miércoles, 18 de enero de 2023

Goikorro-Ermitagaña-Cascadas de Donamaría ( Desde Donamaría con regreso por Arce/Artze y la Torre Jauregia )

La comarca de Malerreka está situada en la vertiente cantábrica de Navarra, al Norte de la Comunidad Foral. Con una extensión de 222´9 km², lo conforman 12 municipios que se dividen en dos valles: el Valle de Santesteban, históricamente denominado Valle de San Esteban o Santesteban de Lerín, con una superficie de 137´2 km² está integrado por las localidades de Donamaría, Elgorriaga, Ituren, Oiz, Sumbilla, Urroz de Santesteban, Zubieta además del propio Santesteban, y el Valle de Basaburua Menor, históricamente conocido como Valle de Basaburua de Suso o de Lerín, con una superficie de 85´7 km²  está integrado por los municipios de Erasun, Ezkurra, Saldias y Beinza-Labaien.

El Valle de Malerreka limita al Norte con el Valle de Cinco Villas o Bortziriak y Goizueta, al Oeste con Leizarán y Basaburua Mayor, al sur con los Valles de Ulzama y Baztán y al Este con el Valle de Bertizarana.

Los montes de Belate cierran por el Sur el Valle de Malerreka sirviendo de ” frontera natural “ con el Valle de Ulzama y desde estos se desprenden varios cordales que, conformados por discretas elevaciones, pierden altura paulatinamente para terminar “ muriendo “ a orillas del río Bidasoa.

Uno de estos cordales es el que, desde las cimas de Sanmigelargain ( 1022 m ) y Pagoaundi ( 1030 m ), cumbres enclavadas en plena divisoria de aguas cantábrica-mediterránea, nace en dirección Norte elevándose entre Bidasostako Erreka y Txarutako Erreka, regatas que vierten sus aguas en el río Ezpelura para posteriormente, tras unirse al río Ezkurra en Santesteban ( 122 m ), formar el Galbaraialde, río de apenas un kilómetro de longitud que termina por desembocar en el Bidasoa.

La primera de estas regatas, Bidasostako Erreka, discurre bajo la vertiente occidental del cordal al que hacemos referencia mientras que la segunda de ellas, Txarutako Erreka, lo hace “ saltarina “ bajo la ladera opuesta, la oriental. Cabe reseñar la belleza de las pequeñas cascadas por las que fluyen las frías y cristalinas aguas de este último riachuelo, saltos de agua que, de un tiempo a esta parte, son la “ excusa “ perfecta para que numerosos “ turistas “, paseantes o montañeros se acercan a visitarlas. 

Bajo la vertiente septentrional de este discreto cordal se extiende el bucólico “ vallecito “ de Ibargoiora, en el que, además de Gaztelu ( 238 m ), destaca la localidad de Donamaría ( 177 m ), población “ regada “ por Txarutako Erreka y conformada por los barrios de Askarraga, Igurin, Arce/Artze y Uxarrea.

Sobre el casco urbano de Donamaría apenas destacan la discreta “ cimita “ de Goikorro ( 571 m ) y la irrelevante cota de Ermitagaña ( 245 m ), esta última prácticamente inapreciable entre los verdes y extensos prados que rodean la población.

Para los que pretendan acercarse a visitar las ya conocidas coloquialmente como “ Cascadas de Donamaría “, como no podía ser de otra manera, el punto de partida deberá ser la citada localidad y más concretamente el barrio de Uxarrea, en el que destacan la iglesia, la posada y el frontón de la población.

Otra opción, algo más “ corta “ quizás, es la que nace en Arce/Artze ( 222 m ), otro de los barrios que conforman la localidad de Donamaría.

 

Con la intención de visitar las mencionadas Cascadas de Donamaría y aprovechando además para “ coronar “ las discretas cotas anteriormente mencionadas de Goikorro ( 571 m ) y Ermitagaña ( 245 m ), pasando también por el barrio de Arce/Artze ( 222 m ), el antiguo molino y la casa-torre Jauregia, nos acercaremos a Donamaría ( 177 m ) buscando realizar un corto y asequible “ paseo “ circular. Esta es mi propuesta, espero que la disfrutéis.

 

Ibargoiora

 

Ibargoiora o Ibargoyora es un topónimo documentado en el siglo XIX con el que se designaba a un pequeño “ vallecito “ enclavado en la vertiente cantábrica de Navarra y en el que destacaban los lugares de Gaztelu, Askarraga, Igurin, Arce/Artze y Donamaría, conocido este último también como Uxarrea. En el año 1845 todos ellos conforman el municipio de Donamaría, tomando su nombre del barrio que “ ejercía “ de  “ capital “ que a su vez y según parece debía su nombre a la iglesia parroquial de Santa María o de Nuestra Señora de La Asunción.

Con una superficie de 23´83 km², Donamaría, como se conoce en la actualidad al municipio, lo conforman los lugares de Gaztelu y Donamaría, estando este último a su vez formado por los barrios de Askarraga, Igurin y Arce/Artze. Limita al Norte con Santesteban/Doneztebe y el Valle de Bertizarana, valle este último con el que también limita por el este, así como con el Valle de Baztán.  Al Sur lo hace con el Valle de Ulzama y al Oeste con Oiz. Todo el término municipal mantiene los tradicionales “ mugarris “ que desde antaño lo delimitan y en ellos se conserva la letra “ I “ de su antiguo nombre, Ibargoiora/Ibargoyoa.

Perteneciente a la comarca de Malerreka, Donamaría junto a Elgorriaga, Ituren, Oiz, Sumbilla, Urroz de Santesteban, Zubieta y Santesteban conforman el Valle de Santesteban, históricamente denominado Valle de San Esteban o Santesteban de Lerín que junto al Valle de Basaburua Menor, históricamente conocido como Valle de Basaburua de Suso o de Lerín e integrado por los municipios de Erasun, Ezkurra, Saldias y Beinza-Labaien conforman en la actualidad la mencionada comarca de Malerreka o Valle de Malerreka.

Santesteban, “ capital “ del Valle, es la localidad que cuenta con mayor número de habitantes , siendo históricamente una población de mercaderes. En la actualidad, el comercio sigue siendo la principal actividad económica de la villa mientras que la población del resto del Valle, incluido Donamaría, basa su actividad económica en el sector servicios, cumplimentado en muchos casos con actividades ganaderas y agrícolas.

El conjunto de Donamaría cuenta con un cuidado caserío entre el que destacaríamos el antiguo molino, varios lavaderos, la iglesia erigida en honor a Nª Sª de La Asunción y la casa-torre de Jauregia, sin duda el edificio “ referente “ de este municipio.

 

La casa-torre Jauregia

 

Situada a la entrada de Donamaría y conocida “ popularmente “ en la zona como “ la casa de tablas “, esta es un elegante y austero palacio de más de 500 años de historia que a pesar de haber sido recientemente restaurado, conserva la esencia de las antiguas construcciones de los valles húmedos del Norte.

De singular arquitectura, es fundamentalmente gótica y presenta una estructura rectangular en la que se emplearon los materiales que se encontraban con facilidad en el entorno.  

Está compuesta por cuatro plantas, dos edificadas en piedra y dos construidas en madera o cadalso. Es precisamente esta estructura de madera la particularidad de esta edificación, un elemento típico de las fortificaciones antiguas que solía tener al frente y la base aspilleradas ( con aberturas largas y estrechas ) para hostigar al enemigo con arcos y ballestas. El conjunto está rematado por un revestimiento de teja a cuatro aguas.

El carácter defensivo de esta torre también se puede apreciar en las saeteras o ventanas abiertas en el muro que se utilizaban para disparar flechas, y en su ubicación. Estratégicamente emplazada junto al camino y el río, se asienta sobre una atalaya desde la que se controla el acceso a la población.

A pesar de su carácter defensivo, desde el siglo XVI fue utilizada como vivienda y hasta hace no muchos años fue utilizada como casa de labranza. En la planta baja estaba la cuadra, en el primer piso vivían los inquilinos, y las plantas segunda y tercera, correspondiente al antiguo cadalso, eran utilizadas como granero y pajar.

Declarada Bien de Interés Cultural, es uno de los mejores ejemplos de arquitectura civil y uno de los últimos reductos de este tipo que subsisten en Navarra. Las primeras actuaciones de restauración se centraron en la base de piedra de sillería del palacio que no necesitó grandes arreglos. Posteriormente se procedió a la rehabilitación de las dos plantas de madera.

A pesar de que algunas piezas han tenido que ser sustituidas por unas nuevas, se han conservado las grandes vigas de hace 600 años, gran parte del entramado interno de madera de cadalso y la madera del suelo.

En su interior alberga una exposición sobre el proceso de restauración que se ha realizado en el palacio y sobre el pasado de las casas-torre de Navarra.

 

  Fuente: Gobierno de Navarra

 

Resumen del Itinerario

 

Este itinerario da comienzo en Donamaría ( 177 m ), localidad perteneciente al Valle de Malerreka que alcanzaremos desde Santesteban ( 122 m ) por la estrecha carretera NA-4040 hasta la Venta de Donamaría ( 155 m ), punto a partir del cual tomaremos la NA-4041 que, por la izquierda ( E ), da acceso a la citada población.

Estacionamos nuestro vehículo junto al frontón de la localidad, desde donde tomaremos la carretera NA-4093 que da acceso al barrio de Arce/Artze ( 222 m ) aunque de inmediato la abandonaremos por la izquierda ( S ) para tomar la pista cementada que deja a su paso el Convento de las Carmelitas.

Ganamos altura por el vial cementado obviando un primer cruce hacia el barrio de Igurin ( 241 m ) para posteriormente “ tropezar “ con una segunda bifurcación, lugar en el que descenderemos por la derecha ( SW ) hacia el barrio de Arce/Artze ( 222 m ).

En breve alcanzaremos un nuevo cruce, lugar en el que abandonaremos el vial cementado por la izquierda ( S ) para tomar el amplio y notorio camino en el que comienzan a aparecer “ balizas “ de color azul.

Dejamos varias bordas a nuestro paso para, a la altura de Istiriko Borda o Hiru Zuhaitz ( 257 m ), desembocar en una amplia pista, por la que continuaremos hacia la derecha ( SE ) buscando alcanzar la vieja cantera de Donamaría ( 312 m ).

La pista deja a su paso esta antigua explotación para continuar ganando altura paralela a Txarutako Erreka, riachuelo junto al que seguiremos ascendiendo mientras disfrutamos de bellas cascadas.

En acusado ascenso alcanzaremos una encrucijada de caminos, lugar en el que un puente ( 488 m ) nos permitirá cruzar la mencionada regata para, siguiendo las balizas, tomar la enorme pista por la que continuaremos discurriendo hacia la derecha ( NE ).

En plácido caminar desembocaremos en el paraje de Bidartxoko ( 534 m ), punto en el que destaca una fuente con abrevadero y un menhir. Las balizas nos “ invitan “ a continuar por la derecha ( NE ) aunque yo las obviaré para tomar el camino que asciende por la izquierda ( W ) del prado que se extiende sobre nuestras cabezas para alcanzar la “ cerrada “ cumbre de Goikorro ( 571 m ), aconsejable solamente para “ coleccionistas “.

Tras visitar la citada “ cotita “, sin necesidad de retornar a Bidartxoko ( 534 m ), alcanzaremos nuevamente la alambrada que cierra el prado para descender por la izquierda ( E ) buscando retomar el camino obviado anteriormente en el citado paraje.

Las balizas azules no dan lugar a posibles equivocaciones y junto a estas continuaremos hasta que, tras dejar a nuestro paso Laztaiko Borda ( 438 m ), poco más adelante “ tropezaremos “ con un cruce en el que estas “ desaparecen “.

Decido continuar por la izquierda ( NW ) y no tardamos en alcanzar una pista cementada a la altura de Moxeneko Borda ( 380 m ), por la que descenderemos hacia la derecha ( N ). Atravesamos entre dos pabellones ganaderos y en breve la abandonamos por la derecha ( NE ) para dejar a nuestro paso un pequeño y renovado depósito de agua y más adelante otro más grande.

Desembocamos en un camino más amplio y notorio que atraviesa perpendicularmente, por el que continuaremos hacia la izquierda ( N ) y por el que alcanzaremos en breve el barrio de Arce/Artze ( 222 m ). Callejearemos por esta cuidada barriada para abandonarla siguiendo las balizas amarillas y blancas de la Senda PR NA-100, camino que nos permitirá “ desviarnos “ hacia la discreta cota de Ermitagaña ( 245 m ).

Tras corta visita retomaremos nuestro camino, el cual busca descender hasta el molino de Donamaría, situado a orillas de la carretera NA-4041, vial que tras dejar a nuestro paso la casa-torre de Jauregia nos devolverá al punto de partida, Donamaría ( 177 m ).

         

Datos del Itinerario

 

Desnivel: 466 m.

Tiempo: De 3 h a 4 h

Distancia: 9´95 km

Inicio: Donamaría ( Valle de Malerreka )

Fecha de realización: Diciembre 2022

Epoca recomendada: Todo el año 

Cimas: Goikorro ( 571 m ); Ermitagaña ( 245 m )

 

Descripción del Itinerario

 

Estacionaremos nuestro vehículo en una pequeña zona de aparcamiento enclavada junto a la posada y el frontón de Donamaría ( 177 m ), uno de los 12 municipios que conforman el Valle de Malerreka que habremos alcanzado desde Santesteban ( 122 m ) por la estrecha carretera NA-4040 hasta la Venta de Donamaría ( 155 m ), punto a partir del cual tomaremos la NA-4041 que, por la izquierda ( E ), da acceso a la citada población. En el aparcamiento hay una fuente.

Dando la espalda al citado frontón comenzaremos a caminar por la carretera NA-4093 que da acceso al barrio de Arce/Artze ( 222 m ) aunque de inmediato la abandonaremos por la izquierda ( S ) para tomar la pista cementada que deja a su paso el Convento de las Carmelitas. Frente a este hay una pequeña fuente.

La pista cementada inicia un paulatino ascenso “ encajonándose “ entre el muro que delimita los terrenos del convento y los extensos prados que “ tapizan “ este bello paraje.

No tardaremos en dejar atrás los dominios del convento para continuar ganando altura en plácido discurrir y en todo momento por pista cementada. La pendiente se acentúa y tras dejar a nuestro paso Bengoetxeko Borda damos alcance a una primera bifurcación, lugar en el que destaca un poste indicador y donde recibiremos por la izquierda ( NE ) el camino proveniente del barrio de Igurin ( 241 m ).

Desde este punto iniciamos un corto descenso y no tardamos en “ tropezar “ con un segundo cruce, punto en el que nuevamente aparecerá un poste indicador que nos “ invita “ a tomar por la derecha ( SW ) el camino que pierde altura en dirección al barrio de Arce/Artze ( 222 m ).

En plácido descenso daremos alcance a una nueva bifurcación, lugar en el que abandonaremos el vial cementado que asciende por la derecha ( N ) hacia el mencionado barrio de Arce/Artze ( 222 m ) para tomar el camino de tierra que gana altura por la izquierda ( S ). Este no tarda en dejar a su paso una borda enclavada a la derecha ( SW ) del camino para poco más adelante bifurcarse, punto en el que obviaremos el que nace por la izquierda ( E ) mientras continuamos de frente ( SE ).

Nuestro camino inicia un corto descenso para “ encajonarse “ entre prados aunque rápidamente volvemos a ganar altura mientras penetramos bajo el arbolado, donde nos topamos con un nuevo cruce. Una baliza nos “ invita “ a continuar por la derecha ( SW ) y no tardamos en salir nuevamente a terreno abierto para encerrarnos entre las alambradas que cierran los prados que se extienden a nuestro paso.

Acompañados de las citadas balizas que aparecen colocadas en la alambrada que cierra el prado que tenemos a nuestra izquierda ( N ) haremos caso omiso de los caminos que descienden por la derecha ( SE ) para dar acceso a Barrendiko Borda primeramente y a Xoankoneko Borda poco más adelante mientras continuamos al frente ( E ) para, tras dejar a nuestro paso Istiriko Borda, conocida también como Hiru Zuhaitz, desembocar en la amplia pista que atraviesa perpendicularmente.

Continuamos por la notoria pista hacia la derecha ( SE ) en suave ascenso y no tardamos en dejar a nuestro paso una fuente enclavada a su vera, desde la que seguiremos ganando altura hasta desembocar en la antigua cantera de Donamaría ( 312 m ).

Atravesamos esta dejando a nuestro paso las ruinas de algunos de los viejos edificios que antaño le daban servicio mientras que nuestro camino acentúa paulatinamente su inclinación.

Nada más dejar atrás la zona de la vieja cantera y obviando el camino que nace por nuestra izquierda ( N ) para dar acceso a la parte alta de esta, continuaremos ascendiendo paralelos a Txarutako Erreka, riachuelo que discurre por nuestra derecha ( W ).

El camino alcanza el “ sobradero “ de una “ traída de aguas “ enclavado a la orilla del camino, justo en el lugar en el que este se bifurca. Haciendo caso omiso del que continúa por la derecha ( SW ) tomaremos el que asciende de frente ( S ) señalizado con una baliza.

La pendiente se acentúa y no tardamos en pasar sobre un nuevo “ sobradero “ que atraviesa bajo la pista para rebosar por nuestra derecha ( W ). Continuamos ganando altura mientras ascendemos paralelos al cauce de Txarutako Erreka, riachuelo que asoma tímidamente entre las ramas de las hayas que lo cubren todo.

El camino alcanza un “ paso “ entre rocas, lugar en el que la pequeña y “ delatora “ senda que nace por la derecha ( W ) nos “ anima “ a desviarnos hacia un pequeño “ mirador “ abierto entre las hayas que nos permite una bonita visión de una gran cascada.

Retomamos nuestro camino para atravesar el citado “ paso “ entre rocas y de inmediato vemos como, por debajo del muro que lo sustenta, otro perceptible sendero desciende por la empinada ladera “ invitándonos “ a bajar hacia la orilla del riachuelo que discurre unos cuantos metros por debajo para así “ ver más de cerca “ la cascada divisada anteriormente desde el “ mirador ”. Si vamos a descender por el mencionado sendero habrá que extremar las precauciones debido a la acusada pendiente y más en el caso de que el piso esté mojado.

De nuevo en el camino reanudamos nuestro itinerario para continuar ganando altura mientras que el, en esta época, desnudo hayedo nos permite disfrutar de las cascadas por las que continúa discurriendo “ saltarina “ Txarutako Erreka.

Nuestro camino continúa su acusado ascenso y no tarda en dejar a su paso un “ blanco “ registro de agua que asoma a escasos metros sobre el mismo. Afloran esporádicos tramos de calzada que nos permiten un caminar más “ plácido “ mientras que paulatinamente la pendiente parece perder inclinación, a la vez que Txarutako Erreka fluye cercana a escasos metros por nuestra derecha ( W ).

Disfrutando de las pequeñas cascadas que se forman en el citado riachuelo, sin apenas percibirlo terminaremos desembocando en una estratégica encrucijada de caminos, lugar en el que damos alcance al cauce de Txarutako Erreka.

Las balizas nos “ invitan “ a atravesar un puente “ enmoquetado “ para, ya en la otra orilla, continuar por la enorme pista que nace por la derecha ( NW ) y que nos permitirá alcanzar “ cómodamente “ el paraje de Bidartxoko ( 534 m ). Un abrevadero con fuente destaca en el lugar. A escasos metros a nuestra espalda llamará nuestra atención un gran menhir.

Por encima del citado abrevadero las balizas nos “ invitan “  a tomar el camino que nace por la derecha ( NE ), opción recomendable para los que no quieran visitar la cima de Goikorro ( 571 m ), aunque yo, ante su cercanía, opto por desviarme hacia esta discreta “ cimita “.

Para ello, junto a la alambrada que cierra el prado que se extiende por encima de la citada fuente, tomaremos el camino que asciende por la izquierda ( W ) buscando rodearlo para alcanzar el discreto “ colladito “ ( 553 m ), abierto en su parte alta. Varias colmenas destacan en el lugar y en sus inmediaciones también lo hace una borda en ruinas.

Desde esta última tomaremos una, en principio, poco marcada senda que paulatinamente irá ganando notoriedad mientras se “ encajona “ entre la vegetación de monte bajo que no va a impedir que alcancemos la amplia aunque “ cerrada “ cumbre de Goikorro ( 571 m ). Sin señal alguna que la identifique, la amplia cima aparece bastante “ sucia “. Limitada y prácticamente nula panorámica.

La senda utilizada a nuestro ascenso nos va a devolver junto a la ruinosa borda enclavada en el colladito ( 553 m ) citado anteriormente, lugar desde el que ahora descenderemos por la izquierda ( E ) para perder altura junto a la alambrada que cierra el prado que se extiende a nuestra derecha ( S ).

Rápidamente desembocaremos en un amplio camino que atraviesa perpendicularmente y que no es otro que el que obviamos anteriormente en el paraje de Bidartxoko ( 534 m ) cuando optamos por ascender a Goikorro ( 571 m ). Lo tomamos para continuar por la izquierda ( N ), dejando de inmediato a nuestro paso una borda.

De frente ( N ), señalizado con una baliza, tomaremos un notorio camino que busca adentrase entre el arbolado para atravesar por un pedregoso paraje. En paulatino ascenso alcanzaremos un pequeño claro en el bosque, punto en el que nuestro camino, transformado en sendero, se bifurca. Las balizas nos “ invitan “ a continuar por la derecha ( NW ) para adentrarnos nuevamente entre las rocas que comienzan a “ tapizarlo “ todo.

La senda, muy notoria en todo momento, atraviesa un inapreciable “ colladito “ ( 554 m ) e inicia un corto aunque acusado descenso buscando salir a terreno despejado, lugar en el que las balizas señalizan el marcado sendero que ahora se abre paso entre los helechos.

Cruzaremos una abierta pradera buscando alcanzar el amplio camino que, señalizado con una baliza, se adentra nuevamente en un joven pinar para continuar perdiendo altura hasta desembocar junto a Laztaiko Borda ( 438 m ).

Junto a la citada borda, en cuya fachada destaca una talla de madera que la identifica, nuestro camino se bifurca, punto en el que las balizas nos “ invitan “ a continuar por la derecha ( NE ).

Nuestro camino, en todo momento perfectamente balizado, vuelve a “ encajonarse “ entre vegetación de monte bajo para, haciendo caso omiso a posibles cruces en los que obviaremos los caminos que nacen por nuestra derecha ( E ), terminar “ tropezando “ con una nueva bifurcación ( 417 m ). En este punto nacen caminos a derecha ( NE ) e izquierda ( NW ) y es donde yo “ pierdo “ las balizas.

Optando por tomar el segundo de estos caminos, es decir, el que continúa por la izquierda ( NW ), alcanzaremos rápidamente Moxeneko Borda, lugar en el que atraviesa perpendicularmente la pista cementada proveniente del  barrio de Arce/Artze ( 222 m ).

Tomaremos esta para continuar descendiendo por la derecha ( N ) buscando atravesar en breve entre dos grandes pabellones ganaderos. Seguimos perdiendo altura y poco más adelante damos alcance al punto en el que vemos como un amplio y herboso camino nace por nuestra derecha ( E ) para, entre prados, dar acceso a un pequeño depósito de agua.

Tomamos el citado camino para dejar a nuestro paso el mencionado depósito, momento a partir del cual el camino amenaza con “ cerrarse “ aunque continúa perdiendo altura muy marcado en el terreno. En breve alcanzamos un discreto cruce, lugar en el que haremos caso omiso del  camino que nace por la derecha ( S ) mientras seguimos descendiendo de frente ( N ).

Paulatinamente nuestro camino pasa a convertirse en sendero y no tarda en dejar a su paso otro depósito de agua, este un poco más grade que el anterior. Bajo el citado depósito alcanzaremos de inmediato un camino más amplio que atraviesa perpendicularmente, por el que continuaremos hacia la izquierda ( NE ).

Tan solamente unos pocos metros más adelante volvemos a “ tropezar “ con una nueva bifurcación, punto en el que obviaremos el camino que desciende por la derecha ( S ) mientras continuamos por la izquierda ( N ), desembocando en breve en un carretil asfaltado que atraviesa perpendicularmente.

Tomaremos este por la derecha ( NE ) para perder altura y alcanzar de inmediato la entrada de Arce/Artze ( 222 m ), lugar en el que recibimos por la derecha ( SE ) la carreterita NA-4093 que le da acceso desde Donamaría ( 177 m ).

Hacemos caso omiso a este para, por la izquierda ( N ), adentrarnos en el recogido y cuidado casco urbano de Arce/Artze ( 222 m ), barriada que atravesaremos dejando a nuestro paso un renovado lavadero que cuenta con abrevadero y fuente.

Desde el citado lavadero tomaremos la calle que nace por la izquierda ( W ) para, de inmediato, abandonarla por la derecha ( N ). Un estrecho callejón se encierra entre huertas y prados para abandonar este bucólico barrio de Donamaría.

Apenas habremos dejado atrás Arce/Artze ( 222 m ) “ tropezaremos “ con una bifurcación, lugar en el que un portillo cierra el camino que asciende por la derecha ( N ) para dar acceso a la más que discreta cota de Ermitagaña ( 245 m ), hacia la que nos desviaremos.

Atravesamos el citado portillo para tomar el herboso camino que, en corto y acusado ascenso, alcanza encajonado entre prados la parte alta de esta colina, lugar en el que nos topamos con dos nuevos portillos. El de la derecha ( NE ) nos permitirá adentrarnos en el prado cimero, en el que alcanzaremos de inmediato la cumbre. Ermitagaña ( 245 m ), despejada cumbre en cuyo punto más alto destaca una leñera. Bella y abierta panorámica.

El camino utilizado en el ascenso nos devuelve al anteriormente abandonado, el que ahora sí retomaremos para, discurriendo bajo la vertiente occidental de la “ cimita “ recién visitada y acompañados de las balizas amarillas y blancas de la Senda PR NA-100, desembocar rápidamente en un carretil cementado que nos atraviesa perpendicularmente.

Tomamos este por la derecha (  N ) y en breve alcanzamos un nuevo y marcado cruce, en el que volvemos a tomar a la derecha ( N ) para, en tendido descenso, desembocar en la carreterita NA-4041 que accede a Donamaría.

En frente ( E ) tenemos el viejo molino, hoy rehabilitado como vivienda, y a nuestra izquierda ( W ), sobre un poste, llamará nuestra atención una imagen de la Virgen que hasta no hace muchos años estaba colocada en un gran árbol que ocupaba este lugar.

Tomamos la carreterita y por la derecha ( E ) nos encaminamos hacia Donamaría ( 177 m ), dejando a nuestro paso el “ llamativo “ Palacio de Jauregia, sin lugar a dudas, el principal “ icono “ de la localidad.

La carretera alcanza una señalizada bifurcación, lugar en el que haremos caso omiso de la que continúa de frente ( NE ) en dirección a Gaztelu ( 238 m ) para continuar por la derecha ( SE ) camino de la iglesia de la localidad, erigida en honor a Nª Sª de La Asunción y caracterizada por su torre-campanario de forma cilíndrica y cubierta cónica.

Dejamos atrás la iglesia para acercarnos al frontón del pueblo, junto al que destaca la Herriko Etxea o casa del pueblo, hoy bar-restaurante y antigua posada, lugar en el que dio comienzo este itinerario y donde tenemos estacionado nuestro vehículo.


Track del Itinerario 


Fotos del Itinerario


Posada y frontón de Donamaría, lugar en el que hay un pequeño aparcamiento que nos permite estacionar nuestro vehículo

Fuente en el aparcamiento en el que hemos estacionado nuestro vehículo

La iglesia de Donamaría, erigida en honor a Nª Sª de la Asuncíón, destaca entre su cuidado caserío

Damos vista al barrio de Arce ( centro-al fondo ), enclavado bajo la discreta cota de Ermitagaña ( dcha ) y por el que posteriormente regresaremos, y al Convento de las Carmelitas ( izda ), hacia el que deberemos encaminarnos

Dando la espalda al frontón de Donamaría comenzaremos a caminar por la estrecha carreterita NA-4093 que da acceso al barrio de Arce   

Apenas caminaremos unos pocos metros por asfalto ya que de inmediato lo abandonaremos por la izquierda para tomar el vial cementado que da acceso al Convento de las Carmelitas 

Convento de las Carmelitas en Donamaría

Fuente junto al Convento de las Carmelitas

Dejamos a nuestro paso el Convento de las Carmelitas ( dcha ) para continuar por el amplio vial cementado 

La pista cementada ( dcha ) gana altura junto al muro que delimita los terrenos del Convento de las Carmelitas

A la izquierda, sobre los prados que vamos dejando a nuestro paso, asoma el barrio de Igurin, también perteneciente a Donamaría

El barrio de Arce, por el que posteriormente regresaremos, asoma sobre los muros que delimitan los terrenos del Convento de las Carmelitas

El vial cementado discurre entre prados sin apenas desnivel

Rápidamente dejaremos atrás el Convento de las Carmelitas, sobre el que destaca la cota de Ermitagaña ( izda ) mientras que Mendaur lo hace en el horizonte

Caminamos plácidamente entre prados mientras damos vista al barrio de Arce ( dcha )

Esporádicas bordas van quedando a nuestro paso

Nuestro camino alcanza Bengoetxeko Borda

Nada más dejar atrás Bengoetxeko Borda nos topamos con una señalizada bifurcación, lugar en el que recibimos por la izquierda el camino procedente de Igurin, al que haremos caso omiso mientras continuamos de frente ( dcha )

Detalle del poste indicador enclavdo en el cruce

Bifurcación en la que, en las inmediaciones de Bengoetxeko Borda ( izda ), nuestro camino ( izda ) recibe por la izquierda ( derecha en la foto ) el camino proveniente de Igurin, el cual obviaremos

Desde Bengoetxeko Borda nuestro camino inicia un tendido descenso

A nuestro paso, junto al camino, dejamos un banco de madera que, situado junto a una " rústica " construcción, invita al descanso

No tardamos en alcanzar un nuevo cruce, lugar en el destaca un poste indicador. Continuaremos por la derecha 

Detalle del poste indicador enclavdo en el cruce

Txarutako Erreka ( izda ) discurre entre los prados que se extienden bajo nuestro camino mientras que al fondo asoma Arce bajo Mendaur 

Nuestro camino se " encajona " entre prados

El camino vuelve a bifurcarse, lugar en el que deberemos continuar por la izquierda aunque nos desviamos momentáneamente hacia la derecha para " vistar " el puente que salva Txarutako Erreka  

El camino cementado por el que nos desviamos momentáneamente desciende hasta el puente que salva Txarutako Erreka para posteriormente continuar ascendiendo hacia Arce

Txarutako Erreka

Txarutako Erreka

Dejamos atrás el puente que salva Txarutako Erreka para retornar sobre nuestros pasos hacia el cruce desde el que nos hemos desviado

En el cruce tomaremos por la izquierda el camino que remonta en tendido ascenso

Rápidamente dejaremos una borda a nuestro paso

En breve nos topamos con un nuevo cruce, lugar en el que deberemos continuar por el camino de la derecha 

El camino inicia un tendido descenso mientras se " encajona " entre prados

Caminamos entre prados

Nuestro camino se adentra bajo las hayas mientras inicia un acusado ascenso

De inmediato nos volvemos a topar con una nueva bifurcación, punto en el que deberemos tomar el camino que continúa por la derecha

El amplio y herboso camino se " encierra " entre las alambradas que delimitan los prados que dejamos a nuestro paso

Cruce, lugar en el que obviaremos el camino que desciende por la derecha para dar acceso a la visible Barrendiko Borda mientras continuamos de frente ( izda ) 

Una baliza ( izda ) situada en la bifurcación señaliza el camino a seguir

De inmediato alcanzamos un nuevo cruce, punto en el que volveremos a hacer caso omiso del camino que desciende por la derecha mientras continuamos ascendiendo de frente ( izda )

Detalle de la baliza situada en el cruce y que nos indica el camino a seguir

El herboso camino que hemos obviado da acceso a otra cercana borda. Es Xoankeneko Borda

El camino tomado deja a su paso una nueva borda. Es Istiriko Borda 

En la fachada de Istiriko Borda aparece una curiosa " inscripción " 


Junto a Istiriko Borda nuestro camino desemboca en una pista que atraviesa perpendicularmente, por la que continuaremos hacia la derecha 

La pista discurre en plácido y tendido ascenso

Paulatinamente la pista se torna más pedregosa a la vez que gana inclinación

No tardamos en alcanzar una curiosa " piedra blanca " que, enclavada a la orilla de la pista, llama nuestra atención 

La curiosa " piedra blanca " enclavada a la orilla de la pista es una fuente 

Detalle de la placa que se ha colocado en la fuente

Nuestra pista continúa en suave ascenso para dar acceso a la vieja cantera de Donamaría aunque antes nos desviaremos por la derecha buscando descender hacia lo que parece ser un antiguo cargadero de material enclavado a orillas de Txarutako Erreka 

Restos de la antigua cantera de Donamaría enclavados a orillas de Txarutako Erreka 

Restos de la antigua cantera de Donamaría

Txarutako Erreka

Retomamos la pista que continúa en ascenso hacia la cantera de Donamaría 

A nuestro paso, junto a la pista, dejaremos uno de los viejos edificios de la antigua cantera de Donamaría 

La pista atraviesa junto a los vestigios de la antigua cantera de Donamaría

Antigua cantera de Donamaría

Ruinas de uno de los viejos edificios de la antigua cantera de Donamaría 

Viejo depósito de agua enclavado a la orilla de nuestro camino

Continuamos ganando altura por la amplia y notoria pista

Nuestro camino ( izda ) deja a su paso el desvío que por la izquierda ( derecha en la foto ) da acceso a la antigua cantera de Donamaría, al cual haremos caso omiso

Bajo nuestro camino, entre la desnuda vegetación, asoma Txarutako Erreka 

El camino por el que continuaremos ganando altura aparece recientemente " removido " 

Por debajo del camino asoma entre las hayas desnudas Txarutako Erreka mientras que la ladera opuesta aparece totalmente " arrasada " 

" Sobradero " de una antigua traída de aguas y cruce de caminos, punto en el que deberemos tomar el que asciende de frente ( centro ) 

Detalle del " sobradero " enclavado a orillas de nuestro camino

Nuestro camino gana altura en acusado ascenso y no tardaremos en dejar a nuestro paso un nuevo " sobradero "

El camino asciende entre el desnudo hayedo

Alcanzamos un " paso " entre rocas, lugar en el que podemos " desviarnos " por la derecha hacia un discreto " mirador " hacia Txarutako Erreka

Senda que, desde el camino, da acceso al pequeño " mirador " hacia Txarutako Erreka

Cascada en Txarutako Erreka

Retomamos nuestro camino

Bajo el camino asoma Txarutako Erreka

Un marcado sendero desciende desde nuestro camino permitiéndonos bajar a orillas de Txarutako Erreka

Cascada en Txarutako Erreka

Desde Txarutako Erreka, entre las hayas, divisamos el " mirador " que anteriormente visitamos 

En fuerte pendiente deberemos ascender nuevamente para retomar nuestro camino

Volvemos a alcanzar el camino, el cual aparece sustentado por viejos muros de piedra

El camino, muy notorio, remonta en tendido ascenso

En esta época del año las hayas desnudas nos permiten dar vista a las cascadas de Txarutako Erreka   

Cascadas en Txarutako Erreka

El camino paulatinamente acentúa su inclinación

El camino se torna pedregoso mientras continúa ganando altura en acusado ascenso

A nuestro paso, a escasos metros del camino, queda un registro de agua

Entre las desnudas hayas asoma una palomera sobre el camino

Desde el camino ( izda ) nacen algunas sendas por la derecha que nos permiten acercarnos al cauce de Txarutako Erreka 

Txarutako Erreka

Numerosas ramas hacen que el cauce de Txarutako Erreka aparezca bastante " obstruido " 

Retomamos nuestro camino, el cual continúa su acusado ascenso

El notorio camino se abre paso entre las hayas

Txarutako Erreka

Txarutako Erreka

Txarutako Erreka

Nuestro camino ( izda ) discurre en todo momento paralelo al cauce de Txarutako Erreka ( dcha )

Txarutako Erreka se abre paso entre las hayas

Txarutako Erreka

Paulatinamente el camino vuelve a perder inclinación para permitirnos continuar ganando altura más cómodamente

Nuestro camino alcanza una encrucijada de caminos, lugar en el que obviaremos el cementado que recibimos por la izquierda y el que continúa al frente ( izda ) para acercarnos al cauce de Txarutako Erreka ( dcha ) 

Punto en el que nuestro camino ( izda ) recibe otro cementado por su izquierda ( derecha en la foto ) 

Alcanzamos el cauce de Txarutako Erreka en el lugar en el que un puente facilitará la labor de atravesarlo

Txarutako Erreka

Puente sobre Txarutako Erreka con vista hacia el camino ( dcha ) por el que lo hemos alcanzado

Puente sobre Txarutako Erreka. Una baliza nos " invita " a cruzarlo

Una vez atravesado Txarutako Erreka una baliza nos invita a tomar la pista que continúa por la derecha 

Esto no es una pista, es una " autopista " que se abre paso entre las hayas 

Un pequeño claro en el hayedo nos permite divisar en el horizonte Larhun ( dcha )

Larhun ( izda ) y Aizkolegi ( dcha ) despuntan en el horizonte

Larhun ( dcha ) despunta en el horizonte

La enorme pista serpentea entre las hayas

La pista discurre en plácido ascenso 

La pista abandona el hayedo para desembocar en el paraje de Bidartxoko

Un menhir ( izda ) destaca en el paraje de Bidartxoko mientras que el monte Argibel ( centro ) despunta en primer término

Un abrevadero con fuente destaca en el paraje de Bidartxoko mientras que la cima de Goikorro asoma sobre este. Una baliza ( izda ) nos invita a tomar el camino que continúa por la derecha 

Desde el paraje de Bidartxoko damos vista a Munazorrotz o Bonozorroz ( izda ) y Monaxketa o Bonotxeta ( dcha ) 

Abrevadero en Bidartxoko

En la parte trasera del abrevadero hay una fuente

En el paraje de Bidartxoko, a pesar de que la baliza situada tras el abrevadero nos invita a tomar el camino que continúa por la derecha, opción que recomiendo a quien no quiera ascender a la cima de Goikorro, yo me decanto por seguir el camino que asciende por la izquierda del prado en busca de la citada cumbre

Ganamos altura por el herboso camino que asciende por la izquierda del prado

El marcado camino busca alcanzar el collado abierto sobre el prado y bajo la ladera meridional de Goikorro

Desde la parte alta del prado damos vista al collado de Bidartxoko ( centro ), sobre el que despunta Argibel ( dcha ) mientras que Garmendi ( izda ) asoma al fondo 

Alcanzamos el collado en el que trabajan unos apicultores

Una ruinosa borda destaca en el collado abierto bajo la ladera meridional de Goikorro

Por la parte trasera de la ruinosa borda nace un discreto sendero que tomaremos buscando alcanzar la cima de Goikorro

Conforme ascendemos por la ladera meridional de Goikorro nuestro sendero gana notoriedad

Los últimos metros hacia la cima de Goikorro aparecen bastante " cerrados "

Desembocamos en la cima de Goikorro dando vista a Munazorrotz o Bonozorroz ( izda ) y Monaxketa o Bonotxeta ( centro )

Cima de Goikorro

Desde la cima de Goikorro retomaremos la senda utilizada en el ascenso para nuestro descenso

Entre piedras y hayas perdemos altura por la ladera meridional de Goikorro

De nuevo desembocaremos en la ruinosa borda junto a la que ya pasamos anteriormente para continuar descendiendo por su izquierda

Un sendero se dibuja en la herbosa ladera por la que descendemos mientras que a nuestra derecha se extiende la alambrada que cierra el prado que vamos " bordeando "

La herbosa senda desciende junto a la alambrada ( dcha ) buscando alcanzar una borda que asoma cercana

Paralelos a la alambrada terminaremos desembocando en el camino que deberíamos haber tomado en el paraje de Bidartxoko. Continuamos por este hacia la izquierda 

Una vez en el camino continuaremos por este hacia la cercana borda, sobre la que despuntan en el horizonte Aizkolegi ( centro ) y Legate ( dcha )

Aizkolegi ( izda ) y Legate ( dcha )

Sobre la borda que acabamos de dejar atrás despunta Garmendi ( izda )

Dando la espalda a la borda que acabamos de dejar atrás continuamos por el balizado sendero

El sendero de inmediato gana notoriedad mientras busca adentrarse en el bosque 

El camino, muy notorio en todo momento, se torna bastante pedregoso

El balizado camino, mientras atraviesa un claro en el bosque, nuevamente se transforma en senda 

La senda se bifurca, punto en el que continuaremos por la derecha siguiendo las balizas

En paulatino ascenso la senda, muy notoria en todo momento, vuelve a adentrarse en el bosque

El notorio sendero atraviesa un discreto colladito, punto a partir del cual inicia un acusado descenso

Perdemos altura por el " pasillo " abierto en el hayedo mientras que el camino desaparece bajo la hojarasca

La notoria senda sale a terreno abierto, lugar en el que destaca una nueva baliza 

El sendero se dibuja en todo momento muy notorio en el terreno mientras que en el horizonte despunta Mendaur ( dcha )

Atravesamos una herbosa campa, sobre la que destacan Munazorrotz o Bonozorroz ( izda ) y Monaxketa o Bonotxeta ( dcha )

Una vez atravesada la herbosa campa el camino ( centro ), señalizado por una baliza, busca adentrarse nuevamente entre los pinos

Las balizas ( izda ) señalizan nuestro camino

El amplio y notorio camino pierde altura paulatinamente entre pinos mientras que en el horizonte despunta Larhun ( centro )

Larhun

La pendiente gana inclinación paulatinamente mientras que Mendaur ( centro ) asoma ante nosotros

Nuestro camino desemboca junto a Laztaiko Borda, encrucijada de caminos en la que deberemos continuar por la derecha

Con Mendaur ( izda ) despuntando sobre Laztaiko Borda tomaremos el camino que, dejando esta a su paso, sigue de frente ( dcha )

Talla de madera en la fachada de Laztaiko Borda 

Dejamos atrás Laztaiko Borda, renovado edificio sobre el que despuntan Arlengo Harria ( izda ), Munazorrotz o Bonozorroz ( centro ) y Monaxketa o Bonotxeta ( dcha )

Dando la espalda a Laztaiko Borda tomaremos el notorio camino que nace desde esta

El herboso camino se abre paso entre la frondosa vegetación que lo " envuelve "

Nuestro camino se bifurca, momento en el que una baliza ( izda ) nos invita a continuar al frente ( centro )

Mirada hacia Oiz, localidad sobre la que destaca Mendaur ( centro )

Oiz

Nuestro camino se adentra nuevamente en el bosque desnudo

Volvemos a alcanzar una nueva bifurcación, lugar en el que optamos por tomar el camino que continúa por la izquierda

El camino continúa amplio y notorio

Nuestro camino se abre paso entre vegetación de monte bajo

Perdemos altura en paulatino descenso

A la altura de Moxeneko Borda terminaremos desembocando en una pista cementada

Una vez que nuestro camino ( dcha ) alcanza la pista cementada tomaremos esta para continuar descendiendo por la derecha ( izquierda en la foto )

El vial cementado por el que descendemos atraviesa entre dos pabellones ganaderos

Munazorrotz o Bonozorroz ( centro ) y Monaxketa o Bonotxeta ( dcha ) destacan sobre Kartotxeneko Borda y los prados que la rodean

La pista cementada continúa su plácido descenso

Bifurcación, lugar en el que abandonaremos la pista cementada para tomar el herboso camino que nace por la derecha

El camino tomado da acceso a un pequeño depósito de agua que dejaremos a nuestro paso

Dejado atrás el pequeño depósito de agua el camino parece perder notoriedad

Muy marcado en el terreno, nuestro camino pierde altura bajo el desnudo arbolado

Cruce, lugar en el que obviaremos el camino que nace por la derecha mientras continuamos descendiendo de frente ( izda )

Damos alcance a un viejo depósito de agua

Depósito de agua que, enclavado junto al camino, dejaremos a nuestro paso 

Una vez que dejamos atrás el depósito de agua nuestro camino se convierte en sendero

La senda por la que descendemos desemboca en un amplio camino que atraviesa perpendicularmente, por el que seguiremos hacia la izquierda

De inmediato nuestro camino vuelve a bifurcarse, momento en el que obviaremos el que continúa por la derecha para tomar el más amplio y notorio que sigue hacia la izquierda

Mirada hacia las casas del barrio de Arce que asoman en primer término mientras que al fondo lo hacen los barrios de Askarraga ( izda ) e Igurin ( arriba )

Nuestro camino continúa su tendido descenso

Con Arce asomando ante nosotros desembocamos en un carretil asfaltado, por el que continuaremos descendiendo hacia la derecha 

La carreterita asfaltada por la que descendemos deja a su paso viejos caserones enclavados a las afueras de Arce

Terminamos alcanzando el vial asfaltado que, proveniente de Donamaría, da acceso al barrio de Arce. Lo tomaremos para continuar por la izquierda hacia su recogido casco urbano

Callejeamos por Arce

Entre los cuidados caserones del barrio de Arce llama nuestra atención un renovado lavadero, en cuyo exterior aparece una fuente con abrevadero

Antiguo lavadero de Arce

Fuente y abrevadero en Arce

Continuamos callejeando por Arce mientras vamos dejando a nuestro paso sus enormes casonas

Una pequeña " callejuela " nos permite abandonar esta barriada de Donamaría mientras ante nosotros asoma al fondo la discreta cota de Ermitagaña ( centro ), nuestro próximo objetivo

Abandonamos Arce entre huertas y prados

A las afueras de Arce nuestro camino se bifurca, momento en el que abandonaremos momentáneamente el que deberemos tomar por la izquierda para desviarnos hacia la " cimita " de Ermitagaña ascendiendo, tras salvar el portillo que lo cierra, por el de la derecha

El herboso camino tomado gana altura entre las alambradas que cierran los prados que nos rodean

Desde el camino por el que ascendemos hacia Ermitagaña echamos una mirada atrás hacia Arce, barriada de Donamaría sobre la que despunta Garmendi ( centro )

En la parte alta de Ermitagaña nuestro camino se bifurca, lugar en el que deberemos atravesar el portillo de la derecha para adentrarnos en un prado

Nada más entrar en el prado alcanzamos la cima de Ermitagaña, amplia cumbre herbosa en la que destaca una pequeña " leñera ". Al fondo asoma Gaztelu bajo Legate ( dcha )

Mirada desde la cima de Ermitagaña hacia Oiz, localidad sobre la que destaca Aintzingurutze 

Igurin, otro de los barrios de Donamaría

Gaztelu asoma bajo la inconfundible silueta de Legate

El barrio de Uxarrea asoma a nuestros pies con Askarraga ( centro ), Igurin ( dcha ) y Gaztelu ( centro-al fondo ) extendiéndose entre prados  

Cima de Ermitagaña

Desde la cima de Ermitagaña buscaremos alcanzar nuevamente el portillo que nos permite retomar el camino que nos ha servido para alcanzar la cumbre

Descendemos por el herboso camino que nos permite disfrutar de nuevo de una bonita panorámica hacia el barrio de Arce

Rápidamente alcanzaremos el portillo que nos permite retomar nuestro camino. Continuamos por la derecha

Cruce en el que, una vez descendidos de la cima de Ermitagaña ( dcha ), retomamos nuestro camino ( izda )

El camino por el que continuamos descendiendo es amplio y notorio. Además aparece balizado con las marcas amarillas y blancas de la PR NA-100

No tardaremos en desembocar en una pista cementada que atraviesa perpendicularmente, por la que continuaremos hacia la derecha

En breve la pista cementada vueleve a bifurcarse, lugar en el que nuevamente tomaremos por la derecha

El vial cementado inicia un acusado descenso entre prados

Donamaría asoma cercano y entre su cuidado caserío llaman nuestra atención la casa-torre Jauregia ( izda ) y la iglesia ( centro )

Entre los verdes y extensos prados que rodean Donamaría destacan la iglesia ( izda ) de la localidad y el Convento de las Carmelitas ( dcha )

La pista cementada por la que descendemos no tarda en desembocar en la estrecha carretera NA-4041 que da acceso a Donamaría, vial por el que deberemos continuar hacia la derecha aunque, apenas unos pocos metros a la izquierda llama nuestra atención un poste de madera 

En el poste de madera aparece una imagen de la Virgen

De nuevo en el cruce, ahora sí, continuaremos por carretera en dirección al cercano molino ( izda )

Rápidamente alcanzamos el antiguo molino de Donamaría

Molino de Donamaría

Placa en la fachada del molino de Donamaría

Un canal y unas piedras de molino aparecen junto a la fachada lateral de este

Piedras de molino junto a la fachada lateral

Continuamos por la carretera y salvamos el cauce del río Ezpelura mientras ante nosotros aparece la casa-torre Jauregia, situada a la entrada de Donamaría

Río Ezpelura ( dcha ) y casa-torre Jauregia ( izda )

Junto a la casa-torre Jauregia un poste indicador señaliza un cruce, lugar en el que haremos caso omiso del camino que nace por la izquierda mientras continuamos de frente por asfalto

Detalle del poste indicador enclavado en la bifurcación

Panel informativo situado junto a la casa-torre Jauregia 

Casa-torre Jauregia

Puerta de entrada a la casa-torre Jauregia

Dejamos atrás la casa-torre Jauregia para continuar en dirección al cercano casco urbano de Donamaría, concretamente hacia el barrio de Uxarrea

La iglesia de Donamaría llama nuestra atención

La carretera se bifurca, momento en el que abandonaremos la que asciende de frente ( izda ) para dar acceso a Gaztelu y al barrio de Askarraga mientras nos desviamos por la derecha  

La carretera tomada inicia un tendido ascenso mientras deja a su paso un cuidado caserío

A la altura de la iglesia abandonaremos la carreterita para desviarnos hacia esta

Callejeamos entre grandes caserones

Dejamos atrás la iglesia de Donamaría, erigida en honor a Nª Sª de la Asunción

La discreta " cimita " de Ermitagaña ( dcha ) destaca sobre los tejados de una " moderna " urbanización 

Una última mirada hacia Ermitagaña ( centro ), discreto otero que aparece rodeado de verdes prados

Ante nosotros aparece ya cercana la posada de Donamaría, lugar en el que dio comienzo este itinerario

Posada y frontón de Donamaría, principio y final de este itinerario

No hay comentarios:

Publicar un comentario