miércoles, 23 de noviembre de 2022

Beigañe o Begaña y Murgi ( Desde Arrarás/Arrarats )

Situado en el extremo septentrional del Valle de Basaburúa, no muy distante de su límite con el Valle de Malerreka que se extiende al Norte, el monte Beigañe/Begaña ( 1104 m ) es una de las cumbres más destacadas de la divisoria cantábrico-mediterránea en el tramo comprendido entre el Puerto de Belate ( 847 m ) y el Puerto de Azpíroz ( 616 m ).

Su poco “ llamativa “ silueta, amplia, alomada y totalmente cubierta por un frondoso bosque de hayas, hace que esta “ centenaria “ cumbre que aparece en el Catalogo de Cimas de Euskal Herria pase prácticamente desapercibida ante la mirada de los montañeros que normalmente buscan objetivos más “ airosos “.

Por otra parte, la situación geográfica de Beigañe/Begaña ( 1104 m ), cuya cima  despunta sobre los tejados de Arrarás ( 670 m ), pequeña población perteneciente al Valle de Basaburua, sobre el collado de Abarketa ( 993 m ), cuello atravesado por la Senda GR-12 o Senda de Euskal Herria que se abre relativamente cercano al Puerto de Gorostieta ( 830 m ), y sobre el bucólico paraje de Otsola ( 903 m ), hace que la ascensión a esta montaña resulte bastante “ asequible y cómoda “.

Como no podía ser de otra manera, la citada localidad de Arrarás ( 670 m ) y el mencionado Puerto de Gorostieta ( 830 m ), son los puntos de partida habitualmente utilizados por los montañeros que buscan alcanzar la cima de Beigañe/Begaña ( 1104 m ).

Su proximidad a Otsola ( 903 m ), bucólico enclave al que se accede “ cómodamente “ desde la mencionada población de Arrarás ( 670 m ) y que es asiduamente frecuentado por los montañeros que buscan coronar cumbres más “ importantes “ que se elevan cercanas, como pudieran ser Ireber ( 1208 m ) o Ernaitzu/Ernaizu ( 1204 m ), hacen de esta la vía más utilizada para los que, partiendo desde dicha localidad, buscan alcanzar su cumbre.

Para los que optan por tomar como punto de partida el anteriormente citado Puerto de Gorostieta ( 830 m ), las balizas rojiblancas de la mencionada Senda GR-12 que lo atraviesan y que alcanzan “ cómodamente “ el collado de Abarketa ( 993 m ), cuello abierto bajo la vertiente septentrional de Beigañe/Begaña ( 1104 m ), facilitarán sobremanera el acceso desde “ olvidado “ paso de montaña.

Buscando realizar un itinerario “ circular “, en esta ocasión va a ser la localidad de Arrarás ( 670 m ) la que voy a utilizar como punto de partida para este ruta. Evitando la subida más “ lógica “ que pasa por el bucólico paraje de Otsola ( 903 m ), vía que dejamos para el descenso, buscaremos “ bordear “ bajo la vertiente oriental de Beigañe/Begaña ( 1104 m ) aprovechando antes para “ visitar “ la más que discreta cota de Murgi ( 788 m ). Tras “ coronar “ ambas cumbres, ahora sí, buscamos el descenso hacia Otsola ( 903 m ) aunque desde aquí eludiremos la vía de regreso más rápida para encaminarnos hacia el collado de Arrarás o Karate ( 841 m ), desde donde retornaremos al punto de partida. Esta es mi propuesta, espero que la disfrutéis.   

 

Resumen del Itinerario

 

Comenzamos este itinerario en Arrarás ( 670 m ), concretamente junto a la iglesia erigida en honor a San Pedro que aparece enclavada en la parte alta de esta pequeña localidad perteneciente al Valle de Basaburúa.

Por la izquierda de la citada iglesia tomaremos el carretil cementado, Otsolako bidea, que tras dejar a su paso un paso canadiense se bifurca, punto en el que lo abandonaremos para tomar el que nace por la derecha ( E ), Muskilloko bidea.

Ganamos cómodamente altura dejando a nuestro paso el acceso a Zaule Borda ( 742 m ), caserío rodeado de extensos prados sobe el que despunta la cima de Murgi ( 788 m ), nuestro primer objetivo.

El camino alcanza rápidamente un discreto colladito ( 766 m ), lugar en el que lo abandonamos momentáneamente para tomar el que nace por la derecha ( S ) buscando encaminarse hacia el bosquete que cubre parcialmente la cima de Murgi ( 788 m ), en la que desembocaremos tras atravesarlo. Un hito la señaliza.

El camino utilizado en el ascenso nos devuelve al “ colladito ( 766 m ) citado anteriormente, donde nuevamente retomaremos Muskilloko bidea para, en plácido discurrir, continuar ganando altura bajo la boscosa ladera oriental de Beigañe/Begaña ( 1104 m ).

Terminamos desembocando en la Senda GR-12 o Senda de Euskal Herria, balizado camino que seguiremos por la izquierda ( W ) hasta alcanzar el collado de Abarketa ( 993 m ), cuello en el que la abandonaremos para, por la izquierda ( SE ), adentrarnos en el hayedo buscando alcanzar la cima de Beigañe/Begaña ( 1104 m ). Un buzón la señaliza.

Iniciamos el descenso evitando regresar nuevamente al collado de Abarketa ( 993 m ) y para ello perderemos altura por la ladera occidental de la cumbre recién “ conquistada “ hasta terminar desembocando de nuevo en la balizada Senda GR-12.

Esta nos permitirá alcanzar rápidamente el bucólico paraje de Otsola ( 903 m ), lugar en el que atravesaremos el cauce de Alkardurko Erreka para tomar por la izquierda ( S ) Otsolabide, camino por el que terminaremos desembocando en el collado de Arrarás o Karate ( 841 m ), atravesado por una amplia pista, Arrarasbide.

Tomamos esta por la izquierda ( NE ) para, obviando apenas unos pocos metros más adelante la que nace por la derecha ( E ) buscando dar acceso a la cima de   Seanbe/Seganbe ( 1018 m ), continuar de frente ( NE ). Iniciamos un acusado descenso y no tardamos en desembocar en la pequeña localidad de Arrarás ( 670 m ), punto de partida de este itinerario.

 

Datos del Itinerario

 

Desnivel: 527 m

Tiempo: De 3 h a 5 h

Distancia: 11´72 km

Inicio: Arrarás ( Valle de Basaburua )

Fecha de realización: Noviembre 2022

Epoca recomendada: Todo el año

Cimas: Murgi ( 788 m ); Beigañe/Begaña ( 1104 m ) 

 

Descripción del Itinerario

 

Este itinerario lo iniciaremos desde la parte alta de Arrarás ( 670 m ), lugar en el que destaca la iglesia de la localidad, erigida en honor a San Pedro.

Por la izquierda del edificio religioso nace una pista hormigonada que nos permitirá abandonar el casco urbano de esta pequeña población del Valle de Basaburúa dejando a nuestro paso un par de viviendas situadas a sus afueras. Un cartel nos indica la prohibición del “ paso de vehículos “, evitando así la circulación por el carretil cementado por el que nosotros caminamos.

No tardaremos en dejar a nuestro paso unas “ leñeras “ y poco más adelante un paso canadiense, tras el cual el vial cementado se bifurca. En este punto será donde abandonaremos nuestro camino, Otsolako bidea, para continuar ascendiendo por la pista cementada que nace por la derecha ( E ) tomando Muskilloko bidea.

En su inicio la pista tomada continúa siendo cementada y no tarda en alcanzar una discreta bifurcación, lugar en el que obviaremos el herboso camino que nace por la izquierda ( W ) mientras seguimos ascendiendo de frente ( NE ).

El camino pierde inclinación y deja de ser cementado para convertirse en una pista de gravilla que gana altura en cómodo ascenso “ encajonada “ entre el arbolado que tenemos a nuestra izquierda ( N ) y la alambrada que cierra el prado que se extiende a nuestra derecha ( S ).

En nuestro “ plácido “ ascenso haremos caso omiso del acceso, cerrado  con un portillo, a Zaule Borda, caserío sobre el que despunta tímidamente la “ cimita “ de Murgi ( 788 m ), hacia la que en breve nos desviaremos.

Continuamos ganando altura y no tardamos en dar alcance al discreto “ colladito “ ( 766 m ) en el que abandonaremos momentáneamente nuestro camino para tomar el que nace por la derecha (  S ). Este se bifurca de inmediato, punto en el que obviaremos el que desciende por la izquierda ( N ) mientras continuamos de frente ( S ) en dirección al cercano portillo que nos cierra el paso y que deberemos atravesar.

El camino, en todo momento amplio y notorio, discurre junto a la alambrada que cierra el prado que se extiende a nuestra derecha ( W ) y termina desembocando en una pequeña explanada. En este paraje abandonaremos el camino que continúa al frente ( E ) para dirigirnos por la derecha ( S ), en todo momento junto a la alambrada, hacia un pequeño redil para el ganado. Una chabola destaca en su interior.

Bien desde el citado redil o bien desde cualquiera de los pasos habilitados en la alambrada que cierra el prado, nos adentraremos en este para posteriormente encaminarnos hacia el cercano pinar. Ganamos altura bajo los pinos buscando alcanzar la parte alta del pequeño bosquete, punto desde el que saldremos al prado cimero para desembocar de inmediato junto al hito que señaliza su punto más alto. Murgi ( 788 m ), despejada cumbre de limitada panorámica.

Iniciamos el descenso caminando junto al borde del pinar que se extiende a nuestra derecha ( N ) mientras que diferentes sendas de ganado nos permiten adentrarnos nuevamente bajo los pinos. No tardaremos en abandonar el pequeño bosque buscando alcanzar nuevamente cualquiera de los “ pasos “ abiertos en la alambrada, junto a los que ya pasamos anteriormente y que nos permitirán abandonar el prado.

Una vez en su exterior retomaremos el camino utilizado en el ascenso, por el que rápidamente desembocamos de nuevo en el “ colladito “ ( 766 m ) desde el que anteriormente nos desviamos hacia la cima de Murgi ( 788 m ).

En este discreto cuello ( 766 m ) volvemos a tomar Muskilloko bidea, camino por el que continuaremos hacia la derecha ( NE ) para, de inmediato, toparnos con una notoria bifurcación., lugar en el que obviaremos el camino que nace por la izquierda ( NW ) mientras optamos por seguir de frente en plácido discurrir.

Sin apenas pendiente nuestro camino no tarda en alcanzar un nuevo cruce, punto en el que ahora haremos caso omiso del que continúa de frente ( SE ), dando acceso a unos pequeños pabellones, mientras continuamos por la izquierda ( E ) en cómodo ascenso.

Ganamos altura cómodamente a la sombra de las hayas para, en breve, alcanzar un poco perceptible cruce, lugar en el que obviaremos el “ cerrado “ camino que nace por nuestra derecha ( NE ) mientras seguimos de frente ( N ) por el más notorio.

Continuamos nuestro plácido discurrir y no tardamos en toparnos con otra bifurcación, punto en el que abandonaremos el camino que traza una cerrada curva de 180º para ascender por la izquierda ( S ) mientras continuamos de frente ( N ).

Nuestro camino discurre bajo un frondoso hayedo en paulatino y agradable ascenso, no tardando en “ tropezar “ con un nuevo cruce, lugar en el que haremos caso omiso del menos notorio que asciende por la izquierda ( NW ) mientras seguimos por la derecha ( N ).

Continuamos discurriendo, en tendida pero continua pendiente, bajo el tupido bosque de hayas, el cual parece ir “ clareando “ conforme ganamos altura por él hasta que termina desembocando en el paraje de Lintsusti ( 968 m ). Un poste indicador destaca en el lugar en el que un amplio y balizado camino atraviesa perpendicularmente, es la Senda de Euskal Herria o Senda GR-12.

Continuamos por el citado camino hacia la izquierda ( W ) adentrándonos nuevamente bajo el frondoso hayedo, por el que continuaremos ganando altura paulatinamente hasta desembocar en el collado de Abarketa ( 993 m ). En este discreto y despejado “ colladito “ abandonaremos la balizada senda que continúa de frente ( SW ) para desviarnos por la izquierda ( S ) buscando penetrar nuevamente bajo las hayas. Un, en principio, notorio camino continúa ascendiendo por lo alto de la prácticamente inapreciable loma, por la que paulatinamente se irá difuminando hasta prácticamente desaparecer, lo que no supondrá inconveniente para que terminemos alcanzando la tupida cima de Beigañe/Begaña ( 1104 m ). Un buzón la señaliza. Nula panorámica.

iniciamos el descenso retornando sobre nuestros pasos aunque, evitando retornar de nuevo al collado de Abarketa ( 993 m ), de inmediato nos “ echaremos “ ligeramente hacia nuestra izquierda ( NW ) para, sin camino definido y bajo la frondosidad del bosque, continuar perdiendo altura paulatinamente. No tardaremos en toparnos con lo que parece ser un “ pasillo “ entre las hayas, el cual nos permitirá abandonar el hayedo para continuar por el notorio sendero que se abre paso entre los helechos.

Terminamos desembocando nuevamente en la Senda GR-12, amplio camino que por la derecha ( NE ) proviene del collado de Abarketa ( 993 m ) y por el que continuaremos hacia la izquierda ( NW ) en dirección a un cercano portillo. Atravesamos este para seguir perdiendo altura en dirección a Otsola ( 903 m ),amplio y abierto valle que se extiende ante nosotros.

En breve desembocaremos junto al poste indicador enclavado en este bucólico paraje, desde el que continuaremos en dirección a una cercana bifurcación. En esta tomaremos por la izquierda ( S ) el amplio camino que de inmediato da alcance al portillo que cierra Otsolako bidea, camino que asciende desde Arrarás ( 670 m ).

Para los que buscan una rápida “ vía de escape “, este camino, Otsolako bidea, puede resultar una socorrida alternativa pero nosotros pretendemos “ alargar “ ligeramente este itinerario y para ello descenderemos por la derecha ( W ) buscando atravesar Alkardurko Erreka, riachuelo que atraviesa por este abierto valle.

Salvado el, en esta época del año, poco caudaloso arroyo tomaremos por nuestra izquierda ( S ) el camino que discurre junto a su margen derecha para alcanzar de inmediato el portillo que nos cierra el paso. Atravesamos este para continuar por el notorio Otsolabide, camino en el que se aprecian varias “ arquetas “ que parecen delatar una “ traída de aguas “.

Discurrimos nuevamente bajo un frondoso hayedo mientras que nuestro camino se dibuja perfectamente marcado aunque en cortos tramos pierde notoriedad para convertirse en nítido sendero.

Tras un suave descenso atravesamos la regata de Izabal, lugar en el que nuestro camino  traza una cerrada curva hacia la izquierda ( S ) y punto desde el que iniciamos una tendida subida.

De inmediato nos topamos con un “ discreto “ cruce, lugar en el que haremos caso omiso del camino que desciende por nuestra izquierda ( E ) mientras continuamos ganando altura de frente ( SE ).

Otsolabide continúa notorio mientras que, desde este, nacen diversas pistas para la “ saca de madera “, a las que haremos caso omiso. Nuestro camino pierde inclinación paulatinamente y termina por abandonar la frondosidad del bosque, momento en el que nos topamos nuevamente con un portillo que nos cierra el paso. Salvado este caminaremos junto a la alambrada que delimita el prado que se extiende a nuestra izquierda ( S ) para terminar desembocando de inmediato en el collado de Arrarás o Karate ( 841 m ), discreto cuello que es atravesado por una amplia pista, Arrarasbide.

Tomamos la pista por la izquierda ( NE ) aunque, apenas unos pocos metros más adelante, esta se bifurca. En este punto haremos caso omiso de la que nace por la derecha ( E ), buscando dar acceso a la cima de Seanbe/Seganbe ( 1018 m ), mientras  optamos por continuar de frente ( NE ) descendiendo hacia la localidad de Arrarás ( 670 m ).

La pista, cementada en los tramos de mayor pendiente, no deja lugar a la menor duda y por ella descenderemos hasta desembocar en una estratégica bifurcación, en la que deberemos continuar por la izquierda ( NE ).

No tardamos en “ tropezar “ con un nuevo cruce, punto en el que haremos caso omiso del camino que continúa de frente ( N ) mientras seguimos por la derecha ( E ). El camino tomado atraviesa Otsolako Erreka, cuyo cauce nosotros evitaremos por un puente de hormigón.

La pista cementada inicia un brutal aunque corto ascenso para desembocar de inmediato en Arrarás ( 670 m ), localidad por la que callejearemos buscando alcanzar su parte alta, lugar en el que tenemos estacionado nuestro vehículo y desde donde iniciamos este itinerario. 


Track del Itinerario 


Fotos del Itinerario


Estacionamos nuestro vehículo en la parte alta de Arrarás, en las inmediaciones de la iglesia de la localidad 

En la parte alta de Arrarás destaca su iglesia y tras esta asoma tímidamente la arbolada cumbre de Murgi ( dcha ) 

Murgi visto desde la iglesia de Arrarás

Iglesia de Arrarás, erigida en honor a San Pedro. Iniciamos nuestro itinerario tomando el carretil cementado que nace por su izquierda

Puerta de entrada a la iglesia de Arrarás

Comenzamos a caminar por el vial cementado que nace dede la iglesia de Arrarás

Rápidamente dejaremos atrás el casco urbano de Arrarás

El carretil cementado gana altura en acusado ascenso dejando a su paso las casas enclavadas en la parte más elevada de Arrarás

Aviso a " navegantes ", no está permitido la circulación de vehículos por el carretil cementado por el que caminamos 

A nuestro paso vamos dejando extensos prados mientras que Murgi ( centro ) destaca sobre estos

Junto al carretil hormigonado por el que continuamos ascendiendo dejaremos a nuestro paso varias chabolas y leñeras

Nuestro camino, cementado en todo momento, gana altura en acusado ascenso

No tardaremos en dar alcance a un paso canadiense, tras el que el carretil cementado se bifurca

Bifurcación, lugar en el que abandonaremos el camino, Otsolako bidea, que continúa de frente ( izda ) para tomar el que nace por la derecha, Muskilloko bidea

Muskilloko bidea continúa ganando altura en acusado ascenso mientras deja a su paso un discreto cruce, lugar en el que haremos caso omiso del herboso camino que nace por la izquierda

En cuanto el camino pierde inclinación deja de ser cementado para pasar a ser de tierra

Muskilloko bidea discurre entre el frondoso arbolado ( izda ) y los extensos prados ( dcha )

Zaule Borda destaca bajo el bosquete cimero de Murgi

Nuestro camino, Muskilloko bidea, continúa su paulatino ascenso 

Mientras ganamos altura por Muskilloko bidea echamos una mirada atrás hacia Arrarás, localidad en la que ha dado comienzo este itinerario

Seganbe/Seanbe ( centro ) despunta sobre Arrarás

Nuestro camino, Muskilloko bidea, deja a su paso el acceso a Zaule Borda, caserío sobre el que destaca la discreta y arbolada cota de Murgi

Muskilloko bidea continúa su ascenso " encajonado " entre el arbolado ( izda ) y la alambrada que cierra el prado ( dcha )

Alcanzamos un discreto " colladito ", lugar en el que abandonaremos momentáneamente el camino ( izda ) por el que posteriormente deberemos continuar mientras nos " desviamos " por la derecha hacia la cima de Murgi

En el " colladito " tomaremos el camino que nace por la derecha, el cual se bifurca de inmediato. Hacemos caso omiso del que desciende por la izquierda mientras continuamos por el que discurre junto a la alambrada que cierra el prado

No tardamos en toparnos con un portillo que nos cierra el paso, el cual deberemso atravesar

Paulatinamente el camino se torna herboso mientras que ante nosostros ya asoma cercana la cima de Murgi

Bellos ejemplares de castaños flanquean nuestro camino

A la orilla de nuestro camino, en el interior del prado y dando vista a Arrarás, dejaremos a nuestro paso una antena

Nuestro camino alcanza el extremo de la alambrada, momento en el que lo abandonaremos para continuar junto a esta por la derecha

Caminamos junto a la alambrada por el exterior del prado camino de la ya cercana " cimita " de Murgi

Varios " pasos " nos permiten salvar la alambrada para acceder al interior del prado y así poder continuar hacia la cumbre de Murgi. En principio lo obviamos aunque posteriormente veremos que es la mejor opción

Habiendo hecho caso omiso a los " pasos " abiertos en la alambrada continuamos hacia el portillo que da acceso a un pequeño cerrado para el ganado

Una vez en el interior del cerrado para el ganado otro portillo nos devuelve al prado, donde una senda nos encamina hacia el pinar

Nos adentramos en un frondoso pinar

Caminando por sendas de ganado continuamos ganando altura mientras buscamos alcanzar la parte alta del pinar

Una vez alcanzada la parte alta del pinar salimos a terreno despejado

Amplia y herbosa cumbre de Murgi. Un hito ( izda ) la señaliza

Hito cimero de Murgi con vista a Seganbe/Seanbe ( izda ), Txiale ( centro ) y Ernaitzu ( dcha )

Hito en la cima de Murgi, enclavado a escasos metros del bosquete por el que le hemos dado acceso

Mirada hacia Arrarás desde la cima de Murgi

Arrarás visto desde Murgi

Comenzamos el descenso de la cima de Murgi caminando junto al borde del bosquete ( dcha ) que " corona " su cumbre mientras damos vista a Zaule Borda y Beigañe/Begaña, nuestro siguiente objetivo

En nuestro descenso de Murgui un marcado sendero de ganado nos devuelve al interior del pinar

Zaule Borda

La senda por la que caminamos abandona el pinar para continuar por el prado

Una vez en el prado, ahora sí, obviaremos el portillo ( dcha ) por el que accedimos anteriormente para encaminarnos hacia los " pasos " abiertos en la alambrada

Los " pasos " en la alambrada nos permiten abandonar el prado

Una vez en el exterior del prado volveremos a obviar el notorio camino que continúa por nuestra derecha ( centro en la foto )

Volvemos a retomar el amplio y notorio camino por el que accedimos anteriormente

Buscando alcanzar de nuevo el " colladito " ( centro ) en el que anteriormente nos desviamos hacia la cima de Murgi deveremos volver a atravesar el portillo que cierra nuestro camino

Sin dificultad reseñable desembocamos rápidamente en el " colladito ", lugar en el que, ahora sí, optamos por continuar por Muskilloko bidea ( dcha )

No tardamos en " tropezar " con una bifurcación, lugar en el que obviaremos el camino que nace por la izquierda mientras continuamos de frente ( centro )

Nuestro camino pierde inclinación para discurrir plácidamente mientras se abre paso entre el arbolado

Comienza a aparecer el colorido otoñal

Nos topamos con un nuevo cruce, lugar en el que haremos caso omiso del camino que, por la derecha, da acceso a unos pequeños pabellones mientras tomamos el que asciende por la izquierda

Desde el cruce damos vista a los pequeños pabellones a los que da acceso el camino que hemos abandonado 

Nuestro camino inicia un paulatino ascenso mientras nos adentramos bajo el arbolado

A la sombra de las hayas nuestro camino busca atravesar un pequeño claro en el bosque

Con Erga ( izda ), Gaztelu, Txurregi y Seganbe/Seanbe ( dcha ) asomando en el horizonte, bajo nuestro camino asoman los tejados de los pabellones a los que da acceso el camino que acabamos de abandonar 

Sin apenas pendiente nuestro camino continúa su plácido discurrir bajo las hayas

En breve alcanzamos un nuevo cruce, lugar en el que haremos caso omiso del " cerrado " camino que nace por la derecha mientras optamos por continuar por el más notorio ( izda )

Atravesando tramos más abiertos de bosque nuestro camino discurre en plácido ascenso

Tropezamos con una marcada bifurcación, lugar en el que obviaremos el camino que continúa ascendiendo por la izquierda mientras tomamos el que sigue de frente ( dcha )

Mirada atrás en la bifurcación, punto en el que nuestro camino ( izda ) se bifurca y abandona el que asciende por nuestra izquierda ( derecha en la foto )

Nuestro camino continúa notorio mientras sigue discurriendo bajo la frondosidad del hayedo

Volvemos a " tropezar " con un nuevo cruce, lugar en el que haremos caso omiso del camino que asciende por la izquierda para continuar por el que sigue de frente ( dcha )

Las hojas de las hayas cubren totalmente nuestro camino 

A la izquierda del camino destaca una inclinada barrancada

En cortos tramos nuestro camino parece querer perder notoriedad

Un nuevo barranco se abre a nuestra izquierda sobre el camino

Las hayas lo cubren todo

Otra inclinada barrancada destaca a la izquierda del camino

El camino, algo menos notorio pero en todo momento perfectamente " dibujado ", continúa su plácido discurrir por el hayedo

Nuestro camino se abre paso entre un " limpio " hayedo

El camino nuevamente gana notoriedad

Nuestro camino traza una cerrada curva hacia la izquierda

Punto en el que nuestro camino " dibuja " una cerrada curva

Conforme ascendemos el hayedo parece menos tupido

Nuestro camino se abre paso por un " clareado " hayedo 

Paulatinamente nuestro camino pierde inclinación mientras se cubre totalmente de hojas

 Nuestro camino parece difuminarse entre jóvenes hayas

Completamente cubierto de hierba el camino se abre paso entre helechos mientras busca alcanzar un poste indicador ( dcha )

Desembocamos en el paraje de Lintsusti, lugar en el que destaca el poste indicador que baliza la Senda GR-12, amplio camino que atraviesa perpendicularmente. Continuaremos por la izquierda

Detalle del poste indicador enclavado en el paraje de Lintsusti

Junto al poste indicador recibimos por la derecha ( centro en la foto ) el camino proveniente desde el Puerto de Gorostieta

Desde el poste indicador tomaremos el amplio y notorio camino que continúa por la izquierda, es la Senda de Euskal Herria o GR-12

Las marcas rojiblancas de la Senda GR-12 balizan escrupulosamente nuestro camino

Nuestro camino, completamente cubierto de hojas, se abre paso entre las hayas

Bajo un " túnel " de vegetación y en tendido ascenso el camino busca alcanzar el collado de Abarketa

Collado de Abarketa, lugar  en el que abandonamos la Senda GR-12 que continúa de frente ( centro ) para tomar el camino que, por la izquierda, se adentra en el hayedo

En el collado de Abarketa tomamos el herboso camino que nace por la izquierda ( centro en al foto ) para buscar adentranos en el hayedo 

Un notorio camino se abre paso entre las hayas

El hayedo por el que caminamos aparece bastante " clareado "

El camino gana altura en plácido ascenso mientras dibuja un marcado " pasillo " en el hayedo

El camino aparece completamente cubierto de hojas

En agradable ascenso y en tendida pendiente, caminando en todo momento entre hayas, buscamos alcanzar la cima de Beigañe/Begaña 

Cima de Beigañe/Begaña, un pequeño buzón montañero la identifica

Buzón montañero en la cima de Beigañe/Begaña

Detalle del buzón montañero enclavado en la cima de Beigañe/Begaña

Detalle de la placa colocada en el buzón montañero enclavado en la cima de Beigañe/Begaña

Detalle del buzón montañero enclavado en la cima de Beigañe/Begaña

Cima de Beigañe/Begaña

Iniciamos el descenso por el camino utilizado en la subida aunque de inmediato lo abandonamos por la izquierda

Perdemos altura, en principio sin camino definido, entre la frondosidad del hayedo

Perdemos altura entre jóvenes hayas

Paulatinamente va apareciendo trazas de camino

Un abierto " pasillo " entre hayas nos permite continuar en cómodo descenso 

Buscamos abandonar el hayedo

Ya fuera del hayedo un herboso sendero se abre paso entre los helechos mientras ante nosotros despuntan las cimas de Launtze ( centro ) y Ernaitzu ( izda ) 

Terminamos desembocando en un amplio y notorio camino que atraviesa perpendicularmente, es de nuevo la Senda GR-12 que por la derecha desciende desde el collado de Abarketa. Continuamos de frente ( izda ) hacia un cercano portillo  

Senda GR-12 que desciende desde el collado de Abarketa

Dando vista a la discreta cima de Arnabarrita ( centro ), alcanzamos de inmediato un portillo, en el que aparecen las balizas rojiblancas ( dcha ) de la Senda GR-12. Lo atravesaremos

Una vez dejado atrás el portillo que cerraba nuestro camino continuaremos descendiendo hacia el " vallecito " de Otsola que se extiende en primer término

Descendemos hacia el bucólico Valle de Otsola, bañado por Alkardurko Erreka

Un poste indicador ( centro ), hacia el que deberemos descender, destaca a orillas de Alkardurko Erreka

Valle de Otsola

El camino por el que descendemos, la Senda GR-12, no tarda en alcanzar el poste indicador enclavado en el Valle de Otsola

Detalle del poste indicador enclavado en el Valle de Otsola

Arnabarrita ( centro ) despunta sobre el Valle de Otsola

Desde el poste indicador continuamos descendiendo hacia el cercano camino que, proveniente de Arrarás, atraviesa el Valle de Otsola. En principio continuamos en dirección a esta localidad ( centro )

Dejamos atrás el poste indicador y la bifurcación para tomar el camino que, en principio, desciende haciaa Arrarás ( desde donde está sacada la foto )

De inmediato alcanzaremos el portillo ( izda ) que cierra el camino, Otsolako bidea, que desciende hacia Arrarás. Al otro lado del riachuelo asoma tímidamente otro portillo ( dcha ) y hacia este deberemos encaminarnos 

Portillo que cierra Otsolako bidea, camino que desciende rápidamente hacia Arrarás y que hoy obviaremos

Desde nuestro camino descendemos a atravesar Alkardurko Erreka, riachuelo que en esta época del año baja con poco caudal

Alkardurko Erreka, riachuelo sobre el que destaca la discreta cima de Arnabarrita

Salvada Alkardurko Erreka haremos caso omiso del herboso camino que asciende de frente

Una vez atravesada Alkardurko Erreka nos desviamos hacia el portillo que se abre a nuestra izquierda ( derecha en la foto )

Una vez salvado el portillo continuaremos por un notorio camino, es Otsolabide

Varias " arquetas " delatan lo que parece ser una " traída de agua " 

El camino, Otsolabide, discurre sin apenas pendiente bajo un " clareado " hayedo

La frondosa cumbre de Beigañe/Begaña asoma entre las hayas

El camino por el que venimos discurriendo parece perder notoriedad mientras entre las hayas asoma Seganbe/Seanbe ( centro ) 

En cortos tramos el camino se convierte en estrecho sendero

Nuestro camino vuelve a ganar notoriedad mientras continúa discurriendo bajo las hayas

Iniciamos un corto descenso caminando sobre las hojas que lo cubren todo 

Nuestro camino, Otsolabide, traza una cerrada curva, punto en el que por la derecha se abre una profunda barrancada 

Doble barrancada sobre nuestro camino

Salvada la barrancada nuestro camino inicia un tendido ascenso

El camino se bifurca, momento en el que obviaremos el que desciende por la izquierda para continuar ganando altura por la derecha

Continuamos ascendiendo por el notorio camino

Caminamos bajo un frondoso hayedo

A la sombra de las hayas nuestro camino vuelve a perder inclinación, permitiéndonos un plácido discurrir

Nuestro camino ( dcha ) deja a su paso varias pista de saca de madera que nacen por la derecha ( izquierda en la foto )

El hayedo vuelve a " clarear " mientras nuestro camino se abre paso muy marcado en el terreno

Un pequeño claro en el bosque nos permite algo de panorámica hacia el valle 

Erviti/Erbiti asoma en el valle

Nuevamente aparecen " arquetas " que delatan lo que parece ser una " traída de agua "

Arrarás asoma entre las hayas

Nuestro camino sale a terreno abierto, punto en el que un portillo nos cierra el paso. Lo atravesaremos

Una vez atravesado el portillo, Otsolabide continúa discurriendo junto a la alambrada que cierra el prado que se extiende a nuestra izquierda

Nos encaminamos hacia el collado de Arrarás o Karate, cuello que vemos asomar al fondo entre prados, aunque antes dejaremos a neustro paso un discreto cruce en el que recibimos por la derecha un estrecho sendero

Mirada atrás hacia el cruce en el que nuestro camino ( dcha ) recibe por la derecha ( izquierda en la foto ) un notorio sendero, el cual obviaremos 

Alcanzamos el collado de Arrarás o Karate, atravesado por una amplia pista, Arrarasbide. Continuamos por la izquierda

Nuestro camino, Otsolabide ( izda ), desemboca en el collado de Arrarás o Karate, lugar en el que tomaremos la amplia pista, Arrarasbide, que continúa por la izquierda ( derecha en la foto )

Arrarasbide se bifura de inmediato, punto en el que abandonaremos la pista que asciende por la derecha hacia Seganbe/Seanbe mientras continuamos de frente ( centro ) hacia Arrarás  

Arrarasbide busca adentrarse en el cercano hayedo 

 No tardamos en alcanzar un paso canadiense. Lo atravesamos

En los tramos de mayor pendiente, con Beigañe/Begaña ( izda ) asomando al fondo, Arrarasbide se muestra cementado

Arrarasbide traza una cerrada curva, momento en el que nace un herboso camino por la derecha, el cual obviaremos mientras continuamos descendiendo por la izquierda

En cuanto la pendiente pierde inclinación Arrarasbide deja de estar cementado para pasar a ser de tierra

Alternamos tramos cementados con otros de tierra mientras ya damos vista a Arrarás ( dcha ) y al disperso caserío que se extiende bajo las laderas de Beigañe/Begaña

Arrarasbide, nuevamente cementado, pierde altura en fuerte pendiente  

En fuerte pendiente terminaremos desembocando en una estratégica encrucijada de caminos

Nuestro camino traza una cerrada curva de 180º y por este continuaremos obviando los otros que nacen en este estratégico cruce

Beigañe/Begaña ( centro ) destaca sobre nuestro camino

No tardamos en " tropezar " con una nueva bifurcación, lugar en el que haremos caso omiso del camino que nace de frente ( izda ) mientras salvamos el puente ( dcha ) que aparece en primer término

Rústicos indicadores enclavados en la bifurcación

El camino cementado y el puente salvan el cauce, prácticamente seco, de Otsolako Erreka. Ascendemos en dirección a Arrarás

Otsolako Erreka baja prácticamente " seco "

Dejamos atrás el puente que salva Otsolako Erreka para ascender en fuerte pendiente por la pista cementada que da acceso a Arrarás

Tras corto aunque acusado ascenso desembocamos en Arrarás, localidad sobre cuyos tejados asoma la cima de Murgi ( centro ), visitada al inicio de este itinerario

Entramos en Arrarás

Una vez alcanzado el casco urbano de Arrarás desembocaremos en una calle que atraviesa perpendicularmente. Continuamos por la izquierda mientras que al frente despunta Beigañe/Begaña ( centro ), última de las cumbres visitadas en este itinerario

Callejeamos por Arrarás dejando a nuestro paso un bello y cuidado caserío

Caserón en Arrarás

Callejeamos por Arrarás buscando alcanzar la parte alta de la localidad

Piedra labrada en la fachada de una de las casas de Arrarás

Murgi ( centro ) despunta tímidamente sobre los tejados de Arrarás

Alcanzamos la parte alta de Arrarás, lugar en el que destaca la iglesia de la localidad y punto en el que tenemos estacionado nuestro vehículo

Piedra labrada en la fachada de una de las casas de Arrarás

En la parte alta de Arrarás, donde tenemos estacionado nuestro vehículo, daremos por finalizado este itinerario

Antes de abandonar la localidad callejeamos por Arrarás

Puerta de entrada a una de las casas enclavadas en la parte alta de Arrarás

Escudo en la fachada de una casa de Arrarás

Frontón de Arrarás

Fuente en Arrarás, enclavada bajo una bella casona

Fuente en Arrarás

Piedra labrada en la fuente de Arrarás

Caserón en Arrarás

Iglesia de Arrarás 

Iglesia de Arrarás, erigida en honor a San Pedro


2 comentarios: