miércoles, 25 de enero de 2023

Desamendi-Atxispuru-Desamendi Txiki-Txameni o Txemiñe-Txorrotxeta W.-Txorrotxeta-Beloki ( Desde la Casa Forestal/Guardetxe )

Enclavada en el extremo noroccidental de la provincia de Navarra, y compartiendo territorio con Guipuzcoa, la Sierra de Aralar cuenta con una extensión de 208 km², de los que aproximadamente algo más de la mitad pertenecen al “ reino navarro “.

Desde el 26 de Abril del año 1994 las aproximadamente 10971 ha. enclavadas en territorio guipuzcoano se convirtieron en el Parque Natural de Aralar. Esta extensión pertenece a los términos de Abaltzisketa, Amezketa, Ataun, Lazkao, Tolosa y a la Mancomunidad de Enirio-Aralar, creada esta última en el año 1412. Los principales accesos a la Sierra de Aralar desde Guipuzcoa son dos: el área de Ataun, accesible desde la carretera Lazkao/Puerto de Lizarrusti y centrada en torno al Centro de Acogida de Lizarrusti, y la carretera Ordizia-Alegía, desde la que se accede al conjunto Abaltzisketa-Larraiz y Amezketa-San Martín. 

La vertiente navarra de la Sierra de Aralar cuenta con una extensión de 12259 ha. pertenecientes a 11 términos municipales y 18 concejiles: Etxarri-Aranaz ( Lizarragabengoa ), Ergoiena ( Unanua y Lizarraga ), Arbizu, Lakunza, Arruazu, Huarte Araquil, Irañeta, Araquil ( Eguiarreta, Villanueva, Ihabar y Señorío de Murguindueta ), Larraun ( Alli, Astiz, Baraibar, Errazquin, Iribas, Madoz y Oderiz ), Betelu y Araiz ( Azkarate, Gainza, Inza y Uztegui ).

El acceso principal a la Sierra de Aralar desde Navarra parte desde Lecumberri/Lekunberri ( 571 m ), población en la que tomaremos la carretera NA-7510 que, tras dejar a su paso la pequeña localidad de Baraibar ( 628 m ), da acceso al Santuario de San Miguel de Excelsis ( 1241 m ).

Otro posible acceso a la Sierra parte desde Huarte Araquil ( 488 m ), localidad en la que nace un carretil cementado que desemboca en la carretera procedente de  Lecumberri/Lekunberri ( 571 m ) a menos de un kilómetro por debajo del Santuario de San Miguel de Excelsis ( 1241 m ).

En este territorio se comprende el Realengo de Aralar o Monte Aralar, antiguo monte del estado que actualmente es propiedad de la Comunidad Foral de Navarra y cuyos derechos de uso y aprovechamiento corresponden a la Unión de Aralar: su superficie es de 2166,8 ha. También comprende los faceros 53 y 63, el primero situado entre los términos de Huarte Araquil e Irañeta, y el segundo entre Villanueva y Madoz.

De la superficie total de la Sierra el 41% corresponde a los municipios de Sakana, el 24% al municipio de Larraun, el 17,7% pertenece al Realengo, 10,6 % al Valle de Araiz, 0,9% a Betelu y el 1,6% restante a los faceros 53 y 63.

Los montes comunes propiedad de las entidades locales navarras supones el 72,9% del terreno de la Sierra. Los que son propiedad de la Comunidad Foral suman un 17,7% y el 8,1% restante son terrenos de propiedad particular. El 91,5% de la superficie está ocupada por Montes de Utilidad Pública, cuyo Catálogo fue aprobado en el año 1912.

La climatología de Aralar se caracteriza por el predominio de vientos de noroeste y oeste, la abundancia de días de lluvia y nieblas frecuentes. El estar enclavada en la divisoria de aguas cantábrico-mediterránea hace que los acuíferos que fluyen por su vertiente Norte viertan sus aguas en el Cantábrico mientras que los que “ corren “ por su vertiente Sur “ mueren “ en el Mediterráneo.

En la Sierra de Aralar el pastoreo es una actividad que se remonta a la prehistoria como así lo demuestran uno de los conjuntos megalíticos más interesante de la Península Ibérica, siendo además el más denso de Navarra y del País Vasco. En territorio navarro se han contabilizado 44 dólmenes y un menhir mientras que en Guipuzcoa son 17 los dólmenes identificados.

 

         *Fuentes: https://www.sanmigueldearalar.org/informacion-practica/

                         https://espaciosnaturales.navarra.es/es/sierra-de-aralar

 

Mitos y leyendas, entre las que destaca la de Teodosio de Goñi, tienen también como protagonista a la Sierra de Aralar.

 

Leyenda de Teodosio de Goñi

 

Cuenta la leyenda que en Goñi vivía un caballero llamado Teodosio, casado con Doña Constanza de Butrón.

Poco después de casarse, Teodosio tuvo que abandonar su casa para ir a luchar a Africa, bajo las órdenes del conde Don Julián, contra las tropas de Miramamolín.

Su mujer Constanza, quedando sola en el palacio con los padres de Teodosio, invita a estos a dormir en la habitación señorial, pasando ella a otra más pequeña.

Cuando Teodosio regresa victorioso a su palacio se le aparece un ermitaño, el diablo disfrazado, para advertirle que su mujer le es infiel con uno de sus criados.

Teodosio llega a su casa para encaminarse a sus aposentos, lugar en el que encuentra dos personas en su lecho. Cegado por la ira y pensando que eran su mujer y el amante de esta, saca su espada y mata a ambos.

Creyendo haber vengado el agravio, sale de casa y se encuentra con su esposa que venía de misa, quien le informa que los que dormían en su lecho, y a los que había asesinado, eran sus padres.

Aterrorizado, Teodosio confiesa el crimen al párroco Juan de Vergara y al obispo de Pamplona, Marcial, quien le manda ir a Roma como peregrino para que solicitar la absolución del Papa Juan VII.

El pontífice le impone como penitencia vivir lejos de su localidad llevando una cruz de madera a cuestas y una gruesa cadena ceñida al cuello y a su cintura hasta el día, que por desgaste, esta se rompiera. Este sería el signo inequívoco del perdón divino.

Así vagó Teodosio por la Sierra de Andía y posteriormente por la Sierra de Aralar, lugar este último en el que un día se adentró en una de las numerosas cuevas que había por la zona y en la que, sin saberlo, habitaba un dragón.

Cuando el dragón estaba a punto de acabar con la vida de Teodosio, este implora ayuda a San Miguel. El arcángel apareció con una cruz sobre su cabeza para vencer y matar al dragón, liberando a Teodosio de las cadenas y siendo perdonado por Dios.

Teodosio, ya libre, regresó a Goñi junto su esposa para posteriormente volver a Aralar, donde mandó construir un santuario en honor a San Miguel.

 

 

En este caso, y para nuestra incursión en la Sierra, va a ser la anteriormente citada localidad de Lecumberri/Lekunberri ( 571 m ) el punto de acceso a la misma. Tras 13 kilómetros de sinuoso discurrir alcanzaremos el amplio aparcamiento ( 1049 m ) situado junto a las ruinas de la antigua Casa Forestal de Aralar, conocida también como Guardetxe y punto de partida habitualmente utilizado para numerosos itinerarios por Aralar.

El objetivo “ principal “ para nuestra ruta es “ coronar “ las cimas de Desamendi o Desaomendi ( 1309 m ), Txameni o Txemiñe ( 1299 m ) y Beloki ( 1276 m ), aprovechando además para visitar otras menos conocidas como Atxispuru ( 1278 m ), Desamendi Txiki o Desaomendi Txiki ( 1249 m ), Txorrotxeta W. ( 1279 m ) y Txorrotxeta ( 1273 m ). Esta es mi propuesta, espero que la disfrutéis.

 

Resumen del Itinerario

 

Este itinerario da comienzo en el amplio aparcamiento junto al que antaño se levantaba la Casa Forestal de Aralar o Guardetxe ( 1049 m ), de la que hoy tan solamente quedan unas pocas ruinas.

Desde la parte alta del citado parking atravesaremos el portillo que da acceso a la pista que asciende hacia los refugios de Errenaga ( 1217 m ), por la que caminaremos en plácido ascenso dejando a nuestro paso la sima de Beingo Leizea ( 1089 m ), el dolmen de Otsotesare ( 1121 m ) y posteriormente el Paso de Kolosobarnea ( 1159 m ), antes de desembocar en Pagomari ( 1170 m ), antiguo aparcamiento hasta el que hace años se podía acceder con los vehículos.

Continuamos por la amplia y monótona pista, junto a la que asoma Igaratza Lezea ( 1237 m ), mientras buscamos atravesar el Paso de Mandarrate ( 1231 m ). Salvado este, saldremos definitivamente a terreno abierto para alcanzar una estratégica encrucijada de caminos que aparece señalizada con un poste indicador, lugar en el que abandonaremos el camino “ principal “ para tomar el que nace por la derecha ( NE ).

El herboso camino tomado, Desamendiko bidea, da acceso a la cercana cumbre homónima, Desamendi ( 1309 m ), aunque antes de dirigirnos hacia esta nos desviaremos, también por la derecha ( SE ), para alcanzar de inmediato la cercana y rocosa “ cota “ que despunta sobre nuestras cabezas, Atxispuru ( 1278 m ).

Tras corta visita retomaremos el camino citado anteriormente para, ahora sí, alcanzar rápidamente la cumbre de Desamendi o Desaomendi ( 1309 m ).

Perdemos altura en dirección opuesta a la de ascenso para atravesar el abierto cuello ( 1220 m ) que nos separa de Desamendi Txiki o Desaomendi Txiki ( 1249 m ), cimita que también alcanzaremos.

Nuevamente descenderemos por la ladera opuesta a la de subida para encaminarnos hacia la base de la alargada y arbolada loma que se extiende por la vertiente occidental de nuestro próximo objetivo, Txameni o Txemiñe ( 1299 m ),  en cuya cima desembocaremos tras un tendido ascenso.

En dirección opuesta a la de ascenso descenderemos buscando alcanzar el “ colladito “ ( 1273 m ) sobre el que despunta tímidamente la discreta cota de Txorrotxeta W. ( 1279 m ), “ cimita “ que alcanzaremos de inmediato.

Continuamos en la misma dirección para salvar la escasa distancia que nos separa de la cercana cumbre de Txorrotxeta ( 1273 m ), en la que desembocaremos tras atravesar la herbosa loma que nos permitirá darle acceso.

Descendemos por su herbosa vertiente oriental para encaminarnos posteriormente hacia el collado de Urdangoene ( 1193 m ), estratégica encrucijada de caminos sobre la que despunta la última cumbre a visitar en este itinerario, Beloki ( 1276 m ), en cuya cima nos “ encaramaremos “ tras corto aunque acusado ascenso.

Desde la citada cumbre descenderemos por su ladera SW. para, tras atravesar Gersagako Erreka, tomar el camino que deja a su paso la Borda de Bustintza y que nos terminará “ devolviendo “ al punto de partida, el aparcamiento de la antigua Casa Forestal de Aralar ( 1049 m ).    

       

Datos del Itinerario

 

Desnivel: 506 m

Tiempo: De 4 h a 6 h

Distancia: 13´46 km

Inicio: Casa Forestal de Aralar o Guardetxe ( Navarra )

Fecha de realización: Noviembre 2022

Epoca recomendada: Todo el año 

Cimas: Atxispuru ( 1278 m ); Desamendi o Desaomendi ( 1309 m ); Desamendi Txiki o Desaomendi Txiki ( 1249 m ); Txameni o Txemiñe ( 1299 m ); Txorrotxeta W. ( 1279 m ); Txorrotxeta ( 1273 m ); Beloki ( 1276 m )

 

Descripción del Itinerario

 

Pasado el kilómetro 13 de la carretera NA-7510 que da acceso al Santuario de San Miguel de Excelsis ( 1241 m ) estacionaremos nuestro vehículo en el amplio aparcamiento enclavado junto a las ruinas de la antigua Casa Forestal de Aralar o Guardetxe ( 1049 m ).

Comenzaremos a caminar desde la parte alta del citado aparcamiento ( 1049 m ), lugar en el que deberemos atravesar el portillo tras el que nace la amplia pista, Berigaingo bidea, que da acceso a los refugios de Errenaga ( 1217 m ).

Caminaremos por esta en tendida subida y no tardaremos en dejar a nuestro paso, a la izquierda ( S ) de la pista y “ camuflado “ entre las hayas, el dolmen de Aubia Norte ( 1066 m ), “ señalizado “ por una placa. Apenas tendremos que desviarnos unos pocos metros del camino para visitarlo.

De nuevo en Berigaingo bidea continuaremos en plácido caminar para, en breve, dar alcance a una “ discreta “ bifurcación, lugar en el que haremos caso omiso tanto del camino que nace por nuestra izquierda ( S ) como del que lo hace por la derecha ( N ) mientras continuamos por la amplia pista.

Seguimos en tendido ascenso y no tardamos en volver a alcanzar un nuevo cruce, punto en el que obviaremos el camino que nace por nuestra izquierda ( W ) para seguir en cómodo caminar por la pista que ha pasado a denominarse Igaratzako bidea.

En breve dejaremos a nuestro paso, a la derecha ( E ) del camino, Beingo Leizea, profunda sima que aparece “ rodeada “ de un muro de piedra que la “ protege “.

Continuaremos caminando plácidamente por la siempre monótona pista para dejar a nuestro paso, esta vez a la izquierda ( W ) del camino, la placa que “ delata “ la presencia del dolmen de Otsotesare ( 1108 m ), monumento megalítico que se “ esconde “ bajo las hayas.

En cómodo ascenso continuaremos camino del Paso de Kolosobarnea ( 1159 m ), amplia “ brecha “ abierta entre rocas y lugar en el que recibiremos por nuestra izquierda ( S ), señalizado con hitos, un notorio camino. Seguiremos al frente ( NE ) y no tardamos en desembocar en el paraje de Pagomari ( 1170 m ), pequeña y herbosa explanada en la que destaca un antiguo aparcamiento hasta el que antaño se podía acceder con los vehículos.

A partir de este bello enclave nuestro camino, San Migelgo bidea, acentúa su inclinación y no tarda en adentrarse bajo las hayas, momento en el que se bifurca. Hacemos caso omiso del camino que nace por la izquierda ( S ) para continuar de frente ( NW ) aunque a escasos metros volvemos a toparnos con un nuevo cruce, lugar en el que nuevamente optaremos por obviar el camino que desciende por la izquierda ( W ) mientras seguimos al frente ( N ).

Caminamos bajo el hayedo aunque no tardamos en abandonarlo para atravesar amplios “ claros “ mientras en nuestro camino afloran lo que parecen ser viejos tramos de calzada. En breve daremos alcance a Igaratza Lezea ( 1237 m ), profunda sima enclavada a la derecha ( N ) de nuestro camino que aparece “ defendida “ por un murete de piedra.

Continuamos caminando en agradable ascenso buscando salir a terreno abierto y no tardamos en atravesar el Paso de Mandarrate ( 1231 m ), a partir del cual abandonaremos definitivamente el hayedo.

Nuestro camino, San Migelgo bidea, discurre en suave descenso mientras que a nuestra derecha ( E ), en lo alto de la loma, asoma cercana la chabola de Martxo.

Tras corto descenso iniciamos un tendido ascenso terminando por alcanzar un balizado cruce, lugar en el que destaca un poste indicador. En este punto, abandonaremos nuestro camino, San Migelgo bidea, que continúa de frente ( N ), a la vez que obviaremos el que nace por la izquierda ( NW ) balizado con las marcas “ rojiblancas “ de la GR de la Senda del Pastoreo en dirección a Lizarrusti ( 622 m ), mientras optamos por tomar el que asciende por la derecha ( NE ), Desamendiko bidea.

Nada más tomar Desamendiko bidea, camino que gana altura en cómodo ascenso por la herbosa ladera ( SW ) del monte homónimo, Desamendi ( 1309 m ), lo abandonaremos para desviarnos hacia la rocosa “ cimita “ de Atxispuru ( 1278 m ) que destaca cercana sobre nuestras cabezas.

Una estrecha pero notoria senda nos permite comenzar a ascender “ plácidamente “ por terreno herboso hacia la citada cota aunque no tardará en difuminarse entre las rocas que cubren su parte alta, entre las que continuaremos ganando altura para, sin dificultad reseñable, terminar alcanzando su punto más elevado. Atxispuru ( 1278 m ), rocosa cumbre que nos permite una abierta panorámica hacia el conjunto de cumbres de la Sierra de Aralar. Sin señal alguna que la identifique.

Sin necesidad de volver sobre nuestros pasos perderemos altura por la herbosa ladera septentrional de la cima recién “ coronada “ buscando alcanzar el “ colladito “ ( 1264 m ) junto al que retomaremos Desamendiko bidea, camino abandonado anteriormente y por el que continuaremos ascendiendo cómodamente para desembocar de inmediato en la amplia y herbosa cumbre de Desamendi o Desaomendi ( 1309 m ). Un buzón la identifica. Bella y abierta panorámica.

Unas notorias “ rodadas “ nos invitan a iniciar el descenso por la herbosa ladera en dirección opuesta a la de ascenso mientras buscan encaminarse hacia una bucólica majada pastoril que aparece enclavada bajo la vertiente meridional de la cumbre recién visitada. Antes de alcanzar la mencionada majada, teniendo como referencia un pequeño promontorio rocoso que aparece a nuestra izquierda ( E ), nos desviaremos hacia este para dejarlo a nuestra derecha ( S ) mientras buscamos continuar por una, en principio, poco perceptible senda.

De inmediato esta senda gana notoriedad y se bifurca, punto en el que obviaremos la que nace por la izquierda ( NE ) mientras iniciamos un tendido descenso por un camino ya más marcado, el cual busca alcanzar el collado ( 1220 m ) que nos separa de Desamendi Txiki ( 1249 m ), cimita que también pretendemos alcanzar.

Para ello, en el amplio y herboso collado ( 1220 m ) obviaremos las “ rodadas “ que continúan por la derecha ( E ), buscando evitar la mencionada cima, mientras remontamos por las que ganan altura por la herbosa ladera sudoccidental y que  terminan desembocando en la cumbre. Desamendi Txiki o Desaomendi Txiki ( 1249 m ), amplia y herbosa cima que nos permite una limitada panorámica. Sin señal alguna que la identifique.

De nuevo perderemos altura por la ladera opuesta a la de subida mientras buscamos alcanzar el herboso camino que atraviesa perpendicularmente bajo la vertiente oriental de la “· cimita “ recién visitada y por el que, una vez alcanzado, continuaremos hacia la derecha ( S ).

El citado camino nos permitirá desembocar en una abierta pradera, lugar en el que destacan unas ruinas que pudieran ser de una antigua majada pastoril y que aparecen enclavadas bajo el discreto “ cuello “ ( 1224 m ) abierto en el extremo de la alargada loma desprendida bajo la vertiente occidental de nuestro siguiente objetivo, Txameni o Txemiñe ( 1299 m ).

Desde las citadas ruinas tomaremos el discreto sendero que, en corto ascenso, nos permitirá alcanzar el mencionado collado ( 1224 m ), lugar desde el que continuaremos por la izquierda ( E ) buscando adentrarnos bajo el hayedo.

Un notorio sendero se abre paso entre las hayas mientras remonta paulatinamente entre rocas dejando a su paso esporádicos claros en el bosque. Caminamos por lo alto de la escabrosa loma aunque en algunos tramos deberemos abandonarla debido a lo “ incómodo “ del terreno. Será en uno de estos esporádicos “ tramos “ en el que  habremos abandonado la parte alta de la citada loma cuando, sin apenas percibirlo, desembocamos en la cima de Txameni o Txemiñe ( 1299 m ). Un buzón montañero la identifica. Limitada panorámica debido a que algunas hayas alcanzan la cumbre.

Iniciamos el descenso en dirección opuesta a la de ascenso por un terreno algo “ escabroso “ en el que deberemos tener cuidado si el piso está mojado. Entre rocas y algunas pequeñas hayas que alcanzan la parte alta de la loma por la que perdemos altura, sin excesivas dificultades terminaremos saliendo a terreno abierto.

Ya por una ladera algo más “ amable “ continuaremos descendiendo hacia el “ colladito “ ( 1273 m ) sobre el que despunta tímidamente la discreta cota de Txorrotxeta W. ( 1279 m ).

Atravesamos el citado “ cuello ( 1273 m ), por el que cruza una estrecha senda, para remontar en dirección a la “ cimita “ anteriormente mencionada, en la que desembocaremos de inmediato tras superar un corto e incómodo tramo de pequeñas rocas. Txorrotxeta W. ( 1279 m ), sin señal alguna que la identifique. Bella y abierta panorámica.

Nuevamente perderemos altura en dirección opuesta a la de ascenso buscando encaminarnos hacia la vecina cota de Txorrotxeta ( 1273 m ), de la que nos separa un herboso y abierto “ colladito “ ( 1268 m ).

Atravesamos el mencionado “ cuello “ ( 1268 m ) para remontar por la herbosa y tendida loma por la que en plácido caminar terminaremos desembocando en la citada cima. Txorrotxeta ( 1273 m ), un buzón montañero la identifica. Bella y abierta panorámica.

Volvemos a descender por la vertiente opuesta a la de ascenso, una herbosa ladera por la que terminaremos alcanzando un marcado camino que atraviesa perpendicularmente, por el que continuaremos hacia la izquierda ( NE ) buscando desembocar en la pista que atraviesa por el collado de Urdangoene ( 1193 m ), estratégica encrucijada de caminos sobre la que despunta el último objetivo de este itinerario, Beloki ( 1276 m ).

Con la idea de ascender hacia la cima del mencionado Beloki ( 1276 m ) tomamos la citada pista mientras que obviamos el camino que nace por nuestra derecha ( S ), Gersagako bidea, en el que desembocaremos más adelante, tras visitar la cumbre hacia la que nos encaminamos, y que aparece “ señalizado “ con unos hitos.

Apenas caminaremos unos pocos metros por la citada pista ya que de inmediato la abandonaremos por la derecha ( E ) para remontar por la herbosa y acusada ladera NW. de Beloki ( 1276 m ), en cuya cumbre desembocaremos sin excesivas dificultades. Un buzón montañero la señaliza. Bella y abierta panorámica.

Caminamos por la alargada loma cimera dando vista a Txemiñe/Txameni ( 1299 m ), cuya cumbre se eleva al frente ( W ) ante nosotros mientras iniciamos un acusado descenso por la herbosa ladera sudoccidental de la cima recién visitada.

No tardaremos en alcanzar Gersagako bidea, camino que da acceso a la cercana chabola de Gaztelueta ( 1213 m ) y que una vez atravesado nos permite continuar descendiendo en la misma dirección ( SW ) tras dejar a nuestro paso una baliza enclavada junto a una pequeño roca que destaca en una pequeña repisa herbosa.

Seguimos perdiendo altura en fuerte pendiente buscando alcanzar Gersagako Erreka, pequeño riachuelo que no tardaremos en atravesar para toparnos con el estrecho pero notorio sendero que continúa discurriendo junto a su margen derecha.

La senda de inmediato se torna pedregosa y se adentra bajo el hayedo aunque no tarda en abandonarlo para dejar a su paso el paraje de Bustintza, en el que queda enclavada la chabola del mismo nombre.

Nuestro camino se dibuja notoriamente en el terreno mientras atravesamos tramos de arbolado y otros más abiertos. En uno de estos claros, en el punto en el que volvemos a adentrarnos bajo las hayas, a la derecha ( W ) de nuestro camino dejaremos un poco perceptible obituario.

Paulatinamente el sendero va ganando notoriedad para convertirse en un amplio camino, el cual deja a su izquierda ( E ), “ camuflada “ entre el frondoso bosque, la Borda de Miguel ( 988 m ).

Seguimos descendiendo bajo las hayas y nuestro amplio camino, en un claro del bosque se bifurca, momento en el que abandonaremos el que sigue de frente ( SE ) en dirección a la cercana carretera NA-7510 mientras continuamos por la derecha ( S ).

En breve nuestro camino vuelve a bifurcarse, punto en el que decidimos continuar hacia la izquierda ( S ), en todo momento discurriendo bajo las hayas.

En plácido caminar atravesaremos esporádicos claros en el bosque, en el primero de los cuales recibiremos un sendero por la izquierda ( NE ), al que haremos caso omiso mientras seguimos de frente ( S ).

Poco más adelante “ tropezamos “ con un nuevo cruce, lugar en el que obviaremos el camino que nace por la derecha ( SW ) para seguir nuevamente al frente ( S ).

La senda atraviesa el tupido hayedo que se extiende bajo la vertiente oriental de Lurgorri ( 1086 m ) y termina alcanzando una alambrada. Caminaremos junto a esta para torcer a su vera y, saliendo a terreno despejado, terminar desembocando en el lugar en el que dio comienzo esta ruta, el aparcamiento enclavado junto a las ruinas de la antigua Casa Forestal de Aralar o Guardetxe ( 1049 m ).


Track del Itinerario    


Fotos del Itinerario


En la curva que traza la carretera NA-7510 a la altura del kilómetro 13 y en las inmediaciones del lugar en el que antaño se erigía la Casa Forestal de Aralar o Guardetxe, destaca una gran aparcamiento, en el que estacionaremos nuestro vehículo

Restos de las ruinas de la Casa Forestal de Aralar o Guardetxe

Aparcamiento en el que estacionaremos nuestro vehículo. Un panel informativo y un poste indicador ( izda ) nos reciben a la entrada del mismo

Detalle del panel informativo enclavado a la entrada del aparcamiento

Detalle del poste indicador enclavado a la entrada del aparcamiento

En la parte alta del aparcamiento destaca el portillo que da acceso a una gran pista, junto al que llama nuestra atención un panel informativo

Detalle del panel informativo enclavado en la parte alta del aparcamiento

Nada más atravesar el portillo, a la orilla de Berigaingo bidea, destaca un panel informativo

Detalle del panel informativo enclavado a la orilla de Berigaingo bidea

Comenzamos a caminar en suave ascenso por Berigaingo bidea

Berigaingo bidea se convierte en una enorme pista y no tarda en dejar a su paso, " escondido " entre el hayedo, un dolmen ( izda )

Una pequeña " plataforma ", en la que queda enclavado el dolmen, lo delata

Dolmen de Aubia Norte, enclavado a escasos metros de la amplia pista ( izda )

Junto al dolmen de Aubia Norte destaca la placa que lo identifica

Placa que identifica el dolemn de Aubia Norte

Retomamos la amplia pista, Berigaingo bidea

La pista por la que caminamos deja a su paso un doble cruce, lugar en el que haremos caso omiso de los caminos que nacen por ambos lados

Nueva bifurcación, lugar en el que obviaremos el camino que nace por la izquierda mientras continuamos por la ampalia pista que pasa a denominarse Igaratzako bidea

A la derecha de la pista por la que caminamos llamará nuestar atención un gran murete de piedra, el cual " defiende " la sima de Beingo Leizea

Taco de cemento en el que aparece el nombre de la sima y en el que se " ruega " no se eche basura en esta

Beingo Leizea

Retomamos Igaratzako bidea obviando el camino que nace por la derecha  

La amplia y siempre " monótona " pista continúa su paulatino ascenso

Entre los negros nubarrones se " cuelan " unos rayos de sol que dan un precioso color otoñal a las hayas que vamos dejando a nuestro paso

Mientras caminamos por Igaratzako bidea, a la orilla de este llamará nuestar atención la placa que señaliza un dolmen

Placa ( dcha ) y dolmen entre las hayas

Dolmen de Otsotesare

Dolmen de Otsotesare

Detalle de la placa que señaliza el dolmen de Otsotesare

Retomamos la amplia pista, Igaratzako bidea, que se abre paso entre hayas de gran porte

La amplia pista, ahora denominada San Migelgo bidea, continúa su plácido ascenso

Alcanzamos el Paso de Kolosobarnea

Paso de Kolosobarnea

En el Paso de Kolosobarnea, señalizado con hitos, recibimos por la izquierda un amplio camino, al cual haremos caso omiso mientras continuamos por la pista ( dcha )

Dejamos atrás el Paso de Kolosobarnea

La pista por la que caminamos, San Migelgo bidea, se abre paso entre las hayas

Ante nosotros asoma cercano el paraje de Pagomari

Cuando alcanzamos Pagomari, a nuestra derecha vemos como se xtiende una extensa pradera. Es la majada de Intzazelai 

Entre el arbolado asoman algunas de las chabolas pastoriles de la majada de Intzazelai

Chabolas pastoril en la majada de Intzazelai

Alcanzamos el paraje de Pagomari

En Pagomari dejaremos a nuestro paso un amplio aparcamiento

San Migelgo bidea inicia un acentúa paulatinamente la inclinación

Nuestro camino, San Migelgo bidea, busca adentrarse en el hayedo

Las hayas flanquean nuestro camino

Nos topamos con una notoria bifurcación, momento en el que haremos caso omiso del camino que nace por la izquierda mientras continuamos por la derecha

Apenas unos pocos metros más adelamte volvemos a " tropezar " con un nuevo cruce, punto en el que obviaremos el camino que nace por la izquierda mientras optamos por seguir por la derecha

El camino, San Migelgo bidea, discurre entre un bello hayedo

Las hayas lo cubren todo

Nuestro camino vuelve a salir a terreno abierto

San Migelgo bidea muestra esporádicos tramos de lo que parece ser una calzada

Bello tramo de calzada

Ganamos altura en plácido caminar

A la derecha del camino aparece un nuevo cerco de piedra que " defiende " una nueva sima, es Igaratza Lezea

Taco de cemento en el que aparece el nombre de la sima y en el que se " ruega " no se eche basura en esta

Igaratza Lezea

Retomamos nuestro camino dejando atrás el muro de piedra que " protege " Igaratza Lezea

El camino continúa su " cómodo " ascenso

San Migelgo bidea abandona el hayedo para volver a salir a terreno despejado

El camino busca alcanzar el Paso de Mandarrate 

Nuestro camino se adentra en el hayedo de nuevo atravesando el Paso de Mandarrate

Atravesamos un bello tramo de hayedo  

Tras corto discurrir bajo el hayedo no tardaremos en volver a salir a terreno despejado

Sin apenas pendiente atravesamos herbosas praderas 

Sobre nuestro camino, a la derecha, destaca la chabola de Martxo

Chabola de Martxo

El camino por el que discurrimos inicia un paulatino ascenso

No tardaremos en alcanzar una encrucijada de caminos, lugar en el que destaca un poste indicador y punto en el que abandonaremos los que continúan por la izquierda y de frente para tomar el que nace por la derecha

Detalle del poste indicador que dejaremos a nuestro paso en la encrucijada de caminos

Desde el poste indicador tomaremos el camino, Desamendiko bidea, que nace por nuestra derecha ( centro en la foto ), sobre el que despunta la discreta " cimita " de Atxispuru

El camino tomado, sobre el que asoma la rocosa cumbre de Atxispuru, continúa por la izquierda hacia Desamendi aunque nosotros lo abandonaremos de inmediato buscando alcanzar la citada " cimita ". Tomamos la notoria senda que nace por la derecha 

Una herbosa senda gana altura en dirección al rocoso casquete cimero

Dejamos atrás la hierba para continuar ganando altura por la rocosa ladera

Desde nuestro ascenso a Atxispuru damos vista a la cercana cumbre de Desamendi. La visitaremos en breve

Mirada atrás hacia Putxerri, rocosa cumbre que despunta sobre Arbisoro ( centro ) y Aparain ( dcha )

Salida a la rocosa cumbre de Atxispuru

Cima de Atxispuru

Cima de Atxispuru con vista hacia Putxerri

Desde la cima de Atxispuru damos vista a nuestro próximo objetivo, Desamendi  

Descendemos desde la cima de Atxispuru hacia Desamendiko bidea, camino que abandonamos anteriormente y que vemos atraviesa cercano bajo la vertiente septentrional 

Dejamos atrás la rocosa cima de Atxispuru

Rápidamente desemocaremos en Desamendiko bidea, camino que proviene desde el poste indicador que dejamos atrás al desviarnos hacia la cima de Atxispuru

Desamendiko bidea asciende por la herbosa ladera de Desamendi

Desde nuestro ascenso a Desamendi echamos una mirada atrás hacia Atxispuru ( izda ), cima que acabamos de visitar y tras la que asoma en el horizonte Putxerri ( dcha )

Mirada hacia Beriain desde la subida a Desamendi

La discreta " cimita " de Atxispuru ( centro ) destaca en primer término mientras que al fondo despunta Putxerri ( dcha )

El herboso camino, Desamendiko bidea, busca alcanzar la amplia cima de Desamendi, en la que ya asoma el buzón montañero

Buzón cimero en la cima de Desamendi con vista hacia la arbolada cumbre de Txameni ( centro ), el que será nuestro siguiente objetivo

Buzón montañero en la cima de Desamendi con vista hacia Kurutzeaga ( izda ) y Mendiaundi ( dcha ), cumbres entre las que asoma en el horizonte Mendaur ( centro )

Entre Kurutzeaga ( izda ) y Mendiaundi ( dcha ) asoma Mendaur ( centro )

Cima de Desamendi con vista hacia Irumugarrieta ( izda )

Placa en la cima de Desamendi o Desaomendi

Mirada desde la cima de Desamendi hacia la rocosa cumbre de Putxerri 

Detalle de la placa colocada en el buzón cimero de Desamendi

Desde la cima de Desamendi damos vista a la majada pastoril que se " esconde " bajo su vertiente meridional 

Majada pastoril enclavada bajo la vertiente meridional de Desamendi

Desde el buzón cimero de Desamendi iniciaremos el descenso con la vista puesta en Kurutzeaga ( izda ) y Txameni/Txemiñe ( dcha ), siendo este último nuestro siguiente objetivo

Perdemos altura plácidamente por la herbosa ladera oriental de Desamendi

Con la vista puesta en Txameni/Txemiñe ( centro ) nuestro camino tuerce hacia la derecha paulatinamente

Dejamos rápidamente atrás la cima de Desamendi 

Mirada hacia Beriain, completamente cubierto por las nubes

Nuestro camino parece dirigirse hacia la majada pastoril enclavada bajo la vertiente meridional de Desamendi aunque en este punto, teniendo como referrencia el montículo rocoso que asoma a nuestra izquierda, tomaremos la herbosa senda que nace hacia este

Varias bordas de pastores conforman la majada enclavada bajo la vertiente meridional de Desamendi

Una poco perceptible y herbosa senda deja a su paso el montículo rocoso ( dcha ) para encaminarse hacia al visible cima de Txameni/Txemiñe ( izda )

El sendero tomado gana notoriedad de inmediato mientras busca descender hacia el collado de Urrutiko Iurriña, sobre el que destaca la " modesta " cima de Desamendi Txiki ( centro )

El notorio sendero pierde altura dibujándose en al herbosa ladera occidental de Desamendi Txiki ( centro )

Mirada hacia Desamendi Txiki ( izda ) y Txameni/Txemiñe ( centro ) mientras que el refugio de Desao ( dcha ) asoma bajo sus laderas

Refugio de Desao

Nuestro camino gana en notoriedad mientras que ante nosotros asoma cercana la redondeada cumbre de Desamendi Txiki ( izda ) con Txameni/Txemiñe ( centro ) despuntando al fondo

El notorio camino remonta por la herbosa ladera SW. de Desamendi Txiki, tras la que asoma Txameni/Txemiñe ( dcha )

Desde la subida a Desamendi Txiki echamos una mirada atrás hacia el collado de Urrutiko Iurriña, sobre el que destaca Desamendi ( dcha ), cima recién visitada  

Desembocamos en la amplia y herbosa cumbre de Desamendi Txiki dando vista a Irumugarrieta ( centro )

Mirada desde la cima de Desamendi Txiki hacia su " hermano mayor ", Desamendi ( centro )

Con nuestro siguiente objetivo asomando ante nosotros, Txameni/Txemiñe ( centro ), descendemos desde la cima de Desamendi Txiki en dirección a este

Atrás queda la cima de Desamendi Txiki

Caminamos por las herbosas praderas sobre las que se extiende la alargada loma de Txameni/Txemiñe, hacia cuya base nos dirigimos. Unas ruinas ( dcha ) llaman nuestra atención y sobre estas una especie de " colladito " 

Nuestro camino busca alcanzar el " colladito " ( centro ) abierto bajo la alargada ladera occidental de Txameni/Txemiñe, bajo el que llaman nuestra atención unas " ruinas " 

Ruinas de lo que parece que fue una antigua majada pastoril

Varias sendas de ganado confluyen en la herbosa pradera sobre la que destaca el discreto " colladito " hacia el que pretendemos ascender

A nuestro paso quedan las ruinas de lo que parece que fue una antigua majada pastoril

Una poco perceptible senda gana altura entre rocas buscando alcanzar el " colladito " abierto bajo la vertiente occidental de Txameni/Txemiñe 

Alcanzamos rápidamente el amplio " colladito " abierto bajo la vertiente occidental de Txameni/Txemiñe, lugar en el que deberemos continuar hacia la izquierda ( centro en la foto ) buscando penetrar en el arbolado 

Mirada atrás hacia Desamendi Txiki

Un estrecho pero notorio sendero ( centro ) se dibuja en el punto en el que penetramos entre las hayas

En el momento que penetramos en el hayedo echamos una mirada atrás hacia el " colladito " en el que acabamos de desembocar 

El sendero discurre notorio entre las hayas

El sendero se dibuja entre las rocas

Atravesamos esporádicos claros en el hayedo

El claro abierto en el hayedo por el que atravesamos nos permite dar vista a Kurutzeaga ( izda ), Mendiaundi, Atallorbe ( centro ), Pallardi y Aitzear ( dcha )  

La senda ( dcha ) busca adentrarse nuevamente entre las hayas para continuar discurriendo por la parte alta de la escabrosa loma occidental de Txameni/Txemiñe

El sendero se dibuja notorio en el roquedo

La senda traza un " pasillo " en el hayedo

El sendero discuure notorio en todo momento 

La senda por la que caminamos discurre por el borde del roquedo y en algunos tramos nos permite una bella panorámica hacia las praderas que se extienden a nuestros pies

Un pequeño " paso " en el roquedo parece permitir el acceso de un discreto sendero que asciende más " directo " desde el valle, en el que asoma un redil para el ganado

Redil para el ganado

Herbosas praderas se extienden a nuestros pies mientras que en el horizonte destacan las cimas de Kurutzeaga, Mendiaundi ( centro ), Atallorbe y Pallardi ( dcha ) 

La loma cimera de Txameni/Txemiñe parece " estrecharse " mientras que la senda discurre por esta

Uarrain ( centro ) con Subizelaigañe ( detrás ) y Arriolatz ( dcha ) asoman cercanos mientras que Auza ( centro ) despunta en el horizonte

El frondoso y escabroso lomo cimero hace que la senda por la que caminamos pase a escasos metros, sin apenas percibirlo, bajo el buzón cimero de Txameni/Txemiñe 

Buzón en al cima de Txameni/Txemiñe

Detalle del buzón cimero enclavado en la cima de Txameni/Txemiñe

Rocosa cima de Txameni/Txemiñe

Abandonamos la cima de Txameni/Txemiñe

Abandonando la cima de Txameni/Txemiñe nuestro sendero se adentra entre rocas y jóvenes hayas

La senda salva un pequeño " destrepe " al abandonar la cumbre de Txameni/Txemiñe 

Caminamos por la parte alta de la estrecha loma cimera de Txameni/Txemiñe

Mirada atrás hacia la recién abandonada cumbre de Txameni/Txemiñe

Continuamos perdiendo altura por la escabrosa vertiente oriental de Txameni/Txemiñe 

La notoria senda se abre paso entre el roquedo

En todo momento caminaremos por la parte alta de la afilada vertiente oriental de Txameni/Txemiñe

Desde nuestro descenso de Txameni/Txemiñe damos vista a Beloki ( centro ), última de las cumbres a visitar en este itinerario

Mirada atrás hacia la afilada vertiente oriental de Txameni/Txemiñe, por la que venimos descendiendo

Ante nosotros asoma cercana la doble cumbre de Txorrotxeta, tras la que destacan Beloki ( izda ) y Artxueta ( dcha )

Descendemos hacia el discreto " colladito " sobre el que despunta cercana la cima de Txorrotxeta W.

Por el herboso " colladito " en el que hemos desembocado, el cual separa las cimas de Txameni/Txemiñe y Txorrotxeta W., atraviesa una herbosa senda que " comunica " las majadas pastoriles que se extienden bajo ambas vertientes de la loma por la que caminamos. Al fondo asoma Irumugarrieta ( izda )  

Desde el " colladito " que separa las cumbres de Txameni/Txemiñe y Txorrotxeta W. damos vista a la majada pastoril que se extiende bajo la vertiente meridional, sobre la que asoma en el horizonte totalmente cubiero por las nubes Beriain

Beriain se " esconde " entre las nubes

Restos de una antigua majada pastoril en la vertiente meridional de Txorrotxeta W.

En tendido ascenso ganaremos altura por la pedregosa vertiente occidental de la discreta " cimita " de Txorrotxeta W.

Desde nuestro ascenso hacia la cima de Txorrotxeta W. echamos una mirada atrás hacia Txameni/Txemiñe, cumbre que acabamos de visitar

Ruinas de una antigua majada pastoril enclavada bajo la vertiente meridional de Txorrotxeta W.

Ruinas de una antigua majada pastoril enclavada bajo la vertiente meridional de Txorrotxeta W.

Ruinas de una antigua majada pastoril enclavada bajo la vertiente meridional de Txorrotxeta W.

Salida a la cima de Txorrotxeta W. con vista a Artxueta ( dcha )

Desde la loma cimera de Txorrotxeta W. echamos una mirada atrás hacia Txameni/Txemiñe ( centro )

Repisa rocosa en la salida a la cima de Txorrotxeta W.

Cima de Txorrotxeta W.

Cima de Txorrotxeta W. con vista a Txameni/Txemiñe

Desde la cima de Txorrotxeta W. damos vista a la cercana cota " principal, Txorrotxeta ( centro ), tras la que asoma Beloki ( izda ) mientras que en el horizonte despunta Artxueta ( dcha )

Los rayos de sol se " cuelan " entre las nubes que cubren Beriain

Abandonamos la cima de Txorrotxeta W. dando vista a Txameni/Txemiñe ( dcha )

Desde la cima de Txorrotxeta W. descendemos hacia el " colladito " que nos separa de la cumbre " principal ", " herbosa cota que asoma a escasos metros

Atravesamos la herbosa pradera sobre la que despunta la " cimita " de Txorrotxeta ( centro ), cumbre " escoltada " por Beloki ( izda ) y Artxueta ( dcha )

Camino de la cima de Txorrotxeta echamos una mirada atrás hacia Txorrotxeta W. ( centro ), cota tras la que despunta Txameni/Txemiñe

Salida a la cima de Txorrotxeta

Cima de Txorrotxeta

Cima de Txorrotxeta con vista a Txameni/Txemiñe

Cima de Txorrotxeta con vista a Irumugarrieta ( centro )

Bajo la cima de Txorrotxeta asoma un curioso roquedo mientras que al fondo despunta Artxueta

Abandonamos la cima de Txorrotxeta dando vista a Artxueta ( izda ) y Beriain ( dcha )

Abandonamos la cima de Txorrotxeta descendiendo por su herbosa vertiente oriental mientras damos vista a Beloki ( centro ), nuestro siguiente objetivo

En nuestro descenso de Txorrotxeta dejaremos a nuestro paso un curioso roquedo

Atrás queda la cima de Txorrotxeta

En nuestro descenso de Txorrotxeta, con Beloki ( izda ) y Artxueta ( dcha ) despuntando ante nosotros, divisamos la herbosa loma por la que vamos a perder altura mientras buscamos alcanzar el collado de Urdangoene ( izda )

Dejamos rápidamente atrás la cima de Txorrotxeta mientras descendemos por su herbosa ladera oriental

Esporádicas balizas señalizan el herboso camino por el que buscamos alcanzar la pista que asoma al fondo bajo Mendiaundi ( izda ), Atallorbe ( centro ) y Aitzear ( dcha ) 

Dando vista a Artxueta ( centro ) alcanzamos un marcado camino que nos atraviesa perpendicularmente, el cual tomaremos para continuar hacia la izquierda

Miramos atrás hacia Txorrotxeta, cima de la que venimos descendiendo

El herboso camino tomado busca alcanzar el collado de Urdangoene, por el que atraviesa una amplia y notoria pista

Volvemos a mirar atrás hacia las cimas de Txorrotxeta ( centro ), Txameni/Txemiñe y Desamendi ( dcha ), cumbres que acabamos de visitar

Un pequeño grupo de excursionistas " pasea " por la amplia pista, Maantsaoko bidea, mientras sobre sus cabezas despunta la cima de Irumugarieta ( centro )

Alcanzamos Maantsaoko bidea en las inmediaciones del collado de Urdangoene, collado sobre el que despunta Beloki. Continuamos por la derecha  

Una nueva mirada atrás hacia Txorrotxeta ( izda ), Txorrotxeta W., Txameni/Txemiñe ( centro ) y Desamendi ( dcha )

Alcanzamos rápidamente el collado de Urdangoene, lugar en el que una baliza y un hito señalizan Gersagako bidea, camino que nace por la derecha y al que haremos caso omiso mientras continuamos de frente ( izda ) 

Hito en el collado de Urdangoene señalizando Gersagako bidea, herboso camino que nace por nuestra derecha ( centro en la foto ) y al que haremos caso omiso

Desde el hito enclavado en el collado de Urdangoene decidimos remontar por la herbosa ladera en dirección a la cumbre de Beloki 

Dejamos atrás el collado de Urdangoene, atravesado por Maantsaoko bidea y sobre el que asoman Txorrotxeta, Txameni/Txemiñe y Desamendi ( centro )

Remontamos en acusado ascenso por la herbosa ladera NW. de Beloki 

Mientras ascendemos hacia Beloki a nuestra espalda se extienden Aitzear ( izda ), Ttutturre ( centro ) y Alborta ( dcha )

 Desde las laderas de Beloki damos vista a Arriolatz ( izda ), cima que destaca en primer término mientras que Lecumberri/Lekunberri asoma en el valle 

Ttutturre ( izda ), Alborta ( centro ) y Uarrain ( dcha )

 Bajo la cima de Arriolatz ( izda ), con Lecumberri/Lekunberri ( centro ) asomando en el valle, damos vista a los prados de Etzantza, atravesados por Etzantzelorriko Mandabidea 

El buzón montañero ( centro ) que señaliza la cima de Beloki asoma ya cercano

Buzón montañero en la cima de Beloki con vista a Artxueta ( izda ) mientras que al fondo, completamente cubierto por las nubes, asoma tímidamente Beriain ( dcha )

Buzón en la cima de Beloki, desde el que damos vista a Irumugarrieta ( dcha ) y Txameni/Txemiñe ( izda )   

Detalle de la placa del buzón enclavado en la cima de Beloki

Desde la cima de Beloki, con la borda de Belokiko Uxaldaren ( izquierda-abajo ) asomando en primer término bajo la cima de Arriolatz ( izda ) y Lecumberri/Lekunberri ( centro ) en el valle, damos vista a los prados de Etzantza, atravesados por Etzantzelorriko Mandabidea

Belokiko Uxaldaren

Buzón en la cima de Beloki con vista a Arriolatz ( centro ) mientras que Lecumberri/Lekunberri ( dcha ) destaca en el valle. Mendaur ( izda ) y Auza ( centro ) asoman en el horizonte 

Desde el buzón enclavado en la cima de Beloki continuaremos por lo alto de la loma dando vista a Txameni/Txemiñe y Desamendi ( centro )

Abandonamos la cima de Beloki

Desde la cima de Beloki continuaremos por la loma cimera dando vista a Eulatz/Eurlatz ( izda ), Txameni/Txemiñe ( centro ) e Irumugarrieta ( dcha )

Mirada hacia el macizo de Irumugarrieta

Descendemos por la ladera occidental de Beloki en dirección al vallecito que nos separa de Txameni/Txemiñe ( dcha )

Txameni/Txemiñe ( centro ) despunta sobre la poco perceptible " cimita " de Txorrotxeta mientras que al fondo asoman Putxerri ( izda ) y Desamendi ( dcha )

 Bajo la loma por la que descendemos asoma la chabola de Gaztelueta ( izda )   

 Mirada hacia la ladera de Beloki por la que venimos descendiendo

Desembocamos rápidamente en la pista que atraviesa perpendicularmente para dar acceso por la izquierda a la chabola de Gaztelueta. La atravesamos para continuar de frente ( izda ) en dirección a una discreta terraza herbosa

Dejamos atrás la pista que atraviesa perpendicularmente, sobre la que destaca el túmulo de Gaztelueta ( dcha ) que aparece enclavado en las laderas de Beloki  

Con Txorrotxeta ( dcha ) despuntando en primer término nos encaminamos hacia una pequeña piedra ( izda ), en cuyas inmediaciones destaca una baliza

Baliza ( izda ) y piedra ( dcha ), descenderemos entre ambas de frente

La curiosa piedra es conocida como Ilbetarria o " La roca del Plenilunio " y desde esta damos vista a Txorrotxeta ( dcha ) 

Una herbosa y no muy notoria senda desciende en dirección al marcado camino ( dcha ) que vemos discurre por el fondo del vallecito

Conforme perdemos altura la senda gana notoriedad

En la parte baja del vallecito deberemos atravesar Gersagako Erreka buscando dar alcance al notorio sendero ( dcha ) que discurre frente a nosotros

Gersagako Erreka, pequeño riachuelo que deberemos atravesar

Salvada Gersagako Erreka ( izda ) continuamos por una herbosa senda en ligero ascenso

No tardamos en desembocar en un sendero más notorio que atraviesa perpendicularmente. Seguiremos por este hacia la izquierda ( centro en la foto )

Una vez alcanzado el notorio sendero echamos una mirada atrás hacia Beloki ( centro ) y la herbosa aldera por la que hemos descendido

El sendero ( dcha ) se torna pedregoso mientras discurre junto a la margen derecha de Gersagako Erreka ( izda )

Tras atravesar un corto tramo entre rocas no tardaremos en volver a salir a terreno abierto, lugar en el que unas marcas de pintura de color rojo ( dcha ) señalizan nuestro camino

La senda por la que caminamos deja a su paso la Borda de Bustintza

La Borda de Bustintza queda atrás

La herbosa senda discurre entre herbosas campas

Artxueta despunta en el horizonte

La senda discurre muy notoria en todo momento 

El sendero se encamina nuevamente hacia el hayedo

El camino gana notoriedad mientras se abre paso entre rocas

Nuestro camino discurre notorio entre hayas y rocas

No tardamos en volver a salir a terreno abierto, lugar en el que nuestro camino deja a su paso una pinar " arrasado "

Pinar " arrasado "

A nuestro paso, a la derecha del camino, dejaremos a nuestro paso un obituario

Detalle del obituario

De nuevo nuestro camino busca adentarse bajo el frondoso hayedo

El camino en todo momento discurre notorio

En algunos tramos nuestro camino se transforma en pista

Nos abrimos paso en el hayedo

Iniciamos un acusado descenso entre hayas

unto a nuestro camino, a la derecha y bajo las hayas, asoma un rústico " refugio " 

Refugio en el hayedo

Refugio en el hayedo

Paulatinamente nuestro camino se hace más notorio

Arboles de gran porte flanquean el camino por el que discurrimos. Es Mugardiko bidea

Nuestro camino alcanza un cruce, lugar en el que obviaremos el más herboso que, señalizado con unos hitos de piedra, nace por la derecha mientras continuamos al frente ( izda )

El camino deja a su paso una nueva bifurcación, lugar en el que haremos caso omiso del camino que recibimos por la derecha. Seguimos de frente ( izda ) 

Mugardiko bidea se abre paso en el hayedo  

Mugardiko bidea discurre en paulatino descenso

Caminamos entre un frondoso entorno

Nuevo cruce, lugar en el que volveremos a obviar el cmaino que recibimos por la derecha. Seguimos al frente ( centro )

El frondoso hayedo nos permite un plácido discurrir

Bifurcación, encrucijada de caminos en la que, ahora si, abandonaremos el " principal " ( izda ) para tomar el que nace por la derecha

El camino tomado atraviesa un claro en el bosque para adentrase nuevamente entre las hayas 

Nuestro camino discurre notorio entre las hayas

La hojarasca cubre nuestro camino haciendo que pierda algo de notoriedad

Nuestro camino se bifurca, continuamos por la izquierda

El camino se tranforma en senda e inicia un paulatino descenso

Caminamos en plácido discurrir bajo un frondoso hayedo

Alcanzamos un claro en el bosque, lugar en el que recibimos por la izquierda un notorio sendero. Continuamos de frente ( centro )

Nuevo cruce. Haciendo caso omiso del camino que nace por la derecha optamos por seguir por el de la izquierda

El notorio sendero se abre paso en un " clareado " hayedo

Bifurcación, continuamos de frente ( izda )

Nos adentramos entre los pinos

La senda amenaza con difuminarse mientras inicia un corto ascenso

La senda gana notoriedad convirtiéndose en camino mientras a nuestra derecha, entre las hayas, dejamos a nuestro paso lo que parece ser un depósito

Nuestro camino vuelve a abrirse paso entre las hayas

Alcanzamos una alambrada y junto a esta el punto en el que traza una ángulo de 90º hacia la izquierda. Abandonando el camino que sigue de frente continuamos por la izquierda junto al cerrado

Caminamos junto a la alambrada buscando abandonar el hayedo

Atravesamos una herbosa campa mientras ya divisamos el amplio aparcamiento en el que ha dado comienzo este itinerario

A nuestro paso dejamos una bonita zona de esparcimiento

No tardamos en desembocar en el amplio y concurrido aparcamiento

Aparcamiento en las inmediaciones de la antigua Casa Forestal de Aralar o Guardetxe, lugar en el que dio comienzo, y por lo tanto también finaliza, este itinerario