ), Iguzkimendi y tras este Artzamendi ( dcha )

Otzagazteluko Borda ( izda ) hacia la que debemos dirigirnos asoma cercana. Munoa ( centro ) aparece en primer término con Mondarrain ( izda ), Iguzkimendi y Artzamendi ( centro ) y Okoka ( dcha )

Munoa, primera de las cimas a visitar, bajo la que asoma tímidamente Kantaneko Borda ( dcha )

Munoa, en primer término asoma bajo Iguzkimendi y Artzamendi ( izda ) y Okoka ( dcha )

Nuestro camino se torna herboso y da alcance a la esquina del prado aledaño a Otzagazteluko Borda

Otzagazteluko Borda aparece en primer término con Munoa despuntando sobre el Valle de Aritzakun. Okoka ( centro ) asoma al fondo bajo Akomendi ( dcha )

Otzagazteluko Borda asoma en el interior de un prado

Estas ya buscan la sombra del hayedo

Nuestro camino, convertido en sendero, busca Otzagazteluko bidea con Otzagazteluko Borda asomando ya cercana

Nuestro camino alcanza Otzagazteluko bidea, camino bajo el que asoma cercana Otzagazteluko Borda

  Otzagazteluko Borda

Otzagazteluko Bidea da acceso a Otzagazteluko Borda

Dejamos atrás Otzagazteluko Borda, enclavada a la orilla de un prado

El amplio camino se transforma en sendero para perder altura paralelos a la alambrada que cierra el prado que tenemos a nuestra derecha. Munoa aparece en primer término

Esporádicos hitos balizan el marcado sendero

Dependiendo de la época del año el terreno puede aparecer más o menos cerrado

La piramidal silueta de Munoa aparece en primer término con Iguzkimendi y Artzamendi ( izda ) y Okoka ( dcha ) asomando al fondo

A nuestro paso queda el portillo que da acceso, desde su parte baja, al prado en cuya parte alta aparece Otzagazteluko Borda

La senda se encamina hacia el hayedo

Bajo las hayas el sendero continúa bien notorio

Junto al camino aparecern las viejas balizas de la senda PR NA-6

Alcanzamos el cauce, hoy seco, de Errekagorri. Lo atravesaremos para continuar al frente

Errekagorri

Atravesada Errekagorri, nuestro camino continúa, bien marcado, a la sombra de un joven hayedo

En paulatino ascenso, el camino gana en notoriedad

Otanarte ( izda ) y Olaintzingo Harria ( dcha ) asoman sobre el frondoso hayedo

Nuevamente el camino se transforma en sendero para discurrir junto al muro de piedra que cierra el prado anexo a Kantaneko Borda

El sol se " cuela " entre las ramas

Desembocamos en Aritzakungo bidea. La baliza pintada en el árbol indica que no deberemos continuar por la derecha

Con Munoa ( izda ) asomando en primer término continuaremos hacia esta por la izquierda. Caminamos por Aritzakungo bidea

Otzagazteluko Borda destaca en la ladera por la que hemos desceendido desde el collado de Itzulegi

Munoa despunta cercano

Una antena que " afea " la cima de Munoa llama nuestra atención

Nuestro camino, Aritzakungo bidea, da alcance a Kantaneko Borda

Kantaneko Borda, nuestro camino continúa por su derecha

Un amplio camino nos " invita " a continuar por él

A la orilla del camino nos encontramos con restos de basura

El camino es amplio y notorio

Rápidamente daremos alcance al portillo que da acceso a un gran prado. Unos metros antes de llegar a este tomaremos la estrecha senda que nace por nuestra izquierda

La senda continúa junto a la alambrada que cierra el prado en el que destaca Iriarteko Borda. Al fondo aparece Antsestegiko Harria ( izda )

Dando la espalda a la alambrada continuaremos por la despejada loma sobre la que asoma al fondo la ya cercana cumbre de Munoa

Mirada atrás en nuestro ascenso hacia la cima de Munoa. Asoman al fondo Mondarrain ( izda ), Iguzkimendi y Artzamendi ( centro ) y Okoka ( dcha )

Antsestegiko Harria ( izda ) asoma en primer término con Mondarrain ( dcha ) al fondo

Herbosa cima de Munoa. Al fondo se intuye el collado de Itzulegi

Cima de Munoa con Mondarrain ( izda ), Iguzkimendi y Artzamendi ( centro ) y Okoka ( dcha ) al fondo

Posibles restos megalíticos en la cima de Munoa

El descenso lo haremos por la vertiente opuesta a la de subida. Perdemos altura por la, en principio, herbosa loma

A la vera del camino dejaremos a nuestro paso diferentes arbustos

Se intuyen trazas de sendero en la herbosa loma

Perdemos altura por la herbosa vertiente meridional de Munoa

Conforme vamos perdiendo altura la senda gana en notoriedad

El sendero abandona la loma para buscar la ladera SE. de Munoa

Alcanzamos la frondosa vertiente SE. de Munoa y la senda continúa bien marcada en el terreno

El terreno se " limpia " y el sendero continúa por terreno herboso

Damos vista a Kantaneko Borda

Refugio para el ganado en las inmediaciones de Kantaneko Borda

Alcanzamos nuevamente Kantaneko Borda y sobre esta vemos asomar Otanarte ( izda ) y Olaintzingo Harria ( centro )

Alcanzamos nuevamente el portillo que da acceso a Kantaneko Borda, esta vez lo atravesaremos para salir de la propiedad

Dejamos atrás Kantaneko Borda

Atravesamos Aritzakungo bidea, camino cementado en este tramo, para continuar al frente

Un marcado y herboso camino, Unizko bidea, asciende con Uniz ( izda ) asomando en primer término mientras que Olaintzingo Harria ( dcha ) y Gorramendi asoman al fondo

Unizko bidea aparece notorio bajo la vertiente NW. de la arbolada cima del mismo nombre, Uniz

Junto al camino dejaremos a nuestro paso un registro de agua  ( dcha ) mientras que Olaintzingo Harria soma al fondo

Vamos dejando atrás Kantoneko borda bajo la recien ascendida cumbre de Munoa

Ganamos altura por Otako Malda. El camino, Unizko bidea, amenza con " cerrarse "

Unizko bidea, antes de alcanzar el frondoso hayedo, se convierte en sendero

Al penetrar bajo las hayas nuestro camino, Unizko bidea, vuelve a ganar notoriedad

Un claro en el bosque nos deja divisar en la ladera de en frente Otzagazteluko Borda

Otzagazteluko Borda y bajo esta destaca el prado junto al que se divisa el marcado sendero por el que hemos descendido anteriormente

Ganamos altura bajo un frondoso hayedo

Olaintzingo Harria asoma sobre el hayedo

El marcado camino, Unizko bidea, por el que ascendemos traza una cerrada curva a la izquierda ( derecha en la foto )

Ascendemos por un joven hayedo

El camino nos ofrece un cómodo ascenso

Bifurcación en la que abandonamos el camino que continúa al frente .......................

................... para efectuar un giro de 180º a nuestra derecha ( izquierda en la foto )

El camino comienza a perder notoriedad y se convierte en sendero

Los rayos de sol apenas penetran en el hayedo

Continuamos ganando altura por marcado sendero

Salimos a terreno despejado y damos vista a Otanarte ( izda ) y Olaintzingo Harria ( dcha )

En fuerte pendiente ascendemos por la herbosa ladera SW. de Uniz

Damos vista al collado de Itzulegi, abierto entre las cimas de Olaintzingo Harria ( izda ) y Bagoiko Kaskoa ( dcha )

Alcanzamos la herbosa y despejada cima de Uniz

Cima de Uniz con el collado de Itzulegi asomando al fondo entre Olaintzingo Harria ( izda ) y Bagoiko Kaskoa ( centro ). Alkurrunz ( dcha ) asoma al fondo

Cima de Uniz con Otanarte ( centro ) y Olaintzingo Harria ( dcha )

Descendemos hacia el collado abierto bajo la vertiente SE. de Uniz

Akomendi o Bardakomendi asoma al fondo, próxima cima a visitar

Este potrillo busca el desayuno

Desde el collado de Uniz vemos asomar al fondo Artzamendi e Iguzkimendi

Uniz despunta tímidamente sobre el herboso collado abierto bajo su vertiente SE.

Mondarrain ( izda ), Iguzkimendi y Artzamendi ( centro ) y Akomendi o Bardakomendi ( dcha ) asoman al fondo

Alcanzamos el marcado sendero proveniente de Olaintzingo lepoa y por este continuaremos hacia Burdingurutzeko lepoa, collado abierto bajo la cima de Akomendi o Bardakomendi que asoma al fondo

Atrás queda la recién visitada cumbre de Uniz

El marcado sendero se encamina hacia el hayedo

Bajo las hayas el camino continúa muy marcado

El estrecho sendero, a causa de las últimas lluvias, aparece bastante embarrado en algunos tramos

A nuestro paso iremos dejando pequeñas regatas

Las regatas bajan con abundante caudal

El camino se convierte en una bonita calzada

La calzada por la que caminamos gana notoriedad paulatinamente

Continuaremos ganando altura en suave pendiente, en todo momento a la sombra de las hayas

Un claro en el bosque nos permite una visión " aérea " sobre la cima de Munoa, bajo la que se " esconde " Kantoneko Borda

Seguimos en cómodo caminar por la marcada calzada

La calzada asciende en suave pendiente

Salimos a terreno despejado para dar vista a la ya cercana cumbre de Akomendi o Bardakomendi

Akomendi o Bardakomendi ( dcha ) destaca en primer término con Mondarrain ( izda ) asomando al fondo

La calzada, ya convertida en sendero, busca Burdingurutzeko lepoa, herboso collado abierto bajo la cima de Akomendi o Bardakomendi

Hito en Burdingurutzeko lepoa con Iparla asomando al fondo

Desde Burdingurutzeko lepoa continuaremos ganando altura por la acusada ladera meridional de Akomendi o Bardakomendi con la intención de coronar su cumbre

En acusado ascenso ganaremos altura por un " intuible " sendero

Desde las laderas de Akomendi o Bardakomendi divisamos buena parte del itinerario recorrido hasta el momento. Al fondo asoma el collado de Itzulegi bajo Olaintzingo Harria ( izda ) mientras que en lo más profundo del valle destaca la cima de Munoa sobre Kantaneko Borda e Iriarteko Borda ( dcha )

Munoa destaca sobre Kantaneko Borda

Asoma cercano el buzón cimero de Akomendi o Bardakomendi

Buzón en la cima de Akomendi o Bardakomendi con vista hacia Iguzkimendi ( izda ), Artzamendi, Peñas de Itsisi ( centro ) e Irubelakaskoa ( dcha ) 

Cima de Akomendi o Bardakomendi con Gorramakil ( centro ), en primer término, y Otanarte ( detrás ) al fondo, nuestros próximos objetivos

Buzón en la cima de Akomendi o Bardakomendi con vista hacia Alkurrunz ( izda ), Peña Plata ( centro ) y Larhun ( dcha ) en el horizonte

Irubelakaskoa ( izda ) y Enterramenduko Kaskoa, en primer término, asoman cercanos pero hoy no los vamos a visitar. Iparla ( dcha ) asoma al fondo

Comenzamos el descenso de la cima de Akomendi o Bardakomendi por la ladera opuesta a la de subida en dirección SE.

La idea es retornar nuevamente a Burdingurutzeko lepoa pero antes visitaremos el dolmen de Bardaxilo que ya vemos asomar cercano. En primer término destaca Gorramakil y detrás Otanarte ( dcha )

Dolmen de Bardaxilo con Buztanzelhay y Astate ( centro ) asomando sobre el collado de Harrieta ( izda )

Dolmen de Bardaxilo

Desde el dolmen de Bardaxilo damos vista a Burdingurutzeko lepoa ( dcha ), collado que se abre en primer término bajo la cima de Gorramakil ( centro )

Dolmen de Bardaxilo, enclavado en la ladera SE. de Akomendi o Bardakomendi

Con Gorramakil asomando en primer término, alcanzamos una senda de ganado que termina por desembocar en Gorostiko bidea, camino que desde el collado del mismo nombre, Gorostiko lepoa, asciende hacia el visible Burdingurutzeko lepoa, próximo objetivo

Gorostiko bidea alcanza Burdingurutzeko lepoa, collado que dejaremos a nuestro paso para continuar ascendiendo por la herbosa ladera septentrional de Gorramakil

Hito en Burdingurutzeko lepoa con vista hacia Alkurrunz ( izda ), Peña Plata ( centro ) y Larhun ( dcha )

Dejamos atrás Burdingurutzeko lepoa, cuello sobre el que destaca la cima de Akomendi o Bardakomendi

Nuestro camino, Napoleonen bidea,  asciende en fuerte pendiente. Junto a este se aprecia un menhir

Menhir de Burdinmotx

Mirada atrás desde la ladera septentrional de Gorramakil. Al fondo asoman Akomendi o Bardakomendi ( izda ), en primer término, e Irubelakaskoa ( dcha )

Irubelakaskoa

El macizo de Iparla destaca sobre Urritzate, vallecito que se abre en primer término

Otsanaizko Borda asoma en Urritzate

Continuamos ganando altura, en fuerte pendiente, por la herbosa ladera septentrional de Gorramakil

En primer término destaca Akomendi o Bardakomendi con Iguzkimendi y Artzamendi ( detrás ), Mondarrain ( izda ) e Irubelakaskoa ( dcha ) asomando al fondo

La herbosa ladera pierde inclinación y se hace más agradable nuestro caminar

Gorramakil asoma al fondo y hacia este se dirige el herboso camino por el que ganamos altura en plácido ascenso aunque primeramente nos desviaremos a nuestra derecha hacia la visible cota rocosa

Un obituario aparece enclavado en un bello balcón panorámico

Detalle de la piedra labrada colocada como obituario

Mirada " aérea " hacia dos de las cimas que acabamos de visitar: Uniz, en primer término, y Munoa ( centro )

Mirada hacia el Valle de Aritzakun, " cerrado " bajo Mondarrain ( centro ), Iguzkimendi y Artzamendi ( dcha )

Desde el obituario damos vista a nuestros próximos objetivos: Gorramakil, en primer término, y Otanarte, al fondo

Cercana destaca la cima de Gorramakil con Otanarte ( dcha ) asomando al fondo. Descendemos hacia el visible camino, abandonado anteriormente, y junto al que destaca un visible cromlech

Cromlech de Gorramakil I bajo la cumbre homónima

Cromlech de Gorramakil I

Dejamos atrás el cromlech de Gorramakil I junto al camino y bajo la atalaya rocosa en la que hemos visitado el obituario

Numeroso ganado pasta en la plataforma cimera de Gorramakil

Pequeño potrillo junto a su madre

El ganado pace plácidamente en la extensa cumbre de Gorramakil

Potrillo

Yegua con su potro

Damos alcance a la amplia cima de Gorramakil, ocupada por numerosas cabezas de ganado, con Otanarte ( dcha ) asomando al fondo

Cima de Gorramakil

Buzón en la cima de Gorramakil con Otanarte asomando en primer término mientras que el disperso caserío de Amaiur/Maya asoma en el fondo del valle bajo Alkurrunz ( dcha )

Detalle del buzón cimero de Gorramakil

Otanarte, nuestro próximo objetivo, asoma cercano despuntando sobre el collado de Itzulegi ( dcha )

Caminamos paralelos al carretil asfaltado que corona la cima de Gorramakil con la vista puesta en la cercana cumbre de Otanarte

En el momento en el que la carretera traza una cerrada curva, la abandonaremos por la derecha

Descenderemos buscando el herboso collado que nos separa de la cercana cumbre de Otanarte

Una vez alcanzado el herboso collado vemos asomar sobre nuestras cabezas la antena que corona la cima de Otanarte

Dejamos atrás el collado abierto bajo la herbosa ladera meridional de Gorramakil

Alcanzamos la extensa cumbre de Otanarte en la que destaca una gran antena

Hito señalizando la cima de Otanarte

Cima de Otanarte o Gereztegi

Mirada hacia el Valle de Aritzakun desde la cima de Otanarte

En primer término divisamos la cima de Uniz ( dcha ) mientras que bajo esta asoma Kantaneko Borda. Sobre esta, prácticamente inapreciable, apenas destaca la cumbre de Munoa

Por detrás de la antena cimera de Otanarte continuaremos caminando con la vista puesta en la cercana cima de Gorramendi

Antena en la cima de Otanarte

Dejamos atrás la cima de Otanarte

Perdemos altura hacia el collado que nos separa de Gorramendi ( dcha ), en primer término

En primer término se extiende el cordal Legate ( izda )-Alkurrunz ( dcha ) con Mendaur ( centro ) asomando al fondo

De inmediato alcanzaremos el collado que nos separa de Gorramendi, momento en el que abandonamos el marcado sendero que asciende hacia su cima para descender por la derecha

Un grupo de montañeros franceses asciende por el camino que debo tomar para descender hacia Olaintzingo lepoa

Al fondo destaca la cima de Larhun ( centro ), despuntando sobre el litoral labortano

Alkurrunz ( izda ), Peña Plata ( centro ) y Larhun ( dcha ) destacan en el horizonte

Un hito señaliza el, en principio, inapreciable sendero que deberemos tomar

A nuestros pies asoma el collado de Itzulegi, lugar en el que comenzamos este itinerario y al que deberemos retornar

Escabrosa y acusada ladera occidental de Otanarte

Perdemos altura por un balizado sendero

El sendero serpentea por la ladera sudoccidental de Otanarte buscando el frondoso hayedo

Una vez alcanzado el hayedo, nuestro sendero gana en notoriedad

Dejamos a nuestro paso, junto al camino, una borda en ruinas ( dcha )

Borda en ruinas

El collado de Itzulegi se extiende en primer término con Alkurrunz ( izda ) y Larhun ( centro ) asomando al fondo

Asoma cercano Olaintzingo lepoa, collado abierto bajo la rocosa cima de Olaintzingo Harria

Alcanzamos Olaintzingo lepoa

Urtsuko Borda ( izda ) y Ehizlarien Etxola ( dcha ) destacan en Olaintzingo lepoa

Sobre Ehizlarien Etxola ( dcha ) destaca Olaintzingo Harria. Me desvío unos metros para visitar su cercana cima

Amplia cima de Olaintzingo Harria

Hito en la cima de Olaintzingo Harria con Iguzkimendi y Artzamendi ( izda ) y Akomendi ( centro ) asomando al fondo mientras que Uniz destaca en primer término

Desde la cima de Olaintzingo Harria divisamos Otanarte ( izda ), en primer término, y Gorramendi ( dcha )

Munoa ( centro ) asoma en el fondo del Valle de Aritzakun rodeado por Antsestegi ( izda ), Mondarrain ( centro ), Iguzkimendi y Artzamendi ( dcha )

Munoa destaca sobre Kantaneko Borda

Con Otanarte ( izda ) y Gorramendi ( dcha ) asomando sobre Olaintzingo lepoa, retornamos a este abierto colladito

Piedra labrada en la fachada de Ehizlarien Etxola

Urtsuko Borda

Desde Olaintzingo lepoa tomaremos el marcado camino, Ehizlarien Etxolako Bidea, por el que descenderemos hacia el collado de Itzulegi

Dejamos atrás Olaintzingo lepoa

El camino, Ehizlarien Etxolako Bidea, pierde altura paulatinamente haciendo muy cómodo nuestro descenso

Asoma cercano el collado de Itzulegi, bajo Bagoiko Kaskoa ( dcha ), mientras que Alkurrunz ( centro ) destaca al fondo

Ehizlarien Etxolako Bidea discurre muy notorio

Tramo de calzada en Ehizlarien Etxolako Bidea

Ehizlarien Etxolako Bidea salva Errekagorri

Errekagorri

Mattineneko Borda queda bajo nuestro camino con el collado de Itzulegi asomando al fondo bajo Bagoiko Kaskoa ( dcha )

Alcanzamos un bonito y cuidado refugio. Alkurrunz ( centro ) asoma al fondo

Dejamos atrás el coqueto refugio asentado junto a Ehizlarien Etxolako Bidea, sobre el que asoman Olaintzingo Harria ( izda ) y Otanarte ( dcha )

Nos encaminamos hacia la balsa para almacenamiento de agua utilizada en la lucha contra incendios construida en las inmediaciones del collado de Itzulegi

Con Bagoiko Kaskoa ( izda ) asomando al fondo dejaremos a nuestro paso los restos de la antigua base norteamericana construida en el collado de Itzulegi   

Restos de la antigua base norteamericana en el collado de Itzulegi bajo las cimas de Olaintzingo Harria ( izda ) y Otanarte ( dcha )

Últimos metros hacia el collado de Itzulegi, abierto bajo Bagoiko Kaskoa

Olaintzingo Harria ( izda ) y Otanarte ( dcha ) visto desde el collado de Itzulegi

Otanarte ( izda ) y Gorramendi ( dcha ) asoman sobre el collado de Itzulegi, principio y final de este itinerario


2 comentarios:

  1. Vaya excursión más interesante que te has montado. Me ha encantado.

    Es una zona que conozco en parte, pero por lo que nos enseñas, por ahí, hay muchas cosas por descubrir.

    Magnífica publicación, llena de detalles, que como gran conocedor de la zona, nos muestras con elegancia y esmero. Como siempre, un buen aporte, con interesante documentación y excelente fotografía.

    Espero con interés tu siguiente entrega, para ver, virtualmente, donde nos trasladas la próxima vez.

    A seguir dándole, campeón !!!

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿ Qué tal Josean ?

      Aritzakun y el macizo de Gorramendi es una zona que me queda cerca de casa y que aprovecho para visitar cuando no tengo mucho tiempo. En este Valle hay mucho donde elegir.

      Muy poco " concurrido ", Aritzakun es un paraje tranquilo en el que habitualmente no te encontrarás con mucha gente, por eso me " encanta ". Además ofrece innumerables " rincones " y parajes, como tú bien dices, " por descubrir ".

      Intentaremos ir disfrutando de ellos " en pequeñas dosis "

      Un saludo

      Eliminar