viernes, 10 de septiembre de 2021

Legate-Urruspil-Atxuela-Gaineko Saroia-Kaskoaundi-Tolarelepo-Oianberri ( Travesía de Oronoz-Mugaire a Echalar/Etxalar )

Echalar/Etxalar ( 97 m ) y Oronoz-Mugaire ( 150 m ) son dos localidades enclavadas en la vertiente cantábrica de Navarra. La primera de estas poblaciones, Echalar/Etxalar ( 97 m ), se sitúa en la vertiente septentrional de la Comunidad Foral de Navarra y junto a los municipios de Lesaca/Lesaka, Yanci/Igantzi, Vera de Bidasoa/Bera y Aranaz/Arantza conforman el Valle de Cinco Villas o Bortziriak. Con una superficie de 262,1 km² este valle limita al Norte con Francia, al Sur con el Valle de Malerreka, al Oeste con Goizueta y la provincia de Guipuzcoa y al Este con el Valle de Baztán.

El río Bidasoa atraviesa el Valle de Sur a Norte aunque las localidades que lo conforman, a excepción de Vera de Bidasoa/Bera ( 49 m ), se asientan ligeramente “ alejadas “ de su cauce. Son numerosas las regatas que, descendiendo desde los diferentes macizos montañosos del Valle, vierten sus aguas al citado río.

De entre los macizos montañosos que despuntan sobre el Valle de Cinco Villas o Bortziriak destacan sobremanera el de Larhun, Peñas de Aia, Peña Plata, Mendaur y Aizkolegi.

El macizo de Aizkolegi toma nombre de la cumbre del mismo nombre, Aizkolegi ( 841 m ), punto más elevado del citado macizo que queda enclavada dentro del Parque Natural del Señorío de Bertiz y desde cuya cima se desprende un alargado cordal que, en dirección NW., pierde paulatinamente altura hasta morir a orillas del río Bidasoa a la altura de la Venta de Echalar/Etxalar ( 55 m ).

El Señorío de Bertiz cuenta con una extensión de 2040 ha. que “ pertenecen “ a Oyeregi/Oieregi ( Valle de Bertizarana ) y linda al Norte con Echalar/Etxalar, al Este con el Valle de Baztán, al Oeste con el término de Cuatro Pueblos y Bertizarana, Valle al que como he indicado anteriormente pertenece.

La vertiente más meridional del Parque queda bañada por las aguas del río Baztán y es en dicha vertiente, concretamente en el puente que da acceso al Señorío, el lugar en el que confluyen los términos de Baztán y Bertizarana, y el punto en el que al abandonar el primero de los valles citados, dicho río muta su nombre pasando a denominarse Bidasoa.

Las primeras noticias del Señorío de Bertiz datan del año 1392 cuando Pedro Miguel Bertiz fue nombrado Merino Mayor de las Montañas por el rey Carlos III, el noble ( 1361-1425 ). El Señorío permaneció en manos de la familia Bertiz hasta el año 1898 en el que fue adquirido por Dorotea Fernández a cuya muerte fue heredado por su marido don Pedro Ciga Mayo, último propietario particular del Señorío. Este a su muerte, allá por el año 1949, legó la finca al Gobierno de Navarra con la condición de conservarla sin variar sus características y siendo utilizada exclusivamente con fines recreativos, educativos y científicos. Como ya he mencionado anteriormente, en el año 1984 es declarado Parque Natural, existiendo actualmente en su interior un jardín botánico con 126 especies de árboles y plantas de todo el mundo. Dicho jardín está situado en la parte baja del Señorío, siendo el resto de la finca una extraordinaria muestra de bosque atlántico. El punto más elevado del Parque Natural está situado en la cumbre de Aizkolegi ( 841 m ), cima coronada por un palacio de estilo modernista que fue mandado construir por don Pedro Ciga y en el que residía los veranos. A día de hoy dicho palacio aparece en un estado “ lamentable “.

Cabe reseñar que cada año visitan el Parque Natural del Señorío de Bertiz 70000 personas, siendo Oronoz-Mugaire ( 150 m ) el punto habitual de acceso al mismo.

 

En el extremo oriental de la vertiente cantábrica de Navarra se extiende el Valle de Baztán, el más extenso de los 265 municipios navarros, que aparece  conformado por 15 localidades que a su vez se agrupan en cuatro “ cuarteles “: Erberea ( Oronoz-Mugaire, Irurita, Arrayoz/Arraioz y Garzain/Gartzain ), Basaburúa ( Almandoz, Ciga/Ziga, Aniz y Berroeta ), Elizondo ( Elizondo, Lecaroz/Lekaroz y Elvetea/Elbete ) y Baztangoiza ( Amaiur/Maya, Errazu/Erratzu, Arizcun/Arizkun y Azpilkueta ). Con sus 376´81 km² el Valle de Baztán limita al Norte con Francia y con los municipios de Urdax y Zugarramurdi, al este también con Francia, al Sur con los municipios de Ulzama, Anué, Esteribar, Lanz, y Erro, y al Oeste con Bertizarana, Donamaría, Francia y Echalar/Etxalar.

En la vertiente más occidental del Valle de Baztán queda enclavada la localidad de Oronoz-Mugaire ( 150 m ), bella y alargada población que resulta un claro ejemplo de ” pueblo-calle “, siendo además la puerta de entrada habitual al Valle. Aquí nace la carretera N-121-B que atraviesa todo el Valle de Baztán hasta alcanzar la frontera con Francia a la altura de Dancharinea.

Como ya he mencionado anteriormente, es en Oronoz-Mugaire ( 150 m ), concretamente en el puente que da acceso al Señorío de Bertiz y lugar en el que confluyen los términos de Baztán y Bertizarana, el punto en el que el río Baztan abandona el valle del mismo nombre y pasa a denominarse Bidasoa.

 

Oronoz-Mugaire ( 150 m ) se asienta bajo la vertiente meridional del Parque Natural del Señorío de Bertiz mientras que Echalar/Etxalar ( 97 m ) lo hace bajo la vertiente opuesta, la septentrional.

El objetivo de esta travesía es enlazar estas dos poblaciones, Echalar/Etxalar ( 97 m ) y Oronoz-Mugaire ( 150 m ), la primera perteneciente al Valle de Cinco Villas o Bortziriak y la segunda al Valle de Baztán, y para ello “ emplearemos “ algunos de los senderos balizados que “ encontramos “ en las inmediaciones de estas dos localidades.

Partiremos de Oronoz-Mugaire ( 150 m ) tomando la ruta PR NA-2, actualmente descatalogada, aunque posteriormente la dejaremos para buscar la Senda GR-11, sendero traspirenaico que seguiremos durante buena parte de la travesía y que en la última parte del itinerario abandonaremos definitivamente para tomar la senda PR NA-15 que nos acompañará hasta nuestro destino, Echalar/Etxalar ( 97 m ). Esta es mi propuesta, espero la disfrutéis.

 

Resumen del Itinerario

 

Este itinerario parte desde la localidad baztanesa de Oronoz-Mugaire ( 150 m ) para comenzar a caminar en dirección a Elizondo ( 202 m ) por la carretera que la atraviesa hasta, tras salvar el río Baztán, dar alcance a la casa Zubialdea.

Por la izquierda ( W ) de la citada casa tomaremos las marcas amarillas y blancas del sendero balizado como PR NA-2 ( descatalogado ) que asciende en fuerte pendiente yendo a buscar la alambrada que delimita el Señorío de Bertiz y junto a la que ascenderemos en este primer tramo del itinerario.

Alcanzamos la carretera que accede a Goinetxeko Borda, caserío que dejaremos a la derecha ( E ) de nuestro camino al igual que Garaiko Borda, pequeño edifico junto al que pasaremos.

Unos metros por asfalto y enseguida lo abandonamos, allá donde la carretera traza una curva hacia la derecha ( E ), siguiendo al frente ( N ) por camino.

Seguiremos ascendiendo junto a la alambrada que cierra el Señorío de Bertiz para discurrir bajo la vertiente septentrional de Munoa ( 454 m ) dando alcance a Ezpondako Borda, caserío al que accede un carretil hormigonado por el que seguiremos, separándonos definitivamente de los límites del Señorío de Bertiz, hasta toparnos con una marcada curva.

Tan solamente unos metros más adelante dejaremos el hormigón por la izquierda ( N ) para tomar un marcado camino que asciende hasta alcanzar la carreterita NA-4453 Mugaire-Orabidea-Otsondo a la altura del collado Xunbilketa ( 573 m ). 

Desde el citado cuello ( 573 m ) continuaremos por la derecha ( SE ) tomando un marcado camino que deja a su paso Mitxeleneko Borda, tras la que continuaremos ascendiendo hasta desembocar en el collado Arakan ( 630 m ). 

Lo atravesamos para, por la izquierda ( W ) de Bizarroneko Borda, continuar ascendiendo por ancha pista hasta dar alcance a un grupo de hayas, paraje en el que topamos con una marcada bifurcación. Continuamos ascendiendo plácidamente por la izquierda ( W ) trazando “ cómodas “ curvas hasta dar alcance al Via Crucis de Legate, junto al que ascenderemos en fuerte pendiente para terminar desembocando en la cima homónima, Legate ( 869 m ).

Descendemos en dirección a Lazkanberriko lepoa ( 754 m ), collado desde el que tomaremos el marcado camino, Beltzuriko bidea, para penetrar bajo el frondoso bosque por el que alcanzaremos el collado Beltzuri ( 680 m ), punto donde topamos con la carretera que desde Elizondo ( 202 m ), y tras alcanzar el Alto de Bagordi ( 580 m ), desciende a buscar la carreterita de Orabidea. La cruzamos y siguiendo al frente ( NE ) por fuerte pendiente ascendemos hacia la cima de Urruspil ( 822 m ), cumbre que también podremos bordear por el camino que la evita por la izquierda ( W ). 

Descendemos al collado Iñaberri ( 790 m ), punto en el que confluimos con el sendero GR-11, el cual seguiremos para discurrir bajo la vertiente occidental de Larrondo ( 853 m ) hasta alcanzar el collado de Atxuela ( 790 m ), cuello desde el que nos “ desviamos “ hacia la cima del mismo nombre, Atxuela ( 827 m ).

Descendemos en dirección opuesta a la de ascenso con la intención de “ retomar “ el balizado camino GR-11, el cual nos hará perder altura hasta alcanzar el collado de Eskisaroi ( 512 m ).

Cruzamos la estrecha carreterita que lo atraviesa para continuar de frente ( NW ) siguiendo en todo momento las balizas de la Senda GR-11.

El balizado camino discurre bajo las laderas de Gaineko Saroia ( 625 m ), cumbre hacia la que nos desviaremos, y Kaskoaundi ( 623 m ), “ cimita “ que también “ coronaremos “.

Retomamos el balizado camino para alcanzar el collado de Urtsumiatsa ( 538 m ), cuello atravesado por un estrecho carretil asfaltado. Lo cruzaremos para, haciendo caso omiso a los caminos que parten desde este, ascender al frente ( N ) por unas notorias “ rodadas “ que nos harán alcanzar la cima de Tolarelepo ( 588 m ).

Continuamos en dirección opuesta a la de ascenso para alcanzar Eskisaroiko bidea, camino del que nos desviaremos de inmediato para visitar la cercana cumbre de Oianberri ( 585 m ).

Nuevamente retomamos el camino, Eskisaroiko bidea, para continuar en dirección a Irazakuko lepoa ( 544 m ), collado claramente reconocible por ubicarse en él un poste indicador. Las marcas rojiblancas toman Irazakuko bidea, herboso camino que tras pasar junto a Lopeneko Borda, alcanza en breve el collado de Elordi ( 561 m ), cuello situado entre las cumbres de Bagobilleta ( 627 m ) y Madariko Gaina ( 588 m ).

El ancho camino desciende en dirección N. hasta un poste indicador ( 512 m ) situado junto a una borda, punto en que definitivamente dejamos el sendero GR-11 para tomar a la izquierda ( N ) Arrantzelaiko bidea, camino señalizado con marcas amarillas y blancas del sendero PR NA-15.

Dejamos a nuestro paso el abandonado caserío Arrantzelai y poco más adelante hacemos lo propio con el caserío Artzain, vivienda que ha corrido la misma suerte.

Alcanzamos el carretil cementado proveniente de Echalar/Etxalar ( 97 m ) en una marcada curva a la altura de Gartxieneko Borda para, tras discurrir unos pocos metros por el mismo, abandonarlo al frente en la siguiente curva.

Las balizas amarillas y blancas siguen de frente para tomar a la izquierda un estrecho pero marcado sendero que en pronunciado descenso alcanza, tras cruzar un bonito puente de piedra, Antsolokueta, barrio de Echalar/Etxalar ( 97 m ) desde el que nos encaminaremos hacia el cercano casco urbano de la localidad, punto final de esta travesía. 

 

Datos del Itinerario

 

Desnivel: 1176 m

Tiempo: De 6 h a 8 h

Distancia: 26´75 km

Inicio: Oronoz-Mugaire ( Valle de Baztán )

Fecha de realización: Mayo 2021

Época recomendada: Todo el año 

Cimas: Legate ( 869 m ); Urruspil ( 819 m ); Atxuela ( 827 m ); Gaineko Saroia ( 625 m ); Kaskoaundi ( 623 m ); Tolarelepo ( 588 m ); Oianberri ( 585 m ) 

 

Descripción del Itinerario

 

Este itinerario comienza en Oronoz-Mugaire ( 150 m ), concretamente desde la plaza de  esta localidad baztanesa y lugar en el que podremos estacionar nuestro vehículo.

Nos ponemos en marcha por la carretera que atraviesa la población y tomamos dirección a Elizondo ( 202 m ) dejando a nuestro paso el Palacio de Arretxea ( S. XVI ) y poco más adelante la iglesia de la localidad, erigida en honor a Nª Sª de La Asunción. No tardamos en alcanzar las afueras de la población, lugar en el que nos topamos con el puente que salva el río Baztán.  

Una vez atravesado el citado puente, al frente ( N ) destaca la casa Zubialdea, edificio junto al que nace, por su izquierda ( W ), un amplio y marcado camino balizado con marcas amarillas y blancas. Es la senda PR NA-2, actualmente descatalogada por lo que, a día de hoy, estas balizas no son muy visibles.

Salvamos un pequeño canal y de inmediato deberemos atravesar un portillo tras el que continuaremos por el sendero que asciende al frente ( NE ), desechando los caminos que nacen por la derecha y por la izquierda.

El estrecho sendero se convierte en un ancho camino que, en fuerte pendiente, gana altura yendo a buscar la alambrada que delimita el Señorío de Bertiz y junto a la que ascenderemos en este primer tramo del itinerario.

Damos alcance a la carretera, vial asfaltado proveniente de la NA-4453, que da acceso a Goinetxeko Borda, caserío que asoma a nuestra derecha ( S ). Continuaremos al frente ( NE ) para de inmediato dejar a nuestro paso Garaiko Borda, enclavada en el interior de un prado.

Unos metros por asfalto para, de inmediato, dar alcance a la cerrada curva que traza la carretera hacia la derecha ( E ), lugar en el que la abandonaremos para continuar al frente ( N ) por marcado camino.

Este camino sigue “ encajonado “ entre la alambrada que limita el Señorío de Bertiz, a nuestra izquierda ( W ), y los muros de piedra que cierran los prados que tenemos a nuestra derecha ( E ).

Topamos con una marcada bifurcación, en la que haremos caso omiso del camino que por la derecha ( E ) se encajona entre muros de piedra, para continuar al frente ( N ), en todo momento junto a la citada alambrada. Dependiendo de la época del año el camino pudiera amenazar con cerrarse pero continúa en todo momento perfectamente marcado.

Metros antes de alcanzar Ezpondako Borda ( 429 m ), en el momento en que comenzamos a bordear bajo la vertiente occidental de la discreta cota de Munoa ( 454 m ), sería el lugar adecuado para abandonar el camino si nuestra intención es desviarnos hacia esta modesta y “ cerrada “ cumbre. Hoy no lo haremos.

El camino continúa encajonado nuevamente, tan solo durante escasos metros, entre la alambrada que delimita el Señorío de Bertiz y el muro de piedra que cierra el prado sobre el que destaca la citada cumbre de Munoa ( 454 m ).

De inmediato daremos alcance a un portillo que nos cierra el paso y que tras salvarlo nos da acceso al carretil cementado que da acceso a Ezpondako Borda, caserío que dejamos a nuestra derecha ( SE ).

Entre verdes prados y separándonos definitivamente de los límites del Señorío de Bertiz, continuaremos por el citado carretil cementado hasta dar alcance a una marcada curva, lugar en el que recibimos por la izquierda ( N ) el cauce de Etxetoko Erreka.

Trazamos la citada curva para continuar unos pocos metros más por el vial cementado hasta dar alcance al punto en el que este comienza a perder altura. Es en este lugar donde lo abandonaremos por la izquierda ( N ) tomando el amplio y marcado camino que gana altura para, tras dejar más adelante a su paso unos prados, terminar desembocando en la carretera NA-4453.

Continuamos por la izquierda ( NE ) unos metros por asfalto y de inmediato desembocamos en el collado de Xunbilketa ( 573 m ), discreto cuello abierto bajo la vertiente SE. de Arregiko Kaskoa ( 646 m ) que es atravesado por la citada carretera NA-4453 Mugaire-Orabidea-Otsondo que nace a las afueras de Oronoz-Mugaire ( 150 m ).

En el abierto collado ( 573 m ) tomaremos la amplia pista que nace por la derecha ( SE ) y que de inmediato se bifurca. Haremos caso omiso del camino que sigue al frente ( SE ) para continuar por la pista principal mientras caminamos encajonados entre prados. 

De inmediato damos alcance a Mitxeleneko Borda y a los pocos metros de dejarla atrás abandonamos nuestro amplio y marcado camino para desviarnos por la izquierda ( N ) junto al muro de piedra que cierra el prado que tenemos también a nuestra izquierda ( W ). En acusada pendiente, el “ atajo “ termina por desembocar, a la altura de Aldeko Borda ( 638 m ), en el camino principal que habiamos dejado anteriormente.

Continuaremos en paulatino ascenso por la izquierda ( NE ) discurriendo bajo la vertiente septentrional de Larrazu ( 747 m ) para, de inmediato, alcanzar un frondoso hayedo, el cual atravesaremos para terminar desembocando, tras un pequeño descenso, en el collado Arakan ( 630 m ), amplio cuello formado por verdes prados y de abierta panorámica.

Entre las alambradas que delimitan los prados que tapizan este bello paraje baztanés nos encaminamos hacia la visible Bizarroneko Borda, enclavada en el extremo septentrional del collado de Arakan ( 630 m ).

Antes de llegar a alcanzarla nuestro camino se bifurca, lugar en el que haremos caso omiso del camino que, por nuestra izquierda ( NW ), se dirige hacia el collado de Plazaxelai ( 536 m ) mientras continuamos por la derecha ( NE ) en dirección a la citada Bizarroneko Borda.

El amplio camino gana altura por su izquierda ( W ) en paulatino ascenso y no tarda en dar alcance a un pequeño grupo de hayas, punto en el que el camino se bifurca nuevamente. Abandonamos el que sigue de frente ( NE ) para trazar una cerrada curva de 180º hacia nuestra izquierda ( W ) mientras continuamos ganando altura plácidamente. Nuestro camino termina alcanzando una discreto “ colladito “ ( 774 m ) abierto bajo la vertiente SE. de Legate ( 869 m ), nuestro primer objetivo para el día de hoy.

En este discreto “ cuello “ ( 774 m ) nos topamos con la primera de las cruces del Via Crucis de Legate, con un nítido cromlech y con un gran menhir que yace en posición horizontal.

De frente ( NE ) continúa un marcado camino que, tras dejar a su paso la visible y cercana Iturraldeko Borda, busca alcanzar Lazkanberriko lepoa ( 754 m ), collado por el que pasaremos posteriormente. Este camino puede ser utilizado si nuestra intención no pasa por “ coronar “ la cima de Legate ( 869 m ).

Como mi idea es pasar por la citada cumbre, comienzo a ganar altura por el sendero que asciende paralelo a las cruces del Via Crucis, junto a las que no tardaré en dar alcance al altar que queda enclavado en las inmediaciones de la cima, muy cerca de una gran antena que “ afea “ este bonito lugar. Desde este continuaremos ganando altura dejando a nuestro paso una gran losa labrada, erigida en recuerdo del cura Julian Michelena, y desde la que no tardaremos en desembocar en la cima de Legate ( 869 m ). Un vértice geodésico, dos buzones, una mesa panorámica y el monumento en forma de piolet en recuerdo de Gerardo Plaza, adornan la cumbre. Abierta y espectacular panorámica.

Iniciamos el descenso caminando por lo alto de la loma cimera en dirección opuesta a la de ascenso y no tardamos en toparnos con los hitos que balizan un marcado sendero, el cual continúa perdiendo altura muy marcado en el terreno hasta dar alcance a un notorio camino que atraviesa perpendicularmente. Los hitos nos “ invitan “ a cruzarlo para continuar descendiendo de frente ( E ) en direción al cercano hayedo aunque nosotros lo tomaremos por la derecha ( SE ) para terminar desembocando en Lazkanberriko lepoa ( 754 m ), collado desde el que tomaremos el marcado camino, Beltzuriko bidea, que por la izquierda ( N ) penetra bajo el frondoso bosque.

El camino se convierte de inmediato en una amplia pista que, haciendo caso omiso de posibles caminos que nazcan desde ella, termina desembocando en el collado Beltzuri ( 680 m ), cuello atravesado por la carretera que desde Elizondo ( 202 m ), y tras alcanzar el Alto de Bagordi ( 580 m ), desciende a buscar la carreterita de Orabidea.

Atravesamos el estrecho carretil asfaltado y, de las dos pistas que tenemos ante nosotros, obviamos la de más a la derecha ( E ) para tomar la que nace al frente ( NE ).

En acusada pendiente ganamos altura junto a la alambrada que delimita el extenso prado que tenemos a nuestra derecha ( S ) para atravesar un corto tramo bajo el arbolado, paraje en el que “ tropezamos “ con Dendarieneko Borda, en ruinas.

Salimos nuevamente a terreno abierto y no tardamos en situarnos bajo la cima de Urruspil ( 819 m ), lugar en el que abandonaremos el camino que la bordea por la izquierda ( W ) para iniciar un corto aunque acusado ascenso que nos hará desembocar en su cumbre. Urruspil ( 819 m ) amplia y herbosa cumbre en la que destaca un pequeño hito de piedras. Abierta panorámica.

Descendemos por fuerte pendiente en dirección opuesta a la de ascenso para rápidamente desembocar en el collado Iñaberri ( 790 m ), punto en el que la Senda GR-11 nos atraviesa perpendicularmente.

Obviamos la opción de descender por la derecha ( S ) hacia Elizondo ( 202 m ) mientras continuamos en agradable ascenso por la izquierda ( N ) caminando bajo la vertiente occidental de Larrondo ( 852 m ).

Acompañados de las balizas rojiblancas de la Senda GR-11 alcanzaremos plácidamente el collado de Pausutxar o Atxuelako lepoa ( 790 m ), cuello abierto entre Larrondo ( 852 m ) y nuestro próximo objetivo, Atxuela ( 827 m ). Una pequeña cruz de hierro que aparece colocada sobre un poste de madera destaca en el lugar.

La senda GR-11 discurre bajo la vertiente occidental de Atxuela ( 827  m ) en busca del collado de Eskisaroi ( 512 m ) aunque nosotros nos desviamos momentáneamente con la intención de alcanzar su cima ( 827 m ). Para ello, desde este abierto collado ( 790 m ) no tendremos más que continuar ganando altura en tendido ascenso por su herbosa ladera meridional hasta desembocar en la amplia cumbre. Atxuela ( 827 m ), el arbolado cumbre la vertiente oriental de este monte, en cuya cima hasta hace poco tiempo aparecía una cruz de piedra en posición horizontal. Actualmente esta ha desaparecido y no hay señal alguna que señalice la amplia cima. En días de buen tiempo destaca la bella panorámica hacia la costa labortana.

Descendemos en dirección opuesta a la de ascenso con la intención de “ retomar “ el balizado sendero traspirenaico, el cual no tardaremos en alcanzar en el lugar en el que un par de balizas nos “ invitan “ a hacer caso omiso del amplio camino que abandonamos anteriormente para nuestra visita a Atxuela ( 827 m ) y que ahora atraviesa perpendicularmente. Lo cruzamos a la altura de las mencionadas balizas para tomar el marcado sendero que nace al frente ( N ) y por el que continuaremos en plácido descenso camino del collado de Eskisaroi ( 512 m ).

Escrupulosamente balizado, el sendero pierde altura paulatinamente bajo la vertiente occidental de Oiamuno/Oiarmuno ( 688 m ) mientras va dejando a nuestro paso numerosos búnkeres.

Sin excesivas dificultades no tardaremos en desembocar en el collado de Eskisaroi ( 512 m ), estratégica encrucijada de caminos por el que atraviesa la carretera NA-4453 Mugaire-Orabidea-Otsondo.

Cruzamos la estrecha carreterita para continuar por el notorio camino que, balizado con las marcas “ rojiblancas “, nace  de frente ( NW ). Este de inmediato se bifurca, momento en el que hacemos caso omiso del que asciende por la izquierda ( W ) en busca de la cima de Altsu  ( 603 m ) mientras continuamos de frente ( NW ).

Apenas caminaremos unos pocos metros en suave ascenso para nuevamente alcanzar un cruce, lugar en el que abandonamos el amplio y notorio camino que sigue de frente ( SW ) para tomar el más herboso que nace por la derecha ( NW ) y que continúa balizado con las marcas “ rojiblancas “ de la senda GR-11.

Alternando tramos de discurrir bajo el hayedo con otros de transitar entre prados, este bonito camino termina alcanzando una pista que lo atraviesa perpendicularmente. Las balizas nos invitan a continuar por esta hacia la izquierda ( NW ).

El camino discurre junto al borde de un prado en cuyo interior destaca Gartzieneko Borda mientras que a la izquierda ( W ), “camuflada “ entre las rocas, dejamos a nuestro paso una rústica chabola.

Hacemos caso omiso del camino que, por la derecha ( NE ), da acceso a la citada Gartzieneko Borda  mientras continuamos ascendiendo al frente en acusado ascenso hasta desembocar en el collado de Altsu ( 543 m ), lugar en el que nos topamos con una notoria bifurcación.

Haciendo caso omiso de los caminos que recibimos por la izquierda ( S ) continuamos por la derecha ( N ) siguiendo las balizas “ rojiblancas “ que señalizan la amplia pista aunque de inmediato las abandonaremos por la derecha ( N ) con la intención de “ visitar “ la cima de Gaineko Saroia ( 625 m ).

No tardamos en “ tropezar “ con un nuevo cruce, punto en el que obviaremos el herboso camino que nace por la derecha ( NE ) para continuar por el más notorio que sigue en suave ascenso de frente ( N ).

Poco más adelante el camino se bifurca nuevamente, lugar en el que abandonamos el marcado camino que sigue al frente ( NW ) mientras ascendemos hacia la izquierda ( W ) por las “ rodadas “ que se dibujan en la herbosa ladera SE. de Gaineko Saroia ( 625 m ). Estas “ mueren “ en una herbosa explanada, punto desde el que tomaremos un marcado sendero por la derecha ( NW ) que en principio gana altura en acusado ascenso para posteriormente ir perdiendo inclinación hasta desembocar en la amplia y herbosa cumbre de Gaineko Saroia ( 625 m ). Un hito la señaliza. Abierta y bella panorámica.

Descendemos en dirección opuesta a la de ascenso dejando a nuestro paso varias palomeras y no tardamos en desembocar en el collado Gorospil ( 601 m ), cuello en el que volvemos a dar alcance a la pista balizada con las marcas “ rojiblancas “ de la Senda GR-11 que anteriormente abandonamos para desviarnos hacia la cima de Gaineko Saroia ( 625 m ).

Continuamos por la derecha ( NW ) tomando la citada pista aunque no tardaremos en volver a abandonarla, esta vez por la izquierda ( W ), para superar el corto desnivel que nos separa de la alargada loma herbosa en cuyo extremo noroccidental apenas destaca la discreta “ cimita “ de Kaskoaundi ( 623 m ), nuestro próximo objetivo.

Una vez alcanzamos la herbosa loma, al frente ( W ) destaca una pequeña y blanca borda de cazadores. Como reza en el cartel colocado en su fachada, esta es la “ chabola de los maridos maltratados “.

En la loma se dibuja un herboso camino que asciende dejando a su paso la línea de palomeras junto a las que ascenderemos hasta dar alcance a la cima de Kaskoaundi ( 623 m ), amplia y herbosa cumbre en cuyo punto más elevado destaca un arbusto y bajo este un “ escondido “ hito. Abierta panorámica.

Retomamos el herboso camino que, en dirección opuesta a la de ascenso, inicia un acusado descenso para terminar desembocando nuevamente en la pista balizada con las marcas de la senda GR-11. Continuamos por esta al frente ( N ) y no tardamos en alcanzar el collado  de Urtsumiatsa ( 538 m ), cuello atravesado por un estrecho carretil asfaltado que comunica las localidades de Echalar/Etxalar ( 97 m  ) y Zugarramurdi ( 209 m ). Un panel informativo sobre el “ Sendero arqueológico de Zentinela “ destaca en el lugar.   

Atravesamos el asfalto para, haciendo caso omiso del notorio y balizado camino, Eskisaroiko bidea, que nace por la izquierda ( NW ), iniciar un acusado ascenso por las marcadas “ rodadas “ que ganan altura en brutal pendiente por la despejada ladera SE. de la “ modesta “ cima de Tolarelepo ( 588 m ).

Rápidamente alcanzamos la loma cimera, por la que continuaremos hacia la izquierda ( W ) para alcanzar de inmediato la citada cima. Tolarelepo ( 588 m ), sin señal alguna que la identifique. Limitada panorámica al estar rodeada de cumbres de mayor envergadura.

Iniciamos el tendido descenso en dirección opuesta a la de ascenso y no tardamos en alcanzar Eskisaroiko bidea, camino que obviamos en el collado de Urtsumiatsa ( 538 m ) y por el que ahora continuaremos hacia la derecha ( NW ).

Caminamos bajo la vertiente septentrional de la más que discreta cota de Oianberri ( 585 m ), “ cimita “ hacia la que, sin camino definido, me desvío para alcanzar su cumbre de inmediato. Un pequeño grupo de rocas ocupan el punto más elevado. Bella panorámica.

Continúo caminando por terreno despejado llevando Eskisaroiko bidea a mi derecha ( N ) y no tardo en volver a alcanzarlo a la altura del túmulo de Irazako Lepoa. Ya por la amplia pista iniciamos un tendido descenso que rápidamente nos hace alcanzar Irazakuko lepoa ( 544 m ), collado claramente reconocible por ubicarse en él un poste indicador.

Obviamos el camino que nace por la derecha ( NE ) en dirección a Peña Plata ( 758 m ) para continuar de frente ( W ) por Irazakuko bidea, herboso sendero que, en todo momento escrupulosamente balizado, alcanza tras convertirse en pista el collado de Elordi ( 561 m ), cuello situado entre las cumbres de Bagobilleta ( 627 m ) y Madariko Gaina ( 588 m ). Un poste indicador, actualmente caído, destaca en el lugar.

Atravesamos el citado collado ( 561 m ) para continuar en plácido descenso a la sombra de las hayas mientras caminamos acompañados en todo momento por las balizas rojiblancas de la Senda GR-11.

No tardamos en “ tropezar “ con una notoria bifurcación, lugar en el que destaca un poste indicador y punto en el que abandonaremos el ancho camino que continúa al frente ( E ), balizado con las marcas “ rojiblancas “ de la Senda GR-11, para desviarnos por la izquierda ( N ) tomando el camino, Arrantzelaiko bidea, que a partir de ahora aparecerá balizado con las marcas amarillas y blancas de la Senda PR NA-15.

De inmediato dejamos a nuestro paso una borda y no tardaremos en adentrarnos bajo el arbolado mientras que nuestro camino discurre en todo momento muy marcado en el terreno.

Atravesamos Egiaundiko Erreka y continuamos en agradable descenso alternando tramos de caminar entre árboles con otros en los que lo haremos por terreno despejado.

A nuestro paso dejamos el caserío Arrantzelai, actualmente deshabitado, y poco más adelante nos topamos con una notoria bifurcación, lugar en el que optaremos por tomar el camino que continúa por la izquierda ( S ). No tardamos en dejar a nuestro paso el caserío Artzain que ha corrido la misma suerte que el anterior.

Acompañados en todo momento por las balizas de la Senda PR NA-15 el camino va ganando notoriedad para convertirse en pista y posteriormente bifurcarse. Continuamos por la derecha ( N ) y, mientras la pendiente se acentúa, no tardaremos en alcanzar, en las inmediaciones de Gartxieneko Borda, el carretil cementado proveniente de Echalar/Etxalar ( 97 m ).

Continuamos por este en descenso hacia la izquierda ( W ) dejando a nuestro paso la citada Gartxieneko Borda. De inmediato, a la altura de una marcada curva, lo abandonaremos para continuar de frente ( W ), también por pista cementada.

A escasos metros el vial hormigonado vuelve a bifurcarse, momento en el que lo abandonaremos por la izquierda ( W ) para tomar el camino que desciende, balizado en todo momento con las marcas de la Senda PR NA-15, mientras paulatinamente pasa a convertirse en sendero.

La senda acentúa su inclinación mientras desciende por un frondoso bosque hasta, cada vez más embarrada, alcanzar el muro de piedra que cierra el prado que se extiende a nuestra derecha ( N ).

Recibimos un camino por nuestra izquierda ( SE ) mientras discurrimos en todo momento junto al citado muro de piedra. No tardaremos en dar alcance al bello puente, con piso de calzada, que salva Argarateko Erreka, el cual una vez atravesado nos permitirá adentrarnos en Antsolokueta, barrio de Echalar/Etxalar ( 97 m ) que atravesaremos dejando a nuestro paso su bello y cuidado caserío, además de un antiguo lavadero y la bonita presa que salva la regata Tximista.

Dejamos atrás el citado barrio para desembocar en la carretera NA-4400 que, desde la N-121-A, asciende hacia el paso fronterizo de Lizarieta/Lizaieta ( 442 m ). Por dicha carretera continuaremos por la izquierda ( S ) para, de inmediato, entrar en el casco urbano de Echalar/Etxalar / 97 m ), el cual atravesaremos para, ya a su salida, desviarnos por la izquierda ( SW ) hacia el aparcamiento en el que doy por finalizada esta travesía.


Track del Itinerario


Fotos del Itinerario


Plaza de Oronoz-Mugaire, punto de partida de esta travesía

Comenzamos a caminar por la calle que atraviesa Oronoz-Mugaire en dirección a la iglesia de la localidad

A nuestro paso dejaremos el Palacio de Arretxea ( S.XVI )

Escudo en la fachada del Palacio de Arretxea

También dejamos a nuestro paso la iglesia de Oronoz-Mugaire, erigida en honor a Nª Sª de La Asunción

Antiguo colegio, actualmente reconvertido en urbanización, que también queda a nuestro paso

A las afueras de la localidad, al otro lado del puente que salva el río Baztán, asoma la casa Zubialdea 

Río Baztán

Por la izquierda de la casa Zubialdea nace un amplio y marcado camino. Lo tomamos

Escudo en la fachada de la casa Zubialdea

Junto a la casa Zubialdea obviaremos el camino asfaltado que nace por la izquierda para tomar el cementado ( centro ) que comienza a ganar altura 

El camino cementado asciende dejando a su paso la casa Zubialdea

El marcado camino asciende junto a la alambrada que cierra los verdes y extensos prados de la casa Zubialdea

De inmediato nos topamos con un portillo que cierra nuestro camino. Lo cruzamos
 
Atravesado el portillo nuestro camino se bifurca. Continuamos al frente ( centro )

Desde nuestro camino disfrutamos de una bella panorámica hacia Oronoz-Mugaire

Nuestro camino ( dcha ) traza una cerrada curva dejando a su paso, a la derecha ( izquierda en la foto ), un grupo de colmenas

Nuestro camino gana altura en acusado ascenso bajo un frondoso bosque de hayas
 
Paulatinamente el camino gana notoriedad

El camino alcanza la alambrada que " delimita " el Señorío de Bertiz. Caminaremos juntoa ella
         
El camino se vuelve a convertir en sendero para, muy marcado en el terreno, ganar altura paulatinamente

El camino alcanza terreno abierto para continuar ascendiendo junto a los prados aledaños a Goienetxeko Borda

Goienetxeko Borda asoma entre el arbolado

Alcanzamos la carreterita asfaltada que da acceso a Goienetxeko Borda, caserío que queda a la derecha ( fuera de foto ). Continuamos por esta de frente ( centro )

Goienetxeko Borda asoma en primer término bajo los prados que dejamos al paso

Caminamos unos metros por asfalto dejando a nuestro paso Garaiko Borda
   
Atrás queda Garaiko Borda y junto a esta, en el interior de un prado, destaca un joven viñedo

Alcanzada la curva que traza la carreterita abandonaremos esta tomando la senda que nace al frente ( izda ) 

El camino se encajona entre la alambrada que delimita el Señorío de Bertiz ( izda ) y los muros de piedra que cierran los prados ( dcha )
 
El camino se bifurca, momento en que deberemos seguir al frente haciendo caso omiso del camino que continúa por la derecha

Nuestro camino continúa en paulatino ascenso paralelo a la alambrada que cierra el Señorío de Bertiz mientras nos topamos con esporádicos obstáculos

Conforme ascendemos los " obstáculos " aumentan

En algunos momentos la senda amenaza con cerrarse

En el valle en primer término asoma Oronoz-Mugaire mientras que al fondo lo hace Narvarte ( dcha )

Oronoz-Mugaire
 
Recibimos otro camino por la derecha, al que haremos caso omiso mientras seguimos de frente

Nuestro camino alcanza rápidamente los muros de piedra que cierran los prados aledaños a Ezpondako Borda, caserío que alcanzaremos de inmediato
 
Sobre nuestro camino destaca la " modesta " cima de Munoa ( izda )

El camino se encajona entre los muros de piedra que delimitan los terrenos de Ezpondako Borda, caserío que asoma en primer término ( dcha )

Ezpondako Borda

Dejamos atrás Ezpondako Borda mientras que sobre esta destaca la discreta cumbre de Munoa ( dcha )

Continuaremos por la pista cementada que da acceso a Ezpondako Borda

La pista cementada es atravesada por el agua que sobra del " registro " que dejamos a nuestra izquierda 

La pista cementada traza una marcada curva hacia la derecha mientras Etxetoko Erreka, riachuelo que desciende desde la izquierda, atraviesa bajo esta. Continuamos por pista  

Continuaremos un corto tramo por la pista cementada  

Desde la pista cementada damos vista a Abartán

Rápidamente abandonaremos la pista cementada por la izquierda ( derecha en la foto ) para continuar por un marcado camino de hierba 

Mirada hacia Ezpondako Borda, caserío sobre el que destaca la discreta " cimita " de Munoa

Esporádicos tramos de calzada afloran en nuestro camino. Damos alcance a un discreto cruce, lugar en el que obviaremos el camino que continúa de frente mientras seguimos por la derecha

Nuestro camino ( dcha ) traza una cerrada curva. Seguimos por este

El camino se torna herboso mientras se " encierra " entre helechos

Continúan apareciendo esporádicos tramos de calzada

Cruce de caminos. Continuamos por el menos notorio que nace por la derecha

El camino paulatinamente pierde notoriedad mientras amenaza con desaparecer entre los helechos

Nuestro camino nuevamente gana notoriedad mientras va dejando a su paso verdes prados  

Nuestro camino acentúa su inclinación mientras vuelven a aflorar esporádicos tramos de calzada

El camino se ha transformado en una " embarrada " y empinada senda

De nuevo un amplio camino aparece ante nosotros. La pendiente no nos da " tregua "

Desembocamos en el estrecho carretil asfaltado, la carretera NA-4453. Continuaremos por la izquierda

Tan solamente caminaremos unos pocos metros por asfalto ya que de inmediato desembocaremos en el collado de Xunbilketa, punto de partida utilizado habitualmente para las ascensiones más " cómodas " a Legate, cima que asoma al fondo ( centro ). Larrazu ( dcha ) despunta cercano
 
En el collado de Xunbilketa abandonaremos la carretera NA-4453 para tomar el camino que nace por la derecha ( izquierda en la foto )

De inmediato el camino alcanza una marcada bifurcación. Continuaremos por la izquierda " encajonados " entre las alambradas que cierran los prados
 
A nuestro paso iremos dejando verdes y " floridos " prados

Con Larrazu asomando en primer término sobre el arbolado, nuestro camino recibe otro por la derecha, al cual haremos caso omiso, mientras continuamos de frente ( izda )

A nuestra izquierda, sobre los verdes prados, despunta la boscosa cumbre de Aizkolegi ( centro )

Nuestro camino alcanza Mitxeleneko Borda

Mitxeleneko Borda, renovada borda que queda a la orilla del camino

Dejada atrás Mitxeleneko Borda, de inmediato abandonamos la pista por la izquierda con Larrazu asomando al fondo

Un herboso camino discurre junto al muro de piedra que cierra el prado que tenemos a nuestra izquierda para continuar en acusado ascenso

El camino se bifurca. Hacemos caso omiso del que continúa por la izquierda para iniciar un acusado ascenso de frente
 
Ganamos altura en fuerte pendiente por un pedregoso camino

Bajo Larrazu, a la altura de Aldeko Borda, nuevamente alcanzamos la pista abandonada anteriormente
 
La pista se encamina al hayedo dejando a su paso Aldeko Borda mientras que al fondo soma Legate ( izda )

Legate despunta sobre el hayedo
 
Nuestro camino penetra bajo el frondoso hayedo

Salvado el tramo de hayedo nuevamente salimos a terreno despejado para descender hacia el abierto collado de Arakan, sobre el que despunta Legate
 
Nuestro camino atraviesa el collado de Arakan " encajonado " entre las alambradas que delimitan los extensos prados

Sobre el collado de Arakan atrás queda la cima de Larrazu

Dejaremos atrás el collado de Arakan para alcanzar un cruce, momento en el que continuamos por la izquierda hacia la visible Bizarroneko Borda 
 
El camino continúa junto al muro de piedra que delimita uno de los extensos prados que tapizan el collado de Arakan. En el extremo del citado muro de piedras nuestro camino vuelve a bifurcarse, momento en el que optamos por continuar por la derecha
 
Ganamos altura por la amplia y notoria pista que se encamina hacia Bizarroneko Borda
 
Dejamos a nuestro paso Bizarroneko Borda con Larrazu ( centro ) despuntando sobre esta

Continuamos ganando altura por la pedregosa pista en dirección al grupo de hayas que asoma al fondo
 
Conforme ganamos altura el collado de Arakan va quedando atrás bajo Larrazu 

Alcanzamos el grupo de hayas, lugar en el que nuestro camino se bifurca. Obviamos el camino que sigue de frente mientras trazamos una cerrada curva hacia la izquierda
  
Punto en el que nuestro camino ( izda ) traza una cerrada curva. Continuamos por nuestra izquierda ( derecha en la foto )

Nuevamente la pista traza otra cerrada curva de 180º. Atrás queda el grupo de hayas ( dcha ) junto al que acabamos de pasar. Comienza a llover
 
Mirada hacia el valle que aparece bajo un cerrado manto de negros nubarrones

Alcanzamos un pequeño collado abierto bajo la ladera SE. de Legate, en el que se adivina la primera de las cruces ( dcha ) del Via Crucis junto al que vamos a ascender buscando el altar situado en las inmediaciones de su cima

En el discreto collado abierto bajo la ladera SE. de Legate nuestro se bifurca. Abandonamos el que de frente ( dcha ) evita la citada cima mientras optamos por ascender hacia la izquierda buscando alcanzar la segunda de las cruces del Via Crucis ( izda ) 

En el discreto collado abierto bajo la ladera SE. de Legate, con Iturraldeko Borda asomando en primer término, destaca el menhir de Legate. El camino que nace al frente, nosotros lo obviaremos para ascender a Legate, continúa hacia Lazkanberriko lepoa

Menhir de Legate, enclavado bajo la herbosa ladera en la que destaca el Via Crucis que busca alcanzar el altar en el que destaca una gran cruz que ya vemos asomar al fondo ( izda )

Placa indicadora del menhir de Legate

Cruz del Via Crucis de Legate

Junto al Via Crucis de Legate destaca un notorio cromlech

Ascendemos por la herbosa ladera SE. de Legate junto al Via Crucis

Nos encaminamos hacia el altar enclavado en las inmediaciones de la cima de Legate

Altar situado en las inmediaciones de la cima de Legate 

Con la cima de Legate asomando cercana dejaremos a nuestro paso una losa obituaria en recuerdo de Julian Michelena, cura de la zona

Detalle de la losa obituaria

Por terreno herboso nos encaminamos hacia la cercana cumbre de Legate

Elizondo asoma bajo la lluvia en el fondo del valle 

Mendaur y Mendieder asoman en el horizonte

Alcanzamos rápidamente la " ornamentada " cima de Legate

Cima de Legate

Buzón en la cima de Legate con vista hacia Aizkolegi ( izda ), Larhun ( centro ) y Peña Plata ( dcha )

Monumento enclavado en la cima de Legate erigido en recuerdo a Gerardo Plaza, montañero de Lecaroz/Lekaroz. En el horizonte despuntan Peña Plata ( izda ) y Alkurrunz ( dcha )

Buzón montañero ( izda ), monumento ( centro ) y mesa panorámica ( dcha ) enclavados en la cima de Legate

Desde la cima de Legate continuaremos por la herbosa senda que, en dirección opuesta a la de ascenso, se abre paso entre la vegetación de monte bajo

Atrás queda la cima de Legate

Los hitos balizan el sendero a seguir para el descenso

Perdemos altura por un herboso sendero que aparece muy bien balizado

Los hitos balizan en todo momento el sendero a seguir

Descendemos hacia Lazkanberriko lepoa, collado en el que hay un rebaño de ovejas, mientras que Auza ( centro ) despunta en el horizonte

Nuestro sendero desemboca en un amplio camino que atraviesa perpendicularmente, por el que continuaremos hacia la derecha

En las inmediaciones de Lazkanberriko lepoa echamos una mirada atrás hacia la herbosa ladera oriental de Legate, por la que acabamos de descender. Lazkanberriko Borda asoma, apenas perceptible en primer término, bajo el árbol

Lazkanberriko lepoa. El herboso camino se adentra en el hayedo por la izquierda

En Lazkanberriko lepoa recibimos por la derecha ( izquierda en la foto ) el camino proveniente desde  el colladito en el que hemos dejado a nuestro paso el menhir de Legate

El camino, Beltzuriko bidea, continúa muy notorio bajo las hayas

Los hitos continúan balizando el camino en su discurrir por el hayedo

Caminamos bajo un frondoso bosque de hayas 

Nuestro camino, Beltzuriko bidea, recibe por la izquierda otro de saca de madera, al que haremos caso omiso
 
Entre las hayas asoma Peña Plata

En primer término, bajo el camino, asoma Elizegiko Borda con la arbolada cumbre de Unboto sobre esta
 
Larraldeko Borda asoma poco más adelante rodeada de un gran prado mientras que en primer término ya asoma cercano Beltzuriko bidea. Una gota de lluvia cae en mi objetivo

Beltzuriko lepoa es atravesado por el carretil asfaltado, Arreketako bidea, que enlaza Elizondo con el " recóndito " paraje de Orabidea. Atravesamos la carretera para continuar al frente por el camino de la izquierda

Dejamos atrás Beltzuriko lepoa con Legate ( centro ) asomando al fondo

El camino gana altura junto a la alambrada que cierra el prado que tenemos a la derecha

Mientras ganamos altura echamos una mirada atrás disfrutando de una bella panorámica hacia Legate ( izda ) y Aizkolegi ( dcha )  
 
Una yegua con su potrillo se " esconden " entre el arbolado

A nuestro paso queda Dendarieneko Borda, en ruinas
 
Ganamos altura bajo la vertiente SW. de Urruspil hasta alcanzar la bifurcación en la que abandonaremos el camino ( izda ) que bordea la citada cima para ascender al frente ( centro ) con la intención de " coronarla " 

Amplia y herbosa cima de Urruspil con vista a Larrondo ( dcha ) y Atxuela ( izda ), entre las que asoma Alkurrunz

Peña Plata con Larhun al fondo vistos desde la cima de Urruspil

Hito en la cima de Urruspil, lugar desde el que divisamos la ladera de descenso hacia el collado de Iñaberri. Sobre este collado destaca Larrondo ( centro ), cumbre tras la que despunta Alkurrunz ( izda )

Perdemos altura en brutal pendiente hacia el collado de Iñaberri

Vertiente NE. de Urruspil vista desde el collado de Iñaberri, cuello en el que recibimos por la derecha el camino que bordea su cima

Sobre nuestro herboso camino destaca la amplia cima de Larrondo

Nuestro camino discurre bajo la herbosa ladera SW. de Larrondo

En ligero ascenso nuestro camino es atravesado perpendicularmente por la Senda GR-11 que por la derecha desciende hacia Elizondo. Continuamos por la izquierda 

En paulatino ascenso caminamos bajo la vertiente occidental de Larrondo

Agradable caminar con Atxuela ( centro ) asomando en primer término mientras que Peña Plata y Larhun ( izda ) aparecen al fondo

Baliza en Atxuelako lepoa, collado abierto bajo la vertiente meridional del monte homónimo y lugar en el que el camino se bifurca. Abandonamos momentáneamente el camino de la izquierda para tomar el de la derecha buscando alcanzar la cima que destaca sobre nosotros 

Pequeña cruz en Atxuelako lepoa

En Atxuelako lepoa abandonamos el camino que por la derecha desciende hacia Azpilkueta para continuar en ascenso por la izquierda 

Mientras que el camino tomado evita la cima de Atxuela, nosotros lo abandonamos por la derecha para ascender de frente hacia esta

No tardamos en desembocar en la amplia y herbosa cumbre de Atxuela

Cima de Atxuela con vista a Peña Plata y Larhun ( izda )

Desde la cima de Atxuela divisamos cercana la piramidal silueta de Alkurrunz 

Perdemos altura por la tendida y herbosa ladera septentrional de Atxuela con vista a Alkurrunz ( dcha )

Perdemos altura hacia el marcado camino que atraviesa perpendicularmente mientras que por la izquierda ya vemos la senda GR-11 que debemos tomar

Desembocamos en el amplio camino que atravies aperpendicularmente, lugar en el que, a nuestra izquierda y cercanas, asoman las balizas rojiblancas de la senda GR-11. Buscamos alcanzarlas

Baliza de la senda GR-11 que señaliza el camino por el que continuaremos hacia el collado de Eskisaroi

Desde el camino en el que hemos desembocado nace por la izquierda un marcado sendero, cuyo inicio aparece señalizado por dos balizas

La senda inicia un tendido descenso mientras que al fondo asoman Peña Plata y Larhun. El cielo, aunque todavía nuboso, parece " abrirse "

En primer término destacan las cimas de Bular ( izda ) y Oiarmuno ( dcha ) mientras que al fondo despuntan las Peñas de Aia ( izda ), Larhun y Peña Plata ( dcha )

Junto al sendero dejaremos a nuestro paso uno de los numerosos búnkeres que " siembran " la zona 

Nuestro camino aparece " escrupulosamente " balizado

La balizada senda aparece muy marcada en el terreno

El sendero por el que descendemos desemboca en Eskisaroiko bidea. Continuamos por este hacia la izquierda

Junto al camino iremos dejando a nuestro paso numerosas palomeras ( dcha )

Paulatinamente la senda acentúa su inclinación

La senda por la que descendemos alcanza el " colladito " abierto bajo la vertiente SE. de la triple cumbre de Oiarmuno, en la que destacan varias palomeras. Continuamos por la izquierda 

El sendero discurre en todo momento muy notorio

A la izquierda de nuestro camino destaca Beltxeneko Borda ( centro ), caserío enclavado en la ladera de Bular ( dcha ) mientras que al fondo despuntan Legate ( izda ) y Aizkolegi ( dcha )

El marcado sendero discurre bajo la vertiente meridional de Oiarmuno

A la vera del sendero aparecen más búnkeres, algunos de ellos prácticamente perceptibles

Otro búnker ( dcha ) que dejamos a nuestro paso

Boca de entrada a uno de los numerosos búnkeres que dejaremos a nuestro paso

La notoria senda desciende paulatinamente bajo las herbosas laderas de Oiarmuno

El collado de Eskisaroi ( centro ) se intuye cercano bajo las herbosas laderas de Altsu  

La arbolada cima de Bular queda a nuestra izquierda

En algunos momentos nuestro sendero amenaza con " cerrarse "

El camino se encajona entre las alambradas que cierran los prados que se extienden en las inmediaciones del collado de Ekisaroi

Baliza señalizando el camino de descenso hacia el ya visible collado de Eskisaroi, sobre el que destaca la discreta cima de Altsu ( centro )

Bunker en las inmediaciones del collado de Eskisaroi con vista a Altsu, pequeño monte que destaca en primer término tras el que asoma Gaineko Saroia ( dcha )

Numerosas palomeras destacan en el entorno del collado de Eskisaroi

Collado de Eskisaroi, paso de montaña atravesado por la sinuosa carreterita NA-4453. Un poste indicador destaca en el lugar. Cruzamos la carretera para continuar por el camino que nace al frente discurriendo bajo la ladera septentrional de Altsu 

Detalle del poste indicador situado en el collado de Eskisaroi

Las balizas rojiblancas señalizan el inicio del marcado camino que nace desde el collado de Eskisaroi

De inmediato el camino tomado en el collado de Eskisaroi se bifurca. Obviamos el que nace por la izquierda mientras continuamos de frente

No tardamos en " tropezar " con un nuevo cruce. Abandonamos el camino que sigue de frente para tomar el que nace por la derecha entre helechos

El camino pierde algo de notoriedad para convertirse en un marcado sendero que penetra en el hayedo

Caminamos plácidamente por la notoria senda mientras damos vista a nuestro próximo objetivo, Gaineko Saroia ( izda )   

La senda se vuelve a transformar en un amplio y notorio camino que discurre entre las alambradas que delimitan los prados que dejamos a nuestro paso

Convertido nuevamente en sendero, este desemboca en una pista que atraviesa perpendicularmente. Continuamos por la izquierda 

Punto en el que nuestro camino ( dcha ) desemboca en una amplia y notoria pista

Las balizas ( dcha ) señalizan el camino a seguir

La pista discurre por un bello y frondoso entorno

desde nuestro camino echamos una mirada atrás hacia Alkurrunz ( centro ) y Oiarmuno ( dcha )

Alkurrunz

A la izquierda del camino, " camuflada " entre el frondoso entorno, apenas se aprecia una pequeña chabola

En el interior de un prado dejaremos a nuestro paso Gartzieneko Borda 

Caminamos junto a los muros de piedra que delimitan el prado en el que asoma Gartzieneko Borda y en cuyo extremo nos topamos con un cruce. Seguiremos de frente ( izda ) mientras obviamos el camino que, por la derecha, da acceso a la citada borda

Gartzieneko Borda queda atrás en el interior del prado mientras que Alkurrunz ( dcha ) asoma al fondo

Tras un corto aunque acusado ascenso desembocamos en el collado de Altsu, lugar en el que la pista se bifurca. Continuamos por la derecha

Collado de Altsu, lugar en el que haremos caso omiso de estos dos caminos que recibimos por la izquierda

En el collado de Altsu continuamos por la derecha aunque de inmediato no volvemos a topar con una nueva bifurcación. La Senda GR-11 sigue por la izquierda pero nosotros la abandonaremos momentáneamente por la derecha con la intención de ascender a la cima de Gaineko Saroia

Nuevo cruce. Hacemos caso omiso del herboso camino que nace por la derecha mientras optamos por continuar de frente ( izda )

Con Gaineko Saroia despuntando ante nosotros, el camino vuelve a alcanzar un nuevo cruce. Continuaremos ascendiendo por la izquierda

Unas notorias " rodadas ", posiblemente " invisibles " en la época en la que el helecho cubra la ladera, continúan ganando altura bajo la vertiente oriental de Gaineko Saroia

Las rodadas van perdiendo notoriedad paulatinamente, momento en el que las abandonaremos para continuar ascendiendo por la derecha tomando una, en principio, poco marcada senda

La senda no tarda en ganar notoriedad y continúa ascendiendo camino de la cima de Gaineko Saroia

Camino de la cima de Gaineko Saroia disfrutamos de una bella panorámica hacia Legate, cumbre por la que hemos pasado hace ya un rato

La pendiente paulatinamente pierde inclinación ya en las inmediaciones de la cima de Gaineko Saroia

Últimos metros hacia la amplia y herbosa cima de Gaineko Saroia

Un pequeño hito de piedras " corona " la cima de Gaineko Saroia, lugar desde el que damos vista a Peñas de Aia ( izda ), Zentinela ( centro ) y Peña Plata ( dcha )

Hito en la cima de Gaineko Saroia con vista a Peña Plata ( dcha ) mientras que Larhun ( izda ) asoma al fondo

Cima de Gaineko Saroia con vista a Legate ( izda ) y Aizkolegi ( dcha )

Hito en la cima de Gaineko Saroia con vista al cordal Alkurrunz ( izda )-Atxuela-Larrondo ( dcha )

Cima de Gaineko Saroia con vista a Mondarrain ( izda ), Artzamendi, Lizarzu, Ansestegi ( centro ), Irubelakaskoa, Akomendi y Alkurrunz ( dcha )

Iniciamos el descenso desde la cima de Gaineko Saroia en dirección opuesta a la de ascenso con la vista puesta en nuestro próximo objetivo, Kaskoaundi ( centro ), del que nos separa el collado Gorospil. Varias palomeras " adornan " la ladera occidental de Gaineko Saroia

Dejando a nuestro paso una palomera " derruida " daremos alcance al collado Gorospil, atravesado por la pista abandonada anteriormente que aparece balizada con las marcas de la Senda GR-11. Continuamos por la derecha 

Mirada atrás desde el collado Gorospil hacia la redondeada cumbre de Gaineko Saroia, cima de la que acabamos de descender

En breve nos topamos con un nuevo cruce. Volvemos a abandonar la pista ( dcha ) balizada con las marcas rojiblancas de la GR-11 para tomar la que asciende al frente ( izda )

No tardamos en alcanzar la loma herbosa por la que continuaremos ascendiendo hacia la derecha en dirección a la cima de Kaskoaundi. Al frente asoma una borda de cazadores

Borda de cazadores

Curioso " cartel " colocado en la fachada de la chabola de cazadores

Dejamos atrás la chabola de cazadores para retomar la herbosa loma que aparece " salpicada " de numerosas palomeras

El herboso camino desemboca rápìdamente en la amplia y herbosa cumbre de Kaskoaundi. El punto más elevado está junto al arbusto ( izda ) situado en el extremo occidental de la cima

Arbusto en la cima de Kaskoaundi con Zamateluko Harriak ( centro ) asomando al fondo

Un hito de piedras se " esconde " bajo el arbusto cimero de Kaskoaundi

Con Peña Plata ( centro ) asomando ante nosotros retomamos nuestro camino

El camino inicia un " cómodo " descenso dejando a nuestro paso más palomeras. Al fondo destacan Zentinela ( izda ) y Peña Plata ( dcha ) 

Nuestro camino alcanza el abandonado anteriormente en el collado Gorospil, el cual atraviesa perpendicularmente. Continuamos por la izquierda 

Mirada atrás en el lugar en el que nuestro camino ( centro ) desemboca en el que proviene del collado Gorospil ( izda )

El amplio y marcado camino continúa en plácido discurrir

Las balizas de GR continúan señalizando en todo momento nuestro camino

A la altura de un panel informativo alcanzamos el collado de Urtsumiatsa, atravesado por un estrecho y sinuoso carretil asfaltado

Panel informativo en el collado de Urtsumiatsa

En el collado de Urtsumiatsa cruzamos la carreterita que lo atraviesa para continuar al frente

Hacemos caso omiso de la carretera ( dcha ) y de la pista que nacen por la derecha en el collado de Urtsumiatsa

Un panel nos recuerda que estamos en el barrio de Orizki, conformado por un disperso caserío

Panel tallado en madera 
 
En el collado de Urtsumiatsa hacemos caso omiso de la carretera ( izda ) que desciende hacia Echalar/Etxalar y de la pista, Eskisaroiko bidea, que también por la izquierda, discurre paralela al asfalto. Junto a un poste indicador, con la intención de " coronar " la cima de Tolarelepo, ganaremos altura por las marcadas " rodadas " ( dcha ) que ascienden en fuerte pendiente
 
La redondeada cima de Tolarelepo ( centro ) destaca sobre el cruce situado en el collado de Urtsumiatsa. Hacemos caso omiso del " sendero arqueológico " ( izda ) para ascender por las " rodadas " de la derecha

Un poste indicador, en el que aparecen pintadas las marcas rojiblancas de la GR-11, señaliza el " sendero arqueológico ". En principio lo obviaremos 

En fuerte pendiente ganaremos altura por las " rodadas " que aparecen abiertas como una " cicatriz " en la ladera SE. de Tolarelepo 

Rápidamente dejaremos atrás el estratégico collado de Urtsumiatsa

Conforme ascendemos las " rodadas " pierden notoriedad en la herbosa ladera de Tolarelepo

No sin poco esfuerzo desembocamos en la amplia y herbosa loma cimera de Tolarelepo

Cima de Tolarelepo con vista hacia Zentinela ( dcha )

Iniciamos el descenso en dirección opuesta a la de ascenso caminando por la agradable loma herbosa

Ahora en la ladera occidental de Tolarelepo aparecen nuevamente unas notorias " rodadas " que nos encaminan hacia la pista que asoma ante nosotros

Atrás queda la cima de Tolarelepo

Plácidamente perderemos altura en dirección a la marcada pista, Eskisaroiko bidea, sobre la que apenas destaca la discreta " cimita " de Oianberri ( izda ) mientras que Zentinela lo hace a la derecha

No tardamos en desembocar en Eskisaroiko bidea, el " camino arqueológico " que anteriormente obviamos en el collado de Urtsumiatsa 

Desde la pista echamos una mirada atrás hacia la cima recién visitada de Tolarelepo ( izda ), sobre la que despunta en el horizonte Alkurrunz

Las balizas rojiblancas de la GR-11 y las verdiblancas del " sendero arqueológico " destacan en la roca ( dcha ) 

Eskisaroiko bidea discurre dejando a su paso la poco apreciable " cimita " de Oianberri, hacia la que no dudo en desviarme por la izquierda ( derecha en la foto )

Cima de Oianberri

Desde la cima de Oianberri echamos una mirada hacia Tolarelepo ( centro ), cumbre bajo la que destaca la discreta " cotita " de Oiarko Harria ( izda )

Desde la cima de Oianberri continuaremos por la amplia y herbosa loma en dirección nuevamente hacia la pista que acabamos de abandonar 

Atrás queda la " cimita " de Oianberri

Por la herbosa loma no tardamos en dar alcance nuevamente a la amplia pista, Eskisaroiko bidea 

Eskisaroiko bidea irá dejando a su paso numerosos restos arqueológicos

Placa señalizando el túmulo de Irazako Lepoa

Un poste de madera también señaliza el túmulo de Irazako Lepoa

Desde el túmulo de Irazako Lepoa echamos una mirada atrás hacia la " cimita " de Oianberri

Túmulo de Irazako Lepoa

Continuamos por Eskisaroiko bidea

Eskiaroiko bidea deja a su paso, en el interior de un prado, una típica borda de la zona

Borda en las inmediaciones de Irazako Lepoa

Irazako lepoa, bello paraje tapizado de prados

Poste indicador y cruce de caminos en Irazako Lepoa. Seguimos de frente ( izda ) por Irazakuko bidea

Detalle del poste indicador enclavado en Irazako Lepoa. Continuamos por la izquierda

De inmediato abandonaremos el amplio y marcado camino para continuar por la herbosa senda que, balizada con las marcas rojiblancas de la GR-11, nace por la derecha 

El marcado sendero aparece perfectamente balizado

La senda discurre entre helechos y no tarda en ganar notoriedad 

Caminamos por la notoria senda en la que continúan coincidiendo las balizas rojiblancas de la GR-11 y las verdiblancas del " sendero arqueológico "

Con Azkua ( izda ) despuntando cercano nuestro sendero continúa su plácido discurrir

Las balizas señalizan en todo momento nuestro sendero, el cual termina desembocando en un camino más notorio. Continuamos de frente

El notorio camino gana altura dando vista a Azkua ( izda ) 

Bajo nuestro camino destaca la modesta cumbre de Gaineko Harrieta ( dcha ) mientras que al fondo asoma el cordal Azkua-Barda

El marcado camino busca alcanzar el collado de Elordi

Mientras ascendemos hacia el collado de Elordi damos vista a la redondeada cima de Madariko Gaina ( izda )  

Buitre

Alcanzamos el collado de Elordi

Borda en el collado Elordi sobre la que destaca la cima de Bagobilleta

Postes indicadores " por el suelo " en el collado de Elordi. Seguimos de frente

Las balizas de GR señalizan en todo momento el camino a seguir

Nuestro camino pierde altura en plácido descenso y no tarda en dar alcance a un notorio y balizado cruce, punto en el que nos desviaremos por la izquierda 

Detalle del poste indicador junto al que nos desviaremos en dirección a Echalar/Etxalar siguiendo las balizas de la senda PR NA-15 

Tomamos Arrantzelaiko bidea dejando a nuestro paso una borda mientras que al fondo destacan Ibantelli y Larhun  

Arrantzelaiko bidea discurre entre hayas ( izda ) y pinos ( dcha )  

El camino es atravesado por Egiaundiko Erreka

Las balizas amarillas y blancas ( izda ) de la senda PR NA-15 señalizan escrupulosamente el notorio camino  

Arrantzelaiko bidea sale a terreno abierto para continuar discurriendo entre campos de helechos

Caminamos bajo la vertiente septentrional de Madariko Gaina

Nuestro marcado camino se dirige hacia el ya visible caserío Arrantzelai

Caserío Arrantzelai, actualmente deshabitado

Arrantzelaiko bidea continúa su tendido descenso mientras que en el fondo del valle ya asoma nuestro destino, Echalar/Etxalar

Echalar/Etxalar

Discurriendo entre helechos nuestro camino se bifurca. Hacemos caso omiso del camino que nace por nuestra derecha mientras optamos por seguir de frente ( izda )

El notorio camino continúa discurriendo entre helechos

A nuestro paso dejamos junto al camino el caserío Artzain, también deshabitado

Bajo negros nubarrones nuestro camino discurre por un frondoso paraje

Atravesamos una herbosa campa mientras a nuestra izquierda dejamos un frondoso pinar

De nuevo nuestro camino se adentra bajo el frondoso hayedo

El camino acentúa su inclinación y alcanza una marcada bifurcación, lugar en el que continuaremos por la derecha

Las balizas ( izda ) de la Senda PR NA-15 continúan señalizando nuestro camino

Azkua ( centro ) despunta sobre el frondoso hayedo

Nuestro camino paulatinamente se torna más herboso

Con Gartxieneko Borda ( centro ) " camuflada " entre el arbolado desembocaremos en un carretil cementado que atraviesa perpendicularmente. Continuaremos por la izquierda en descenso

El carretil asfaltado de inmediato se transforma en una carreterita asfaltada que deja a su paso Gartxieneko Borda

Nuevamente caminando por un carretil cementado y nada más dejar atrás Gartxieneko Borda nuestro camino vuelve a bifurcarse. Continuamos por la derecha

El camino tomado no tarda en volver a toparse con un nuevo cruce. Continuamos en descenso por la izquierda 

El amplio y marcado camino continúa en paulatino descenso

Las balizas de la senda PR NA-15 señalizan nuestro camino

El camino ha perdido notoriedad y se ha convertido en una estrecha senda

El sendero por el que descendemos es bastante húmedo y habitualmente aparece embarrado

Nuestro camino ( izda ) se une a otro procedente de la estrecha carreterita que, desde Echalar/Etxalar, asciende hacia el collado de Urtsumiatsa. Lo obviamos

La senda nuevamente se convierte en un " anegado " camino que continúa discurriendo entre prados

El sendero por el que hemos desembocado en este marcado camino desciende por el exterior del prado que iremos dejando a nuestro paso

Las balizas ( dcha ) señalizan en todo momento nuestro camino

Aquí las vacas tienen bordas de " alto standing " 

Nuestro camino alcanza el bello puente románico que salva Argarateko erreka

Argarateko erreka

Puente sobre Argarateko erreka

Nuestro camino desemboca en el carretil asfaltado que da acceso al barrio de Antsolokueta de Echalar/Etxalar. Continuamos por la derecha

Estos caballos salen a " recibirnos " 

Nos adentramos en el barrio de Antsolokueta. Continuamos por la izquierda 

Caminamos por la calle que atraviesa el barrio de Antsolokueta dejando a su paso un bello y cuidado caserío

Casa en el barrio de Antsolokueta

Casona en el barrio de Antsolokueta

Mientras atravesamos el barrio de Antsolokueta dejaremos a nuestro paso algunas de las cruces del Via Crucis de Antsolokueta

Junto a la calle que atraviesa el barrio de Antsolokueta dejaremos a nuestro paso el viejo lavadero

Lavadero en el barrio de Antsolokueta

Desde la calle que atraviesa el barrio de Antsolokueta podemos descender por la izquierda hacia el cauce de la regata Tximista

En la regata Tximista destaca la llamada Presa del Molino del medio, construida en el año 1680

Presa del Molino del Medio 

Viejo caserón en el barrio de Antsolokueta

Piedras labradas en el barrio de Antsolokueta

Tras atravesar el barrio de Antsolokueta desembocamos en la carretera NA-4400, vial que asciende por la derecha hacia el collado fronterizo de Lizarieta. Nosotros continuaremos por la izquierda hacia el casco urbano de Echalar/Etxalar

Como señalizan las balizas, obviaremos el camino asfaltado que nace por la derecha mientras continuamos por la izquierda 

" Moderno " dolmen construido a orillas de la regata Tximista

Presa del Molino del Medio

La estrecha carretera NA-4400 se adentra en el caco urbano de Echalar/Etxalar

Caminamos junto a la regata Tximista. El palacio de Gaztelua ( centro ), de origen medieval, asoma al fondo

La torre de la iglesia de Echalar/Etxalar, erigida en honor a Nª Sª de la Asunción, destaca sobre los tejados de la localidad

Crucero de Iñarreta

Iglesia de Echalar/Etxalar, erigida en honor a Nª Sª de la Asunción

Mientras callejeamos por Echalar/Etxalar dejaremos a nuestro paso un bello y cuidado caserío  

Saliendo del casco urbano de Echalar/Etxalar abandonamos la carretera NA-4400 que lo atraviesa para desviarnos por la izquierda hacia el aparcamiento en el que esperaremos a que vengan a recogernos 

Panel informativo situado en las inmediaciones del aparcamiento en el que finalizaremos este itinerario 

Aparcamiento situado a las afueras de Echalar/Etxalar, lugar en el que finaliza esta travesía 


No hay comentarios:

Publicar un comentario