domingo, 19 de abril de 2015

Peña Izaga-Sambelles-Santa Agata ( Desde Ardanaz de Izagaondoa )


Elevándose altivo sobre los valles de Ibargoiti e Izagaondoa, el macizo de Izaga se alza ligeramente al SE. de la capital navarra, quedando enclavada en la conocida como Cuenca de Pamplona. Tres son las cimas principales que destacan en el macizo de Izaga: Santa Ágata ( 1205 m ), conocida también como Las Saleras, Sambelles o Ganbella ( 1254 m ), e Izaga/Itzaga ( 1360 m ), cumbre que da nombre al macizo y una de las cumbres emblemáticas de Navarra. Junto a la “ vecina “ cumbre de La Higa de Monreal ( 1295 m ), conocida también como Elomendi y punto más elevado de la Sierra de Alaiz, montaña que por su similar silueta parece su “ cima gemela “, son visibles prácticamente desde todo los puntos del territorio navarro.
Su relevante altura, su atractiva silueta y la mencionada cercanía a Pamplona, hacen de esta cumbre una de las más visitadas de la Comunidad Foral. Bajo su vertiente meridional se extiende el Valle de Ibargoiti, compuesto por los concejos de Idocin ( sede del ayuntamiento y lugar de nacimiento del general Francisco Espoz y Mina ( 1781-1836 ) célebre guerrillero de la Guerra de la Independencia ), Abinzano, Izco y Salinas de Ibargoiti, además de 6 lugares semidespoblados: Equísoain, Lacáun, Celigüeta, Sengáriz, Zabalza de Ibargoiti y Vesolla. No es habitual el acceso al macizo desde esta vertiente pero es posible a pesar de lo “ cerrado “ de la vegetación.
Accesos habituales hacia la Peña de Izaga ( 1360 m ) parten desde la vertiente septentrional, bajo la cual se extiende el Valle de Izagaondoa, valle que con una extensión de 59,31 km², lo conforman las localidades de Guerguitiain, Idoate, Indurain, Iriso, Lizarraga, Reta, Turrillas, Urbicain, Zuazu y la capital del Valle, Ardanaz.

Valle de Izagaondoa

Geografía

Los materiales margosos que forman el terreno ( conocidos como tufa por los lugareños ) están encerrados entre los islotes montañosos de la Sierra de Gongolaz, al norte y este del término ( Gongolaz, ( 830 m ) y Los Espelcos ( 740 m ) ) y las estribaciones montañosas de la Peña Izaga ( 1360 m ) al sur, que desciende en pendientes pronunciadas hacia las zonas depresivas y llanas del municipio, situadas éstas alrededor de los 600 metros. Los núcleos de población han aprovechado las zonas más bajas y llanas para su asentamiento, integrantes de la depresión o cuenca y las faldas de Peña Izaga ( 1360 m ), que se desgaja en numerosas colinas entre las que arroyos y barrancos han labrado su cauce produciendo sobre los terrenos más blandos fenómenos de abarrancamiento.
Este valle prepirenaico navarro que se encuentra en la periferia de la Peña Izaga ( 1360 m ), consta de una parte deprimida, que la erosión excavó en las margas del eoceno, y de sendas sierras areniscosas al norte y sur. Una y otras se integran en el sinclinal detrítico de Izaga. Si consideramos a esta peña como una fortaleza, un castillo, Izagaondoa sería su foso septentrional. La vallonada interserrana y el propio término municipal de Izagaondoa se estrechan considerablemente hacia el oeste, donde un gollete de 200 metros de anchura comunica con el apéndice del valle que da cobijo a Idoate y Lizarraga.

Naturaleza

Izagaondoa pertenece desde el punto de vista bioclimático a la Navarra submediterránea: robles, encinas, quejigos y pino silvestre, hayas en los caracierzos, umbríos, cereales, legumbres y, antes, algunas viñas.
Cabe destacar, la visita a los robles centenarios de Errondo, en la localidad de Lizarraga.

Historia

En Izagaondoa existen vestigios de una fortaleza o castillo que se hizo famosa en la historia de Navarra, el castillo de Leguín, que defendía en la Edad Media la ruta de Lumbier a Pamplona, que era muy transitada. Ardanaz de Leguín se le llegó a llamar, debido a la importancia que el castillo de Leguín llegó a tomar en la comarca.
En lo que se refiere a San Miguel de Izaga, la primera noticia es de 1084. Sancha Oriol deja a su hija Sancha Sánchez, junto con otros templos y villas " la iglesia que está en la Iga ... con todo lo que le pertenece ". Tres años más tarde la citada Sancha Oriol pasa los mismos bienes, más otros, a Leyre: la donación habla de la iglesia en la Higa y del monasterio de San Miguel. En 1094, Toda de Elizaberría dona a Leyre una viña que había dado a San Miguel de Iga. Y del mismo año tenemos una concordia suscrita por los nietos de Sancha Oriol, el monasterio de Leyre y el rey en la cual se habla de una iglesia de San Quirico, "que está en la cumbre del monte Higa y la iglesia de San Miguel, en el mismo monte".
En el XVI San Miguel era iglesia anexa a la de Zuazu. En 1547 suscribe contrato de ermitaño García Periz, que debía dormir y vivir en la ermita de la Cruz de mayo a la de septiembre y el resto del año en las casas que la ermita poseía en Zuazu; y subiría los domingos de cuaresma y algunos sábados a alumbrar la lámpara y a tañer la campana " si el rigor del tiempo no se lo estorba, como sus predecesores han acostumbrado ".
Fue una de las sesenta autorizadas en 1585, año en que contratan como ermitaño a Joaner de Ozcoidi, que no sabía escribir, como tampoco su fiador Martín de Salinas. Le volvieron a nombrar y contratar en 1588. En la relación de bienes declarados en el contrato van ocho cubas de vino de 16 cargas, 2 cubos de a 15 cargas y 4 arcas de tener trigo. La ermita poseía viñas, que el visitador Obregón mandó vender, con todas las piezas, por el gasto excesivo de su cultivo; también prohibió que el ermitaño habitara en San Miguel. Los de Zuazu apelaron ( 1599 ) y lograron suspender los mandatos. En su alegato los de Zuazu dicen que el templo está hecho " al modo de la iglesia de San Miguel de Excelsis y tan grande casi como la iglesia de la parroquial de San Nicolás " ( de Pamplona ) y que las tierras y viñas las dejaron sus antepasados para sustento y ayuda del ermitaño, sin el cual se perdería la devoción y " menoscabaría la ermita " y que, puestas a venta, valdrían poco. Dos años más tarde, cuando el abad de Zuazu se querella contra Joanes de Orradre, ermitaño desde hace 12 años, de los que no había recibido cuentas, la ermita poseía cinco viñas en Urroz, otras tres en Zuazu, más siete piezas en este pueblo. El mismo 1613 nombraron ermitaño a Miguel de Lizarraga, de Zuazu, que murió en 1644. Ocupó el puesto de Sancho de Ardanaz. Más tarde, Miguel de Orradre, a cuyo fallecimiento nombraron a Juan de Badostain, mozo de Lizarraga que desistió y dio paso a Pedro Joaquín de Azparre, vecino de Zuazu.
Va dicho que San Miguel de Izaga es anexa de la parroquia de Zuazu y así lo declaran las letras pontificias de Alejandro VII ( 1635 ). Antes hubo litigio de Martín de Orradre, abad de Zuazu, contra el de Reta, Juan de Najurieta, a propósito de los diezmos y primicias de las heredades sitas en Izaga: el de Zuazu pretendía que eran suyas las diezmas de sus feligreses y la mitad de las correspondientes a las de otros lugares, cultivadores en Izaga, porque la ermita está en Zuazu; el de Reta argüía que términos y heredades de Izaga son comunes a ambos lugares y las diezmas debían entregarse a sus parroquias respectivas. La sentencia dio la razón a Reta.
En julio de 1799 Igual de Soria manda " reparar todo el material de la fábrica y retejar lo exterior; blanquear el anexo principal de la ermita (...) igualar el arco del coro con el otro que tiene al frente y que se retoque y compongan las alas al San Miguel que se saca en procesión y se retoque la sacristía; se haga un copón nuevo aprovechando la plata del que hoy sirve de tal ". Esa efigie del arcángel recibe el nombre de " El Criadios ". Es pequeña y tosca.

Arte

Como hemos visto en el apartado anterior, son de máximo interés el número de monumentos ( iglesias, fuentes, etc ) de origen románico en la mayoría de los pueblos, así como sus palacios de armería, grandes casonas de siglos anteriores, en interiores ( retablos, pilas, etc ) de sus iglesias.
Cabe destacar el intento de restauración de la Iglesia románica de Guerguitiain por parte del Ayuntamiento junto con Los Amigos del Románico.

Personalmente y en cuestión de arte recomiendo:


Localidades del Valle de Izagaondoa

Indurain

Se encuentra a la salida septentrional de la pequeña garganta fluvial que abrió uno de los barrancos afluentes del Apardués al atravesar el arco montañoso formado por las sierras de Tabar y Gongolaz, cerca del contacto entre las mangas y areniscas del eoceno. En su término está el despoblado de Muniáin; probablemente quedó desolado en la segunda mitad del siglo XIII. Hizo la concentración parcelaria, junto con Guerguitiain, en 1973. Su máximum demográfico corresponde a 1858 ( 160 habitantes ); desde entonces la población desciende a 116 habitantes en 1900, 69 en 1950 y 29 en 1991 ( 28 tuvo en 1970 ) y 20 en 2007.
Un poco aislada del resto de la población y en posición dominante sobre un montículo se eleva la iglesia de la Purificación, edificio tardorrománico rural del siglo XIII. Tiene un bello retablo mayor plateresco del siglo XVI, dos laterales barrocos, un Crucificado de comienzos del XVII y una monumental pila bautismal. Entre su caserío hay casas que datan del siglo XVI, alguna con ventanas geminadas y otras del XVII y XVIII.

Turrillas y Urbicain

Ambos lugares y concejos de Izagaondoa están situados en las margas de la vallonada principal de Izagaondoa. Viniendo de Indurain, encontramos a la derecha, muy cerca de la carretera, a Turrillas, al pie de la sierra de Gongolaz, a 540 metros de altitud y a orillas del barranco de su nombre, que es afluente directo del Irati por su margen derecha. Hasta 125 habitantes tuvo en 1858 y hoy sólo vive un par de familias ( 113 habitantes en 1900, 75 en 1950 y 11 en 2007 ).
Turrillas tiene también una preciosa iglesia románica rural del siglo XIII, con ábside semicircular, bóveda de cañón apuntada y arcos fajones y torre a los ies en la que se abre el hueco de la puerta de medio punto con crismón en una de las arquivoltas. Se trata de la parroquia de la Asunción, situada en la parte más alta del pueblo. Tiene un retablo mayor del siglo XVII en madera policromada, romanista, compuesto por banco, tres calles de dos pisos y ático. Pero lo más interesante es la pila bautismal gótica con taza cuadrada decorada en su frente con el Agnus Dei.
Urbicáin se encuentra al pie de la falda oriental de Peña Izaga, a 570 metros. Tuvo siempre menos población que Turrillas: 68 habitantes en 1887, 65 en 1900, 25 en 1950 y un par de familias fijas, hoy.
La iglesia de San Esteban de Urbicáin pertenece también al románico rural, pero su cabecera es recta. El retablo mayor es rococó y un lateral, el de la Virgen del Rosario, barroco popular.

Iriso

Volviendo de Urbicáin a la carretera de Izagaondoa y siguiéndola, por la izquierda, se atraviesa por el lugar despoblado y antiguo señorío de Beroiz ( tuvo en torno a 20 habitantes hasta 1950 ) antes de alcanzar Iriso, emplazado a 620 metros de altitud, al pie de la sierra de Gongolaz ( del monte Leguín, dicen el DAH, Madoz y Altadill ). Iriso pasó de 56 habitantes en 1858 a 61 en 1900, 33 en 1950 y una familia, hoy. Hizo la concentración parcelaria en 1973.
En un pequeño alto y con el caserío a sus pies se levanta la iglesia de San Pedro, románica rural en su origen, pero transformada en el siglo XVI. Su portada es gótica y su retablo mayor del siglo XVII, romanista del taller de Lumbier. De la arquitectura civil sobresale una casa-palacio.
Desde Iriso sale un carretil que conduce a Zuza, lugar del valle de Izagaondoa.

Ardanaz

La carretera cruza la vallonada central de Izagaondoa para ir del lugar de Iriso al de Ardanaz, situado casi en el contacto entre las margas y las areniscas eocénicas de la estribación septentrional de Izaga. Robles y pinos, cereales y forraje: como casi siempre en el R-6. Hay buenas vistas desde el lugar, cuya población descendió de 163 habitantes en 1900 y 30 en 1991. Hizo la concentración parcelaria, junto con Iriso, en 1973.
A la entrada de la población hay un bello crucero gótico protegido por un capuchón metálico, al estilo del de Urroz. En un extremo se halla la iglesia de San Martín de Tours, del siglo XIII, modificada en el siglo XIV, tardorrománica en su origen, pero alterada en el siglo XVI y XVII. La puerta es renacentista con arco de medio punto acompañado de columnas toscanas y frontón triangular. Guarda en su interior preciosos retablos; como el mayor, de principios del XVIII, con esculturas y pinturas, y el lateral del lago del Evangelio, de la misma época. El del lado de la epístola es plateresco del con mazonería dorada y, salvo la escultura de la Virgen con el Niño, el resto son tablas pintadas en el XVI.

Reta

El lugar de Reta se alza sobre una loma en el piedemonte NNO de la Peña de Izaga, a 632 metros de altitud; pasa por sus cercanías un arroyo que va a parar al río Erro, aguas abajo de Urroz. Excelentes panorámicas, casas arregladas para fines de semana y verano. De 115 habitantes en 1900 bajó a 56 en 1950 y a 15 hoy.
Reta sorprende con una iglesia con apariencia de fortaleza, dedicada a San Pedro del siglo XIII. Es de origen románica, aunque transformada en su mayor parte al estilo gótico durante el siglo XIV. Su retablo mayor es barroco y su pila bautismal, decorada con arquillos de medio punto, es medieval. En su caserío hay una casa palaciega y edificios cuyo origen está en el siglo XVI.

Zuazu

La situación geográfica de este lugar es muy parecida a la de Reta. Hizo la concentración parcelaria en 1973. Registró 124 habitantes en 1852, 88 en 1900, 64 en 1950, 17 en 2007. Al norte, y cerca de la muga de Urroz, está el despoblado de Mendinueta. Hay otro Zuazu en el valle de Araquil.
La iglesia de la Purificación de Zuazu es un edificio tardorrománico del siglo XIII, con ábside semicircular y decorado con canecillos y ventanales románicos. Su interior también es muy bello, no sólo por su arquitectura, sino por su hermosa pila bautismal, del siglo XIII, su precioso Cristo gótico y su retablo manierista de tablas pintadas presidido por una Virgen gótica sedente con el Niño. En el centro del pueblo, arriba, se alza la casa del Caballero, palaciana del siglo XVIII.

Peña y San Miguel de Izaga

La Peña de Izaga culmina a mayor altitud ( 1360 m ) que la sierra de Alaiz ( 1.289 metros ). Ambas cumbres son visibles desde largas distancias, especialmente la Higa ( 1295 m ). Las dos tienen forma piramidal y una ermita en su cumbre. La diferencia fundamental que las separa tiene que ver con la estructura y la litología: Izaga es un sinclinal de rocas detríticas ( conglomerados y areniscas de oligoceno y mioceno que, por ser más resistentes a la erosión que las margas y arcillas circundantes, pertenecientes al oligoceno inferior y eoceno, ha quedado en resalte (sinclinal colgado o suspendido ).
A la ermita de San Miguel ( que es un buen mirador del Pirineo ) suben todavía los romeros entunicados de Izagaondoa el día de la Trinidad. Es una iglesia de finales del siglo XII y de planta extraña: ábsides poligonales al exterior y tres naves, con cubierta de madera en sus dos primeros tramos y de medio cañón el central y cuarto de cañón los laterales, en los otros dos tramos.

Mendinueta

Yendo de Urroz a Campanas, a poco más de un km. de distancia, arranca por la izquierda un camino que lleva a Mendinueta, caserío deshabitado y antiguo lugar de señorío nobiliario ( ahora coto redondo de propiedad particular ) del valle de Izagaondoa. Fue cabeza de vizcondado de su nombre, instituido en 1644 a favor de Francés Carlos de Beaumont y Navarra. El palacio era de cabo de armería y tenía derecho de asiento y voto en cortes generales. Cereales y leguminosas, reliquias de robledal y bujedo, eso es lo esencial del caserío, que contó con 26 habitantes en 1525, 38 en 1900, 43 en 1950 y 29 en 1960; después ya no figura en los nomencladores de población oficiales.
En este despoblado se levantan los restos de una torre medieval. La iglesia está dedicada a Nuestra Señora del Pilar y el palacio contiguo pertenecía al linaje de los Beaumont. De aquí procede una Virgen con el Niño que puede contemplarse en el Museo Diocesano de Pamplona.

Idoate

Vueltos a la carretera de Campanas, se toma a la derecha, la que conduce a Idoate. También este concejo y lugar, que fue de señorío realengo, pertenece a Izagaondoa. Está situado en la parte más occidental de este valle, juntamente con Lizarraga, al pie del llamado poche de Ilundáin. Sólo quedan reliquias de los robledales y hayedos autóctonos que cubrieron las montañas de la muga con el valle de Aranguren; casi todo el terreno está cultivado ( cereales y menúceles, y antes de la filoxera, algo de vid ) o tiene pinares de repoblación. Hizo la concentración parcelaria en 1972. De 65 habitantes en 1858 pasó a 84 en 1910, 63 en 1950 y 19 en 2007.
Tuvo un palacio de cabo de armería y hoy lo único que destaca es la iglesia parroquial, dedicada es la iglesia parroquial, dedicada a Santa Agueda, con una gran Virgen sedente gótica, un expresivo Crucificado barroco del siglo XVII y buenas vistas. La ermita de San Miguel se alza entre los mojones de Idoate y del vecino Lérruz, y sus " patronos son los vecinos de dichos dos pueblos ".

Lizarraga

Lizarraga de Izagaondoa recibió fueros del rey don Sancho el Fuerte en 1210, y reconoció como señores a Mosén Leonel ( hermano bastardo del rey don Carlos III el Nobles ) y don Ferrán Martínez de Ayanz. Es un pueblo cuyo término se alarga, casi paralelo al de Idoate, de oeste a este. Se dedica principalmente al cultivo de cereales y forrajes, colza y girasol. Hay algunos pinares de repoblación; del robledal autóctono no quedan más que algunas muestras. El lugar está emplazado a 585 metros de altitud, entre dos regatas y en la parte baja de una ladera montañosa. Hizo la concentración parcelaria en 1972. Su máximo poblacional (145 habitantes) se dio en 1852; después descendió a 109 habitantes en 1900, 96 en 1950, 34 en 1991 y 27 en 2007.
La iglesia parroquial, dedicada a Santa Eulalia, es románica en origen (se conserva su portada de medio punto con arquivoltas), pero transformada en el siglo XVIII. El retablo mayor es de la segunda mitad del XVI y la pila bautismal, medieval, es de forma poliédrica. Entre el caserío destacan varias cuidadas casas del XVI.

* Información obtenida de la página web del Ayuntamiento del Valle de Izagaondoa


Itinerario


Partiendo desde la localidad de Ardanaz de Izagaondoa ( 648 m ), clásica ascensión a la Peña de Izaga ( 1360 m ), pasando por la ermita de San Miguel, y a las dos cumbres vecinas: Sambelles ( 1254 m ) y Santa Ágata ( 1205 m ). Tras retornar de nuevo a la mencionada ermita, con la idea de realizar un itinerario circular, descenderemos por la pista que muere en Zuazu ( 630 m ). Cómodo aunque quizás algo monótono descenso para desembocar en la citada localidad, motivo que aprovecharemos para una corta pero provechosa visita. Un tramo de asfalto y alcanzaremos la cercana población de Reta ( 629 m ), la cual también visitaremos para tras otro corto tramo de carretera desembocar en el punto de partida, Ardanaz de Izagaondoa ( 648 m ).

Desnivel: 1122 m
Tiempo: De 5 h a 6 h
Distancia: 19 km aprox.
Inicio: Ardanaz de Izagaondoa
Epoca recomendada: Todo el año
Cimas: Peña Izaga/Itzaga ( 1360 m ); Sambelles o Ganbella ( 1254 m ); Santa Ágata o Las Saleras ( 1205 m )


Partimos desde la entrada a la localidad de Ardanaz de Izagaondoa ( 648 m ) donde podemos estacionar el vehículo. Un bonito crucero gótico protegido por un “ capuchón “ metálico junto a una fuente y una mesa de piedra, nos reciben. Tomamos la calle principal para de inmediato desviarnos hacia la visible iglesia, erigida en honor a San Martín de Tours. Las fotos de rigor y junto a esta, pasaremos junto al viejo frontón para de nuevo alcanzar la calle principal que atraviesa la población. Tomamos a la izquierda ( S ) para pasar junto a una fuente y progresar por una estrecha callejuela en la cual destaca el ayuntamiento del Valle. Salimos de la localidad por un ancho camino-pista para de inmediato alcanzar un panel informativo y junto a este una bella fuente medieval con bóveda. En sus inmediaciones, un pequeño indicador en un árbol nos señaliza el camino a seguir para alcanzar Izaga ( 1360 m ).
Continuamos por la pista para de inmediato toparnos con una marcada bifurcación. Un pequeño poste indicador y un hito de piedras señalizan la opción de la derecha ( S ) por lo que abandonaremos el camino que continúa al frente ( SE ). Tomamos el Camino de Garbiño, el cual gana altura paulatinamente entre campos de cereal, en su comienzo, para posteriormente discurrir entre vegetación de monte bajo. Topamos con otro marcado cruce en la que de nuevo tomaremos a la derecha, como así lo señalizan los hitos situados a la vera del camino. Atravesamos un paso canadiense completamente tapado con tierra y por la izquierda nace un sendero ( atajo ) señalizado con un pequeño poste que evita un corto tramo de pista para volver a desembocar en esta tras trazar una marcada curva. Nosotros, concretamente, no tomaremos el atajo para continuar de frente y tras discurrir unos metros por la pista, dejamos un abrevadero a la izquierda de esta, para salvar la mencionada curva, alcanzando la salida del “ atajo “. Un hito lo señaliza.
La pista continúa al frente hasta alcanzar otra marcada curva en la que destaca un mugarri junto a la entrada a un campo de cereal. En dicha curva la ancha pista da paso a un marcado sendero por el que continuaremos ganando altura paulatinamente. Hitos de piedra balizan en todo momento el camino. Conforme ganamos altura este camino se va encajonando entre vegetación de monte bajo, destacando sobre todo la presencia de boj.
Un pequeño tramo en el que el sendero deja de ascender para discurrir plácidamente entre el hayedo pero encajonado entre el abundante boj que cubre su base. Alcanzamos un característico “ penitente “ de roca que destaca junto al camino y tras este, el camino pasa a convertirse en sendero, para continuar ascendiendo encerrado por el boj hasta desembocar en un desolado paraje, es el Portillo de Larrondo.
Abandonamos el arbolado para salir a terreno abierto en el que el sendero, en todo momento balizado con hitos, sortea los grandes espacios cubiertos de boj. Evitando estos, el sendero gana altura para desembocar junto a la ermita de San Miguel ( 1227 m ).
Dejamos atrás la mencionada ermita para ganar altura por la loma, ascendiendo por un marcado sendero que sin excesivas dificultades, desemboca en la amplia cumbre de la Peña Izaga/Itzaga ( 1360 m ). Vértice geodésico y buzón. Espectacular panorámica.
Perdemos altura por la vertiente opuesta a la de subida para encaminarnos hacia la cercana cumbre de Sambelles ( 1254 m ). Es importante no perder los hitos que señalizan el intuible sendero que desciende entre amplios claros y grandes tramos de monte bajo. Sin mucha dificultad nos situamos bajo la herbosa ladera que acaba desembocando en la amplia cima de Sambelles ( 1254 m ), también conocida como Ganbella. Un hito de piedras y un poste que con  una chapa de color verde y blanco en la que aparecen las letras AP FS, nos indica que estamos en un Area de Protección de la Fauna Silvestre. Panorámica similar a la anterior aunque algo más limitada hacia la vertiente septentrional, “ cerrada “ por la recién visitada cumbre de Izaga/Itzaga ( 1360 m ). 
Cercana, destaca hacia el Sur, la cercana cima de Santa Ágata ( 1205 m ) y hacia ella encaminamos nuestros pasos. Un marcado sendero continúa perdiendo altura por la vertiente meridional de Sambelles ( 1254 m ), encerrado en algunos tramos por espesos bojedales. Por suerte, son cortos tramos a salvar y rapidamente alcanzamos el collado ( 1162 m ) abierto bajo la vertiente septentrional de Santa Ágata ( 1205 m ). Corto ascenso por un marcado sendero y desembocamos en su cumbre. Santa Ágata ( 1205 m ), conocida también como Las Saleras. Un hito de piedras destaca en el calvero cimero. Cubierta en su mayor parte por pequeños grupos de bojes. Bella panorámica. Parece ser que en este paraje, se ubico un castro protohistórico. Ver más en: http://arqueologianavarra.blogspot.com.es/2011/11/castro-de-santa-agata-valle-de.html
Lo cerrado del la zona hace que no haya muchas variables para el regreso, por lo que no queda más remedio que desandar el camino utilizado para el ascenso hasta esta última cima. Perdemos altura hacia el collado ( 1162 m ) que nos separa de Sambelles ( 1254 m ), cumbre que evitaremos en su último tramo aunque pasaremos muy cerca de su cima.
Sorteada esta, continuamos ascendiendo por el sendero por el que anteriormente descendimos de Izaga/Itzaga ( 1360 m ), cumbre que al igual que la de Sambelles ( 1254 m ), prácticamente alcanzamos de nuevo. En las inmediaciones de la cima, un marcado sendero la evita discurriendo por su derecha ( E ), alcanzando el camino que nos deja de nuevo en la ermita de San Miguel ( 1227 m ).    
Procurando realizar un itinerario circular, evitaremos el sendero de ascenso y que nos bajaría a Ardanaz de Izagaondoa ( 648 m ) para, aunque esto al final nos suponga el caminar un corto tramo por carretera, tomar la marcada pista que desciende hacia Zuazu ( 630 m ).
Tomamos la marcada pista, Camino de Izaga, que nace en la vertiente meridional de la ermita de San Miguel ( 1227 m ) para continuar un cómodo aunque quizás algo monótono descenso. Perdiendo altura paulatinamente y trazando suaves curvas, la pista desciende por terreno despejado, recibiendo al poco de iniciar el descenso y señalizado por un poste indicador, el camino proveniente de Alzorriz. La pista discurre por terreno cubierto por matorral de monte bajo para posteriormente penetrar bajo el hayedo, momento en el que veremos a la orilla de la pista un alargado y escalonado abrevadero tras el cual, volveremos a salir a terreno despejado para entre campos de cereal, desembocar en Zuazu ( 630 m ). Aprovecharemos la ocasión para visitar el Palacio de Zuazu, conocido también como “ Casa del Caballero “ y la iglesia de la localidad, erigida en honor a Nª Sª de la Purificación, de estilo románico.
Desde esta, descendemos a buscar la carreterita NA-2400 que en apenas un kilómetro nos hace alcanzar la vecina localidad de Reta ( 629 m ). Nos acercamos a visitar su iglesia, de estilo gótico y erigida en honor a San Pedro. De nuevo un tramo de asfalto y en algo menos de dos kilómetros, alcanzamos el punto de partida de este itinerario, Ardanaz de Izagaondoa ( 648 m ). 




Fotos del Itinerario


Alcanzamos Ardanaz de Izagaondoa con Izaga asomando al fondo
Este panel nos recibe a la entrada de la localidad
Crucero gótico, protejido con este " capuchón ", a la entrada a Ardanaz, Izaga destaca al fondo

Iglesia de Ardanaz, tardorrománica, en honor a San Martín de Tours
Portada de la iglesia de Ardanaz, renacentista con arco de medio punto acompañado de columnas toscanas y frontón triangular
Viejo frontón de Ardanaz
Callejeamos por Ardanaz con Izaga dominando la localidad
Fuente en Ardanaz
Estrechas callejuelas en Ardanaz
Ayuntamiento de Izagaondoa


Panel informativo y fuente medieval con bóveda a las afueras de la localidad, junto al camino a Izaga

Fuente medieval con bóveda. Izaga asoma al fondo
Indicador
Bifurcación, tomamos el camino de la derecha, es el Camino de Garbiño

Ardanaz visto desde el camino a Izaga
Hito a la derecha del camino con Izaga asomando sobre nuestras cabezas
Poste indicador en la bifurcación con ardanaz al fondo
Ascendemos entre campos de cereal. Aparecen varios hitos a la vera del camino
El camino se encajona entre matorral de monte bajo
Bifurcación, los hitos señalizan el camino a seguir, derecha
Ganamos altura en paulatino ascenso con la ermita de San Miguel asomando al fondo......................
.................... sobre el desnudo arbolado
El indicador señaliza un posible " atajo " que evita una marcada curva del camino y que nosotros no tomaremos, continuamos al frente
Abrevadero junto al camino
Salvada la citada curva, el camino continúa al frente, recibiendo por la izquierda el " atajo " anteriormente mencionado
Hito señalizando la salida del " atajo ", continuamos al frente
Alcanzamos unos campos de cereal, mugarri ( izda ) y la rocosa vertiente septentrional de Izaga a la vista. El camino traza una marcada curva a la derecha
Hito junto a los campos de cereal señalizando el camino a seguir
El camino pierde anchura pero continúa bien marcado
El boj va apareciendo y el camino se va estrechando pero siempre bien notorio
Alternamos tramos de camino ancho y abierto....................
...................... con tramos más estrechos y cerrados. Penetramos bajo el hayedo
A la vera del camino predomina el boj. Pasamos junto a este gran y característico " penitente " de roca
El camino lo bordea por la izquierda
Bonita ventana, Ardanaz asoma en primer término con Aoiz al fondo bajo el pantano de Itoiz
Dejamos atrás el " paso " junto al " penitente "
El camino se convierte en sendero ...............
................ para ganar altura camino del Portillo de Larrondo
Este tramo de bosque aparece "arrasado "
Atravesamos este desolado paraje por el que el sendero continúa bien marcado
Se abre la panorámica.aparecendo en primer término Zuazu ( izda ) y Reta ( dcha ) con Urroz al fondo.
El sendero dicurre entre grandes bojes, en todo momento señalizado con hitos
Definitivamente el terreno se abre y parece que salimos a terreno despejado
El cielo parece que también se " abre "
La Higa de Monreal destaca en lontananza
Numerosos hitos señalizan el camino a seguir
El estrecho sendero ....................
................ desemboca junto a la ermita de San Miguel con Izaga asomando al fondo
Ermita de San Miguel
Fachada septentrional de la ermita de San Miguel................
.................. en la que destaca esta portada " apuntada "
En primer término destacan Zuazu ( izda ) y Reta ( dcha ) con Urroz al fondo. Los claros van ganado terreno a las nubes
Fachada septentrional de la ermita de San Miguel
Monreal aparece en la base de La Higa
Interior de la ermita de San Miguel

Al fondo asoma la ladera NW. de Izaga y el camino que gana su cumbre
Superada la ermita de San miguel ascendemos en fuerte pendiente por la despejada vertienete NW. de Izaga
Ermita de San Miguel con La Higa al fondo
Portada de medio punto en la fachada meridional de la ermita de San Miguel
Estampa primaveral en el ascenso hacia la cumbre de Izaga
Ermita de San Miguel con los verdes campos de cereal en el fondo del Valle
Conforme ganamos altura hacia la cima de Izaga, la ermita de San Miguel se va quedando abajo
Marcado sendero en el tramo final de salida a la cumbre de Izaga
Amplia cima de Izaga con el Pirineo nevado asomando al fondo
Vértice geodésico y buzón en la cima de izaga
Buzón en la cima de Izaga
En la cima de Izaga, viento y fresco
Sambelles con Santa Agata detrás, próximos objetivos
Descendemos por la vertiente meridional de Izaga
Un marcado sendero desciende hacia Sambelles con Santa Agata asomando detrás
Florida ladera meridional de Izaga
Perdemos altura y la cumbre de Izaga asoma al fondo

Hito señalizando el sendero hacia Sambelles
Marcado sendero hacia Sambelles con Izaga al fondo
Herbosa salida a la cumbre de Sambelles
Cima de Sambelles con el Pirineo al fondo
Izaga destaca cercana, vista desde la cima de Sambelles
Ardanaz en primer término con Aoiz al fondo bajo la pared del pantano de Itoiz
Aoiz al fondo bajo la pared del pantano de Itoiz
Joxerra en la cima de Sambelles con Santa Agata asomando al fondo
Santa Agata
El Pirineo asoma cargado de nieve
Próximo objetivo, Santa Agata
Hito en la cima de Sambelles con Aoiz al fondo
Tramo cerrado del sendero que se encamina hacia Santa Agata
El estrecho sendero gana notoriedad con Santa Agata a la vista
Marcado sendero en la ladera septentrional de Santa Agata
Vertiente meridional de Sambelles con Izaga asomando al fondo
Hito en la cima de Santa Agata con Sambelles e Izaga al fondo
La Higa, tan cercana, vista desde Santa Agata
Hito cimero de Santa Agata con vistas hacia el Pirineo
Repisa cimera en Santa Agata
Posibles restos en la cumbre de Santa Agata de lo que pudo haber sido un antiguo poblado
Aoiz y el pantano de Itoiz
Toca desandar el camino y de nuevo Sambelles e Izaga aparecen ante nuestros ojos
Sambelles con Aoiz e Itoiz al fondo
Decimos adios a Santa Agata, última mirada
Conglomerado en la ladera de Sambelles con La Higa asomando al fondo
Hitos señalizando el sendero que es mejor no perder
Joxerra bajo la vertiente meridional de Sambelles
Despejado tramo en las inmediaciones de la cumbre de Sambelles, cima que evitaremos a nuestro regreso. Izaga asoma al frente
El camino penetra entre el cerrado boj
Buscando el sendero a seguir bajo la cima de Izaga
Los hitos señalizan el sendero. Izaga asoma al fondo
Florida ladera meridional de Izaga en el ascenso hacia la cima que asoma al fondo
En el regreso, de nuevo, prácticamente ganaremos la cima pero .................
............................... tomaremos este sendero que la evita por su vertiente oriental ....................
................. para descender ............................
............ siempre con La Higa ante nustros ojos sobre la localidad de Monreal.....................
............. hacia la ermita de San Miguel
Ermita de San Miguel, hoy muy concurrida
Ermita de San Miguel...............
.......... hacia la cual nos acercaremos para...................
.......... tomar la marcada pista que desciende hacia Zuazu
Herbosa pista en su parte más alta
Dejamos atrás la ermita de San Miguel
Un poquito de zoom

La herbosa pista pasa a ser de tierra y toma dirección hacia La Higa
Perdemos altura bajo la vertiente occidental de Izaga. La ermita de San Miguel va quedando atrás
Poste indicador junto al " Camino de Izaga "
Poste iindicador en el inicio del sendero que desciende hacia Alzorriz
Camino de Izaga, pista proveniente de Zuazu
Curioso " abrevadero " junto al Camino de Izaga
Escalonado " abrevadero " junto al Camino de Izaga
El descenso por la pista hacia zuazu es cómodo pero algo monótono
Portillo y paso canadiense
El Camino de Izaga discurre bajo esta pared de roca
Rocosa pared sobre el Camino de Izaga
Los verdes campos de cereal aparecen cercanos
Borda de Juanico, en ruinas, junto al Camino de Izaga
Zuazu asoma cercaco con Urroz al fondo
La pista discurre entre campos de cereal con Izaga al fondo
Hito junto a la pista señalizando el sendero que evita la misma en el ascenso de Zuazu a Izaga
Poste indicador
Poste indicador junto al Camino de Izaga con esta asomando al fondo
Zuazu asoma cercano
Alcanzamos Zuazu
Indicador en la pared señalizando el camino de Izaga a la entrada de Zuazu
En Zuazu destaca " La Casa del Caballero " o Palacio de Zuazu
Callejeamos por Zuazu
Palacio de Zuazu o Casa del Caballero
Reta asoma sobre los campos sembrados
La iglesia de Reta en honor a San Pedro destaca entre su caserío
Panel informativo en Zuazu
Iglesia de La Purificación de Zuazu, románico popular
Vano con tres arquivoltas sobre columnas con capiteles
Iglesia de La Purificación de Zuazu
Abandonamos Zuazu...............
.......... camino de la cercana localidad de Reta, población sobre la que destaca la Peña de Izaga
Caminamos por la carreterita NA-2400 hacia la visible localidad de Reta
La iglesia de Reta en honor a San Pedro destaca sobre los campos sembrados
La iglesia de Reta en honor a San Pedro destaca entre su caserío
La iglesia de Reta en honor a San Pedro
Bonito " detalle " en Reta
La iglesia de Reta en honor a San Pedro. De origen románico pero transformada en su mayor parte al estilo gótico
Portada gótica de la iglesia de Reta sobre la que se sitúa un crismón
Vista desde Reta, a lo lejos entre campos de cereal, asoma Ardanaz, nuestro destino final

Camino de Ardanaz, una mirada atrás hacia la recién visitada localidad de Reta
Ardanaz, ya cercana
La iglesia en honor a San Martín de Tours destaca entre el caserío de Ardanaz
Alcanzamos Ardanaz, punto final de este itinerario. Izaga asoma al fondo


6 comentarios:

  1. Otro gran trabajo de interés, muy bien documentado y con muy buena fotografía. Un gran aporte

    La zona la conozco un poquito, la primera vez que estuve en Itzaga fue en 1.990.....ya ha llovido

    Saludos
    Josean

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Josean. Como tú, llevaba muchos años sin volver por Izaga, desde 1992 así que apetecía regresar. Tradicional mañanera que es muy agradecida, sobre todo en días en los que en " nuestra zona " el tiempo no es muy " seguro ". Me alegra que te haya gustado el reportaje y espero que sirva para que te animes a regresar a esta bella montaña, además de a visitar los pequeños pueblos que se asientan bajo ella, merecerá la pena.

      Un saludo

      Eliminar
  2. aupa oskar, este recorrido lo hice con txomin y joxerra en invierno y con niebla ,a ver si algún día lo hago con buen tiempo.
    Me gusta estos parajes cuando está dudoso por allí suele estar maejor. Menudo historiador estás hecho.Como dices tú, sarna con gusto no pica¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿ Qué pasa Buba ? Si estuviste con niebla, eso hay que repetir, ya que es una pena no poder disfrutar de la bella panorámica que se nos ofrece desde la cima. Como bien dices, es una buena alternativa a esos días que por " nuestra zona " está el tiempo " dudosillo ". Salimos de Oronoz lloviendo y Joxerra, me da a mí, que no tenía muchas ganas en vista del tiempo pero como es habitual, pasar Belate y el tiempo cambia. Un café en el sitio de costumbre y se le cambió la cara. Un día precioso y una bonita mañanera. A ver cuando repetimos...........

      Un saludo

      Eliminar
  3. Hola Oscar,

    Una vez más me quito el sombrero con tus reportajes. Además de escribir bien sacas unas fotos cojonudas. Deberías plantearte hacer algún libro de rutas de toda esa zona que tan bien conoces. Una vez más, Felicidades!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿ Qué tal Kasi ? Me sacas los colores. Me alegra que te haya gustado el reportaje. En cuanto a lo del libro, je,je,je...........mi mujer dice que con las horas que meto, me daba tiempo a escribir una enciclopedia. Bueno, tan solo espero que estos reportajes sirvan para que los que sois aficionados al monte disfrutéis más, si es posible, de la montaña y para los que no lo son, para que poco a poco comiencen con esta afición que luego se convierte en " adicción ".

      Gracias de nuevo y un saludo

      Eliminar