viernes, 22 de octubre de 2021

Nafarroa Xtrem o GR-322 ( Puerto de Urkiaga-Lanz ) 2ª Etapa

A finales del mes de Abril se celebra en tierras navarras la conocida como Nafarroa Xtrem, carrera de montaña que discurre por el extremo occidental del macizo pirenaico.

Con un itinerario muy exigente esta prueba se desarrolla sobre un trazado de 68 kilómetros de distancia y salva un desnivel positivo de 4000 metros.   

Partiendo desde Zubiri ( 529 m ), localidad perteneciente al Valle de Esteríbar, la ruta en su mayor parte aprovecha esos antiguos senderos que atraviesan frondosos bosques de hayas así como amplias y extensas praderas. Además se coronan cumbres tan emblemáticas dentro del montañismo navarro como son: Adi ( 1456 m ), Saioa ( 1418 m ), Zuriain ( 1411 m ), Baratxueta ( 1148 m ) o Goitean/Goitiko Gaina ( 1232 m ).   

En la actualidad el itinerario de la Nafarroa Xtrem aparece balizado como ruta de Gran Recorrido y se la ha denominado como GR-322, permitiendo de esta manera su realización por parte de los senderistas.

 

La ruta se ha dividido “ oficialmente “ en tres etapas:

    *Zubiri-Puerto de Urkiaga

    *Puerto de Urkiaga-Lanz

    *Lanz-Zubiri

 

La primera de estas tres etapas discurre sobre una distancia de 18´50 kilómetros y salva un desnivel positivo de 1370 metros aproximadamente.

La segunda jornada recorre 21´80 kilómetros y cuenta con un desnivel positivo de 950 metros aproximadamente.

La tercera y última etapa, desde mi humilde punto de vista, es la más larga y exigente de las tres. Cuenta con una distancia de 27´10 kilómetros y salva 1470 metros de desnivel positivo.

 

Es obvio que al no ser rutas “ circulares “ nos obliga a contar con un vehículo de” apoyo “ que nos “ recoja “ en el lugar de destino de cada una de estas etapas.

Esta que paso a reseñar es la segunda de las tres etapas en la que se ha dividido “ oficialmente “ la Nafarroa Xtrem. Espero que la disfrutéis.

 

Resumen del Itinerario

  

Comenzamos a caminar en el Puerto de Urkiaga ( 911 m ), paso de montaña atravesado por la carretera NA-138 que comunica Zubiri ( 529 m ) con el valle francés de Aldudes.

Por la izquierda ( W ) de la citada carretera, si hemos accedido desde la vertiente de Zubiri ( 529 m ), tomaremos el balizado camino que se adentra bajo el frondoso bosque de Quinto Real/Kintoa para posteriormente, ya convertido en sendero, desembocar en el paraje de Zagua ( 1164 m ).

La notoria senda, escrupulosamente balizada en todo momento, discurre bajo la herbosa vertiente oriental de Arsal/Artsal ( 1233 m ) para desembocar en el collado de Buztamorro ( 1169 m ), lugar en el que salvamos la alambrada que nos permite acceder a tierras de Esteribar.

Descendemos hacia el collado de Oialegi ( 1054 m ) para posteriormente continuar ganando altura en paulatino ascenso hacia el cuello ( 1072 m ) abierto entre las cimas de Araongo Harria ( 1085 m ) y Zagua ( 1159 m ), “ colladito “ desde el que tomaremos el marcado sendero que nos hará desembocar en el Puerto de Artesiaga ( 990 m ).

Atravesamos la carretera NA-1740 que atraviesa este paso de montaña para tomar la amplia pista por la que ascenderemos hasta el paraje de Zirola ( 1087 m ), lugar en el que un poste indicador nos “ invita “ a tomar el camino que continúa en dirección al collado de Eurtegi ( 1103 m ).

Antes de alcanzar el citado cuello ( 1103 m ) deberemos prestar atención al lugar en el que las balizas lo abandonan por la izquierda ( W ) para iniciar un brutal ascenso que nos hará desembocar en la cima de Saioa/Sayoa ( 1418 m ).

Desde la cumbre más alta del Valle de Baztán descenderemos hasta el collado de Sagardegi ( 1242 m ), cuello desde el que buscaremos alcanzar la “ vecina “ cumbre de Zuriain ( 1410 m ).

En dirección opuesta a la de ascenso continuaremos por lo alto de la loma y no tardamos en “ coronar “ la cima de Iturrondo ( 1343 m ), desde la que iniciamos un acusado ascenso. En principio discurriremos por terreno despejado para posteriormente  adentrarnos en un frondoso hayedo.

A nuestro paso dejaremos viejas explotaciones mineras y terminamos desembocando a orillas de Aierdiko Erreka, riachuelo que posteriormente se convierte en la regata Elzarrain, junto a la que caminaremos para alcanzar Lanz ( 642 m ), localidad en la que damos por finalizada esta segunda etapa.

 

Datos del Itinerario

 

Desnivel: 972 m.

Tiempo: De 6 h a 8 h

Distancia: 21´83 km

Inicio: Puerto de Urquiaga/Urkiaga   

Fecha de realización: Junio 2021

Epoca recomendada: Todo el año 

Cimas: Saioa/Sayoa ( 1418 m ); Zuriain ( 1410 m ); Iturrondo ( 1343 m ) 

 

Descripción del Itinerario

 

Estacionamos nuestro vehículo en lo alto del Puerto de Urquiaga/Urkiaga ( 911 m ), paso de montaña que comunica Zubiri ( 529 m ) con el valle francés de Aldudes. A ambos lados de la carretera NA-138 que lo atraviesa hay sitio para estacionar varios coches.

Comenzamos a caminar por la izquierda ( W ) de la citada carretera, si hemos accedido al lugar desde la vertiente de Zubiri ( 529 m ), obviando la amplia pista que aparece “ cerrada “ con una cadena mientras tomamos el balizado camino que nace entre una piedra de molino y uno de los paneles informativos que hay colocados en el lugar.

El citado camino penetra bajo el frondoso hayedo e inicia un agradable ascenso mientras no tarda en dejar a su paso uno de los numerosos búnkeres que siembran la zona. Junto a dicho búnker, “ tropezamos “ con un primer cruce, lugar en el que tomaremos el camino que, cerrado con un portillo, nace por la derecha ( NW ).

El camino tomado no tarda en volver a bifurcarse, momento en el que, siguiendo las numerosas balizas, decidimos continuar por la izquierda ( NW ). Apenas habremos caminado unos metros cuando, a la altura de otro búnker, damos alcance a un nuevo cruce, lugar en el que las marcas rojiblancas nos “ invitan “ a continuar por la izquierda ( NW ).

Caminamos en todo momento bajo un frondoso hayedo mientras ganamos altura en plácido ascenso. No tardaremos en dejar a nuestro paso un “ coqueto “ refugio que aparece a la orilla del camino.

Poco más adelante daremos alcance al poste indicador que señaliza la bifurcación en la que se “ separan “ la Senda GR-12, ruta que obviaremos, mientras continuamos por la derecha ( NW ) tomando el sendero balizado con las marcas de la Sendas GR-11 y GR-322, siendo esta última las que nos ocupa.

Nuestro camino continúa discurriendo en todo momento a la sombra de las hayas y paulatinamente se irá transformando en un notorio sendero para abandonar el bosque y salir a terreno “ abierto “, momento en el que damos vista a Zaguako Etxola.

Alcanzamos esta preciosa majada pastoril dejando la coqueta chabola a la derecha ( E ) de nuestro camino.

Las balizas nos “ invitan “ a continuar ascendiendo hacia la izquierda ( SW ) por la herbosa ladera en la que se dibuja un notorio camino, el cual  termina por desembocar en el paraje de Zagua ( 1164 m ), abierto collado “ sembrado “ de palomeras en el que destaca un poste indicador. En este lugar volvemos a “ coincidir “ con la Senda GR-12 abandonada anteriormente.

Continuamos por la derecha ( N ) aunque deberemos estar atentos a las balizas que, evitando el ascenso por la herbosa loma que aparece ante nosotros, deciden “ bordearla “ bajo su vertiente oriental.

Un marcado sendero, por el que caminaremos “ cómodamente “, nos hará desembocar en el collado de Buztamorro ( 1169 m ), paraje en el que destaca un poste indicador y una de las mugas que delimitan el territorio de Quinto Real/Kintoa y, en este caso, las tierras del Valle de Esteríbar.

Abandonamos las balizas de la Senda GR-11 que continúan por este lado de la alambrada, siguiendo junto a la línea de palomeras, para atravesar el portillo que nos permite salvar la citada alambrada y adentrarnos en territorio de Esteríbar.

Las balizas señalizan una notoria senda que amenaza con desaparecer entre la pequeña vegetación que cubre la ladera occidental de Iparraldeko Kaskoa ( 1203 m ), cumbre bajo la que desembocaremos, ya en su “ despejada “ vertiente noroccidental y a la altura de uno de los mugarris que delimita los valles de Baztán y Esteríbar.

Descendemos por la herbosa loma “ fronteriza “ en dirección al cercano collado de Oialegi ( 1054 m ), cuello sobre el que despunta la cima de Astabizkar ( 1128 m ), cumbre que “ bordearemos “ bajo su vertiente meridional para rápidamente desembocar en Konfetsionarioko lepoa ( 1047 m ).

En esta estratégica encrucijada de caminos seguiremos de frente ( W ) para ahora “ evitar “ la discreta cota de Gurutze Meaka ( 1071 m ) buscando desembocar bajo su vertiente opuesta, lugar en el que se abre el collado homónimo, Gurutze Meaka ( 1026 m ).

El camino continúa en plácido discurrir en la misma dirección ( W ) aunque deberemos estar atentos al lugar en el que las balizas nos “ invitan “ a abandonarlo por la derecha ( NW ) para iniciar un acusado ascenso hacia el discreto “ colladito “ ( 1072 m ) abierto entre las cimas de Araongo Harria ( 1085 m ) y Zagua ( 1159 m ). Un poste-baliza lo señaliza.

Evitando la herbosa loma que asciende hacia Zagua ( 1159 m ), cuya cumbre despunta sobre nuestras cabezas, tomaremos la notoria y balizada senda que se adentra ya en tierras baztanesas para evitarla discurriendo bajo su vertiente occidental.

En principio el sendero discurre por las herbosas laderas que paulatinamente se van cubriendo de hayas para, nuevamente por terreno despejado, terminar desembocando en el Puerto de Artesiaga ( 990 m ), paso de montaña atravesado por la carreterita NA-1740. Un “ paso “ en la alambrada, junto al que destaca un poste indicador, nos permite acceder al vial asfaltado que nace en la  localidad baztanesa de Irurita ( 214 m ) para, tras desembocar en la NA-138, alcanzar Eugui/Eugi ( 636 m ), población perteneciente al Valle de Esteribar.

Cruzamos la citada carretera para comenzar a caminar por la amplia pista que nace desde lo alto del puerto ( 990 m ) en dirección Oeste para ganar altura paulatinamente mientras discurre bajo la vertiente meridional de Egurtegi  ( 1188 m ).

Esta pista traza una marcada curva en el momento que discurre bajo el collado de Eurtegi ( 1103 m ), discreto cuello abierto entre la cumbre homónima y la discreta cota de Zirolako Harria ( 1135 m ), cercana “ cimita “ que asoma sobre nuestras cabezas.

Alcanzamos el poste indicador enclavado a la orilla de la pista en el paraje de Zirola ( 1087 m ), junto al cual vuelven a separarse la Senda GR-12, que asciende al frente ( S ), y la Senda GR-322, que continúa por la derecha ( NW ) en dirección al anteriormente citado collado de Eurtegi ( 1103 m ).

Obviamente tomamos esta última aunque apenas caminaremos unos metros por el citado camino ya que de inmediato las balizas rojiblancas nos “ invitan “ a abandonarlo por la izquierda ( NW ) para remontar la herbosa ladera por la que, en brutal ascenso y acompañados en todo momentos por el escrupuloso balizaje, terminaremos desembocando en la cima de Saioa/Sayoa ( 1418 m ). Amplia y herbosa cumbre que, siendo el punto más elevado del Valle de Baztán, aparece señalizada por un gran vértice geodésico junto al que hay enclavado un buzón montañero. Abierta y bella panorámica.

En dirección opuesta a la de ascenso iniciamos un fuerte descenso por la herbosa ladera  sudoriental para, acompañados de numerosas balizas y de esporádicos hitos, alcanzar el amplio collado de Sagardegi ( 1242 m ), paraje en el que dejaremos a nuestro paso el mugarri en el que confluyen los valles de Baztán, Anué y Esteribar, así como un poste indicador.

Atravesamos el amplio y herboso cuello ( 1242 m ) para, en su extremo meridional y junto a una alambrada, volver a dejar a nuestro paso un nuevo poste indicador y otro mugarri. Este delimita los valles de Esteribar y Anué.

Hacemos caso omiso de la pista que anteriormente abandonamos en el paraje de Zirola ( 1087 m ) y que ahora recibimos por la izquierda ( N ) para continuar de frente ( S ) iniciando un agradable ascenso.

Acompañados de las balizas rojiblancas ascendemos por la herbosa ladera septentrional de Larrebeltx ( 1367 m ), en la que dejaremos a nuestro paso el cercado de madera que protege la boca de una sima.

La ladera paulatinamente irá perdiendo inclinación mientras la herbosa senda discurre a escasos metros de la mencionada cumbre de Larrebeltx ( 1367 m ) buscando alcanzar el inapreciable cuello ( 1351 m ) que nos separa de nuestro próximo objetivo, la pedregosa cima de Zuriain ( 1410 m ).

Atravesaremos el abierto “ colladito “ ( 1351 m ) para encarar la corta pero acusada ladera nororiental de Zuriain ( 1410 m ), en la que se dibuja un marcado y balizado sendero que asciende junto al “ llamativo “ vallado de madera que “ protege “ la Turbera de Zuriain. Sin excesivas dificultades superamos el rocoso tramo que nos dejará en la amplia y rocosa cima. Zuriain ( 1410 m ), un vértice geodésico y un viejo buzón la señalizan. Abierta y espectacular panorámica.

En dirección opuesta a la de ascenso las balizas rojiblancas nos “ invitan “ a continuar paralelos al vallado citado anteriormente para abandonar el caos de rocas que “ tapizan “ la amplia cumbre recién visitada.

Alcanzamos terreno herboso y nos encaminamos hacia el frondoso bosque de hayas que aparece cercano ante nosotros y en el que se adentra un notorio sendero. La senda discurre por lo alto de la loma, que paulatinamente se irá “ clareando “, para formar un amplio “ pasillo “ herboso abierto entre el hayedo.

Perdemos altura y no tardamos en alcanzar el discreto “ cuello “ ( 1323 m ) sobre el que destaca cercana la cima de Iturrondo ( 1343 m ), en la que desembocaremos tras corto aunque acusado ascenso. Una baliza rojiblanca pintada en el “ árbol cimero “, en la que aparece el nombre del monte, la señaliza. Limitada panorámica debido al conjunto de hayas que la rodea.

Continuamos perdiendo altura en dirección opuesta a la de ascenso mientras caminamos por lo alto de la herbosa loma, hasta la que alcanzan las hayas que cubren su ladera occidental.

Paulatinamente el camino por el que descendemos gana notoriedad mientras continuamos perdiendo altura ya por terreno despejado. Deberemos estar atentos a las balizas que nos “ invitan “ a abandonarlo por la izquierda ( S ) tomando un estrecho pero marcado sendero, el cual acentúa su inclinación para terminar desembocando en las inmediaciones de una amplia pista. Esta es Iturrondoko bidea.

No llegaremos a alcanzar al citada pista ya que nos desviaremos por la izquierda ( SE ) entre helechos para tomar el, en principio, poco apreciable camino que se adentra bajo la frondosidad del hayedo.

Escrupulosamente balizado este camino no tarda en atravesar otro que cruza perpendicularmente, el cual obviaremos mientras continuamos perdiendo altura por una, cada vez más notoria, pista de saca de madera. Esta acentúa paulatinamente su inclinación para metros más abajo bifurcarse, momento en el que, siguiendo las balizas, continuaremos por la derecha ( SW ).

Desembocamos en una enorme pista en el lugar en el que esta alcanza una encrucijada de caminos. Continuamos de frente ( S ) por la pista “· principal “ aunque deberemos prestar atención a las balizas rojiblancas ya que, de inmediato, nos “ invitan “ a abandonarla por la derecha ( W ) tomando un marcado camino que se adentra en el hayedo.

En breve, dicho camino alcanza un primer cruce, momento en el que, obviando el que asciende por la derecha ( W ), deberemos continuar por el de la izquierda ( SW ).

Perdemos altura cómodamente hasta alcanzar un pequeño “ claro “ en el bosque, momento en el que, “ invitados “ nuevamente por las balizas, lo abandonaremos por la izquierda ( W ) para tomar un, en principio, no muy marcado sendero. Paulatinamente este irá ganando notoriedad mientras discurre bajo el frondoso bosque de hayas en el que iremos salvando a nuestro paso barrancos por los que discurren pequeños riachuelos. Algunos rústicos puentes de madera nos facilitarán la labor de atravesarlos.

A la orilla del sendero por el que discurrimos también quedará a nuestro paso uno de los mugarris que delimita los término de Anué y Lanz, localidad esta última hacia la que nos dirigimos.

Así mismo dejaremos a nuestro paso algunas de las bocas de entrada a las dispersas y antiguas explotaciones mineras que aparecen a la orilla del camino.

La notoria senda termina dando alcance al cauce de Aierdiko Erreka para poco más adelante atravesar Biuretako Zubia, puente que salva la regata Elzarrain.

Nuestro camino no tarda en dejar a su paso Xinborneko Borda para, a escasos metros, salvar Kostarango Erreka.

Desembocamos en una amplia pista, Oianeko bidea, por la que caminaremos plácidamente encajonados entre los muros de piedra que delimitan los extensos prados en los que destacan antiguas bordas y deshabitados caseríos.

Un puente de hormigón nos permite atravesar nuevamente la regata Elzarrain para, poco más adelante, alcanzar una balizada bifurcación, lugar en el que un poste indicador nos “ invita “ a tomar el camino que nace por la derecha ( SW ).

No tardaremos en atravesar un nuevo puente, el cual vuelve a salvar la regata Elzarrain, para continuar caminando entre los verdes y extensos prados que tapizan este bello enclave.

Tras dejar a nuestro paso algunos de los pabellones ganaderos que nos reciben a las afueras de Lanz ( 642 m ), nos adentramos en la localidad para callejear entre el cuidado caserío que conforma el casco urbano de la población en la que daremos por finalizada esta segunda etapa.


Track del Itinerario


Fotos del Itinerario



Puerto de Urkiaga a primeras horas de la mañana. La carretera NA-138 lo atraviesa

En lo alto del Puerto de Urkiaga recibimos por la derecha, si accedemos desde Eugui/Eugi, la pista por la que lo alcanzamos en la primera etapa de esta GR-322 

 Desde el Puerto de Urkiaga nacen por la izquierda, si accedemos desde Eugui/Eugi, dos notorios caminos. Además destacan varios paneles informativos 

Panel informativo de la Senda GR-11 en el Puerto de Urkiaga

Panel informativo en el Puerto de Urkiaga

Panel informativo de la Senda GR-322, la que nos ocupa, en el Puerto de Urkiaga

Piedra labrada en el Puerto de Urkiaga señalizando el Camino de Zuraun, el cual hoy obviaremos

Comenzamos a caminar desde el alto del Puerto de Urkiaga tomando el balizado camino que nace entre la piedra de molino ( izda ) y el panel informativo sobre la Senda GR-11 ( dcha ) 

El balizado y notorio camino inicia un agradable ascenso bajo el frondoso bosque de hayas 

Sobre el camino no tardaremos en dejar a nuestro paso un gran búnker

De inmediato nos topamos con una marcada bifurcación. Como señalizan las balizas continuaremos por la derecha salvando un portillo

En breve nuestro camino vuelve a alcanzar un cruce. Continuamos por la izquierda 

A los pocos metros, con un búnker ( izda ) asomando a la orilla del camino, volvemos a alcanzar una nueva bifurcación. Como señalizan las balizas continuamos ascendiendo por la izquierda 

El notorio camino continúa en agradable ascenso

Mientras caminamos bajo las hayas vemos asomar entre estas un pequeño refugio

A la derecha del camino, en un pequeño claro del bosque, dejamos a nuestro paso un " coqueto " refugio

No tardamos en alcanzar el paraje de Zuraun, lugar en el que destaca un poste indicador y en el que nuestro camino vuelve a bifurcarse. Continuamos por la derecha

Detalle del poste indicador enclavado en el paraje de Zuraun

Nuestro camino continúa discurriendo bajo la frondosidad del hayedo

Las balizas rojiblancas señalizan en todo momento el camino a seguir

Caminamos bajo un joven hayedo

El camino, convertido en herbosa senda, atraviesa esporádicos claros en el bosque

La marcada senda busca alcanzar una bonita majada pastoril

Alcanzamos Zaguako Etxola

En Zaguako Etxola es la hora del ordeño

Desde Zaguako Etxola continuaremos ganando altura por herboso terreno ( izda ) mientras obviamos el camino que nace al frente ( centro )

Adi ( centro ), cumbre por la que pasamos en la primera etapa de esta travesía, asoma cercano 

Las balizas ( izda ) señalizan escrupulosamente el camino a seguir

El balizado camino busca alcanzar el ya visible paraje de Zagua

Zagua

Desde Zagua miramos al cercano Adi

Un poste indicador destaca en el paraje de Zagua

Detalle del poste indicador enclavado en el paraje de Zagua

Desde el paraje de Zagua las balizas nos invitan a continuar por la derecha aunque deberemos estar atentos a estas ya que evitan el ascenso a la visible loma herbosa para tomar la senda que, apenas perceptible, discurre entre las dos palomeras que asoman en primer término

Mirada hacia el paraje de Zagua con Adi ( izda ) despuntando cercano 

Las balizas señalizan escrupulosamente el camino a seguir

El herboso sendero no tarda en ganar notoriedad

La marcada senda discurre bajo la herbosa ladera de Arsal/Artsal, cumbre que despunta en primer término, mientras que al fondo asoman Iparraldeko Kaskoa ( centro ) y Argintzo ( dcha ) 

La senda, notoria y perfectamente balizada, atraviesa un camino que cruza perpendicularmente. Continuamos de frente 

La marcada senda se " encajona " entre helechos mientras ante nosotros despunta la piramidal silueta de Argintzo

El notorio sendero se encamina hacia la línea de palomeras que ornamente la herbosa loma de Iparraldeko Kaskoa

Nuestro herboso sendero busca alcanzar el ya visible collado de Buztamorro
    
Una muga y un poste indicador destacan en el collado de Buztamorro, lugar en el que atravesaremos el portillo que se abre en la alambrada

Detalle del poste indicador enclavado en el collado de Buztamorro

Sobre el collado de Buztamorro destaca la alargada loma de Iparraldeko Kaskoa

A escasos metros de la alambrada que acabamos de atravesar nos topamos con las balizas que continúan señalizando el poco apreciable sendero que deberemos tomar

Deberemos estar atentos a las balizas que se " esconden " entre los brezos que cubren la ladera

Las balizas señalizan perfectamente la poco apreciable senda

A nuestro paso dejaremos un abrevadero para el ganado

Las balizas ( dcha ) señalizan en todo momento el difuso sendero

A nuestro paso dejamos un segundo abrevadero

Las balizas nos hacen desembocar en la despejada loma herbosa

Desde nuestro camino divisamos en primer término Okoro mientras que al fondo asoma Saioa, hacia el que nos dirigimos

Desembocamos en la herbosa loma a la altura de un mugarri en el que aparece pintada una baliza. Iniciamos un acusado descenso hacia el collado de Oialegi

Desde el mugarri junto al que hemos desembocado echamos una mirada atrás hacia Arsal/Artsal, cima bajo la que se intuye el collado de Buztamorro, por el que acabamos de pasar

El mugarri junto al que hemos desembocado está situado en la herbosa ladera NW. de Iparraldeko Kaskoa

Descendemos en fuerte pendiente hacia el collado de Oialegi

Saioa, cumbre por la que " pasaremos " en breve, asoma al fondo ( izda )

Rápidamente alcanzaremos el collado de Oialegi, cuello sobre el que despunta la cima de Astabizkar

Atravesamos el collado de Oialegi con la cima de Astabizkar despuntando sobre nuestras cabezas

El balizado camino evita la cima de Astabizkar aunque mi hijo Oscar decide desviarse para " coronarla "

Dejamos atrás el amplio y herboso collado de Oialegi, cuello sobre el que depuntan Iparraldeko Kaskoa, en primer término, y Argintzo ( izda )

Las balizas rojiblancas señalizan nuestro amplio y notorio camino, desde el que divisamos cercana la cota de Gurutze Meaka

Desembocamos rápidamente en Konfetsionarioko lepoa, encrucijada de caminos sobre la que despunta la discreta cota de Gurutze Meaka. Continuamos por la izquierda 

Okoro asoma cercano al otro lado de la barrancada
  
Dejamos atrás Konfetsionarioko lepoa, cuello sobre el que despunta Astabizkar 
 
Mi hijo Oscar, que se ha desviado hacia la cima de Astabizkar, inicia el descenso por la herbosa loma cimera

Oscar desciende por la acusada ladera occidental de Astabizkar
 
 
El camino por el que continuamos discurriendo evita la modesta cota de Gurutze Meaka, " cimita " que aparece en primer término

El camino desciende hacia Gurutzemeakako lepoa, collado sobre el que destacan Araongo Harria ( dcha ) y Zagua ( izda )

Perdemos altura en agradable descenso

Deberemos estar atentos al momento en el que las balizas ( dcha ) nos " invitan " a abandonar el camino para comenzar a ascender por un notorio sendero

Un marcado y balizado sendero asciende por las herbosas laderas de Araongo Harria 

La notoria senda busca alcanzar el collado que se abre entre las cimas de Zagua ( izda ) y Araongo Harria ( dcha )

Mirada atrás hacia Okoro ( dcha ) y Astabizkar ( izda )

No sin poco esfuerzo conseguimos alcanzar el herboso collado
   
Desembocamos en el collado abierto entre las cimas de Araongo Harria y Zagua, cumbre esta última que despunta cercana ( dcha )

Baliza de GR en el collado entre las cimas de Zagua y Araongo Harria

Las balizas señalizan el herboso sendero que evita la cima de Zagua

La marcada senda discurre bajo la empinada ladera occidental de Zagua

Las balizas señalizan en todo momento el camino a seguir 

El Valle de Baztán se extiende al fondo cubierto por un grueso manto de nubes 

Desde nuestro camino ya vemos asomar cercano el Puerto de Artesiaga, sobre el que despuntan Saioa ( dcha ), cubierto por la nubes, y Zuriain ( izda ) 

La senda, notoria en todo momento, se encierra entre helechos en algunos tramos 

Dependiendo de la época del año es fácil que nos encontremos con numerosas cabezas de ganado que pastan por estos lares

La senda discurre por terreno herboso mientras que ante nosotros aparece la cima de Eurtegi

Definitivamente terminamos desembocando en el Puerto de Artesiaga

Un paso en la alambrada, junto al que destaca un poste indicador, nos permite el acceso a la carretera que atraviesa el Puerto de Artesiaga

Detalle del poste indicador enclavado en el Puerto de Artesiaga

La herbosa cumbre de Eurtegi despunta sobre el Puerto de Artesiaga, habitualmente muy concurrido 

En las inmediaciones del paso que nos permite salvar la alambrada asoma cercana una chabola de pastores

Puerto de Artesiaga, paso de montaña sobre el que despunta Egurtegi ( dcha ), en primer término, mientras que al fondo, entre nubes, se intuye Saioa ( izda )

Panel informativo en el Puerto de Artesiaga 

Panel informativo en el Puerto de Artesiaga 

Desde el Puerto de Artesiaga tomaremos la amplia y notoria pista que inicia un paulatino ascenso camino del collado de Sagardegi ( centro ), cuello que se abre al fondo 

Mientras ganamos altura por la amplia pista las nubes amenazan con " engancharse " a la cima de Saioa

Junto a la pista dejaremos a nuetro paso un registro del que mana agua

Bajo las herbosas laderas de Saioa destaca un poste indicador, el cual deberemso alcanzar

Acompañados en todo momento por las balizas rojiblancas terminamos dando alcance al paraje de Zirola, lugar en el que aparece enclavado un poste indicador que señaliza una estratégica bifurcación

Junto al poste indicador abandonamos la Senda GR-12 que continúa de frente ( izda ) para tomar por la derecha la Senda GR-322 

Detalle del poste indicador enclavado en el paraje de Zirola

Bifurcación señalizada con un poste indicador en la que abandonamos el camino proveniente del Puerto de Artesiaga ( dcha ) para tomar el que asciende hacia el collado de Eurtegi ( dcha )

El camino tomado asciende en plácida pendiente en dirección al collado de Eurtegi

Camino del collado de Eurtegi deberemos estar atentos al momento en el que una baliza nos " invita " a abandonarlo por la izquierda 

Ganamos altura por la herbosa ladera mientras que las balizas señalizan en todo momento el camino a seguir 

La herbosa ladera por la que ascendemos no tarda en acentuar su inclinación

Numerosas balizas, muy necesarias en caso de que la niebla cubra la zona, señalizan la ruta de ascenso

En brutal pendiente ganaremos altura por la herbosa ladera NE. de Saioa

Rebaño de ovejas en las laderas de Saioa, lugar desde el que disfrutamos de una bella panorámica hacia el Adi ( centro )

Ascendemos siguiendo la línea de balizas que busca alcanzar la loma cimera de Saioa

Mirada hacia el Puerto de Artesiaga desde las laderas de Saioa

Alcanzamos la loma cimera de Saioa, lugar en el que nos " envuelve " una ligera nieblilla

La niebla amenaza con " envolvernos  " 

La baliza situada en la loma cimera de Saioa nos " invita " a continuar por la izquierda hacia la cumbre

Ultimos metros hacia la cima de Saioa

Cima de Saioa

Mi hijo Oscar en la cima de Saioa 

Oscar en la cima de Saioa

Junto a mi hijo Oscar en la cima de Saioa

Desde la cima de Saioa, dando vista a Zuriain, iniciamos el descenso hacia el collado de Sagardegi

Las balizas, así como esporádicos hitos, señalizan el camino de descenso hacia el collado de Sagardegi 

Conforme perdemos altura hacia el collado de Sagardegi la balizada senda gana notoriedad 

Sobre el amplio y herboso collado de Sagardegi despunta la " cimita " de Larrebeltx ( centro ) y Zuriain ( dcha ), nuestro próximo objetivo

Atravesamos el collado de Sagardegi dejando a nuestro paso el mugarri triangular ( izda ) que delimita los valles de Baztán, Anué y Esteríbar, así como un poste indicador ( dcha )

Poste indicador en el collado de Sagardegi

Oscar en el collado de Sagardegi con Saioa despuntando sobre nosotros

Un herboso sendero atraviesa el collado de Sagardegi

En el extremo meridional del collado de Sagardegi destaca una nueva baliza ( dcha ) así como un poste indicador ( centro )  

Poste indicador y bifurcación en el collado de Sagardegi, lugar en el que enlazamos nuevamente con las balizas de la senda GR-12 que, por la izquierda, provienen del Puerto de Artesiaga. Nosotros seguimos ascendiendo al frente 

Detalle del poste indicador enclavado en el collado de Sagardegi

Ganamos altura por las herbosas laderas de Larrebeltx

Desde nuestro ascenso hacia Larrebeltx echamos una mirada atrás hacia Saioa

Sobre nuestro herboso camino destaca un cercado de madera

Mirada hacia el Puerto de Arteiaga, paso de montaña abierto entre Eurtegi ( izda ) y Larrakarte ( dcha )

Junto a nuestro camino dejaremos a nuestro paso el cercado de madera que protege la boca de una profunda sima

Boca de la sima que dejamos a nuestro paso

Caminamos por la herbosa loma cimera de Larrebeltx

Las balizas rojiblancas y esporádicos hitos señalizan el herboso sendero por el que nos encaminamos hacia Zuriain

La, en algunos tramos, inapreciable senda evita la cercana cumbre de Larrebeltx ( izda ) para encaminarse decididamente hacia Zuriain ( dcha )

El balizado sendero nos encamina hacia Zuriain

Numerosas balizas, muy necesarias en caso de niebla, señalizan el inapreciable sendero que asciende hacia Zuriain

El tramo de ascenso final hacia la cumbre de Zuriain lo salvamos por la acusada ladera que paulatinamente se irá tornando más pedregosa

Salida a la cima de Zuriain

Junto a mi hijo Oscar en la cima de Zuriain

 Buzón en la cima de Zuriain

Detalle del viejo buzón enclavado en la cima de Zuriain

En la amplia cumbre de Zuriain aprovechamos para " recuperar fuerzas "

Desde la cima de Zuriain aprovechamos para echar una mirada hacia la loma por la que continuaremos descendiendo hacia Lanz

Abandonamos la cima de Zuriain 

Las balizas nos " invitan " a continuar en dirección opuesta a la de ascenso salvando el " incómodo " tramo de rocas que cubre la cumbre de Zuriain

Dejamos atrás el tramo de rocas que cubre la cima de Zuriain para desembocar en una agradable explanada herbosa. Las balizas nos encaminan hacia el hayedo  

Nos adentramos en el bosque de hayas

Las balizas señalizan escrupulosamente el camino a seguir

Paulatinamente la pendiente se acentúa mientras continuamos descendiendo por la parte alta de la loma

Rápidamente desembocamos en el herboso " colladito " sobre el que ya asoma cercana la cumbre de Iturrondo

En corto aunque acusado ascenso nuestro camino busca alcanzar la cima de Iturrondo

Mi hijo Oscar en la cima de Iturrondo

Baliza en la cima de Iturrondo

Desde la cima de Iturrondo echamos una mirada hacia Zuriain

Desde la cima de Iturrondo continuaremos descendiendo en dirección opuesta a la de ascenso 

Las balizas señalizan en todo momento el notorio sendero por el que caminamos 

Perdemos altura en agradable descenso por lo alto de la herbosa loma

Una baliza colocada a la orilla del amplio camino por el que descendemos nos " invita " a abandonarlo para tomar la notoria senda que nace por la izquierda 

La marcada senda pierde altura en fuerte pendiente

El sendero por el que descendemos busca alcanzar la marcada pista, Iturrondoko Basabidea, que atraviesa metros por debajo

Entre helechos, nuestro sendero desemboca en las inmediaciones de Iturrondoko Basabidea  

Sin llegar a alcanzar la pista deberemos desviarnos hacia la izquierda para penetrar bajo el frondoso bosque. Este punto puede resultar algo confuso ya que cuesta localizar las balizas

Dependiendo de la época del año los helechos " engullen " el sendero que, por la izquierda, se adentra bajo el hayedo

Finalmente localizamos la senda que desciende hacia el cercano bosque de hayas

Las balizas señalizan el camino a seguir

Nuestro camino gana notoriedad y atraviesa otro que cruza perpendicularmente. Continuamos descendiendo al frente

El camino por el que descendemos acentúa paulatinamente su pendiente

Nuestro camino se ha convertido en una pista de saca de madera

Perdemos altura en brutal pendiente

Cruce de pistas. Continuamos por la derecha

No tardamos en desembocar en una encrucijada de pistas. Continuamos de frente por la " principal "

Apenas caminamos unos pocos metros por la pista " principal " ya que de inmediato la abandonaremos por la derecha 

Acompañados de las balizas rojiblancas tomamos un marcado camino que se adentra en el frondoso bosque  

El camino tomado discurre notorio bajo el hayedo

Cruce de caminos. Continuamos por la izquierda 

El camino tomado lo abandonaremos en breve haciendo caso a la baliza ( dcha ) del árbol mientras tomamos la senda que nace por la izquierda

La senda aparece pefectamente balizada e inicia un acusado descenso

Las balizas rojiblancas señalizan perfectamente el sendero a seguir

La senda, escrupulosamente balizada, amenaza con difuminarse entre las hayas

El sendero gana notoriedad paulatinamente mientras acentúa su pendiente

Finalmente la senda se transforma en un marcado camino, por el cual continuaremos en plácido discurrir

Nuestro camino atraviesa un pequeño riachuelo

El camino no tarda en volver a convertirse en una notoria senda

Es un verdadero placer caminar a la sombra de este frondoso hayedo

Un pequeño puente de madera nos permite salvar el cauce de una regata que apenas transporta agua

El sendero vuelve a atravesar otro pequeño riachuelo

En breve atravesaremos un estrecho puente de madera que nos permite salvar el barranco por el que discurre un nuevo riachuelo

La notoria senda discure en todo momento bajo el frondoso bosque de hayas

A la orilla del sendero dejamos a nuestro paso una de las mugas que delimita los términos de Lanz y Arizu

La " A " de Arizu aparece labrada en una de las caras del mugarri que dejamos a nuestro paso

El bosque aparentemente se torna más frondoso

Yo también salgo en alguna foto

Nuestro camino vuelve a atravesar otra regata

El hayedo " clarea " tímidamente permitiendo la entrada de algunos rayos de luz

Nuevamente el bosque gana en frondosidad

Volvemos a atravesar una nueva regata que discurre prácticamente seca

Barrancada por la que discurre la regata que atravesamos 

Bajo un joven y frondoso hayedo nuestro camino gana notoriedad

A nuestro paso dejamos varias bocas de entrada a viejas explotaciones mineras

Continuamos en plácido caminar, en todo momento bajo el limpio y frondoso hayedo 

El camino alcanza el cauce de Aierdiko Erreka para discurrir paralelo a este

La senda se " encierra " entre vegetación de monte bajo para atravesar un claro en el bosque y alcanzar un puente

Mi hijo Oscar atraviesa el puente, Biuretako Zubia, que salva la regata Elzarrain 

Regata Elzarrain

La senda continúa discurriendo paralela al cauce de la regata Elzarrain 

Regata Elzarrain 

La senda por la que caminábamos se ha transformado en un amplio camino

Nuestro camino deja a su paso Xinborneko Borda

Nuestro camino, Oianeko bidea, atraviesa Kostarango Erreka 

En caso de que el caudal de Kostarango Erreka no nos permita atravesar su cauce, a nuestra izquierda un puente de madera nos facilita esa labor

Una vez atravesada Kostarango Erreka echamos una mirada atrás hacia Xinborneko Borda

Tras atravesar Kostarango Erreka desembocamos en una amplia pista. Continuamos por la izquierda

Caminamos plácidamente por la sombría pista

A nuestro paso, junto a la pista, dejamos un gran caserío

El camino, Oianeko bidea, se encajona entre los muros de piedra que delimitan los prados que vamos dejando a nuestro paso 

Oianeko bidea atraviesa el puente de hormigón que salva la regata Elzarrain

Nuestro camino alcanza una notoria bifurcación, lugar en el que destaca un poste indicador. Continuaremos por la derecha hacia Lanz

Detalle del poste indicador enclavado en la bifurcación

Como indica el poste indicador caminamos por Oianeko bidea

En el cruce obviaremos el camino de la izquierda que evita pasar por Lanz mientras continuamos por la derecha hacia esta localidad

A nuestro paso, junto a Oianeko bidea, dejamos pequeñas bordas

Esta borda con tejado " renovado " también queda a nuestro paso

Oianeko bidea atraviesa nuevamente otro puente que salva la regata Elzarrain

Oianeko bide aparece perder notoriedad mientras se " encierra " bajo un túnel de vegetación

Nuestro camino sale a terreno " abierto " para caminar entre verdes y extensos prados

Oianeko bidea discurre entre un frondoso entorno

Terminamos alcanzando las afueras de Lanz, lugar en el que aparecen numerosos pabellones ganaderos

Pabellón ganadero a las afueras de Lanz

Oianeko bidea se encamina hacia Lanz
 
Entramos en Lanz

Grandes y cuidados caserones conforman el casco urbano de Lanz

Callejeamos por Lanz

Callejeamos por Lanz

Entre los grandes caserones que conforman el casco urbano de Lanz destaca la posada

Escudo en la fachada de la posada de Lanz

Frontón en Lanz

En las inmediaciones del frontón de Lanz destaca una gran fuente

Bellos caserones en Lanz

Casa Matxikonea en Lanz

Casa Auzoetxea ( izda ) en Lanz

Callejeamos por Lanz

Viejo caserón en Lanz

Escudo en la fachada de un viejo caserón de Lanz 

Cruz labrada en la fachada de un viejo caserón de Lanz

Calle principal de Lanz

Iglesia de Lanz, erigida en honor a Santa Cruz

Puerta de entrada al recinto que alberga la iglesia de Lanz

Estela en la iglesia de Lanz

Iglesia de Lanz

Estela junto al pórtico de entrada a la igleia de Lanz

Pórtico de entrada a la igleia de Lanz

La iglesia de Lanz queda enclavada a la entrada de la localidad

A la entrada de Lanz esperamos que vengan a recogernos