miércoles, 7 de julio de 2021

Elimendi-Zoiolagaina-El Alto-Urdanegi-Motxope-Mendiburu ( Desde Munarriz )

Enclavada en el centro de la Comunidad Foral de Navarra, concretamente al Oeste de su capital, Pamplona ( 449 m ), la Sierra de Andía se extiende entre la Sierra de Urbasa, con la que limita por occidente, y la Cuenca de Pamplona que lo hace bajo su vertiente oriental. Al Norte limita con los valles de Yerri y Ergoyena/Ergoiena mientras que por el Sur lo hace con la depresión de Estella.

Con 20 kilómetros de longitud y 15 kilómetros de anchura, la Sierra de Andía ocupa 4700 ha. y junto a la vecina Sierra de Urbasa forma parte desde el año 1997 del Parque Natural Urbasa-Andía. Este Parque incluye 4 zonas: la Sierra de Urbasa con 11500 ha., la Sierra de Andía con 4700 ha., el Monte Limitaciones de las Améscoas con 5190 ha. y el Nacedero del Urederra con 119 ha.

El punto más elevado de la Sierra de Andía lo encontraremos en la cumbre de Beriain ( 1492 m ) aunque innumerables “ cimitas “ de menor relevancia “ tapizan “ este bello enclave en el que, según dice la historia, todos los naturales del “ reino “ tenían derecho a mantener sus ganados.

En el extremo sudoriental de la Sierra de Andía destacan un conjunto de discretas cumbres bajo las que quedan enclavados los valles de Guesálaz, al Sur, y Goñi, al Este. El primero, con una superficie de 72,82 km², lo conforman las localidades de Arguiñano, Arzoz, Esténoz, Garísoain, Guembe, Irujo, Irurre, Iturgoyen, Izurzu, Lerate, Muez, Muniáin, Muzqui, Vidaurre y Viguria. El segundo, con una superficie de 42,23 km², lo conforman las localidades de Urdanoz, Goñi, Aizpún ( su capital ), Azanza y Munárriz.

De entre las cimas más destacadas de esta parte de la Sierra destacaríamos las de Elimendi o Artesa ( 1133 ) y Zoiolagaina o Zoiola ( 1147 m ), la primera de ellas incluida en el Catálogo de Cimas de Euskal Herria.

Los puntos de partida más habituales para los itinerarios que buscan alcanzar estas cumbres pudieran ser cualquiera de las localidades enclavadas bajo sus faldas. Si decidiríamos iniciar nuestra ruta desde el Valle de Guesálaz partiríamos normalmente desde Iturgoyen, Arguiñano, Vidaurre o Guembe, mientras que si lo hacemos desde la vertiente del Valle de Goñi, el punto de partida más “ clásico “, además de “ cómodo “, sería la localidad de Munárriz.

Esta última localidad, Munarriz ( 905 m ), va a ser el lugar elegido como punto de partida para nuestro itinerario, una sencilla ruta “ circular “ en la que pretendemos visitar las dos cimas mencionadas anteriormente, Elimendi o Artesa ( 1133 ) y Zoiolagaina o Zoiola ( 1147 m ), así como el conjunto de más que discretas “ cotas “ que encontraremos en sus inmediaciones. Esta es mi propuesta, espero que la disfrutéis.

 

Resumen del Itinerario

 

Corto y sencillo itinerario en el que, partiendo desde la pequeña localidad de Munarriz ( 905 m ), tomaremos la amplia pista que nace desde la vertiente occidental de la población, en las inmediaciones de un gran abrevadero.

Haciendo caso omiso a las sucesivas bifurcaciones que encontraremos a nuestro paso y caminando en todo momento por la pista “ principal “ alcanzaremos sin dificultad reseñable el collado Zoiola ( 1006 m ).

Desde este abierto cuello ( 1006 m ) nos desviaremos por la izquierda ( S ) hacia la bicéfala cumbre de Elimendi ( 1133 m ), conformada por dos amplias y herbosas “ cimitas “ que visitaremos.

Regresamos nuevamente al collado Zoiola ( 1006 m ) para continuar en dirección a la cima homónima, Zoiolagaina ( 1147 m ), compuesta por tres “ cotas “, de las que visitaremos la Central ( 1141 m ) y la “ principal “ y más elevada.

Continuamos en dirección opuesta a la de ascenso caminando por lo alto de la herbosa loma, en la que no tardaremos en atravesar, sin apenas darnos cuenta, la cima de El Alto ( 1137 m ) y posteriormente la inapreciable cumbre de Urdanegi ( 1133 m ).

El camino gana notoriedad para convertirse en pista, por la que iniciamos un agradable descenso para posteriormente abandonarla con la intención de desviarnos hacia la cercana cima de Motxope ( 1078 m ).

Una vez alcanzada esta descenderemos nuevamente hacia la pista abandonada anteriormente para atravesarla y continuar ganando altura en dirección a la alargada cumbre de Mendiburu ( 1038 m ), última de las cotas a visitar en este itinerario.

De nuevo perdemos altura, ahora camino de la balsa enclavada bajo la vertiente sudoriental de la última cumbre “ conquistada “, junto a la que retomaremos la pista que nos devolverá al punto de partida, la pequeña localidad de Munarriz ( 905 m ).

  

Datos del Itinerario

 

Desnivel: 415 m.  

Tiempo: De 3 h a 5 h

Distancia: 13´50 km aprox.

Inicio: Munarriz ( Vale de Goñi )

Fecha de realización: Abril 2021

Época recomendada: Todo el año 

Cimas: Elimendi o Artesa ( 1133 m ); Elimendi W. ( 1126 m ); Zoiolagaina Central ( 1141 m ), Zoiolagaina o Zoiola ( 1147 m ); El Alto o Alto Redondo ( 1137 m ); Urdanegi ( 1133 m ); Motxope ( 1078 m ); Mendiburu ( 1038 m )

 

Descripción del Itinerario

 

Estacionaremos nuestro vehículo a la entrada de la pequeña localidad de Munarriz ( 905 m ), una de las cinco poblaciones que conforman el Valle de Goñi en la que, en las inmediaciones del frontón de la población, hay sitio para aparcar unos pocos coches.

Callejeamos por este pequeño pero cuidado pueblo buscando “ rodearlo “ por su vertiente meridional hasta alcanzar una pequeña explanada en la que destaca un gran abrevadero. Por nuestra izquierda ( W ), entre unas viviendas de reciente construcción y un viejo caserón en cuya fachada destaca un gran escudo, nace una amplia y notoria pista que tomaremos para abandonar el casco urbano de la localidad.

La pista inicia un tendido ascenso mientras se “ encajona “ entre los extensos campos que rodean este bucólico enclave del Valle de Goñi.

No tardaremos en dar alcance a una primera bifurcación, momento en el que haremos caso omiso de la pista que nace por la derecha ( NW ) mientras continuamos al frente ( SW ).

En plácido caminar alcanzaremos un segundo cruce, punto en el que obviaremos el camino que ahora nace por la izquierda ( SW ) para seguir por la pista “ principal “ ( W ).

Continuamos caminando entre extensos campos de labor aunque esporádicamente atravesaremos algunos tramos de arbolado.

En nuestro plácido caminar daremos alcance a una tercera bifurcación, lugar en el que nuevamente haremos caso omiso del herboso camino que nace por la izquierda ( SW ) mientras volvemos a optar por continuar de frente ( W ).

Nuestro discurrir es agradable y no pasará mucho tiempo hasta que nuevamente alcancemos un cruce. Continuamos por la pista principal haciendo caso omiso del camino que nace por la derecha ( N ), adentrándose entre los campos.

Atravesamos bajo el bosque para seguir en todo momento por la pista “ principal “ ( W ) obviando posibles caminos que puedan nacer desde esta.

Tras corto tramo “ a la sombra “ del arbolado volveremos a salir a terreno despejado, momento a partir del cual la pista acentúa paulatinamente su pendiente.

Alcanzamos un nuevo cruce, lugar en el que obviaremos el camino que nace por la derecha ( NW ) mientras volvemos a optar por continuar por la pista “ principal “ ( W ).

En tendido ascenso nos topamos con un portillo, tras el que una vez atravesado la pista se bifurca. Continuamos por la izquierda ( S ).

La pendiente se acentúa mientras caminamos por terreno despejado “ encajonados “ entre los numerosos bojes que se extienden en las herbosas praderas que dejamos a nuestro paso.

La pista, ahora algo más herbosa, parece perder notoriedad e inclinación, haciendo nuestro caminar más placentero. Alcanzamos un nuevo cruce, lugar en el que optamos por seguir hacia la izquierda ( SW ).

En breve volvemos a toparnos con un nuevo portillo que nos cierra el paso, obstáculo que debemos atravesar para continuar en dirección al ya cercano collado Zoiola ( 1006 m ).

Ya en las inmediaciones del citado collado ( 1006 m ), siguiendo en todo momento por la pista “ principal “, obviaremos los numerosos caminos que nacen desde esta para continuar en los sucesivos cruce, en todos por la izquierda ( S ).

Terminaremos desembocando en una pista más amplia y notoria procedente del mencionado collado Zoiola ( 1006 m ), por el cual evitaremos pasar en nuestro ascenso, dejándolo para nuestro regreso.

Tomaremos dicha pista por la izquierda ( SE ) aunque no caminaremos muchos metros por esta, ya que a la altura de un pequeño hito la abandonaremos por la derecha ( SW ) para, sin camino definido y aprovechando las numerosas sendas de ganado, dar alcance al notorio camino proveniente del collado Zoiola ( 1006 m ).

Este camino, muy marcado en el terreno, se adentra por la izquierda ( S ) en el bosque de hayas, bajo el cual acentúa su inclinación para, en fuerte pendiente, desembocar en la amplia meseta cimera de Elimendi ( 1133 m ).

Ya en terreno despejado, dejando a nuestro paso grandes “ isletas “ de boj, alcanzaremos el punto más elevado, lugar en el que un hito de piedras y una placa con el nombre del monte señalizan la cima de Elimendi o Artesa ( 1133 m ). Amplia y abierta panorámica.

En el extremo occidental de la herbosa planicie cimera apenas es perceptible una pequeña elevación de la que nos separa un viejo muro de piedra. Nos dirigimos hacia este para atravesar la alambrada que lo ha sustituido y en la que un “ paso “ nos facilita el acceso al cercano lugar en el que un hito y un buzón montañero señalizan la cima de Elimendi W. ( 1126 m ). Panorámica similar a la disfrutada desde la cima “ principal.

Volvemos a atravesar el “ paso “ en la alambrada para retomar el camino, señalizado con hitos, por el que anteriormente accedimos a la terraza cimera, el cual nos devolverá, tras atravesar el frondoso hayedo, al collado Zoiola ( 1006 m ).

En este abierto cuello ( 1006 m ) cruzaremos la pista que lo atraviesa para iniciar de frente un acusado ascenso hacia la siguiente cumbre de este itinerario, Zoiolagaina ( 1141 m ).

Ganamos altura junto a un viejo muro de piedra en brutal pendiente hasta desembocar en la amplia meseta en la que apenas destacan las tres cotas que conforman la cumbre de Zoiolagaina ( 1147 m ).

El muro de piedra desaparece mientras continuamos ganando altura, ya por terreno más tendido “, junto a una alambrada. Dejando a nuestra izquierda ( W ), al otro lado de dicha alambrada, la cima de Zoiolagaina W. ( 1134 m ), cota que hoy no visitaremos, sin apenas darnos cuenta atravesamos la cima de Zoiolagaina Central ( 1141 m ), sin señal alguna que la identifique. Limitada panorámica.

Abandonamos “ la compañía “ de la citada alambrada para desviarnos por la derecha ( NE ) buscando alcanzar el punto más elevado de la planicie cimera mientras caminamos por terreno herboso. En tendido ascenso y sin dificultad reseñable no tardamos en desembocar en la amplia y herbosa cumbre de Zoiolagaina o Zoiola ( 1147 m ). Un hito de piedras, situado a escasos metros de la alambrada que atraviesa la cima, y una placa con el nombre del monte la señalizan. Abierta panorámica.

Con la vista puesta en Beriain ( 1492 m ) y dando la espalda a la placa que señaliza la cima continuaremos por la izquierda ( NW ) junto a la alambrada hasta alcanzar en esta un pequeño “ portillo “ que nos permitirá acceder al otro lado, por el que continuaremos nuestro itinerario.

Discurrimos por terreno herboso por un apenas perceptible camino aunque no tardaremos en alcanzar unas “ rodadas “, por las que continuaremos nuestro plácido caminar.

En cómodo descenso dejaremos a nuestro paso, a escasos metros de nuestro camino y ligeramente a nuestra izquierda ( W ), una pequeña cota ( 1135 m ) a la que no supone mucho esfuerzo “ encaramarse “.

Nuestro camino, tras corto e inapreciable ascenso, atraviesa la más que discreta “ cimita “ de El Alto o Alto Redondo ( 1137 m ). Sin señal alguna que la identifique nos puede servir de referencia los arbustos que “ engalanan “ su amplia y “ modesta “ cumbre. Abierta panorámica.

Nuestro herboso y placentero camino continúa en la misma dirección aunque paulatinamente irá torciendo hacia la derecha ( NE ) para atravesar, nuevamente sin apenas percibirlo, la siguiente cumbre a visitar, Urdanegi ( 1133 m ). Amplia, herbosa e inapreciable “ cimita “ que no posee señal alguna que la identifique.

Continuamos en la misma dirección y nuestro herboso camino se transforma en una notoria pista. Esta deja a su paso, a la derecha ( E ), un redil para el ganado y en breve da alcance a un portillo. Lo atravesaremos para iniciar un tendido descenso mientras a nuestro paso van apareciendo numerosas palomeras.

Tras perder altura, la pista alcanza una abierta explanada, lugar en el que la abandonaremos para tomar por la derecha ( SE ) un camino que de inmediato da acceso a una pequeña chabola.

Desde esta, dejando a nuestro paso una balsa, continuaremos por terreno herboso y en agradable ascenso hasta terminar desembocando en la amplia cumbre de Motxope ( 1078 m ). Un hito la señaliza.

En dirección opuesta a la de ascenso perdemos altura en dirección a un cercano muro de piedras, junto al que continuaremos perdiendo altura por la izquierda ( NE ) buscando desembocar nuevamente en la amplia pista que abandonamos anteriormente al desviarnos hacia la última cima visitada.

No tardamos en alcanzar la citada pista, en la que desembocaremos a la altura de una cruz erigida en honor a un vecino fallecido en el lugar. A escasos metros un portillo nos cierra el paso.

Lo atravesamos para, nada más hacerlo, abandonar la pista por la izquierda ( N ) tomando cualquiera de los senderos de ganado que ascienden por la herbosa y tendida loma.

Sin camino definido y caminando junto a una alambrada no nos supondrá ninguna dificultad alcanzar la cercana cumbre de Mendiburu ( 1038 m ). Un gran hito de piedras la señaliza. Bella panorámica.

Continuamos en dirección opuesta a la de ascenso para alcanzar el extremo oriental de la planicie cimera, lugar en el que tomaremos cualquiera de los senderos que descienden en brutal pendiente para atravesar entre bojes camino de la balsa que se extiende bajo nosotros.

Desembocamos junto a dicha balsa, lugar en el que retomaremos la pista abandonada anteriormente y por la que, en plácido discurrir, terminaremos alcanzando Munarriz ( 905 m ), localidad en la que dio comienzo este itinerario.


Track del Itinerario


Fotos del Itinerario


Estacionamos nuestro vehículo en las inmediaciones del frontón de Munarriz, población perteneciente al Valle de Goñi

A la entrada de Munarriz, con la iglesia despuntando sobre los tejados de la localidad , hay una pequeña explanada en la que podemos estacionar nuestro vehículo 

Callejeamos por Munarriz dejando a nuestro paso grandes y cuidados caserones- Entre estos destaca la casa Larraya

Escudo en la fachada de la casa Larraya

Callejeamos por Munarriz

Bonito rincón en Munarriz

Entre el recogido caserío de Munarriz desembocaremos en una amplia explanada en la que destaca un gran abrevadero

Abrevadero en Munarriz, junto al que destaca una gran caserón

Escudo en la fachada de una de las grandes casonas que encontramos en Munarriz

Junto a este caserón enclavado en el extremo occidental de la localidad de Munarriz, en las inmediaciones de un gran abrevadero, nace un amplio y notorio camino, el cual tomaremos

El camino por el que hemos abandonado Munarriz no tarda en bifurcarse. Haremos caso omiso del camino que nace por la derecha mientras continuamos de frente ( izda )

Munarriz queda rápidamente atrás

El gélido viento hace que tengamos que ir bien abrigados. Ganamos altura en agradable ascenso

Nuevo cruce. Obviamos el camino que nace por la izquierda mientras continuamos de frente ( dcha )

El camino-pista asciende paulatinamente

Caminamos entre extensos campos mientras que al fondo ya asoman Elimendi ( izda ) y Zoiolagaina ( dcha ), nuestros objetivos

El camino parece perder notoriedad mientras se " encierra " entre un desnudo arbolado

Bifurcación. Hacemos caso omiso del camino que nace por la izquierda mientras continuamos de frente

Elimendi ( izda ) y Zoiolagaina ( dcha ) despuntan ante nosotros

Sobre los extensos campos que vamos dejando a nuestro paso despuntan Elimendi ( izda ) y Zoiolagaina, cimas entre las que se abre el collado Zoiola ( centro )

Continuamos en plácido caminar mientras que ante nosotros despunta Zoiolagaina

A nuestro paso dejamos un nuevo cruce, lugar en el que obviaremos el camino que nace por la derecha. Seguimos de frente ( izda )

Nos adentramos bajo un pequeño bosquete, lugar en el que nuevamente haremos caso omiso del camino que nace por la derecha. Seguimos de frente ( centro )

A nuestra derecha, sobre los campos, despuntan tímidamente las cimas de Motxope ( izda ) y Santa Cruz ( dcha ) 

Nuevo cruce. Seguimos de frente ( izda )

Mientras sobre nuestras cabezas despunta la cima de Zoiolagaina, paulatinamente nuestro camino se torna más herboso 

Un portillo nos cierra el paso y tras este nuestro camino se bifurca. Lo atravesaremos para continuar por la izquierda

Desde el portillo obviaremos el camino que nace por la derecha

Una vez atravesado el portillo continuamos por la notoria pista que asciende por la izquierda

El camino-pista gana altura en agradable ascenso mientras se " encajona " entre bojes

Nuevo cruce. Continuamos por la izquierda

Con la cima de Elimendi asomando ya cercana volvemos a toparnos con un portillo que nos cierra el paso. Lo atravesaremos

Mientra caminamos por terreno herboso echamos una mirada atrás hacia la alargada cima de Motxope ( centro ) y el pinar que " delata " la cumbre de Santa Cruz ( dcha )

El camino aparece muy marcado en el terreno mientras que nuestro primer objetivo, Elimendi, despunta ante nosotros. Continuamos por la izquierda

Elimendi despunta sobre las herbosas campas que vamos atravesando

Cruce en el que, evitando ganar el collado Zoiola, continuamos por la izquierda

Nueva bifurcación, lugar en el que volvemos a optar por continuar por la izquierda

Bifurcación en las inmediaciones del collado Zoiola. Dejando el paso por el collado para nuestro regreso ahora lo evitamos desviándonos por la izquierda

El camino tomado desemboca en una amplia y marcada pista proveniente del collado Zoiola. Seguimos de frente ( izda )

Zoiolagaina despunta a nuestra espalda

Tras corto caminar por la pista abandonaremos esta por la derecha ( izquierda en la foto ) a la altura de un pequeño hito, el cual señaliza el inapreciable sendero que tomaremos  

La senda cruza un notorio camino que atraviesa perpendicularmente

Por herboso terreno ascendemos sin camino definido

Atravesamos un marcado camino proveniente del collado Zoiola

Terminamos dando alcance al notorio camino que, adentrándose en el hayedo, asciende en busca de la cima de Elimendi

Ganamos altura por un amplio y marcado camino

Bajo las hayas nuestro camino acentúa su inclinación

En algunos tramos ganaremos altura en brutal pendiente

El camino se " encajona " entre bojes mientras a nuestra espalda se extiende la Sierra de Andía 

La ermita de la Trinidad de Iturgoyen despunta en el horizonte 

Beriain también asoma en el horizonte

Encerrado entre bojes, el camino por el que buscamos alcanzar la cima de Elimendi abandona el bosque de hayas para salir a terreno abierto

El camino, señalizado por hitos, desemboca en la " terraza " cimera

Por terreno despejado buscamos alcanzar el punto más alto de la explanada cimera

Un hito de piedras y una placa señalizan la amplia cumbre de Elimendi

Placa en la cima de Elimendi

Mi mujer, Edurne, en la cima de Elimendi con Txurregi ( izda ) y Mortxe ( dcha ) asomando en el horizonte

Desde Elimendi echamos una mirada hacia Mortxe ( izda ) y Sarbil o Cabezón de Echauri ( dcha ) 

Mirada hacia Mortxe con Azanza enclavado bajo sus laderas

Mi mujer, Edurne, en la cima de Elimendi con Beriain ( izda ) despuntando en el horizonte

Mirada desde la cima de Elimendi hacia la vertiente meridional. Sarbil ( izda ) despunta cercano
 
Mi mujer, Edurne, en el extremo meridional de la cima de Elimendi con vista hacia el Pantano de Alloz, sobre el que despunta Montejurra ( dcha ). Una bella panorámica

El Pantano de Alloz visto desde Elimendi

Dejamos atrás la cumbre " principal " de Elimendi para encaminarnos hacia la cima occidental

Buscamos alcanzar un viejo muro de piedra que asoma cercano, tras el que apenas despunta la cima de Elimendi W.

El viejo muro de piedra, en lamentable estado, ha sido " sustituido " por una alambrada. Un " paso " nos facilita " la labor de atravesarla

Un pequeño hito y un buzón montañero señaliza la cima occidental de Elimendi

Buzón montañero situado en la cima de Elimendi

Detalle del buzón montañero situado en la cima de Elimendi

Buzón montañero e hito en la cima de Elimendi con Montejurra ( centro ) y Monjardín despuntando en el horizonte

Mi mujer, Edurne, en la cima occidental de Elimendi

Buzón montañero en la cima occidental de Elimendi con vista al collado Zoiola, cuello sobre el que despunta la cima homónima ( dcha ), prácticamente inapreciable bajo la alargada loma de Beriain ( centro ) que asoma en el horizonte

Desde la cima occidental de Elimendi echamos una mirada hacia las cumbres más elevadas de la Sierra de Andia

Para el regreso, desde el buzón montañero que señaliza la cima occidental de Elimendi, nuevamente buscaremos la alambrada que separa las dos cimas 

Con la cima " principal " de Elimendi ( dcha ) asomando al fondo buscamos alcanzar la alambrada atravesada anteriormente

Atravesamos nuevamente la alambrada por el " paso " habilitado en esta

Caminamos junto al borde de la " terraza " cimera buscando alcanzar el camino por el que anteriormente desembocamos en esta

Dos hitos, uno a cada lado del camino, lo balizan. Abandonamos la " doble " cima de Elimendi para iniciar el descenso 

El camino busca adentrarse en el hayedo

Perdemos altura en acusado descenso

El camino, muy notorio, pierde altura a la sombra de las hayas

Nuestro camino sale a " terreno abierto ", momento en el que asoma ante nosotros el collado Zoiola, abierto bajo la " triple cima " de Zoiolagaina

El herboso camino abandona el hayedo

Nos encaminamos hacia la pista que atraviesa el collado Zoiola, sobre el que despunta la cima occidental ( izda ) y la cima central de Zoiolagaina

Ligeramente a la izquierda del punto en el que cruzamos la pista que atraviesa el collado Zoiola, un portillo asoma cercano

Cruzamos la pista que atraviesa el collado Zoiola, sobre el que despuntan la cima central ( centro ) y " principal " ( dcha ) de Zoiolagaina

Sin camino definido iniciamos el ascenso hacia la cima central de Zoiolagaina que despunta sobre nuestras cabezas

Ascendemos junto a la alambrada y el muro de piedra que se extienden bajo la vertiente meridional de Zoiolagaina

Junto al muro de piedra ascendemos en brutal pendiente hacia la cima central de Zoiolagaina mientras que la cima " principal " ( dcha ) asoma al fondo
 
Desde el ascenso hacia Zoiolagaina echamos una mirada atrás hacia Elimendi, cumbre que acabamos de " coronar " y bajo la que se abre el collado Zoiola

Mirada hacia el collado Zoiola, " encrucijada " de pistas

Teniendo como " referencia " en todo momento el muro de piedra continuaremos ganando altura en brutal pendiente

Mirada hacia la amplia y " doble " cima de Elimendi desde el ascenso hacia Zoiolagaina

Dejamos atrás el viejo muro de piedra para continuar ascendiendo junto a la más " moderna " alambrada hacia la ya visible cima de Zoiolagaina Central 

Cima de Zoiolagaina Central. La alambrada inicia un giro hacia a la derecha, lugar en el que decidimos abandonarla para desviarnos por la derecha hacia la cima de Zoiolagaina. Al fondo asoma Beriain ( centro )

Por terreno herboso y sin camino definido ascendemos en agradable pendiente hacia la cercana cumbre de Zoiolagaina

Amplia y herbosa cumbre de Zoiolagaina. Una placa la señaliza

Detalle de la placa que señaliza la cima de Zoiolagaina

Placa señalizando la cima de Zoiolagaina con vista a Elimendi

Cima de Zoiolagaina con vista a Txurregi ( centro ) y Mortxe ( dcha )

Detalle de la placa que señaliza la cima de Zoiolagaina

Mi mujer, Edurne, en la cima de Zoiolagaina. Abandonaremos la cumbre para continuar hacia la izquierda junto a la alambrada que la atraviesa  

Caminando junto a la alambrada no tardaremos en alcanzar un pequeño " portillo " que nos permitirá atravesarla

Beriain ( centro ) despunta en todo momento ante nosotros

Con Beriain en el horizonte continuamos por un, en principio, inapreciable camino

El camino no tarda en hacerse notorio

Rápidamente dejaremos atrás la cima de Zoiolagaina

Perdemos altura en agradable descenso mientras caminamos por lo alto de la herbosa loma

Descendemos en plácido caminar

Tras un cómodo descenso iniciamos un corto e inapreciable ascenso hacia la cercana " cimita " de El Alto

Nuestro herboso camino atraviesa la cima de El Alto. Unos arbustos la " coronan "  

Mi mujer, Edurne, en la cima de El Alto con Zoiolagaina ( centro ) asomando al fondo

Desde la cumbre de El Alto el marcado camino inicia un agradable descenso hacia la amplia e inapreciable " cimita " de Urdanegi ( dcha ) que asoma en primer término 

Caminamos plácidamente por terreno herboso mientras que al fondo asoman las cimas " visitadas " de Elimendi ( izda ), Zoiolagaina y El Alto

Nuestro marcado camino atraviesa la amplia y herbosa cumbre de Urdanegi

Mi mujer, Edurne, en la cima de Urdanegi con Beriain asomando en el horizonte

Dejamos atrás la amplia cumbre de Urdanegi dando vista a Elimendi ( izda ), Zoiolagaina y El Alto, cimas que asoman al fondo

En las inmediaciones de la cima de Urdanegi el herboso camino se transforma en una marcada pista

A la orilla de la pista ( dcha ), a nuestro paso dejaremos un redil para el ganado

Un portillo, que en esta ocasión aparece abierto, cierra el paso a vehículos y al ganado

A la orilla de la pista comienzan a aparecer numerosas palomeras

La pista inicia un tendido descenso mientras que en primer término asoma la discreta cota de Motxope ( dcha ), nuestro próximo objetivo. Al fondo despunta Sarbil ( izda )

La pista por la que descendemos deja a su paso varias palomeras de piedra ( izda ) mientras que en el horizonte asoman las cimas de Mortxe ( izda ) y Sarbil ( centro )

Bifurcación. Abandonamos la pista por la que veníamos descendiendo, que sigue de frente ( centro ), para tomar la que nace por la derecha. Una palomera destaca en la bifurcación

La pista tomada deja a su paso una rústica palomera

El camino tomado alcanza de inmediato una pequeña chabola, momento en el que este se bifurca. Continuamos por la derecha 

Pequeña chabola que dejamos a nuestro paso

Numerosas cabezas de ganado pastan por la zona 

Mirada atrás hacia el pequeño refugio que acabamos de dejar atrás

A la izquierda del camino por el que continuamos ganando altura en dirección a la cima de Motxope, muy cerca de la pequeña chabola que habremos dejado a nuestro paso, queda una pequeña balsa

Ganamos altura plácidamente por un marcado camino en dirección a la cima de Motxope

Nuestro camino se torna herboso dando vista a la cercana cumbre de Motxope ( izda ) que asoma cercana mientras que al fondo despunta Elimendi ( dcha )

Abandonamos el marcado camino por la derecha buscando alcanzar la cima de Motxope

Ganamos altura por terreno herboso dejando a nuestro paso grandes bojes 

Camino de la cima de Motxope, a nuestra derecha asoman Elimendi ( izda ) y Zoiolagaina ( centro ), las dos primeras cumbres " conquistadas " en este itinerario

Con la vista puesta en la cercana cima de Motxope ( centro ) retomaremos nuestro herboso camino

Mirada hacia el Pantano de Alloz desde las inmediaciones de la cima de Motxope

A escasos metros de la cima de Motxope, nuevamente abandonamos el herboso camino para desviarnos hacia esta

Hito en la cima de Motxope con vistas al Pantano de Alloz y a Elimendi ( dcha )

Elimendi ( izda ) y Zoiolagaina ( dcha ) vistos desde la cima de Motxope

Hito en la cima de Motxope con vistas a Mendiburu, discreta y alomada cota que se extiende cercana ante nosotros. Al fondo destacan Txurregi ( izda ) y Mortxe ( dcha )

La cima de Mendiburu ( izda ) apenas destaca en primer término mientras que en el horizonte despuntan Mortxe ( izda ) y Sarbil ( dcha )

Desde el hito que señaliza la cima de Motxope, en dirección opuesta a la de ascenso, continuaremos perdiendo altura buscando alcanzar el muro de piedra que asoma cercano, junto al que descenderemos por la izquierda

El muro de piedra da paso a una alambrada. Continuaremos descendiendo junto a esta 

Descendemos por la herbosa vertiente septentrional de la cima de Motxope 

Perdemos altura en dirección a la amplia pista que anteriormente abandonamos para desviarnos hacia la cima de Motxope

La cima de Mendiburu, nuestro próximo objetivo, destaca sobre la pista hacia la que pretendemos descender

Desembocamos en la pista en las inmediaciones de un portillo, el cual atravesaremos. A la orilla del camino destaca una cruz que llama nuestra atención.

Cruz a la orilla de la pista

Detalle de la cruz enclavada a la orilla de la pista

Detalle de la placa colocada en la cruz

Atravesado el portillo, junto a este nace por la izquierda ( derecha en la foto ) un notorio sendero. Lo tomamos 

Ganamos altura por la herbosa vertiente occidental de Mendiburu

Ganamos altura plácidamente hacia la cima de Mendiburu dando vista a la arbolada cumbre de Santa Cruz ( centro ) 

Desde las laderas de Mendiburu, por las que ascendemos hacia su cumbre, divisamos cercanas las cimas de Santa Cruz ( izda ) y Motxope ( dcha ) 

Mientras ascendemos hacia la cima de Mendiburu daremos alcance a una alambrada, junto a la que continuaremos ganando altura

Desembocamos en la amplia explanada cimera en la que destaca un hito de piedras señalizando la cumbre de Mendiburu

Junto a una alambrada, dando vista a la amplia cima de Urdanegi ( dcha ), desembocaremos en la cumbre de Mendiburu

Hito en la cima de Mendiburu con Mortxe ( izda ) y Sarbil ( dcha ) asomando en el horizonte

Hito en la cima de Mendiburu con vista a Sarbil ( izda ) y Garindo ( centro )

Mi mujer, Edurne, en la cima de Mendiburu

Desde el hito cimero que señaliza la cima de Mendiburu continuaremos, en dirección opuesta a la de ascenso, junto a la alambrada que la atraviesa

Desde la explanada cimera de Mendiburu deberemos descender hacia las balsas que aparecen bajo nosotros. Munarriz asoma cercano

Desde la cima de Mendiburu tomaremos cualquiera de los marcados senderos de ganado que aprovecharemos para nuestro descenso

La senda se encamina hacia un pequeño grupo de bojes 

El notorio sendero atraviesa entre bojes

Por herboso terreno descendemos hacia la amplia y cercana pista

Santa Cruz ( izda ) y Motxope ( dcha ) asoman en primer término mientras que Elimendi lo hace entre ambas cumbres

Perdemos altura en acusado descenso por la herbosa ladera SE. de Mendiburu

Nos encaminamos hacia la balsa que asoma en primer término, tras la que ya divisamos la localidad de Munarriz

La ladera por la que descendemos de Mendiburu paulatinamente dejará de ser herbosa para pasar a ser de tierra

A la altura de la balsa buscaremos alcanzar la pista que desciende por nuestra derecha

Definitivamente alcanzamos la amplia y notoria pista, sobre la que despunta la cima de Mendiburu

De inmediato atravesaremos un paso canadiense

Alcanzamos una bifurcación, momento en el que obviaremos el camino que nace por la izquierda para continuar de frente ( centro )

La pista discurre entre extensos campos de labor y no tarda en alcanzar las afueras de Munarriz

A la orilla de la pista dejaremos a nuestro paso el cementerio de Munarriz 

A la entrada de Munarriz la pista se bifurca. Optamos por acceder al casco urbano de la localidad por la izquierda

Callejeamos por Munarriz. La torre de la iglesia destaca sobre los tejados de la localidad 

Callejeamos por Munarriz

Entre el cuidado caserío de Munarriz alcanzamos la iglesia de la localidad, erigida en honor a Nª Sª de la Expectación

Caserón en Munarriz

Detalle del escudo enclavado en la fachada de una casa en Munarriz

Plaza en Munarriz

Viejo y ruinoso caserón en Munarriz

Detalle del escudo enclavado en la fachada de una ruinosa casona en Munarriz

Calle de suelo enlosado en Munarriz

Bello rincón en Munarriz

Iglesia de Munarriz, erigida en honor a Nª Sª de la Expectación

Portada de la iglesia de Munarriz

Detalle sobre la portada de la iglesia de Munarriz

Continuamos callejeando por Munarriz

Por una estrecha callejuela abandonamos definitivamente el casco urbano de Munarriz

Terminamos desembocando a la entrada de Munarriz, lugar en el que tenemos estacionado nuestro vehículo

Tras cambiarnos de ropa y " recuperar fuerzas " decidimos acercarnos al frontón de Munarriz

En la parte trasera del frontón de Munarriz llama nuestra atención un pequeño y ruinoso edificio

Ermita de San Juan Bautista en Munarriz

Una placa " delata " al ruinoso edificio

Accedemos al interior de la ermita de San Juan Bautista en Munarriz

Interior de la ermita de San Juan Bautista en Munarriz

Desde la ruinosa ermita erigida en honor a San Juan Bautista echamos una mirada hacia la localidad de Munarriz, principio y final de este itinerario